15 noviembre, 2014

José Aristegui godello 2011 y 2012

Aristegui Godello 2011 y 2012
Hace casi dos años, mi amigo Marc Lecha me habló de José Aristegui. Yo había terminado ya la parte importante de mi viaje por la España vitivinícola que más me interesaba conocer y Marc estaba a medio camino de la suya. Yo iba en coche y él en bicicleta...Me habló de Aristegui, en A Rua (DO Valdeorras), con una mezcla de curiosidad y de llamada de atención. Como diciéndome: no dejes que te pase de largo...Tomé mis notas y en la libreta quedó esa página por escribir. Han tenido que pasar dos cosechas (2013 y 2014) para que José y yo trabáramos contacto a través de la red, charláramos y, gracias a su generosidad, pudiera yo beber con calma sus vinos. Hoy quiero hablar de su godello. Es cierto que esa zona de Galicia (como toda ella, como la vecina del Bierzo y etc) tiene gran variedad de uvas tintas (garnacha tintorera, mencía, gran negro, mourantón, brancellao, arauxa...) y puede que sean éstas las que llamen ahora más la atención. Pero es el godello aquello por lo que es conocida la DO Valdeorras, donce laborea José, y es en el godello donde yo quería intentar conocer, a través de una comparación entre las botellas de 2011 y de 2012, en qué andan los vinos de Aristegui. Por decirlo claro y fácil: si el estilo, la marca, la impronta, el tipo de vino son el mismo en dos añadas distintas como ésas, mal vamos...En mi opinión, por lo menos. Y los vinos son distintos, tienen su carácter y su personalidad diferenciadas. Puedo describirlos a partir de una base común, porque los viñedos y la forma de vinificar son los mismos, pero al mismo tiempo noto claras diferencias entre ambas añadas.

Eso dice ya mucho del respeto que José tiene por la tierra y por preservar en botella las características anuales de su godello. 2012 muestra una mayor concentración y requiere mayor concentración, mientras que 2011 es más ligero y zalamero. 2012 es más intenso, huele a brezo y a musgo, a miel de tomillo y en su evolución a lo largo de las horas y los días, muestra la complejidad de los grandes blancos. 2011 es más ágil y huele a hinojo silvestre y hierbaluisa. Ambos comparten un mismo corazón hecho de buena acidez y de trabajo equilibrado con las lías, de sustancia y de armonía, de textura redonda y solidez, de aromas de pera limonera y de citronela, de manojos de hierbabuena y de la piel de reineta en su punto. A ratos, este godello tiene aires, aromas y hechuras de gran riesling de añada: un vino blanco de calidad y enormes posibilidades de futuro.

José me regaló, además,  el bien más preciado; su historia. Una historia hecha a base de tesón, de abuelos, padres e hijos dedicados a cepas que plantaron los primeros. Viticultura tradicional, que le da la cepa aquello que necesita sólo cuando lo necesita...si se puede y se llega....Viticultura que deviene, por esa escasa pero atenta mano de obra, en viticultura del caos: llego donde puedo y si no llego, una tierra puede quedar sin labrar unos pocos años...Atiendes lo necesario, a veces lo mínimo, y el resto sobrevive. Podar, desbrozar, observar, mantener la cubierta vegetal. La tierra y el cuerpo que acaba bebiendo ese vino, lo agradecen... Cepas viejas, que no conocen ya herbicidas ni pesticidas ni sistémicos. Godello despalillado, enfriado, prensado en vertical y fermentado con las levaduras del viñedo, un poco de roble, un poco de inox y, sobre todo, un trabajo lento y sabio de meses con las lías. Este vino se clarifica, se filtra con sutileza y se sulfita lo imprescindible. José Aristegui está en el camino. Nació en el mundo del vino, se hartó y ha vuelto a él por convicción. Es la mejor manera. Ahora tiene claro su norte: ser capaz de obtener un retorno digno a su trabajo de viticultor y de transmitir la nobleza de aquello que empezaron su abuelo y su padre. José no va a parar en su evolución, en su lento retorno a la pureza y a la autenticidad de las uvas de su tierra. Acabará dándonos ese vino que su abuelo ya bebía y hacía beber en su cantina y por el que la familia era conocida y respetada en la comarca. Habían estudiado poco o nada esos abuelos pero sabían dónde nacía el mejor vino. Por ahí está ya andando José Aristegui y en ese camino nos encontraremos.

