Mostrando entradas con la etiqueta Catas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Catas. Mostrar todas las entradas

29 enero, 2016

Guía Melendo del Champagne 2016/2017

portada_guia_melendo_2016-2017
Nos habíamos saludado en alguna cata pero no nos conocíamos. Nos encontramos por primera vez ante unos cuantos de los mejores vitivinicultores de la Champagne hace ahora cuatro años, en Terre et Vins de Champagne en Aÿ. Nos volvimos a saludar, esta vez con mayor efusión: reconocer a alguien que, por el solo hecho de estar en Aÿ, ya sabes que es uno de los tuyos, alegra y agrada. Confieso sin rubor que tras el saludo, me dediqué a lo mío. Y él, claro, a lo suyo. Pero no pude dejar de observar y ver qué hacía y cómo lo hacía... Jordi Melendo era, hace cuatro años, hace muchos más y ahora, una referencia en el mundo de las burbujas, primero las de la DO Cava, después las de Champagne. Y ver con quién charlaba, qué vinos bebía, etc., daba pistas al apasionado que apenas sabía nada, que era yo.

Me sorprendieron dos cosas: más que parecerme que él conocía a todo el mundo, tuve la certeza de que todo el mundo le conocía a él. Pasó mucho más tiempo saludando y charlando que bebiendo... Me impresionó y, casi al caer la tarde, cuando las prisas para el regreso empezaban a mandar, me atreví a preguntarle. Y me contó de su pasión desmedida, de su amor por esta tierra y por sus gentes, de la magia de las burbujas del norte y, sobre todo, de su plan de viajes. Me enseñó una agenda y me dijo, con precisión, los días (¡¡¡un día de cada mes!!!) en que había conseguido los billetes de avión más baratos para viajar a Paris y de allí a la Champagne. Durante un año, una vez al mes... Me descubrí (llevo siempre gorra o sombrero...) y pensé: "éste es uno de los hombres mejor informados del mundo sobre algo que lo que quieres conocer todo. Hay que seguirle a fondo". Y eso he hecho en los últimos años. Mi pasión y mis conocimientos sobre los vitivinicultores y las maisons de la Champagne entera, han crecido gracias a las lecturas que Jordi Melendo nos ha ido proporcionando, todas llenas de vivencias personales, de notas y marcas de interés: sus Historias del Champagne. Maisons y Vignerons, Alboraya-Valencia, 2012 (978-84-695-4887-5) revelan cientos de cosas de la historia oculta de algunos de los más interesantes productores de la zona.

Su primera Guía Melendo del Champagne 2014, Barcelona, 2014 (978-84-616-9866-0) es, todavía, un instrumento de gran utilidad: con un perfil tipográfico limpio y de cómoda lectura, te abre las puertas de un montón de productores que conocía poco y, además, introduce por primera vez en España y con champagnes, una cata a ciegas que valora cada uno de los vinos catados. Lo hace, además, con la colaboración de un grupo de grandísimos profesionales y expertos: Ballesteros, Asenjo, Bao, Corman, Centelles, Guerra, Mercier, Murciano y Romeralo. Tremendo. Pues la Guía Melendo del Champagne 2016/2017, Barcelona, 2015 (978-84-608-2045-1) mejora cuanto acabo de decir. Podía parecer difícil pero lo hace... Más vinos catados, una ampliación del Comité de Cata (con Cavero, Nolla, Cruz, Gómez -el bueno, Adolfo, no yo-, Marcos, Seijas y  Villalón), una paginación más rica y agradable a la vista, un montón de fotos sugerentes proporcionadas por el CIVC y, por supuesto, el nudo intacto de la cuestión: la selección debidamente anotada, puntuada y valorada en función de la relación que los expertos han establecido entre el PVP de una botella y la calidad que han percibido en ella.

Para los que sentimos esta atracción irracional (así la siento) por la más pura expresión posible de los distintos "terroirs" de la Champagne, esta Guía Melendo se ha convertido en un instrumento esencial para comprar y beber bien y, además, para hacerlo bien asesorados. Encuentro buenas noticias e informaciones y sé, gracias al contraste con sus opiniones, que he abierto y conozco ya buenas botellas de algunos de los mejores "vignerons": Agrapart, Bedel, Boulard, Couche, Coulon, Marie Courtin (Dominique Moreau), Goutourbe, Jacquesson, Laherte, Larmandier-Bernier, Léclapart, Pascal, Selosse, Tarlant... Y lo mejor (en mi caso) es que siguen proponiendo botellas y buenas valoraciones de gentes a las que no he bebido. Felicidad completa, sin duda, que me deja sólo una pregunta: ¿por qué no están algunos más que también me vuelven loco? Verbi gratia Brochet, Bérèche, Bouchard, Doquet, Dufour, Egly-Ouriet, Horiot, Lassaigne, Prévost, Vouette&Sorbée (los Gautheron), Ledru, Val'Frison... La duda se despejará, sin duda, en la próxima edición porque ahora ya sé que la ambición de Jordi es la de ir creciendo en cantidad y en calidad para consolidar lo que ya se confirma en esta edición 2016/1017: la Guía Melendo del Champagne acabará siendo un referente no sólo hispano (ya lo es), sino también internacional.

