Mostrando entradas con la etiqueta Diario Piemontés. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Diario Piemontés. Mostrar todas las entradas

12 diciembre, 2007

En Alessandria, Il Grappolo


Genio y figura, Beppe Sardi señorea en Il Grappolo desde 1978. Il Grappolo es el restaurante, de todos los probados en las jornadas piemontesas, que más me ha gustado en conjunto, por el sitio donde está, por el edificio que lo alberga (un extraordinario palazzo del Seicento, muy bien restaurado), por la calidad media de todos los platos probados y por los vinos que nos sirvieron. Como en casi todas las comidas o cenas que gentilmente nos ofreció la Cámara de Comercio, cayó un tártaro de excelente factura (es una de las especialidades de la zona), un risotto y una pasta. Todo ello considerado como entrante: para que veáis cómo las gastan en el Piemonte y el buen diente que tienen.


Destaco por encima de otros este restaurante porque dos de sus entrantes me dejaron, literalmente, encantado. Por una parte, en la foto superior, nos sirvieron un risotto cuyos dos únicos ingredientes acompañantes eran un poco de calabaza y un bastante de gorgonzola joven y sin fermentar. Os aseguro que se trata de una receta que pienso perpetrar en casa dentro de poco: un arroz delicado, cremoso, con un bello pero moderado contraste entre el punzante del queso y el dulzor del fruto. Muy bien logrado. El otro entrante que me gustó mucho (y hago como que miro hacia otra parte, pues una de mis pasiones no confesadas son los pájaros y su observación en la naturaleza) fueron los tagliolini al ragù di uccelli selvaggi de esta foto. Esta pasta es la que más se sirve, junto con los agnolotti, en la zona, y aquí el secreto está en un buen sofrito con tomate (poco) al que se ha añadido, desmenuzada, la carne de los pájaros (espero y deseo que legalmente cazados) y un poco de caldo de pollo probablemente. El resultado fue una espectacular combinación, que derrochaba campo y sabores auténticos por los cuatro costados.

De segundo, llegó un algo "turistizado" bollito (por lo menos en su presentación), es decir, el cocido piemontés, del que me quedé tan sólo con una suculenta y muy sabrosa lengua, cortada ante mis narices. El vino que mejor acompañó a estos platos y que más llamó la atención en nuestra mesa fue un DOC dolcetto d'Ovada (se trata del vino realizado con la variedad dolcetto procedente del territorio de Ovada: para sugerente historia sobre los orígenes míticos de la dolcetto, leed las pp.128-9 del libro del prof. Patti, reseñado en una nota anterior) La Castagnola 2001, de la Bodega Castello di Tagliolo. Se trata de un dolcetto del municipio de Tagliolo Monferrato, monovarietal de dolcetto de cultivo certificado como biológico, con fermentación en acero y 12 meses en barrica de roble francés, juraría que en su mayor parte no nuevas (lo digo en positivo, conste). Es un vino con gran concentración de color, cárdeno intenso y brillante, de capa media-alta, con notas de ciruela pasa, de especias, de tabaco y con una estructura corpulenta pero nada pesada en boca. Su posgusto es largo y un punto amargoso (almendra amarga). Richard Spurr, que tiene una nariz privilegiada, decía (aunque eso no consta en la información de la bodega) que olía a polvo de depósito de cemento. En cualquier caso, fue un vino que se mantuvo vivo y atractivo en copa durante una hora y que gustó. Por supuesto, que se llame la variedad "dolcetto" no significa, como véis, que se trate de un vino dulce. Es un tinto seco de raza y cuerpo sólidos. Y si vais a Alessandria o alrededores, ¡no os perdáis Il Grappolo!

