07 agosto, 2014

Mallorca en texturas


Mallorca. Texturas de atardecer. Vientos de mar. Rapaces y cereales. Cepas y soles. "Call vermell" y ovejas. Vacas y payeses. Perros y asnos. Muros de piedra seca y tradiciones. Letras perdidas sin dueño ni lectores. Muertos en la sombra. Recuerdos de alegrías. Horas y días y años. Como nunca, me he resistido a volver. Como nunca, las circunstancias complicaban el viaje este año. Y como nunca, deseo ahora pasar estas horas y días intensos, poquísimos, en la isla de mi vida. Lloro por todo lo que ya no encontraré. No voy a buscarlo. Me alegro por todo lo que descubriré. Por las amistades renovadas al fresco de los pórticos. Por la compañía de golondrinas, vencejos, "sebel.lins" y "xoriguers". Por las balas de paja, dueñas de los campos. Por los nuevos vinos y por los chapuzones cuando salga el sol que, este año sí, caerán uno tras otro. Por el sonido de plazas y mercados. Por los aromas y sabores que voy a reencontrar. Por las texturas que Mallorca guarda como un tesoro ancestral para quienes van a su encuentro. Nos vamos. Volvemos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

felicitats Joan, rarament escribo un comentari pero avui et volia dir gracies porque ma tocat la lagrima aquest post !
la belleza de aquest texto i experencia teva, em fa pensar a una cosa vital, que tenim el luxe de gaudir de la vida i compartirlo, i aixo ya es molt !
merci

Fredi

Joan Gómez Pallarès dijo...

Amic meu, Fredi!!! Gràcies pel teu comentari públic!!! Una abraçada i mil complicitats!!!
Joan

Malena dijo...

Me emocioné! La habrás hecho del tirón. Pero son los textos más difíciles de escribir. Gracias.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Fue de un tirón, en efecto, pero sólo la primera redacción. Después hubo relecturas, correcciones, pausas, etc. Lo habitual. Un millón de gracias por tus palabras!
Joan

Publicar un comentario