11 diciembre, 2014

Wine & People:Wine & Fun:Drink & Enjoy

Wineandpeople es una plataforma que facilita el encuentro entre personas que buscan compartir buenas botellas y mejores momentos. Monvínic es mi lugar de vinos de referencia, uno de los mejores del mundo. El pasado día 3 de diciembre tuve la suerte de poder compartir con unos cuantos amigos la presentación de Wineandpeople en Monvínic. La combinación fue mágica y las personas que vinieron, pusieron el resto. Me pidieron que eligiera las botellas que me apetecieran de entre una selección hecha por Fernando Angulo, qué privilegio... Y que las contara a mi manera. Eso hice. Lo pasé de primera y creo que los que me acompañaron no lo pasaron mal. Aunque en ese momento di mucha información sobre cada bodega y vino, centré mi atención en las personas. Ellas son las que, con su actitud, con su punto de vista y con sus gustos, interpretan al viñedo y lo convierten en material sensible que puede ser olido y bebido en una copa. Las personas. Ellas hablan de sus vinos tanto como los propios vinos. Intenté entrar en su corazón y en sus vinos a través de una foto. Así fue.
Pierre Clavel a punto de vendimiar
Domaine Clavel. Coteaux du Languedoc. Les Garrigues 2011. 60% syrah, 8% carinyena, 32% garnatxa. 14%. El antihéroe, el hombre con alma y sonrisa permanentes, el hombre hecho a si mismo y que ha sabido superar todas las dificultades, sonríe como su vino, es fresco y ágil pero con carácter. Tiene una nariz poderosa, de laurel y romero, de tomillo y, casi, de buqué garni, de aceitunas negras muertas y de aguja de pino en el suelo. Es un vino alegre y redondo, sencillo pero con una personalidad que no decae. Pasa como si nada...Un vino muy de su tierra, con frescura de arcilla roja y aires de hormigón.
Valérie Frison de Marne
Demarne-Frison NV (pero es 2011) Goustan BN. 100% Pinot noir. 12,5%. Degollado en noviembre de 2013. En esta época, Thierry de Marne y Valérie Frison hacían este champagne juntos. No sé qué es de quién en él, pero en el retrato de Valérie (desde 2015 estén ustedes muy atentos a la etiqueta Val'Frison!) veo algunas cosas que me gustan. Veo alegría y un perfil claro, veo también carácter y naturalidad. Veo estructura y agilidad. Goustan 2011 es un vino estructurado y sápido, con buena tanicidad y el perfil mineral de la tierra de cal y sedimentos marinos tanto como el de la fruta negra que lo integra. Un champagne vinoso y de muchas posibilidades de combinación. Con perfume de zarzamora y de violetas, íntegro y poderoso  tanto como fino en su evolución. Un vino que llena todo con persistencia e interés.
Françoise Bedel en su viñedo
Françoise Bedel, Dis, “Vin secret” NV, pero mayoritario de 2005. 80% Meunier, 15% Chardonnay, 5% Pinot noir. 12%. Degollado en diciembre de 2012. Françoise Bedel es una mujer discreta y firme, de profundas convicciones nacidas de crisis personales. Sabe qué hace y por qué lo hace. Con delicadeza y determinación. Su cuvée Dis, "vin secret"  de 2005 es un vino delicado. Hay que acertar con el día y las horas de descanso de la botella abierta (ella lo decanta, nosotros no lo hicimos...) pero es un vino fino. A pesar del poder del meunier dominante, la añada, el reposo y el largo degüelle ofrecen un perfil de finura, de manzana reineta madura, de ralladura de piel de limón, de galletas de mantequilla con ese limón. Tiene una burbuja delicada. Un vino que entra con suavidad y que no para de decirte cosas.
Laval, Vincent
Georges Laval, Cumières premier cru BN NV, pero 2011 (90%) y 2010 (10%). Chardonnay 50%, Pinot noir 30%, Meunier 20%. 12%. Degollado el 7 de abril de 2014. Vincent Laval es un hombre de la tierra. Cayó dentro de la "marmita" del champagne y la barrica de pequeño y ahí se ha quedado. Austero y firme en sus convicciones, sutil y delicado en su trabajo en el viñedo y en bodega. Serio pero con la complicidad a flor de piel. De todos los bebidos ese día, quizá sea este Cumières el que se muestra más tierno y, casi, todavía por ensamblar en botella. Los meses de barrica por separado, el degüelle reciente, hacen que el trabajo en botella se sienta, todavía, necesario. Con las horas, el vino acaba revelando la pureza de su terroir, su alma clásica, la belleza del equilibrio (que ya se intuye) entre las variedades y el ligero, persistente, dominio de las tintas.
David Leclapart bebiendo
David Léclapart, L’amateur NV pero es cosecha 2010. Blanc de Blancs pas dosé. 12,5%. Degollado en mayo de 2014. Léclapart es otra persona de convicciones, un alma sensible y con espíritu de artista tanto como de artesano. Su Amateur muestra esa sensibilidad puesta al servicio de la expresión radical de la tierra de sus cepas. Aromas de hinojo silvestre, aires de caliza, recuerdos de hierbaluisa,  acompañan a una boca llena de energía  y de fuerza. Es un vino que agradece las horas de botella abierta y en copa. Con ellas, acaba mostrando el perfil más íntimo y fresco de un chardonnay que nació, casi, con alma de tinto.

Terroir al Límit, Roc d’Aubaga 2013, DOQ Priorat. 60% garnatxa blanca, 30% garnatxa negra, 10% garnatxa gris. 13%. Es el regalo de un amigo, Dominik Huber, que me permite hacer el vino que tengo en la cabeza en el Priorat. Viñedos en La Morera, orientados al norte en tierra de arcilla fresca y franca, de cantos rodados y sedimentos marinos. Un vino que sólo busca fruta y volumen en boca, aunque empiece con una reducción que pide a gritos una decantación. La fruta llega con el tiempo. No hablo por mí, faltaría más. Intento transcribir lo que escuché alrededor de la mesa. Emociona por su color. Cuesta entrar en él por esa reducción evidente. Recompensa con las horas por la intensa, sin filtros, carga frutal que esconde. Frambuesa (caramelo de palo Kojak), jarabe de fresas, zarzamora (con el recuerdo vivo de la vegetación) y frescura. En boca, se eleva y se hincha como un globo de garnachas, llena todo y acaba dando momentos de satisfacción a quienes tuvieron paciencia con él en la copa. Los meses van mostrando que, sin pretenderlo, hice un clarete de guarda...

El Bolli en la Mahina
Alba Viticultores, Alba sobre tabla 2013/2. Palomino fino de los pagos de Mahina y Miraflores, en Sanlúcar de Barrameda. 11,2%. La imagen es del Bolli. Él encarna el espíritu de la gran aventura de Alba Viticultores, con Fernando Angulo como ideólogo. La dignidad de la tierra pertenece a quien sabe escucharla. Las personas le dan lo mejor, la tierra lo agradece. Aunque haya otras personas que se emperren en hacer el mal y en acabar con esa vinculación personal, Alba Viticultores lucha por devolver la dignidad del trabajo, del esfuerzo a los viticultores de talento natural y fruta única, como el Bolli. Hablamos de la tierra albariza, hablamos de la expresión sin filtros ni máscaras del palomino fino con apenas un paso ligero por barrica sanluqueña muy vieja (manzanillera ella), de generoso velo en flor (la número 2 de 2013). Sal y cal. Hollejos y tierra. Levaduras y pan. Alegría de una buena idea y de un trabajo bien hecho. Frescura y alimento. Dignidad que viene del reconocimiento.

Los siete vinos evolucionaron positivamente a lo largo de las cinco horas en que convivimos con ellos. Descansan ahora en paz en nuestros corazones y forman ya parte de los cuerpos que han de volver a la tierra de la que salieron las uvas. Sensación de plenitud y de que, en ocasiones como ésta, el círculo se completa.

01 junio, 2014

Ocho años, un post y una cata


Hoy se cumplen ocho años exactos de la publicación de mi primer post en este cuaderno de anotaciones. 1161 posts han pasado, casi 13000 comentarios se han publicado (todos contestados, salvo error u omisión...), 900 mil visualizaciones ha tenido la publicación. España es el país donde más se leen mis anotaciones, seguida de los Estados Unidos de América (segundo, muy destacado), Francia, Alemania, países escandinavos, China y México. Y etc.

