07 julio, 2014

La música del universo: Turó d'en Mota 2001


Twitter no tiene memoria y rastrear entre el sonido de los pájaros información útil se hace muy complicado. Su limitación de caracteres da para lo que da.

Facebook: estamos igual, con el agravante, en mi caso, de que no me gusta escribir contenidos ad hoc para él porque no consigo todavía entender para qué sirve, más allá de la comunicación que permite a quienes quieren hacerla sólo con él. No tiene limitación de espacio y la gente aprovecha el detalle. Uno se pierde en él.

Instagram: un medio bonito para cuatro locos amantes de la comunicación visual más que de la textual. No tiene limitación de caracteres tampoco, pero la gente no lo usa para escribir.

Blogs: siguen siendo el único medio visible para los navegadores. La información sobre vinos y experiencias que publicas en él, está siempre a disposición del lector interesado. Tampoco tiene limitación de caracteres, pero cada vez lo lee menos gente. Así es.

Una amiga me dice: escribes demasiado y la gente no tiene, no tenemos, tanto tiempo para leer. Es triste pero cierto. Lleva razón. Pero yo nunca me fijo una cantidad de caracteres o X espacio para escribir un post cuando empiezo. Empiezo como empiezo y nunca sé cómo acabo.

Quería que éste fuera breve. No lo será... Quería explicar en él,  y darle una mínima ligazón, al contenido de cuatro tuits que publiqué hace poco (para eso sirve un blog: para darle el contenido que quieras. Incluso, por ejemplo, ampliar información de twitter!) y que la gente no entiende por una sencilla razón. Mientras publico el /1 y el /2 se cuelan, entre ellos, otros 28 tuits. Por otra: quien lee el tuit /2 no tiene por qué fijarse en que lleva ese número y en que, quizá, siga un /3 y un /4.

Un desastre, vamos.

Y todo esto viene a cuento de que quería explicar que Plinio el Viejo, como observador atentísimo de la naturaleza que era, tenía un sentido estético del cosmos. Amaba la belleza del Universo que estaba a su alcance visual e intentaba explicarlo a partir de las teorías que conocía de primera mano.

Una de las cosas que le fascinó (y dedicó un capítulo de su Historia Natural a describir el fenómeno) fue lo que se conocía como "armonía de las esferas", "la música del universo", aquella música que, supuestamente, el sol, los planetas y sus satélites producen cuando se mueven entre sus espacios.
Todo esto me venía a la cabeza porque (primer tuit):

"Hoy he leído un trabajo muy hermoso que habla de la armonía en el cosmos y de la música que produce el movimiento de los planetas en él. /1"

Teorías sobre el porqué de esta música y cómo suena había no pocas en la Antigüedad anterior a Plinio, sobre todo de inspiración platónica y pitagórica. De aquí el segundo tuit:

"Explica la información que Plinio el Viejo ofrece en su Historia Natural sobre esa sobrenatural, maravillosa armonía, música que los /2"

La importancia de Plinio es que, en Roma, es el primero en plantearse la cuestión (algo antes que él, Cicerón en el Somnium Scipionis había expuesto otra teoría también) y todos los que van a escribir sobre el tema, lo harán siguiendo su huella. Lo bonito del trabajo que leo es que muestra con claridad que no se trata, aquí, de que Plinio el Viejo mezcle teorías o que se equivoque en sus planteamientos descriptivos. Lo bonito del trabajo es que describe a la perfección la admiración del científico por la belleza del cosmos; entiende y nos hace entender cuál es la Cosmogonía de Plinio ("el sol, que rige no sólo las estaciones y las tierras, sino los propios astros e incluso el cielo, el sol que es el alma, la mente, que da vida y regula el universo entero, el que todo lo ve y todo lo oye, es decir, Dios") y concluye de una forma perfecta presentando la única idea posible derivada de su estudio. Por más que Plinio se admire ante las teorías de la música que producen los astros con su movimiento, ¡Plinio es un científico! Y en esa condición, no puede más que afirmar (tercer y cuarto tuits) que:

"humanos no somos capaces de percibir. Termina: nobis qui intus agimus iuxta diebus noctibusque tacitus labitur mundus. Cuánto nos perdemos/3"

"Para quienes andamos en él, el mundo se desliza en silencio por los días y sus noches". Plin., NH, 2,6. No comprendió, qué bien describió./4"

Por mucho que digan, por muy bellas que sean todas las teorías que calculan qué diferencia tonal y, por lo tanto, qué música global produce la distancia entre los cuerpos que se mueven por el universo, humamos somos, incapaces de percibir físicamente esa música. Y en esa condición, no podemos hacer otra cosa que constatar, casi con pena, que el mundo se desliza silencioso por sus días y sus noches. No podemos oír la música del universo con el sentido físico del oído. Aunque...Plinio (a mí me lo parece) deja una puerta abierta: hay otro tipo de percepciones, que permiten captar otro tipo de bellezas. Me pareció muy hermoso el conjunto. Por eso escribí los cuatro tuits.