12 noviembre, 2007

Los mejores Barbera del III Concurso Internacional


CONCORSO INTERNAZIONALE DEL BARBERA . 3° EDIZIONE - 8-10 NOVEMBRE 2007

IL CAMPIONE DEL BARBERA 2007
Malabaila Di Canale Az. Agr. Canale CN. BARBERA D'ALBA MEZZAVILLA 2006

LE MEDAGLIE
CAT. 1 VINI DOC CON ALMENO 85% DI UVA BARBERA
Malabaila Di Canale Az. Agr. Canale CN. BARBERA D'ALBA MEZZAVILLA 2006 Medaglia d'Oro
Scagliola Az. Agr. Calosso AT. BARBERA D'ASTI SUPERIORE 2005 Medaglia d'Argento
Cascina Mucci di Bion Alexander Roddino CN. BARBERA D'ALBA SUPERIORE MEROS 2005 Medaglia di Bronzo

CAT. 2 VINI DOC O IGT CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Cantine Sant'Agata dei F.lli Cavallero Scurzolengo AT. MONFERRATO ROSSO MONTEROVERE 2004 Medaglia d'Oro
Lamoretti Az. Agr. Langhirano PR. ROSSO EMILIA VIGNETI MONTEFIORE 2006 Medaglia d'Argento a pari merito
La Versa - Viticoltori dal 1905 S. Maria della Versa PV. PROVINCIA DI PAVIA ROSSO CASA DEL RE 2004 Medaglia d'Argento a pari merito
Cantine Sant'Agata dei F.lli Cavallero Scurzolengo AT. MONFERRATO ROSSO GENESI 2003 Medaglia di Bronzo


CAT. 3 VINI DOC O IGT VIVACI O FRIZZANTI CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Casa Vinicola Marenco Strevi AL. BARBERA DEL MONFERRATO FRIZZANTE MASINO 2006 Medaglia d'Oro
Baraccone Az. Agr. Ponte Dell'Olio PC. COLLI PIACENTINI GUTTURNIO FRIZZANTE 2006 Medaglia d'Argento

CAT. 4 VINI ESTERI CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Chalk Hill Wines McLaren Vale AUSTRALIA BARBERA 2006 Medaglia d'Oro
Conti Estate Dba Charles B. Mitchell Vineyards Fair Play - California USA BARBERA RESERVE 2005 Medaglia d'Argento
Latcham Granite Inc. Somerset California USA BARBERA SIERRA FOOTHILLS 2005 Medaglia di Bronzo

Tal y como Gianni Trioli, de Vinidea, me ha pasado los resultados hace apenas media hora, los publico. No puedo saber cuales son las correspondencias entre los vinos que caté en la final (los números de serie de las muestras son anónimos) y los premiados. Sé, eso sí, que el vino frizzante que más me gustó es el que tenía una extracción y una tanicidad más acusadas y creo que será el Frizzante Masino d2006 de la casa Marenco y sé también que el que más me gustó en la categoría 4 era australiano, por esas notas tan especiales y características de eucaliptus variados que presentan los vinos de MacLaren Vale. Del resto, me fío de mis colegas, ¡¡¡que son mucho más sabios que yo!!!

11 noviembre, 2007

Diario piemontés (vii)

El III Concurso Internacional del Barbera ya es historia. De vuelta a Barcelona, las sensaciones, los recuerdos y cuanto he vivido en Alessandria y el Piemonte, se acumulan en mi cabeza y buscan una salida. No os asustéis: no pienso escribir una serie interminable sobre el tema. Voy a reservar algunos comentarios de locales (bares de vinos, restaurantes), para escribir sobre ellos de forma aislada, así como sobre algunos vinos que me han gustado especialmente. Sobre el concurso (en las fotos, nos podéis ver, a la izquierda, a un servidor en plena tarea; y a la derecha, a Richard Spurr, Charles Metcalfe y Lucas Bellón, tipos muy interesantes, en plena concentración), quisiera apuntar algunos detalles, a la espera de saber la lista definitiva de premiados y de diplomas concedidos (esto es tan serio y anónimo que hasta dentro de un par de días no tendremos todos los resultados): a la fase final del sábado, pasaron 25 muestras de las 322 presentadas (las que obtuvieron 85 sobre 100 puntos o más), de las que sólo dos frizzanti. Es el resultado más bajo de las tres ediciones realizadas. Sé ahora, además, que mis puntuaciones han sido las más bajas de todos los jueces en la fase previa de calificación. Ello me ha llevado a reflexionar un poco sobre el asunto.

