28 febrero, 2015

Frisach: un vino sin nombre, todavía

Al fondo a la derecha GB
La mano que muestra la cerámica de la foto inferior es la de un niño, hace más o menos 20 años. Hoy, esa mano pertenece a un joven de 27 años, Francesc Ferré, de Celler Frisach (DO Terra Alta). El amor sincero y desmesurado (como tienen que ser todas las cosas que se hacen sin medias tintas) por su tierra sigue en el corazón y en la cabeza de Francesc. Y cuando te cuenta las cosas de sus viñedos y la historia de su pueblo, Corbera d'Ebre, todo se mezcla, porque todo es uno. La historia de su familia, el empeño de su padre por mantener viva la tierra. La historia que no hizo más que dejar metralla en esos campos de la Guerra Civil española. Metralla y sangre. Ni la una ni la otra se olvidan, siguen vivas porque quienes viven allí quieren mantener el recuerdo de sus raíces. Que también son íberas y romanas y visigóticas, que son medievales y que llegan, hoy, a mostrar un paisaje que fue tan de paso como de establecimiento. La gente vivió y vive de la tierra y de quienes la usaban para moverse.

Y el paisaje se mantuvo fiel a sus formas y a los cultivos básicos de la dureza y del secarral, avellanos, olivos y cepas. Como muestra la foto superior: la finca "del quart", por el cuarto de hora que se necesita para ir a pie del pueblo al viñedo. Sobre los 425 msnm, en suelo arcillocalcáreo con una enorme riqueza en fosfatos cristalizados (sal de moro), las cepas de garnacha blanca de 20 años (ya en su madurez como plantas), que se entreven en la franja superior derecha de la foto, reciben el cuidado de alguien que se siente y sabe payés, no empresario. "Si la tratas bien, la tierra es generosa". Y con esta garnacha blanca, la tierra se porta de maravilla: en ecológico, sin cobre y con las mínimas pasadas de azufre, abonada con compost que el propio Francesc fabrica, con cubierta vegetal espontánea, la relación con el mar, el sol y los vientos es la mejor posible. Orientación este-oeste, el cierzo y el garbí aportan frescura y fungicida natural. El resto lo ponen el sol y el respeto por la tradición de las garnachas blancas en esta tierra.

El vino del que escribo no tiene todavía nombre, pero saldrá pronto. He tenido la suerte de beberlo dos veces y lo doy ya por esbelto, adolescente preparado y con muchas ganas de mostrar hasta dónde puede llegar. Uva 100% garnacha blanca de esta finca "del quart" que ha fermentado con las pieles hasta que Francesc cree que ya puede ser prensada (a una densidad cercana a lo que será el vino). Vino brisado, pues, que pasa a inox y finaliza su evolución en él en contacto con las lías pero sin removidos. No hay más: de allí a la botella. Sin filtrar, sin estabilizar, sin sulfitar. Tierra y clima de la garnacha blanca de Corbera d'Ebre en 2014 sin otros matices que la pureza del proceso y la generosidad que la cepa y la uva bien tratadas hayan querido dar al vino. Que han sido muchos...La sensación es de plenitud, de energía y de empuje, tanto cuando hueles como cuando bebes. Almendras y nueces verdes. Brotes tiernos de grosella negra ("bourgeon de cassis"). Levadura de París. Agujas de pino. Resina. Flor del almendro. Arcilla mojada. Hinojo salvaje. Un punto casi voluptuoso y carnoso: terpénico. Miel de romero. A la búsqueda de sus orígenes y en el camino de saber qué puede dar cada uno de sus viñedos, creo que Francesc ha encontrado ya a su primer "mirlo blanco".
La mano de Francesc de celler Frisac

10 comentarios:

Jose dijo...

Mira que llevo años leyéndote y todavía no he conseguido comprender el significado de 'brisado'.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Mi querido Jose,
cuántos años de "sufrimiento". Creo que me he inventado el verbo, en efecto (he buscado en este ratillo de la comida y no lo he encontrado documentado) i ese participio pasado no existe en realidad. Pero el sustantivo del que ha surgido en¡l neologismo sí existe. No tengo las herramientas lexicográficas que me gustaría tener a mano donde estoy ahora (fundamentalmente las de Joan Coromines), pero "brisa" está docimentado en castellano por lo menos en el diccionario de seco y significado lo mismo que en catalán. La "brisa" en el mundo de la vinicultura es similar al bagazo o la casca, al orujo, a esa masa de hollejos, pepitas y pulpa que conviven con el mosto que nace para dar una forma distinta al vino. La palabra "brisa" con esta acepción procede del latín vulgar de donde ha salido, por ejemplo, fr. "briser", quebrar, romper. En resumen del tostón que te estoy dando a horas inconvenientes...el vino que, bien antes de una primera prensada, bien tras ella y antes de una segunda, se hace con la brisa, es decir, con los hollejos, pepitas y pulpa durante unos cuantos días (suele ir la cosa de tres a siete, pero hay que ir con mucho cuidado por razones obvias...y si la uva es la garnacha blanca ni te cuento...) es un vino brisado (ejem...), que nace de la acción de brisar el mosto. Sus características, aromas, capacidad de conservación sin tocar la madera son especiales.
Corto y pido disculpas!
Abrazo,
Joan

Jose dijo...

Así sí prende el puro :-) Con esta explicación ya se me queda en el bolindre a qué se refiere el término.

Zillón de gracias & abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bolindre...???
Voy al diccionario!!!
Un abrazo!
Joan

Jose dijo...

Uy... pues a lo mejor es un coloquialismo entre mi hermana y yo 8-) Cuando era pequeño (soy hermano pequeño) y estaba yo en plan farruco y me gruñía me solía decir que a ver si me entraba en el bolindre, es decir, en la cabeza. Lo suelo utilizar continuamente, pero nunca he reparado en que los demás no 8-D

Abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Supongo que lo de "bolindre" viene por lo de "bolinche", "pelota" por "cabezota"!!!
Vuestra intuición era la buena!
Abrazo,
Joan

Jose dijo...

... con 40 tacos de calendario y aun hoy me lo dice :-p

Abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hay que hablar con ella, amigo...
Joan

Jose Luis Matos dijo...

Hola Joan, Vinosdulces.com somos los distribuidores, un saludo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Menudo crack estás tú hecho, José Luis!!! Desde que no subo a Bellaterra que no paso por Vallvidrera. A ver si quedamos y celebramos la pasada de concurso que habéis hecho Adolfo y tú!!! menuda alegría al ver la foto de los ganadores!!!
Un abrazo!
Joan

Publicar un comentario en la entrada