Y por eso imaginé: ¿qué vino tomarías, ahora mismo, para sentir en tu interior esa belleza? ¿Qué vino, por su equilibrio interno, por el silencio que genera entre quienes lo beben, podría producir una sensación parecida a la belleza incomprensible que describe Plinio? Todos los que hayáis llegado hasta aquí en la lectura: muchas gracias, ¡en primer lugar! En segundo lugar: seguro que cada uno de vosotros tiene una o varias respuestas: ¿en qué botella de vino podéis escuchar la música del universo?

La mía, la última, porque tenía la suerte de guardar una que me habían regalado, fue clara: Turó d'en Mota 2001. Un vino excepcional en una añada excepcional. Un vino que te hace comprender una tierra, una fruta, una manera de sentir y trabajar las cosas. Un vino que contiene en sí mismo una cosmogonía propia: el movimiento de sus elementos irradia serenidad, equilibrio, placer, frescura, amabilidad, paz, belleza. Un vino que se desliza en silencio entre quienes lo beben y transmite todo en pocas palabras. Turó d'en Mota 2001 le ha dado, hoy, sentido estético a mi mundo del vino.

El trabajo, el artículo del que hablo se titula "Plinio, nat., II 20 (84): De sideribus musica". Se publicará en la Revista de Estudios Latinos y no sé quién es su autor.


12 comentarios:

Jose dijo...

Hola Joan,
menos mal que has escrito esta entrada, porque no era capaz de hilar de manera fluida esos tweets recientes.

"(...) la gente no tiene, no tenemos, tanto tiempo para leer. Es triste pero cierto"

Qué frase y qué certeza tan profundamente triste. Vuelve a arder Alejandría, con un fuego mudo, cada día, sin que a nadie parezca preocuparle; importarle.

Esa frase me la espetan también más a menudo de lo razonable. No voy a ocultar aquí (ni allá) mi natural crueldad, pues cuando alguien me espeta que no tiene tiempo para leer respondo que se nota.

Siempre llevo un libro en la mochila (y una navaja). Te puedes (os podéis) creer que en las últimas ocasiones en que he estado comiendo fuera he estado leyendo entre platos. Siempre hay momentos que podemos emplear para leer. Una de esas pocas actividades que nos hacen humanos.

Abrazotes,

Jose

Jorge Díez dijo...

Pienso, con melancolía, que en esta tempestad informativa en que vivimos tampoco podemos percibir la armonía de algunas aficiones, la música de buenos intérpretes.
Me esfuerzo, no obstante, por seguir buscando aquella que me lo parece.
Salud.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Jose,
leer nos devuelve la condición reflexiva, nos conecta con el universo entero a través de cabezas distintas a la nuestra, nos permite crear y recrear mil mundos que no son el nuestro a través de las mismas palabras que todos usamos.
Vértigo y emoción insustituibles.
Mi amiga lo dice con dolor pero ella encuentra sus momentos, momentos como los que tú describes. Decides no sacar la "navaja" y sacas el utensilio de pensar, un libro, un apunte, una libre, una herramienta electrónica incluso.
Me alegra, además, que este post haya sido útil, Jose. Demuestra, por lo demás, la inutilidad de los tuits cuando intentan superar la barrera de los 140 caracteres y quieren hilar un discurso. Es imposible. Además, lo que no se ve ni se lee, no exuste.
Menos mal que hice caso a mi amiga y me tomé esa botella de Tiró d'en Mota del 2001. Sin ella, el post no hubiera tenido sentido alguno!
Un abrazo!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Cuando veo y compruebo el tiempo que la gente se detiene en mi blog, me doy cuenta de que la mayoría no tiene tiempo de leer lo que escribo, Jorge. Y no sé ya qué hacer. Me dicen que escriba menos pero salen los textos como salen. Me niego, me obstino en percibir la armonía de los vinos, en efecto, y en intentar darle palabras.
Haces bien en esforzarte, Jorge. Yo también lo intento aunque cada vez con menos fuerzas.
Pero ahí estamos!
Un abrazo,
Joan

Jose dijo...

Me entristece también por los críos. Recuerdo mi infantil estío, cuando (voluntariamente) acometía 'La Isla del Tesoro', 'Cinco Semanas en Globo', 'Miguel Strogoff', 'Los hijos del Capitán Grant', 'De la tierra a la luna' y todos los etcéteras.

La situación de la lectura me resulta algo confuso, sin embargo, ya que veo que tanto adultos como críos acometen la lectura en dispositivos electrónicos como el que abraza una nueva fe. Creo que veo incluso ahora más gente leyendo en esos dispositivos que lo que veía antes leer en libros convencionales.