Escribo todo esto muy consciente de no saber cuales han sido los resultados finales (en la foto, Giuliano Boni, Gianni Trioli, de Vinidea, y Gianni Cacciabue, de Asperia, repasando resultados y estadísticas, ya en la comida final), pero me parece ésta la forma más sincera de ser honesto conmigo mismo, con mis sensaciones de cata (ya no hablo de puntuaciones aquí) y con mis amigos Giuliano y Gianni, que confiaron en mí para formar parte de la comisión de cata. Cuanto digo, por supuesto, no afecta al concurso sino a los vinos catados y a sus productores. A la final pasaron sólo dos vinos con burbujas y, ya lo saben ellos, al no ser hechos con segunda fermentación en botella, la ficha de cata quizás no era la más adecuada: ésta daba mucha importancia a la fase visual de la cata y al perlaje y sus características, y estos vinos no destacan precisamente por eso. Por lo demás, los dos eran muy interesantes y sobre todo el segundo, me encantó: demuestra que se puede hacer un vino alegre, jovial, de aperitivo y conversación, con una uva que produce vinos de buena acidez, de estructura media y gran coloración. Demuestra este vino, además, que la Barbera, a pesar de lo que se diga, no sabe todavía cuales son sus limites. Y ésta es una muy buena noticia.

A pesar de lo que había catado yo previamente (en los últimos dos años), los monovarietales (mínimo 85% de Barbera) de la categoría 1 (el vencedor siempre ha salido de esta categoría) resultaron, todos los de la serie final, bastante uniformes, con unas mismas características que les alejan, cada vez más, de la expresión de la fruta autóctona. Y éste debiera ser un axioma para la vinificación de variedades particulares. Me fue difícil distinguir apenas tres de todos los finalistas, que unieran una buena expresión de la fruta, con características de una buena vinificación y un respetuoso afinamiento en barrica y botella: algunas notas de cereza (con frecuencia, maceradas en alcohol), pocas flores, poca violeta, menos fruta roja (grosella, mora a medio madurar) fruta negra casi inexistente (grosella negra), dan un protagonismo excesivo (en mi opinión, claro) a la madera, a las notas especiadas (poco claras, por lo demás: mucha pimienta negra, alguna pimienta verde y poco más) y a una franqueza en los aromas demasiado uniforme.

En cambio, algunos vinos que caté de las categorías 2 y 4 (italianos o extranjeros con al menos el 50% de Barbera) mostraron la enorma capacidad de adaptación de esta variedad a los ensamblajes y asomaron buenos ejemplos de alguna de las notas que, habitualmente, uno esperaría encontrar en los Barbera: variedad de apuntes balsámicos y de especies del sotobosque y del matorral mediterráneo. Alguno de los vinos que más me gustó en la fase final procedía de esta categoría y, ya hablando a nivel de sencillo consumidor, encontré en ellos un placer y una variedad que no llegué a percibir, en toda su riqueza, en la categoría 1. Puede que de todo esto se saque alguna conclusión sobre la vinificación de esta uva y sus estrategias futuras de cara a los paladares que la van a beber. Puede que la mayoría de compañeros de cata opine de forma distinta (ya se verá cuando conozcamos el resultado final y podamos catar, a cara descubierta, a los campeones de esta edición). En cualquier caso, ésta es mi más sincera opinión y me ha parecido lo más honesto explicarla aquí con brevedad. Hice lo propio en las notas de cata, por supuesto, y en mis puntuaciones.

Ayer por la tarde, volvíamos hacia el aeropuerto de Milano Malpensa, tras la comida. Los colores del otoño que, en el Piemonte, se desbordan con una calidez y una amabilidad que hacía años no veía, competían en mi cabeza con los recuerdos y sensaciones que me llevo de esta experiencia: calidez, amabilidad, profesionalidad y "joie de vivre" a raudales, han confeccionado un paisaje humano tan denso e interesante como el del Piemonte. No me resisto a terminar estas notas de diario sin explicar la última anécdota vivida, al final de la comida de ayer. Se acerca a nuestra mesa Gianni Cacciabue, auténtico alma mater de Asperia y de la Camera di Commercio, hombre extrovertido, todo corazón y amabilidad, campechano a más no poder, y suelta un estentóreo "Che dice questo Svizzero!!!???", directamente dirigido a Christian Eder. Y éste, impertérrito, serio como una esfinge pero con un punto genial de ironía y socarronería, contesta con un lacónico: "Dice che è Austriaco". Impagable el momento.

