06 octubre, 2014

Brezo 2013 de Grégory Pérez

Brezo 2013 de Grégory Perez
En mi cuaderno de viaje había anotado varias direcciones, nombres y bodegas en los alrededores de Ponferrada: Mario Rovira, Ricardo Pérez Palacios, Nacho León, Grégory Pérez. Entre el 14 y el 17 de marzo de 2013. Después conocería otros nombres muy interesantes pero esto ya es otra historia que todavía está por escribir. Cuando te mueves con un margen corto de días como colchón pasan dos cosas: o encuentras a la gente o no la encuentras...Con poco margen y largas distancias lejos de casa, te acomodas 200 km arriba o abajo y dos días más o menos. Pero Grégory no estaba. No pude, pues, parar en Sorribas ni conocerle a él y a sus viñedos. La fecha escrita era la del 16 de marzo. A sus vinos sí los he ido bebiendo en estos años y he visto cómo iban evolucionando y cómo (a través de fotos y comentarios que él mismo va publicando en las redes de vez en cuando: la página web está en construcción)  sus herramientas de vinificador ("vinificateur", ¡me gusta!) han ido creciendo. No tengo más información, pues, que mi nariz y mi paladar. Estos me dicen, tras beber con gran placer un  Brezo 2013, que se trata de uno de esos vinos que vale mucho más de lo que cuesta: 8,8€ pagué en Vins&Teca. Impresionante.

Un vino joven, un vino de 12,5% de godello y Doña Blanca, con un carácter muy marcado por la explosión de tierra y fruta que lleva dentro. Abro la botella, acerco la nariz al tapón y huele a uva. Qué gozada. Copa y nariz de nuevo: la cabeza se llena de una primera sensación: el campo estaba verde, huele a primavera. Heno cortado. Ristras de brezo tras la lluvia (qué bien lleva el nombre este vino). Alegría y alborozo. Un punto de especia oriental: raíz de jengibre. Ligero amargor en el posgusto, aunque su fuerte es el equilibrio entre amargor y acidez: zumo de pomelo. Expresión festiva de la fruta: lima-limón, pera limonera. Musgo y, de nuevo, brezo entre las manos. Manantial  de agua fresca para sátiros y ninfas, en el monte cubierto de helechos y líquenes. El vino no tiene crianza pero se le nota un cierto trabajo con lías. Tiene presencia en boca y matices, no pocos. Esencia de monte y de frutas con aires ultramarinos. Un vino sin complicaciones y para todos los gustos, públicos, paladares y bolsillos. Por palets...

5 comentarios:

Vicente Vida lanzas dijo...

La godello es una uva a la que no le acabo de encontrar la gracia. Sin embargo, en entradas recientes tanto Mariano como tú comentáis favorablemente vinos producidos con esta uva. Tal vez no haya elegido las referencis adecuadas.
Gracias por la entrada.
Saludos
Vicente Vida Lanzas

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Vicente,
he leído tu opinión sobre la variedad godello, cierto. Pero creo que los vinos de Grégory, los de Palacios y los de Jose Luis Aristegui pueden hacerte repensar el asunto...Por supuesto, creo que hay otras muchas cosas de interés (me viene ahora a la cabeza el Guitían sobre lías de 50 meses, soberbio, único), pero para volver a ella con ganas, creo que hay material.
Gracias a ti, como siempre!
Saludos!Joan

Anónimo dijo...

A Gregory le hago un seguimiento desde aterrizó por el Bierzo y trabajaba en la bodega de los Luna Beberide en la época en que los hijos de Mariano Garcia elaboraban Paixar alli.
Gran tipo con un gran sentido a la hora de vinificar, Quizás traído de Francia?¿?
Una abraçada Joan
Enrique

Joan Gómez Pallarès dijo...

No sé de donde le viene, Enrique, la verdad, pero ese sentido común y esa vinculación profunda con el viñedo son bastante habituales en esa esquina noroeste de la península, verdad? Es una cosa como para pensársela dos veces, aunque no sé si podemos sacar conclsuiones.
Muchas gracias por tu comentario y por tu lectura siempre constante!
Una abraçada,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Me había saltado esta nota. Estaba buscando información sobre su rosado, que lo estoy catando y la acabo de ver. Completamente de acuerdo contigo. Muy vino a precio de ganga.
Estuve con él la semana pasada en su bodega, no pudimos visitar el viñedo por desgracia pero lo que hay en depósitos..; Ese Sancho Martín es la bomba. Su Mengoba blanco en su línea, muy fresco. El rosado y tinto básicos están de escándalo para su precio pero el que me sorprendió es un tinto de gama media, El Flor de brezo. Ligero, fresco, para beber por palets. El Mengoba tinto ya tiene mayor estructura y volumen. Me gustaría destacar por encima de todo a la persona. Qué gran tipo!!!

Publicar un comentario en la entrada