No sé ya qué significan esos números ni qué valor tienen. Con el tiempo he aprendido que esto del blog no es una cuestión de tamaño: quién te lee, cómo recibe esa persona tu comentario, cómo lo utiliza después, es mucho más importante que cuántas personas te leen. Saber, de vez en cuando, quién es ese lector y poder charlar con él es mucho más importante que cualquier cifra. Que tus datos, tus "descubrimientos", tus opiniones ayuden y creen algo positivo (para quien hace el vino, para quien lo vende o para quien lo bebe) es mucho más importante que cualquier cifra. Es una cuestión de percepción cualitativa, no cuantitativa. Por desgracia (o no, quién sabe...), esa parte cualitativa de mi trabajo en el blog no tiene estadísticas y me llega sólo a través de pequeños fogonazos, muy personales, que producen sensaciones de placer y de pensamiento positivo: sea para quien sea, estás haciendo algo que ayuda a alguien. Esta idea me gusta y me ayuda a seguir adelante.

También he aprendido que no es una cuestión de periodicidad. Para los noveles: es falso que sea imprescindible publicar un post cada tres o cuatro días. Si te creas una obligación con un blog que pretende ser amateur al cien por cien, cometes un grave error. Hay que publicar sólo cuando se tiene algo que contar y se tienen ganas de hacerlo. Así de sencillo. Más bien creo, a ocho años vista y tras no menos de tres intentos de "suicidio bloguero", que se trata de una cuestión de estilo. En ocho años he entendido algunas cosas, he aprendido muchas más, he modificado, filtrado, corregido...He llegado a unas pocas conclusiones que definen, más o menos, mis contenidos y ese estilo:

1. Ya no tengo prisa en publicar. Un blog no es un periódico y lo más importante no es llegar antes que el resto de "competidores" (grave error considerar que los otros blogueros lo son), sino llegar bien, con textos meditados, reposados, corregidos y bien escritos.

2. No publico cualquier cosa porque toca y porque hace muchos días que no lo he hecho. Menos y mejor es más en casi todos los órdenes de la vida. En este, también.

3. Puedo escribir sobre vinos cuyos productores no conozco y sobre viñedos que no he pisado. He aprendido a hacerlo, cierto. Por razones obvias, al no ser un profesional del asunto, mi tiempo y mi presupuesto para viajes y visitas es limitado. Pero sé que mis posts ganan peso, sustancia e interés si hablo de personas con las que he charlado en sus bodegas y en sus tierras, de vinos que conozco de primera mano porque he tocado las cepas y el terruño donde se hacen. Conocer de primera mano las cosas mejora tu comprensión de las mismas y, en consecuencia, te permite explicarlas mejor.

4. Cuido mi redacción hasta donde llega mi competencia (tengo la suerte de que algunos amigos cazan con rapidez mis errores y me advierten) y la selección de las fotografías tanto como me es posible. Respeto los derechos de autor tanto como las citas. Si tomo prestado algo, lo identifico en el post con claridad. Cuido también la presentación y la compaginación. Un blog tiene que ser de lectura fácil y de visión agradable.

5. Sin un viñedo sano y bien cuidado no tendrás la mejor uva posible para hacer un buen vino. Hay que preocuparse por saber dónde nacen los vinos que quieres comentar. Pero mucho más importantes son las personas que los hacen. Cuando entiendes a las personas, entiendes sus vinos y el por qué de las cosas, en el viñedo y en la bodega. Eso intento transmitir desde hace ya tiempo. Cuando las empresas o las marcas ocultan el trabajo de las personas en los viñedos y en bodega, me cuesta más entender y, en consecuencia, tiendo a explicar menos.

Y no quiero aburriros más, Con estas pocas ideas (hace años, llegué a pegar auténticos palizones sobre metabloguerismo), me manejo bien ahora. Así voy a seguir, como no puede ser de otra manera, hasta que me canse y deje de encontrar motivaciones como las que he explicado al  principio: con mi actitud y mis escritos, intento transmitir pasión por el vino, algo de conocimiento, sensaciones y muchas ganas de compartir. Andaba yo barruntando con qué vinazo me regalaba hoy en el cumpleaños del blog, cuando Jose Gallego (Marejol, en Vilanova i la Geltrú), su generosidad y amabilidad sin fronteras se cruzaron en mi camino. Me proponía (¡a mí y a otros 80 afortunados!) una cata vertical de Reserva Particular de Recaredo en el ambiente festivo y de amor por el vino de Temps de Vi.  No voy a hablar de Caves Recaredo y de lo que las personas que llevan la bodega representan para mí: ya lo hice en su momento. He aprendido y disfrutado con ellos, con su sabiduría, humildad y grandes resultados como con pocas bodegas en el mundo. El vino del cumpleaños me encontró, pues, a mí, no yo a él.

Por este orden: 2004 degollado al instante por uno de los grandes, Jordi Mata, digno heredero de su padre. 2003 degollado al momento. 2003 degollado en noviembre de 2013. 2002 degollado hace dos años (de la Enoteca de la familia: no está a la venta). 2002 degollado al instante. 1998 degollado al instante (de la Enoteca de la familia: no está a la venta). Presentación a cargo del gran Ramon Francàs. Comentarios y anotaciones, técnicas y no, a cargo de Ton Mata (en la foto), digno heredero de su padre. Las sensaciones que regalan los grandes vinos de la casa siempre estuvieron presentes, aunque el trabajo por sacar el vino cada añada sea, necesariamente, distinto. Finura, sensibilidad, profundidad, emoción, tierra, elegancia, integración, evolución y envejecimiento que conservan y mantienen vivos los fundamentos de cada vino.

2004. Sigue sonando a añada excepcional. Pronto saldrá al mercado con el cupaje más o menos habitual (40% xarel.lo, 60% macabeo de viñedos plantados en los primeros años 50 del siglo XX). En las añadas más recientes, el degüelle al instante penaliza algo al vino: hay que tener paciencia. Con el 1998, por ejemplo, pasó mucho menos y se mostró con grandes cualidades ya de entrada. Con este 2004, hay que esperar, pero cuando se hace, muestra una acidez y una frescura que auguran largos, largos años de vida. Intenso, calcáreo y floral: retama y coca de Sant Joan. Goloso aunque su posgusto sea amargo y de nobleza vegetal. Talco. Piel de naranja. Amable y fino. 2003. El degollado al instante muestra el drama de la añada, la lucha intensa, el orgullo por salir adelante con un vino complicado que es más profundo y tiene una entidad única. No siempre salen igual las botellas...pero las de ayer mostraban en plenitud (sobre todo la degollada hacía seis meses) el valor del 2003: más levaduras, más sensación compotada, más mieles. Con los minutos y el oxígeno, los vinos ganan en frescura y en agilidad.