10 noviembre, 2007

Diario piemontés (vi)


Ayer por la tarde, tras la dura sesiòn de cata, con màs de 40 muestras en tres tandas, hicimos una bellìsima excursiòn hacia Mombaruzzo, donde se encuentran los vinyedos y la bodega de Pico Maccario, vencedores de la primera ediciòn internacional del Barbera. En otro comentario, os hablaré con màs detalle de alguno de los vinos de la casa, pero ahora tan sòlo quiero mostraros la belleza de estas suaves colinas que rebientan de rojos y ocres el otonyo con sus cepas en perpetua transformaciòn. Se trata de un paisaje de gran belleza, que visitamos con la luz del atardecer: merece la pena un desvìo, como dirìa la Guia Michelin.


Katia (de la bodega) y Giuliano (uno de los alma mater de Vinidea), a izquierda y derecha de la foto (Marjorie, miembro del jurado, sigue atenta sus comentarios, en el centro), nos dieron amplias explicaciones y mejores traducciones de cuanto se hace en la bodega, desde un cuadro de plantación (todo en espaldera de doble guyot), que permite una vendimia completamente mecanizada y con transporte rapidísimo a la bodega, hasta los modernísimos depósitos de acero, con ordenador incorporado para no perder detalle de nada de lo que sucede en su interior y terminando por una estupenda cata en la sala de barricas. Fue una tarde espléndida, sin duda, que terminò mejor en la localidad de Acqui Terme, famosa ciudad termal, pequenya y muy bien cuidada, con aguas sulforosas en superfice, que salen a 76 grados C.



Dentro de un cuarto de hora empieza la gran final: este anyo los catadores estamos puntuando màs bajo de lo habitual (ya sé, ahora mismo, que soy el que puntua màs bajo, glups!!!, no me dejaràn volver!!!) , por lo que han pasado sòlo 25 muestras, con cuatro repeticiones ciegas, para controlar a los jueces. Hoy es, pues, el gran dìa para todos, el dìa en que conoceremos el resultado de nuestro trabajo y, sobre todo, el dìa en que algunos productores veràn recompensados, en parte, sus esfuerzos de varios anyos. Para el Barbera, la Alessandria, para la Camera di Commercio, para Vinidea es un dìa importante. También para mì, porque si sigo puntuando asì (pero no puedo hacer otra cosa: puntuo segùn valoro), no me hacen volver, vaya que no. Ya nos vemos de nuevo probablemente desde Barcelona.

09 noviembre, 2007

Diario piemontés (v)

Acaba de terminar la tercera sesiòn preliminar de degustaciones. Hoy han caìdo màs de 45 muestras y mi lengua, como ya os avanzaba ayer, ha quedado asì. Tras amplias dudas sobre la conveniencia o no de la publicaciòn de algo tan ìntimo, me decido a hacerlo para que valorèis el poder de los antocianos como materia colorante. Si uno quiere contar sus papilas gustativas, basta con una sesiòn como la de hoy: todo acaba oscuro, oscuro y las papilas superexcitadas y a flor de "piel". Hemos analizado y valorado màs de 300 muestras los 21 responsables de la cata, a lo largo de tres sesiones, y ahora, los lectores de còdigos de barras y de lectura òptica, haràn su labor para saber, manyana, qué vinos tenemos que valorar en la fase final. Segùn las estadìsticas, suelen pasar a la fase final entre el 25-30% de las muestras presentadas.


No quiero terminar este comentario sin recordar a los locos de la trufa que en el mundo son y leen esto, que el domingo 11 de noviembre, Alessandria festeja a su santo patròn, San Baudolino. Y lo hace de la mejor forma posible: todo el mundo se echa a la calle, pasea y disfruta con cuantos productores (organizados a la perfecciòn por la Camera di Commercio y el Comune di Alessandria, a través de Asperia) muestran y ofrecen sus productos. Hay degustaciòn de vinos vencedores de los concursos que organiza la Càmara de Comercio, hay una calle dedicada tan sòlo a los productos biològicos, hay degustaciones de todos los productos tìpicos del Piemonte (tartufi, ceci della Merella, filetto baciato -de éste ya he comprado!-, embutidos, quesos, mieles) y hay, sobre todo, una pacìfica, festiva y gozosa ocupaciòn de todas las calles céntricas de esta bella y acogedora ciudad, que tiene al tartufo como (asì lo definen ellos) "la più luminosa stella della provincia di Alessandria". Dejaos guiar por esta estrella. Puede que no lleguéis a Belén, pero seguro que descubrìs lo mejor y màs sabroso de esta tierra.