10 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Si sigues las andanzas de J.L por facebook te das cuenta de ese respeto, mimo y cuidado de la tierra acompañado de su entrañable perro.
Suerte que tienes tú de entablar conversación con él a través de las redes, yo he preguntado dos veces por la elaboración de ese vino de hielo y aún no tengo respuesta.
Me gustan sus vinos aunque necesito prueba calmada como tú, ya llegará pero hace un trabajo interesante. Ya te di mi opinión sobre los tintos, si hablas de ellos escribiré mi opinión pero los blancos, son de los mejorcito de la zona.

David González dijo...

Que alegria poder saber en tu blog de estos vinos, yo cuando cate Traste y estos Godellos, y gracias del buen hacer de Santiago, no pudimos resistirnos a llevar sus vinos en distribución en Barcelona.

Asi que imaginate,para mi es como si hablases de mi familia.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues yo he tenido la enorme suerte de poder tener algunas charlas con él y de tener, también, un pequeño relato personal suyo de su experiencia en el mundo del vino, desde su infancia hasta que toma la decisión de dedicar-se por completo al viñedo. Una persona valiente, tenaz, respetuosa y amante de sus ancestros pero que mira hacia adelante. Tengo una idea más o menos clara de dónde se encuentrra ahora mismo José Luis en cuanto al godello y voy a ir bebiendo con calma sus tintos ahora, también en las dos añadas. No sé si escribiré otro post largo o notas más breves...nunca lo preveo de antemano. Las cosas me salen como me salen sin plan premeditado, tanto en el blog como en los otros medios en que me expreso.
Creo que en el godello seguirá avanzando y creo que él sabe por dónde tiene que hacerlo.
El vino de hielo, que no he probado, es un divertimento para él. Cualquier vino de hielo que no se haga de forma por completo natural (con el frío que la naturaleza ye proporciona, unido a la vendimia tardía y una uva parcai o totalmente botritizada con nobleza), es un divertimento.Él así se lo ha tomado.
Abrazo, Jorge!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues si se trata de eso, mejor que mejor, David!
Hace dos años que voy siguiendo las andanzas de José Aristegui y creo que tiene un potencial enorme tal y como entiendo que lleva las viñas y tal y como he probado los godellos. Ahora voy a por las mencías y las garnachas tintoreras. Es bueno saber que los llevas tú: confieso que no era consciente de ello...no siempre miro con la atención debida tu catálogo. Prometo revisión detallada!!!
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan gracias por aclararme lo del vino de hielo pero a mi me gusta que cuando pregunto se me conteste, como es obvio.
Yo también creo que por ese camino el godello tiene mucho recorrido.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Igual me he metido donde no me llaman...pero él mismo hablaba en estos térmimos cuando fotografió el etiquetado de estas botellas de godello de hielo en FB.
El godello es como la treixadura: a ver quién le le encuentra el final...
Abrazo,
Joan

Jorge Díez dijo...

La Galicia de producciones pequeñas está llena de personajes singulares que hacen vinos con su sello particular. Aristegui sin duda es uno de esa lista. Ya contarás cuando pruebes los tintos, a mí me gustan, llegan a alguna fibra sensible, consiguen mi complicidad.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Jorge. Galicia es un ejemplo a tener siempre en cuenta...cuando me dicen que los minifundistas han desaparecido, pienso "¿Conocerán galicia...?"
un espacio mental, un ámbito cultural, unas tierras, unas personas y unos vinos que hay que ayudar a difundir.
Un abrazo,
Joan

Anónimo dijo...

Ya he comprado un par de botellas para probarlo. Gracias por descubrirnos vinos tan interesantes y por escribir con tanta pasión Joan. Un saludo desde Cádiz

Joan Gómez Pallarès dijo...

Las gracias hay que dárselas a Aristegui que ha puesto todo para retomar el pulso a los viñedos y vinos de sus ancestros. Ojalá que te guste!
Joan

Publicar un comentario en la entrada