2002 degollado al instante fue el vino que más cerrado se mostró durante la noche. Con claridad (para mí...), comparándolo con el 2002 degollado hacía dos años, el ejercicio de anoche muestra cómo los grandes vinos de largo envejecimiento de Recaredo agradecen mucho un buen período de reposo tras el degüelle (de ahí, la importancia de esa fecha en la contraetiqueta de cada botella) antes de ser bebidos. Éste mostró una preciosa mineralidad de talco, calcárea; una intensidad enorme; una fragancia de tilo y, a ratos, de hinojo silvestre y sutiles trazas de miel de romero. Amable y aromático. 1998, el otro vino de Enoteca que sólo se puede beber cuando la familia así lo decide (de ahí, lo tremendamente afortunados que los presentes nos sentíamos: tres enotecas en una sola cata...), degollado al instante, muestra cómo los años perjudican cada vez menos ese bellísimo ejercicio del degüelle in situ. 1998 muestra una madurez excepcional, roscón de Reyes, mazapán, fruta escarchada tanto como frutos secos, miel de caña, hidrocarburos, infusión de manzanilla. Un enorme equilibrio y mucha elegancia. El gran vino gastronómico de la noche, un vino para todo.

Nadie lo sabía, pero me hicieron el mejor regalo de octavo cumpleaños del blog. Aunque sea de esta forma, la única que puedo utilizar, quería compartirlo con vosotros. Mil gracias por seguir ahí.
Joan

25 octubre, 2012

III Ranking Indep. de Vinos < 10€

Mariano Fisac es uno de los jóvenes enoblogeros más emprendedor de este país. Siendo por completo amateur, anima su blog de cabecera, Mileurismo Gourmet, en solitario (aunque no tenga la menor idea de estadísticas, estoy casi seguro  de que será uno de los más visitados); por si eso fuera poco, se lanza a la aventura de publicar otro blog en inglés, Wine Gossip from Spain,  pero lo hace sin "liquidar" su "outlet" de aventuras gastronómicas, Crudismo Gourmet. En pocas palabras, él solo se está convirtiendo en una empresa editorial 2.0 dedicada al comentario de vinos y comidas que se adaptan a los bolsillos y presupuesto de casi todos.
III Ranking independiente vinos  10E
Fiel a su filosofía de partida, Mariano lanza (en colaboración, que yo sepa, con los amigos de Bagos, Adri y Fernando; con Fernando Romero, del grupo Nove; y con el maestro Xoan Cannas, de Pepe Vieira), la III edición de su Ranking Independiente de los 10 mejores vinos de España por debajo de los 10€. Yo animaría a todas las bodegas que pasen por aquí y lean esto a que manden sus botellas al concurso, siempre que estén en el mercado por debajo del precio de referencia, claro. Este concurso, en cuyo jurado participamos restauradores, sumilleres, periodistas y amateurs escritores de vinos, clientes y consumidores, se está convirtiendo en una gran plataforma para la difusión de vinos realmente buenos a precios imbatibles. Vinos que están dirigidos, como todo vino bueno, a cualquier potencial público consumidor, pero en especial a quienes tienen menos presupuesto para pagar sus botellas. Aquí encontrarán respuestas a la Gran Pregunta: ¿es posible beber bueno y barato en España? Por supuesto, lo es. Quim Vila me preguntaba el otro día que dónde estaba el futuro del vino en España. Mi primera respuesta fue "en el cultivo": o la gente se pone las pilas, o el cambio climático acabará con nuestros viñedos. La segunda respuesta está en iniciativas como ésta. ¿Es posible beber bueno y barato en España? Por supuesto, lo es. Aquí, como en tantos otros sitios en el país, haremos propuestas y daremos salida a esa inquietud. Pero hay más respuestas. Las iremos viendo.

18 octubre, 2012

Recaredo: el cava del pare, el cava de l'avi

Josep Mata Capellades al 1962 any de la primera collita del Reserva Particular de Recaredo
Hivern de 1962. Josep Mata Capellades, al pati del celler. Sembla que pensi "any de neus, any de béns". És l'any de la primera collita d'una nova idea, d'un pas més (tants n'ha fet des de 1924) cap a la definició de Recaredo, d'una manera de treballar personal i, sovint, diferent. En qualsevol cas, la seva. Macabeu i xarel.lo. Fermentació d'una part del most en bocois de fusta de roure. Vocació de transmetre el valor del pas del temps en una ampolla: no volem arribar exhausts al darrer moment. Volem una vellesa elegant, digna, desperta, sense bastons i amb l'orgull de qui pot dir que ha arribat amb salut al gran final. Frescor, acidesa i expressió natural del temps. En una ampolla. Terrer. Subtil complexitat d'un naixement meditat que l'ampolla anirà moldejant, treballant, allargant, ampliant amb matisos insospitats. A la penombra de la cava, sota terra, a temperatura ambient, en silenci i amb discreció, sents com la natura et parla a cau d'orella i et diu: espavila't, que si em dones, et tornaré!

Reserva Particular de 1984. "El cava del pare" diu el seu fill Antoni. "Cada vegada que al celler, per visites, s'obre un 84, sempre dic que m'avisin perquè és la collita del pare. En aquesta collita, el pare sempre hi és present. Va morir el 87, però al 85, quan es va embotellar, hi era i les decisions van ser seves". "Entre el 84 i el 91 no hi ha res guardat", afegeix en Ton, fill de l'Antoni i nét del Josep. "El 84 el va fer l'avi. És el cava de l'avi". En queden 51 ampolles al celler. Brisa. Mares. Regalèssia. Acidesa impressionant. Quan el vam tastar (la nit del 15 d'octubre de 2012) estava millor que molts dels joves. Fresc i viu encara. Aromes de ca l'apotecari. "Suc d'ortiga, boca seca, record profund", identificava en Josep Roca. Vellesa càlida. Mínima bombolla convertida en seda, al nas i al paladar. Una dimensió diferent del cava, més enllà de la feixuga de l'espai-temps que, sovint, ens toca viure.

Reserva Particular de 1991. Entre el 91 i el 96, els quatre cosins (fills de l'Antoni i el Josep), Carles, Jordi, Josep i Ton, s'incorporen al celler. En Josep comença el 91. Any important, doncs: la tercera generació! 64 ampolles en queden. Collita especial, que va entomar molta pluja i temperatures fresques a l'estiu. Autòlisi molt present. Fusta seca. Perfil oxidatiu noble i notable. És el més "sanluqueño" de tots. "Riquesa integral, solatge", apunta en Josep Roca. "El fons de la bóta". Altre cop, la vellesa altiva i orgullosa. Aquest ja va amb bastó, però mostra encara la seva fermesa de fusta en guant de vellut.