Diario piemontés (iv)


Cena ayer, tras una dura jornada en que catamos más de 60 muestras, en un excelente restaurante, Le Cicale, del que hablaré algo más cuando deje los "posts de guerrilla", como tan bien los ha definido Calamar. En Marengo, un local muy agradable, relleno de símbolos sobre las cigarras y de bellas fotos de mujeres embarazadas en las paredes, cenamos, cómo no (sí, lo habéis adivinado!!!), el tercer plato de agnolotti all'alessandrina en dos dìas. Lo màs interesante, sin duda, de la cena fueron unos gnocchetti con salsa de calabaza y gorgonzola fundido encima: un escándalo de buenos. Los pienso perpetrar en Barcelona, ya aviso!


Puesto que nadie me sacaba una foto, tuve que hacerme un autorretrato para que quedara constancia de mi estancia en el local. Bromas aparte, se trata de un restaurante de formato pequenyo, pero muy cuidado en todos los detalles, con buen servicio de vino y una gran carta de especialidades del norte de Italia. En verano tienen una agradable terraza, bautizada como "dehors (sic!).

Escribo esto en la pausa de la primera sesiòn de cata de hoy: a las 9,30 a.m. ya he pasado por 15 muestras de Barbera DOC (85% de Barbera), de varias cosechas, mientras que otro grupo de cata, ha empezado ya con los frizzanti. Hoy tenemos otras dos tandas de cata antes de comer porque por la tarde nos vamos de excursiòn!!!



Vamos a visitar la bodega de Pico Maccario, que en la primera edición del concurso ganó el primer premio. He probado, durante estos días, algunas botellas de esta casa, de las que hablaré, trabajan bien y la visita promete. Ya sabéis que lo que más me gusta es estar en las bodegas y conocer el trabajo sobre el campo. Los vinos que, esta tarde cuando se haya echo la recapitulaciòn de todas las puntuaciones, hayan obtenido 85 o màs puntos, pasarán a la fase final de sàbado por la manyana y allì, todos probaremos y puntuaremos todo. Os cuento...

08 noviembre, 2007

Diario piemontés (iii)


No me atrevo a mostraros una foto de còmo han quedado mi cabeza, mis dientes y mi lengua tras las cuatro sesiones de hoy, con màs de 60 muestras de Barbera entre el 2001 y el 2005 (mayoritariamente, y todas ellas con màs del 85% de barbera en botella) . Pero la sensaciòn ha sido la misma que la del dibujo: la cabeza pequenyita, pequenyita, mìnima vaya, y la lengua y los dientes absolutamente tenyidos de materia colorante del vino. Impresionante: mi colega de grupo, Metcalfe (qué tipo tan interesante: pronto os hablaré de su ùltimo e impresionante libro, todavìa caliente, sobre Portugal, sus vinos, sus posadas, sus comidas), iba ensenyando orgulloso su lengua!!!

Ha sido una primera toma de contacto con los concursos profesionales muy satisfactoria: los profesionales que lo han montado lo hacen de maravilla, no ha habido el màs mìnimo fallo, màs allà de alguna botella cuyo contenido salìa defectuoso y que es cambiada de inmediato. Ademàs, estàn muy receptivos a todos los comentarios para la mejora de pòximas ediciones: chapeau a esa actitud. El ùnico problema ha sido, en mi caso, la predisposiciòn casi negativa de cabeza y cuerpo a degustar en plenitud por la tarde, tras una comida (por cierto muy bien pensada y poco pesada).


Sin duda, el otro gran protagonista de este primer dia, ademàs del Barbera, han sido los agnolotti all'Alessandrina, el plato estrella de la ciudad. Tanto les gusta, tanto lo aman que nos lo han puesto ayer para cenar y hoy para comer (sic!!!):a ver qué cae esta noche para cenar!!! Es una delicia: el agnolotto relleno de carne rustida y el sugo, como si acabara de dejar huérfano a un buen estofado de carne. Un poco de parma rallado al instante por encima, y a gozar. Casi saben conmo los canelones de Navidad, con ese aroma de hogar, ese punto de rustido, esa punta de trufa en su interior...Uno de los monumentos de la ciudad y de la provincia, vaya.