Y la navajaaaa.... bueno, es que uno es de origen campestre. ¿Quién no se ha encontrado con hambre en algún lugar y ha tirado de pan y chorizo comprado en cualquier ultramarinos o... ehem... distraido algún tomate de mata ajena? :-)

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Cada crío encuentra su camino hacia la lectura, Jose. Lo sabes bien. En mi casa, todo el mundo leía pero nadie impuso nunca nada...Y leíamos a saco y todo lo que encontrábamos, desde Folch i Torres pasando por Verne y Salgari, siguiendo por Blyton y Christie y terminando por Puzzo y Capote, con todos los intermedios clásicos que ya te imaginas. No olvido las historias de Rieadr's Digest en cada de mis abuelos ni las lecturas de Hitchock en una revista del corazón, creo que Lecturas.
Cada cual encuentra su camino, sin duda, y mi experiencia es que nadie te incluca ni te enseña ese camino...ese aprendizaje, esa maner ade ver el mundo a través de los ojos y las letras de los demás, o te sale o no te sale.
En mi casa, los libros nos echan y a punto estuve de empezar ed cero en mi último traslado...no me dejaron pero pensé "todos tenemos derecho a construir nuestra memoria lectora" y yo noq uiero condicionar la suya...
Uno salió lector compulsivo, casi, y el otro ha salido alector compulsivo casi...
Sólo hago una cosa: a la que formulan un deseo, una voluntad de lectura, ahí estoy haciendo de librero!!!
También soy de apoyo celulosa, yo...Me gusta tanto el aroma como las formas del libro, me gusta marcar y anotar. Pero la verdad, a estas alturas del asunto y con más de 1200 posts escritos en formato blog, sólo aspito a que la gente lea.
Me da ya igual el formato!
Yo también soy de navaja...aunque los disgustos en varios aeropuertos (por olvido tonto mío...) y las confiscaciones de navajas y sacacorchos queridos, me han obligado a dejar esos útiles en casa...
En mis excursiones en conche, eso sí y siempre fijo, van copas de buen vidrio, sacacorchos cómodo y navaja. Esos momentos salvajes, como los que describes, no me los quita nadie!!!
Abrazo,
Joan

Peter Sousa dijo...

Olá Joan Gomez Pallares,

tenho 4 filhos e para os por a ler é complicado.
Também eu, por vezes, sou surpreendido por mim próprio a olhar horas atrás de olhar para a TV.
Lá vou lendo qualquer coisa nos "intervalos" do dia a dia. É pouco eu sei.....
Gosto de ler para aprender.
Ultimamente leio na www.wivini.com informações sobre vinhos. Já la comprei uns tantos.
*******
Hola Joan Gómez Pallarés,

Tengo 4 hijos y para una lectura es complicado.
También a veces me sorprende a mí mismo para cuidar de hora de mirar la televisión.
No he leído nada en la "lagunas" día a día. Es sólo que sé .....
Me gusta leer para aprender.
Últimamente he leído en www.wivini.com información sobre los vinos. Han comprado a la tantas.
*****
Um abraço
Peter Sousa

Rosy Annabell dijo...

Excelente, leer lo que describes siempre es un placer.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Peter, y bienvenido a este blog!
Yo uso la televisión para ver buenas pelis viejas y documentales que me interesan. A veces cuando quiero poner mi mente en stand by, un partido de tenis por TV me viene bien!!!
Por lo demás, no hay patrón posible con los hijos. Cada cual sale con lo que lleva dentro y por mucho que haya herencia genética, todos encuentran su camino y manera de ser, con frecuencia a pesar y contra sus padres. A veces pienso que cuanto menos intentes influir de forma explícita y más muestres y demuestres de forma implícita, mejor.
Leer es ver con otros ojos, pensar con otra mente.
Y eso siempre suele ser positivo!
Saludos cordiales,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Rosy! Eres muy amable.
Saludos!
Joan

El Gaitero del Cabo La Muerte dijo...

Es verdad que tenemos poco tiempo, pero si encima de eso, cuando tenemos tiempo no encontramos blogs como este, apaga y vamos; a veces tardo dos u ocho días, pero me paso por aquí en cuanto puedo, la mejor entrada siempre está por escribir, como dicen en mi pueblo "Avante Patrón".

Joan Gómez Pallarès dijo...

Si pasas, quuerido Gaitero, y encuentras algo interesante que llevarte al gaznate, yo ya estoy contento!!!
Y por supuesto:; la mejor entrada, el mejor libro siempre estña por escribir...si dejamos de lado a Homero y a Virgilio...
Un abrazo!
Joan

Publicar un comentario en la entrada