Reserva Particular de 1993. En Ton defineix Recaredo com un "projecte jazzístic, un projecte lliure". Continua la simfonia dels taps: en Federico i en Jordi treballen ràpid i bé. És l'any del pare i del tiet. Aboquem el nas el meu company de tast, en Joan Arboix, i jo. Ens mirem l'un a l'altre, com dient "collons!"  Cap dels dos no havia tastat el 1993 abans. És, de llarg, el més especial de la nit, el que ofereix més contrastos i harmonies diferents. Autòlisi pronunciada. Anís estrellat. Més vinós que els seus germans. Té un mínim toc animal, de mesc. Safrà sense torrar. Ras-el-Hanout i, al mateix temps, flor de til.ler. "Reducció, fósfor", apunta en Roca. Buquet dels "garnis"  i un punt, al mig de Sant Sadurní, on han anat a trobar-se Unter den Linden i Essaouira. Molt especial.

Reserva Particular de 1996. L'any que en Ton comença com a professional a Recaredo. Anyada de bona aigua, temperatures fresques, estiu amable i gran verema. "La sort dels novells!", diu en Ton. Beneïda anyada: gairebé tothom la considera la més rodona de la nit. Avellana torrada. Pa torrat. Fonoll marí (un punt de sal...). Clau d'espècia. Terra i arrel. Tè verd de primera collita. Ascètic. Sec. Amargós. Rebotiga d'apotecari. Impressiona aquest sagal de 16 anys.

Reserva Particular de 1999. Any especial per a Recaredo. 75 anys de la fundació (al 24) i primera collita de Turó d'en Mota, un cava que trenca tots els paràmetres coneguts a la DO Cava. Comença a ploure menys i els estius són més càlids. Collita profunda, "tel.lúrica" la defineix en Ton. És un vi més delineat, entra com una glopada d'aire fresc, perfilat. Acer. "Pur, directe, precís", apunta en Josep Roca. Es nota la fusta. Hi ha frescor i autòlisi al mateix temps. Civada torrada. Amargor varietal i ginesta en flor. Sol i calor. Sona a Penedès de cap al Garraf, més proper al mar.

Reserva Particular de 2001. Gairebé el més jove de la casa! Acaba de sortir el Reserva Particular 2002 al mercat però a aquest 2001 (no oblidem que Turó d'en Mota 2001 encara dorm el son dels justos i sortirà després que el 2002!) se li noten totes les virtuts de l'edat segona: cítric. Aromàtic intens. Seda al nas i al paladar. Setí. Energia pura. Fonoll. Ginebró. Albercoc. Amargor vegetal en boca. El tacte de la pell de préssec. "Llum intensa", conclou Josep Roca. Amb el temps, serà una gran anyada.

Tardor de 2012. Antoni i Josep Mata Casanovas han convocat els amics al celler. 50 anys d'una revolada. Les coses han canviat una mica. Per fora. Per dins, en esperit, tot segueix igual: ells, la segona generació, donen el relleu a la tercera (Josep, Carles, Jordi, Ton i la presència imprescindible de Joan Rubió), i Recaredo segueix creixent. Per dins, no per fora. Les idees són més clares que mai: tradició, respecte  per la naturalesa, fidelitat al terrer, cava sense sucre afegit, llarguíssima criança, suro natural, aclarit i desgorjat a mà i a temperatura ambient. Ton Mata ha introduit els vins. Josep Roca els ha begut i explicat, també des de dins i en penombra. Amb sentiment i emoció, d'una manera visceral. Omar Sosa també els ha begut i els ha explicat, però al piano. A Omar l'he sentit més que escoltat. Amb els ulls tancats i l'estómac obert. No sóc capaç de descriure com retruny, encara, la seva música dins meu. Tot plegat: vi, esforç, treball, paraules, música, temps, energia que fuig del moment per integrar-se en una línia que sempre és perquè ja ha estat i serà.

A Recaredo, ho sabem, seguiran si fa no fa. Compromís. Delicadesa. Finor. Elegància. Envelliment. Discreció. Terrer. Dins d'una ampolla i en forma de cava. Quin privilegi poder portar-ho a una copa de tant en tant. Beure-ho i sentir-ho. Formen part del meu patrimoni sentimental. A casa, jo també sóc de la tercera generació que els beu. I la quarta, els meus fills i les filles dels meus germans, ja l'han tastat! Que sigui per molts anys!
50 anys de Reserva Particular de Recaredo La foto de l'encapçalament, de Josep Mata Capellades, me l'han proporcionat els amics de Recaredo. Les cites "entre cometes" de les presentacions als vins de Josep Roca, les reprodueixo amb el seu contentiment.

Postscriptum. He escrit aquest text durant tres dies. Fins avui, que penso que ja es pot publicar, no m'he adonat que coincideix (la data, 18 d'octubre de 2012), amb el novè aniversari de la mort de Manolo Vázquez Montalbán allà on dormien els seus ocells. El Toni Falgueras em recordava, la nit de la celebració, que el primer viatge a Recaredo el fa ver en companyia de Nèstor Luján i de Manolo Vázquez Montalbán. Recaredo era el cava preferit del Manolo. Sempre en el record. Etern.

17 octubre, 2012

III Fira de Vins de Torrelles de Llobregat

FIRA DE VINS DE TORRELLES DE LLOBREGAT
Adictos a la Lujuria nos convoca, junto con el Ajuntament de Torrelles de LLobregat, a la III Fira de vins en la Masia de Can Coll. Va a ser una buena oportunidad para descubrir vinos, estoy seguro.

28 abril, 2008

Vertical de Elisabet Raventós


Este cava, que empezó casi en silencio en el mercado con un millésime 1999, se ha convertido en uno de los buques-insignia de Raventós i Blanc. Está hecho de uvas procedentes de un mismo viñedo, con más de 30 años, ("Viña del Lago": exposición suroeste, con suelos pedregosos y pobres, en competencia con las raíces de un pinar cercano), con una mayoritaria charelo, una presencia muy apreciable de chardonnay (30%) en el ensamblaje y mínima monastrell (10%). Un ensamblaje poco habitual y que funciona a la perfección. Seis meses con sus lías finas tras la fermentación alcohólica en acero y cuatro años de crianza mínimos (ahora acaba de salir al mercado su añada 2002) en rima, con fecha de degüelle para elegir el momento óptimo de degustación (incluso con degüelle bajo pedido, si stock quedara en bodega!), ofrecen un panorama muy poco habitual en el mundo cavístico. Si se le añade el precio al que sale (ronda los 12-14 euros), la oferta se antoja insuperable. Lo comentaba Calamar, lo ratificaban en otra nota de cata Sobre Vino y algunos amigos de Verema y lo apuntaba también un servidor hace cierto tiempo: éste es un cava de referencia que ofrece mucho por un precio moderado. Sería una verdadera pena si se confirmara lo que me comentaban en una de mis tiendas habituales, cuando intenté en vano adquirir un par de botellas hace apenas una semana: la marca va a desaparecer en beneficio de otras referencias de la casa. Que se lo piensen mucho, me atreviría a decir, porque está dejando huella este trabajo, realmente bien hecho.