Diario piemontés (ii)


Esto ya ha empezado, amigos. Estoy escribiendo desde Alessandria y con un teclado italiano, asi es que ya me perdonareis el tema de los acentos. El vuelo ayer por la tarde fue bueno (mis experiencias con Milano eran malisimas y respiré al tomar tierra); la organizaciòn me recogiò y para Alessandria (hora y media de coche), justo a tiempo para la cena: la primera en la frente, vaya, con unas patatas con brandada de bacalao y trufa (sì, RNR, sì, el reino de la trufa: el domingo la fira di San baudolino en Alessandria!!!), risotto al dolcetto, agnolotti all'alessandrina, cordero guisado y coulant de chocolate. No sé ni como he podido dormir!!!

Hoy han empezado las dos primeras sesiones de cata, con una previa de "mise en bouche" para que quien no conociera la variedad se entrenara un poco. Fichas que pasan por lectores opticos para evitar errores de suma en las valoraciones, medias que se sacan y màs de 30 muestras catadas antes de comer. Ahora a comer ligerito y por la tarde, otras 30. De todo lo catado, sòlo una muestra ha sido sobrecogedoramente buena. Como ya decian las estadìsticas de Vinidea, no creo que acaben pasando a la fase final màs del 30%. Mucha profesionalidad por aqui por parte de todos los organizadores, màs amabilidad de la Camara de Comercio de Alessandria, que me permite esta conexion antes de la comida. Y me voy ya, que me quedo sin comida. Seguirà...

06 noviembre, 2007

Diario piemontés (i)


Para seros muy sincero, no me siento cómodo con la palabra "juez" para hablar de lo que voy a hacer en los próximos días. "Juzgar" suena muy fuerte, casi excesivo. Los amigos de Vinidea, como en otras partes, utilizan la palabra "commissario", que tampoco me apetece mucho. Así es que he decidido renombrar estas notas de una forma más sencilla y, a partir de mañana, lo que pueda publicar sobre la fascinante experiencia que me espera se llamará "Diario piemontés", sin más. Intentaré escribir apuntes breves y, si puedo, publicaré cada día. Si no me es posible, pues se hará cuando mis obligaciones lo permitan. Y por supuesto voy al concurso con la misma idea: intentaré aportar, con la máxima humildad y con la mente bien abierta, lo que den mi nariz y mi trabajo con esta variedad. Y que Baco reparta suerte, vaya. Estaremos en contacto, si os apetece.

La foto del Piemonte al atardecer, en otoño, By I-DAVE en flickr.com.

04 noviembre, 2007

Diario de un juez primerizo (ii)


El III Concurso Internacional del Barbera "Monferrato Festival" se organiza de la siguiente forma: categoria 1, 243 candidatos, vinos italianos con DOC (85% uva Barbera) con indicación de la variedad barbera en la etiqueta. Se excluyen rosados y espumosos. Categoria 2: 31 candidatos, vinos italianos con DOC o IGT, sin indicación de la uva Barbera en la etiqueta (mínimo de 50% de Barbera). Se excluyen rosados y espumosos. Categoria 3: 18 candidatos, vinos italianos con DOC o IGT, espumosos producidos con almenos el 50% de Barbera. Categoria 4: 30 candidatos, vinos extranjeros con por lo menos el 50% de Barbera, que se acomoden a las normas de sus países de origen. Se excluyen rosados.

Los jueces trabajaremos en tres grupos de siete (veintiuno, pues, en total) y cada vino participante será evaluado por una de estas comisiones, durante las sesiones de jueves y viernes. Sólo los vinos que hayan superado 85 sobre 100 puntos pasarán a la fase final y recibirán el Diploma Monferrato Festival, acreditativo de tal condición. En las anteriores ediciones, para que os hagáis una idea de la dureza del sistema, menos del 30% de los candidatos presentados pasaron ese corte. En la sesión final, sábado por la mañana, todos los jueces catan todos los vinos finalistas. Para obtener la puntuación final, siempre se hace la media de las medias entre las puntuaciones, es decir, se elimina la puntuación más alta y la más baja y se hace la media del resto. Para cada una de las categorías, se otorgan una medalla de oro, una de plata y una de bronce.