Todo esto viene a cuento porque el otro día, uno de los socios de Vinialia propuso a un grupo de amigos, un ejercicio interesante e inédito (hasta donde yo sé). Por lo demás, casi irrepetible, dadas las "inexistencias" del cava en bodega: una cata vertical, a ciegas, de todas las añadas de Elisabet Raventós en el mercado, de 1999 a 2002. Aunque no todos tuvieron claro que se tratara de cuatro botellas de cava (había un quinto cava, directamente una "trampa" y 1999 es bastante "francés"), sí quedaba claro que una misma línea podía trazarse para describir lo que probábamos (salvando, por supuesto, un TCA discreto pero persistente, que asomó en la botella del 2000; para mi suerte, había tomado ya algunas otras botellas de esa añada y pude suplir la carencia): una burbuja finísima y delicada en todas las añadas, que sube armónica a la superfície y forma coronas casi perfectas; un amarillo pajizo de intensidad media (sin duda matizado por el envejecimiento, pero no mucho: me atrevo a decir que de 1999 a 2002 el tono era bastante homogéneo), unos discretos aromas de flor de tilo, de mieles, de fruta escarchada sobre roscón de Reyes y de bollería vienesa, junto con un paso por boca cremoso, sabroso y persistente (con regalos, de nuevo, de fruta escarchada y de la convivencia con las lías; buena y nada ofensiva acidez), forman ese esqueleto común a todas las añadas. 1999 fue considerada por todos (¡¡¡es un cava de larga crianza!!!) como el mejor de la cata y le siguió algo más lejos 2001. 2002, que había probado hacía poco en Tarragona será, en mi opinión, una gran añada con tres años más de reposo (si se le deja y se encuentran botellas) y 2001 no le andará a la zaga a 1999. Una ocasión, a la vista de lo que conocemos ahora, casi histórica la que disfrutamos gracias a nuestro amigo, que me ratificó en la impresión que siempre me ha producido este cava: un producto "mestizo" en el real sentido de la palabra, que ofrece la mejor tradición catalana (la charelo, la tierra, el viento del Penedès) junto con vibrantes pinceladas de la Champaña (la chardonnay, el envejecimiento, la fecha de añada...). Un solo deseo: que no se pierda la referencia, por favor.

La foto de la chardonnay es de Liblizblog. La foto de las botellas es de Polakia.

12 noviembre, 2007

Los mejores Barbera del III Concurso Internacional


CONCORSO INTERNAZIONALE DEL BARBERA . 3° EDIZIONE - 8-10 NOVEMBRE 2007

IL CAMPIONE DEL BARBERA 2007
Malabaila Di Canale Az. Agr. Canale CN. BARBERA D'ALBA MEZZAVILLA 2006

LE MEDAGLIE
CAT. 1 VINI DOC CON ALMENO 85% DI UVA BARBERA
Malabaila Di Canale Az. Agr. Canale CN. BARBERA D'ALBA MEZZAVILLA 2006 Medaglia d'Oro
Scagliola Az. Agr. Calosso AT. BARBERA D'ASTI SUPERIORE 2005 Medaglia d'Argento
Cascina Mucci di Bion Alexander Roddino CN. BARBERA D'ALBA SUPERIORE MEROS 2005 Medaglia di Bronzo

CAT. 2 VINI DOC O IGT CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Cantine Sant'Agata dei F.lli Cavallero Scurzolengo AT. MONFERRATO ROSSO MONTEROVERE 2004 Medaglia d'Oro
Lamoretti Az. Agr. Langhirano PR. ROSSO EMILIA VIGNETI MONTEFIORE 2006 Medaglia d'Argento a pari merito
La Versa - Viticoltori dal 1905 S. Maria della Versa PV. PROVINCIA DI PAVIA ROSSO CASA DEL RE 2004 Medaglia d'Argento a pari merito
Cantine Sant'Agata dei F.lli Cavallero Scurzolengo AT. MONFERRATO ROSSO GENESI 2003 Medaglia di Bronzo


CAT. 3 VINI DOC O IGT VIVACI O FRIZZANTI CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Casa Vinicola Marenco Strevi AL. BARBERA DEL MONFERRATO FRIZZANTE MASINO 2006 Medaglia d'Oro
Baraccone Az. Agr. Ponte Dell'Olio PC. COLLI PIACENTINI GUTTURNIO FRIZZANTE 2006 Medaglia d'Argento

CAT. 4 VINI ESTERI CON ALMENO 50% DI UVA BARBERA
Chalk Hill Wines McLaren Vale AUSTRALIA BARBERA 2006 Medaglia d'Oro
Conti Estate Dba Charles B. Mitchell Vineyards Fair Play - California USA BARBERA RESERVE 2005 Medaglia d'Argento
Latcham Granite Inc. Somerset California USA BARBERA SIERRA FOOTHILLS 2005 Medaglia di Bronzo

Tal y como Gianni Trioli, de Vinidea, me ha pasado los resultados hace apenas media hora, los publico. No puedo saber cuales son las correspondencias entre los vinos que caté en la final (los números de serie de las muestras son anónimos) y los premiados. Sé, eso sí, que el vino frizzante que más me gustó es el que tenía una extracción y una tanicidad más acusadas y creo que será el Frizzante Masino d2006 de la casa Marenco y sé también que el que más me gustó en la categoría 4 era australiano, por esas notas tan especiales y características de eucaliptus variados que presentan los vinos de MacLaren Vale. Del resto, me fío de mis colegas, ¡¡¡que son mucho más sabios que yo!!!

12 julio, 2007

Cura de humildad


No me resisto a escribir una reflexión de urgencia sobre la experiencia vivida ayer por la noche. El amigo Quim Vila, en una alarde, por otra parte habitual en él, de generosidad y altruismo enófilo, organizó una cata doble para un grupo de amigos. Muchos, pero no todos, pertenecíamos a EsTintoBásico y estoy seguro de que en el blog del grupo se hablará de todo ello. Yo me limitaré aquí a hacer "en voz alta" mi reflexión de lo vivido.