Mi comisión, para las sesiones de jueves y viernes, está formada por Gianluigi Corona (Piemonte), Françoise Doneche (Bordeaux), Enzo Gerbi (Piemonte), Charles Metcalfe (London), Enrico Sozzetti (Piemonte) y Roland Weber (Stuttgart), todos ellos enólogos, periodistas del mundo del vino o directores técnicos de bodegas. Seguro que aprenderé mucho de todos ellos.

La ficha de cata que usaremos es la de Unión International des Oenologues mejorada por Vinidea (Ponte dell'Olio, Piacenza) y por Concours de Vins (CDV) de Bourg sur Gironde (Francia).

La foto del viñedo piemontés By 288 GTO; la de Alessandria tras la tormenta (ciudad donde se desarrollará el concurso) By emmedibi33.

02 noviembre, 2007

Diario de un juez primerizo (i)


Os confieso mi emoción e inquietud. Hace unas semanas, los promotores de la empresa italiana Vinidea, que publican la revista enológica y de viticultura Infowine, contactaron conmigo para hacerme una propuesta que no pude ni supe ni quise rechazar: formar parte del jurado internacional que tienen que juzgar y decidir en el III Concurso Internacional del Barbera. Se trata de un concurso importante, al que llaman "Monferrato Festival", que se desarrollará en Alessandria (Piemonte), del 8 al 10 de noviembre, auspiciado por la Cámara de Comercio de Alessandria y con la colaboración de la Regione Piamonte, de la Provincia de Alessandria y de la Fundación Cassa di Risparmio di Alessandria. Vinidea se ocupa de todos los aspectos técnicos y logísticos del evento y ASPERIA (Azienda Speciale della Camera di Commercio di Alessandria) se ocupa de la organización in situ.

Vamos a participar 21 jueces venidos de Italia, de Francia, de Alemania, de España, de Estados Unidos, de Inglaterra, de Austria y de Canadá, que tendremos que juzgar, en varias categorías que ya os contaré, tanto barberas monovarietales tranquilos, como ensamblajes, como espumosos. Las sesiones serán maratonianas, de mañana y tarde, de jueves a sábado de la semana próxima y habrá que catar y decidir sobre más de 300 muestras llegadas de todo el mundo. Al ser un concurso internacional se regirá por las normas de un decreto ministerial ad hoc y las fichas de cata serán las de la Unión Internacional de Enólogos, en versión mejorada por Vinidea y CDV (Concours des Vins, de Bourg sur Gironde).


El Piemonte es una de mis regiones preferidas de Italia, adoro sus vinos, sus tierras, sus gentes y su comida y estoy seguro de que voy a pasar días inolvidables...llega la eclosión del otoño, llega la trufa, el campo huele ya a la llegada del parón invernal y yo estaré allí, trabajando "duramente" para intentar decidir, en compañía de gente mucho más sabia que yo, cuáles son los mejores barberas presentados. Es una uva a la que tengo especial aprecio, de la que he probado no pocas botellas y marcas en el último año y medio. Se trata de una de las variedades más plantadas de Italia, una de las menos respetadas y valoradas para la confección de vinos de calidad, también una de las más exportadas fuera de la península, que está renaciendo y dejando de ser el patito feo y se está conviertendo, cuando se la mima en todo el proceso hasta llegar a la botella, en un bellísimo cisne que dará que hablar mucho en los próximos años. Como pasó en España con las garnachas o la graciano o la prieto picudo, como pasa ahora en Francia con la gamay...Me apetece mucho participar de este movimiento y relanzamiento "della barbera" (como dicen los viticultores piemonteses), a través de este III Concurso Internacional, y desde la emoción ante la nueva experiencia, pero también desde la inquietud y responsabilidad de afrontar un nuevo reto para mí, intentaré iros explicando algunos detalles de mi experiencia: lugares, gentes, vinos, comidas en el Piemonte.

El dibujo de portada de la barbera pertenece a la Pomona Italiana, del conde Giorgio Gallesio.