La primera parte de la cata fue a botella descubierta y Quim nos hizo un posgrado, intenso y perfecto, de portos, centrado en la marca que importa él, Niepoort. La segunda parte de la cata fue a ciegas y Quim unió una serie de tres blancos (uno de ellos espumoso, junto con dos secos), después tres tintos, después otros tres blancos secos y, al final, un blanco dulce. Confieso, con todo humildad, que yo jamás había participado en una cata a ciegas. En el mundo del vino, siempre me había concentrado en intentar conocer a fondo los procesos en la viña y los métodos en la bodega, pero jamás había tenido la oportunidad de abrirme en serio a conocer los vinos que en el mundo son. Un blanco fermentado en madera y con batonnâge con sus lías es un proceso que se puede, ahora, encontrar en Burdeos, en Rueda o en Argentina. Y ahí me había quedado yo.

La otra cosa que he trabajado y trabajo a fondo (en este mundo del vino nunca paras de aprender) es el tema de las sensaciones: entrenarme para descifrar lo que el olfato y la vista dicen a mi cerebro es una obsesión para mí, junto con almacenar en mi memoria esos aromas, esas sensaciones, esos recuerdos. Mis amigos lo saben.

Ayer por la noche descubrí que sin referentes en la cabeza, ni mi entrenamiento en olores ni mis conocimientos de vinificaciones en el mundo sirven para nada.

Ya había empezado a cambiar mi "chip" cuando entré en ETB: me di cuenta de que mis compañeros de cata habían probado marcas, botellas, DOs, zonas vinícolas del mundo de las que yo tan sólo había leído algo, pero que jamás había catado. Ayer por la noche, repito, realicé mi primera gran cura de humildad con una cata a ciegas. Quim Vila insistía en que todos, absolutamente todos los que se dedican profesionalmente al mundo del vino, "caen" y se confunden cuando se enfrentan a una cata a ciegas y explicaba mil anécdotas jugosas de las "metidas de pata" de los grandes profesionales.

Pero ayer cambió el asunto, ayer me tocó a mí (sólo puedo hablar en primera persona de mis sensaciones y experiencia). Ayer descubrí de modo claro y descarnado que puedo descifrar, explicar y entender cualquier vinificación que me pongan por delante: que si estos meses en barrica, que si sólo acero, que si lías, que si etc. Pero, amigos, a la hora de poner nombre a las variedades de uva de una botella y a la hora de asignar zona del mundo al ilustre vino desconocido, me di cuenta de que, en realidad, he probado tan poco (¡incluso en España!) que por mucho que entrene mi olfato y tenga claros los procesos por los que ese vino es como es, me faltan los referentes sápidos y olfativos en la cabeza para ubicarlo correctamente.



Mis amigos de ETB (con la compañía de Víctor y Ricard) y Quim Vila me dieron ayer una gran lección y una mejor cura de humildad, que no olvidaré. Desde aquí les quiero agradecer (sobre todo a quien propició, con su bonhomía, la sesión; y, por supuesto, a quien nos la organizó) esa lección. Siempre he sido contrario a las catas a ciegas porque pensaba que lo que quería era aprender cómo se hace un vino conociendo y estudiando a fondo todos sus datos (y creía que para ello necesitaba una botella destapada, para entendernos). Pero reconozco que mi primera cata a ciegas marcará un antes y un después en mi formación. Y, la verdad, aconsejo a todo el mundo que no lo haya hecho, que lo intente por lo menos una vez: ayer, aprendí tanto de la cata a botella destapada de los Niepoort, sabiendo exactamente qué tenía delante y cómo se había hecho, como de la cata a ciegas. Eso sí, y es ya mi última confesión: confieso que gocé mucho más de la primera que de la segunda.

Enfrentarse a las propias carencias no es agradable, pero si se saca la lección adecuada, sirve de mucho. Y si se hace en buena compañía, como fue el caso, ¡¡¡casi gusta!!!

24 diciembre, 2006

Castell de Perelada, Finca Malaveïna 2003



    Finca Malaveïna, es uno de los dos proyectos de "vino de pago" (junto con Finca Garbet) de Castell de Perelada (D.O. Empordà). Procede de un ensamblage de 60% merlot, 30% cabernet sauvignon y 10 garnacha. Tiene 14% y hay que servirlo a 16-17ºC. No es necesaria la decantación pero sí abrir la botella por lo menos media hora antes de su consumo. Éste puede alargarse desde inicios de 2006 hasta, por lo menos, 2010.

    Integridad: 8,5; Complejidad: 9; Intensidad: 9.

    Volumen: 8,5; Equilibrio: 7,5; Concentración: 9.

    Suavidad: 8; Sabrosidad: 9; Longitud: 9.

    Puntuación de cata: 85 sobre 99.

    Las notas dominantes en la cata fueron: un brillante color cereza picota madura; un aroma de frutillos rojos y negros de bosque en compota; unos taninos enormes, muy suaves y sabrosos; un retrogusto de largas caudalías; los suaves aromas de la torrefacción (vainilla).

    Botella comprada por 17,5 euros. Si encontráis este vino, compradlo.



    (foto de vainilla en rama by kendiala)

    22 diciembre, 2006

    Un paso más: Catas


      Convencido como estoy de que el presente, pero sobre todo el futuro de la comunicación libre e independiente pertenece a la blogosfera, en el primer día del solsticio de invierno de 2006 (justo a los seis meses de haber iniciado la publicación de este blog), he decidido dar un nuevo paso. A partir de ahora voy a aceptar, desde mi más absoluta independencia e imparcialidad, las muestras para cata que bodegas, distribuidores o particulares quieran mandarme. No voy a hacer una declaración de principios, que es algo a lo que muchos "bloggers" parecen sentirse obligados: no trabajo para nadie, soy dueño de mi empresa y de mi tiempo y el día que cobre por hacer esto de alguien, pues ya lo diré. No es el caso, por ahora. Ofrezco el potencial de lectura de este blog porque me apetece y porque creo que puede ser un buen instrumento al servicio de la difusión de los productos que acabe aceptando para comentar aquí.

      Según los datos de Google Analytics y de Blogcounter, que son quienes siguen el índice de impacto de este blog, actualmente acceden a él, de una u otra forma, más de seiscientos lectores cada semana, de los cuales más del 50% son habituales de estas páginas (¡gracias, amigas y amigos!). Muchos de ellos leen desde España (exactamente 599 a día de hoy, 22 de diciembre de 2006), pero la suerte de este blog, mi suerte, es que también están interesados en su contenido lectores de Italia (casi 500), de Portugal (más de 300), de América del sur y central (casi 200 argentinos, peruanos, chilenos, mexicanos, colombianos, brasileños...), de América del Norte y Canadá, de otros países de Europa (en cantidades alrededor de 25), como son Francia, Alemania, Suiza, Holanda, Dinamarca, Suecia, Reino Unido..., y, en menor medida, de Australia y de Japón. También gozo de más de 3000 lectores que acceden desde dominios "universales", no identificados con un solo país. Todo ello me hace pensar en dos cosas: en primer lugar, la casi obligación que tengo de hacer bien las cosas, en forma y tiempo, pues mucha gente busca información, entretenimiento, datos, en estas páginas. A ellos debo muchas satisfacciones desde que empecé el blog y para ellos quiero seguir escribiendo. En segundo lugar, es obvio que, aún no teniendo el impacto de un blog americano (la blogosfera se comunica en inglés: Vinography o Winecentric) o italiano (Aristide o Vino al vino de Franco Ziliani), el potencial de comunicación y de difusión de este blog es apreciable. Me gustaría que quien lo crea oportuno, aproveche esta circunstancia. Por supuesto, la única norma que me impongo y que impongo es la de "reservado el derecho de admisión": pido que quien quiera mandar muestras para cata y comentario, se ponga antes en contacto conmigo.

      Algunas de las personas que más respeto en la enoblogosfera (Winecentric es un paradigma para mí en este ámbito), puntúan este tipo de presentaciones. Yo, como bien saben mis lectores, no lo he hecho jamás en público. Pero en privado o en catas oficiales, sí lo hago. Para dar el rango necesario de seriedad a este nuevo apartado de mi blog, que llamaré Catas, explico brevemente mis condiciones de trabajo, para quien quiera atenerse a ellas: todos los vinos que cate para comentario lo serán bajo esta etiqueta en mi blog. Aceptaré vinos tranquilos de cualquier parte del mundo, así como vinos espumosos, pero no me atreveré con los destilados. No sé lo suficiente de eso ni tengo experiencia. Si alguien quiere comentarios sobre este tipo de productos, me apoyaré en colegas especialistas y así lo haré saber cuando publique. Del resto, el único responsable del comentario, para bien y para mal, seré yo. Utilizaré en exclusiva copas de cata homologadas para vino y para espumoso y haré las catas siempre en las mismas condiciones, entre las 10 y las 12 de la mañana, en excelentes condiciones de luz, sobre un fondo blanco y en ayunas. Haré catas individuales para cada producto: me lo puedo permitir y así lo haré. Creo firmemente (por experiencia personal) que las catas de, por ejemplo, 10 o más vinos en una sola sesión no sirven para nada, confunden al catador, acaban bloqueando parte de sus capacidades sensoriales y, en consecuencia, acaban confundiendo a quien sigue al catador.

      ¿De dónde van a salir mis puntuaciones? Es un punto clave de las reglas del juego. Demasiadas veces asistimos a 9,5/10 sin saber a qué responde esa "nota". Se me podrá criticar, pero tras mucho estudio y para mis catas personales, he llegado a la conclusión de que el sistema, aunque claramente subjetivo porque se basa, como todos en las propias percepciones, más "objetivo" posible de cuantos conozco, es el que propuso hace dos años, Fernando García del Río, en su libro El método del catador, Madrid, 2004, resumido en el cuadro de vuestra izquierda (su página 154), que es la base de "mi ficha de cata". Se esquematiza en tres triángulos que resumen las condiciones organolépticas de un vino: aroma, estructura y riqueza. Cada uno de ellos tiene, a su vez, tres puntos clave. El aroma, su integridad, su complejidad y su intensidad. La estructura, su volumen, su equilibrio y su concentración. Y la riqueza, su suavidad, su sabrosidad y su longitud. El desarrollo in extenso lo encontraréis, por supuesto, en el libro. Cada ítem puntúa de o a 10 (yo uso, además, los 0,5 puntos) y, por lo tanto, cada triángulo puede recibir, en una cata, un máximo de 30 puntos, para un total de 90. Puesto que la escala habitual es sobre 10 ó sobre 100, para llegar a la de 100, hay que multiplicar un eventual máximo de 90 por 110, y el resultado, será de 99 sobre 100. Me parece muy oportuno este límite, que "excluye" la perfeccción, por así decir, del 100 sobre 100. Por supuesto, no niego que la perfección pueda existir (alguna vez lo hemos comentado con Encantadísimo, en el pasado), pero existe desde la más profunda subjetividad y, en el mejor sentido del término, visceralidad. Es en ese momento personal, a esa hora concreta, con esa compañía y esa comida tan especiales, que uno llega a pensar "este vino o este cava son, literalmente, perfectos", "no les puedo pedir más". Esto existe, claro está, pero no se puede incluir, en mi opinión, en una cata que intente, desde los sentidos subjetivos (asumo, claro, la contradicción, porque al vino se accede a través de los sentidos: que nadie me miente la máquina ésa de los japoneses!!!), objetivar una opinión a través de una puntuación.
      Excluyo de mi sistema, porque no me convence y creo que tergiversa algo el resultado de una puntuación, la parte final que propone García del Río: tres ítems, que puntúa de 0 a 3 (es decir, ¡en una escala distinta!), sobre la Personalidad, la Estabilidad y el Precio, y que pertenecen a otro rango de cosas.

      Por cierto, que nadie busque si tengo éste o aquél título de sumiller o si he estudiado enología aquí o allá. En el mundo del vino y de la enología, soy autodidacta, hace muchos años que leo, cato, participo en eventos de todo tipo y viajo. Mi afán es el de la formación a lo largo de toda mi vida y en eso estoy y estaré. He aprendido mucho de la lectura (de Émile Peynaud hacia abajo), de la cata y, sobre todo, del trabajo compartido con amigos, en viñas y en bodegas: escuchar a los que saben mucho, a pie de viña, en la vendimia, trasegando la uva o trabajando en la penumbra de la bodega, es para mí lo más importante. El vino se hace en el viñedo y en la bodega. El resto es, etimológicamente, secundario. La única enseñanza que he recibido, y confieso que a plena satisfacción, es la de unos cursos de posgrado (mi grado no es en Enología, repito) en la Facultad de Enología de la Universitat "Rovira i Virgili" de Tarragona, sobre los distintos tipos de vinificación.

      Finalmente, quiero dejar claro que mis inquietudes siguen siendo las mismas. Aunque ahora haya decidido dar este paso, seguiré estando atento a las tiendas de vinos, a los restaurantes y comidas interesantes, al resto de aspectos culturales de mis viajes y, por supuesto, a las descripciones llamémoslas sensoriales de los vinos, más allá o más acá de las notas de cata y de las puntuaciones. Y seguiré escribiendo sobre todo ello, si me seguís haciendo la confianza de leerme.

      PS. La imagen de cabezera de este comentario, "Le nez du vin", es la imagen comercial de Jean Lenoir, como bien sabéis. Cito la procedencia por su copyright pero no tengo nada que ver con esta empresa.