28 abril, 2014

Acequión 2013


Todavía recuerdo el comentario de Rafa Bernabé (Viñedos Culturales) a finales de julio, primeros de 2013: "¡estamos vendimiando moscatel en La Mata!" Me sorprendió porque en los viñedos del parque natural de La Mata (en Torrevieja, Alicante), la vendimia es de las primeras de la DO, pero tanto...No sabía yo que Rafa tenía en la cabeza algo como Acequión 2013...Si en Benimaquía. Tinajas podemos beber, oler, zambullirnos casi, en la manera más tradicional de hacer vino tranquilo en La Mata (con tinajas de barro, larga maceración con pieles, levaduras del viñedo y basta), con esa misma moscatel de Alejandría da ahora Rafa un triple salto mortal sin red. Y cae, como siempre desde que yo le bebo los vinos, de pie. Acequión es, por así decirlo, el complemento de Benimaquía. Sin tanto contacto con las pieles (prensa bastante antes), pero con fermentación también en tinajas y la misma filosofía de no añadir nada que el viñedo y la tierra de La Mata en cada añada no ofrezcan, tenemos ahora en la copa, un método ancestral. Una de las mejores y más naturales formas de proteger y conservar un vino es hacer que el CO2, el carbónico que libera la fermentación espontánea del mosto, actúe de forma inmediata y prolongada.

Eso se puede hacer con lo que se llama "método ancestral": el mosto que todavía no se ha convertido del todo en vino, se embotella (con azúcares, pues, que siguen siendo "comidos" por las levaduras del viñedo y convertidos en alcohol). Y en la botella finaliza la fermentación alcohólica conservando normalmente una buena burbuja y, a veces, algo de azúcar. Este Acequión 2013 está seco por completo y ha hecho, además, la fermentación maloláctica en botella. Conserva de forma íntegra y muy atractiva la fuerza y el encanto de la tierra donde se ha hecho la uva, junto con las cualidades de un espumoso: los sabores, los aromas con carbónico y sin más sulfito que el de la fermentación, te llegan con una nitidez enorme. Es un vino de una dualidad que sorprende y enamora: en la nariz, la moscatel de Alejandría se abre y te embriaga como la flor de azahar, como la rosa primera, como la retama. La piel de la uva se percibe al instante y su poder aromático enamora (por lo menos a mí, que soy loco de los moscateles...). En boca, la sequedad del lugar te aprisiona, la salinidad, la acidez, la astringencia y cierta nota caliza te dicen su secreto sin ambages: ¡soy de La Mata, en Torrevieja! Con una hora y un poco de oxígeno, el vino (que para nada se mostró reducido), se abre al brezo, a la mandarina de primavera, a la miel de las abejas que zumban junto al mar cerrado que refresca las cepas. Un vino que, aunque no haya nacido para eso, podrá envejecer muy bien. Un vino, sin duda, que es de placer y que se puede tomar, además, a cualquier hora y en cualquier proceso, pre- o postoperatorio.

12 comentarios:

Jose dijo...

... y de como un elaborador hizo que mirase de otra manera los vinos de una zona 8-)

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tiene mucho mérito eso, Jose, vaya...
Saludos!
Joan

Jose dijo...

Pues la verdad es que sí y más cómo fue. Porque siempre había dicho que no me gustaban los vinos de aquella zona, ni los de Rafa en particular, cosa que también le había dicho a él. Y se empeñó en que probase Los Cipreses de Usaldon... ¡y me puso el gusto patas arriba! 8-)

Saludos,

Jose

Jorge Díez dijo...

Cómo se arreglará el Rafa para caer siempre de pie, con los mortales que hace en el aire con sus vinos. Espero probarlo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Confieso que también en mi caso el punto de inflexión llegó con Los Cipreses de Usaldón, Jose!
Abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Irá sacando este Acequión poco a poco. Jorge. tiene ya unas cuantas botellas degolladas y otras, muchas más, reposando todavía con lías.
Irá experimentando con ellas, pero a la quepuedas, le echas una copa!!!
Joan

sommplanet dijo...

Conozco bien los vinos "convencionales" de Rafa y siempre me han gustado pero el cambio como bien comentáis con "Los Cipreses de Usaldón" es sustancial, me encontré finura y complejidad a la par, envuelto en una nariz delicada. Ahora al leer tus impresiones estoy deseando probar su "Acequión 2013"

Joan Gómez Pallarès dijo...

En efecto, sommplanet, Beryna ha sido desde hace años uno de mis vinos fetiche y valoro mucho lo que representa en el panorama vitivinícola español. Pero la gente evoluciona y lo uno no está reñido con lo otro, por supuesto. Sencillamente, ahora podemos disfrutar de una gama más amplia de vinos de Bernabé Navarro!!! Bien!!!
A ver qué te parece este espumoso cuando puedas echarle un buen trago!
Joan

Cuina Cinc dijo...

Bona nit, Joan,
Et deixo aquest missatge/comentari per fer-te saber que he posat en el post de SJ'14 el teu llibre.
Felicitats, Bona nit i anem seguin,
Abraçada,
fina

Joan Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies, Fina!!! Ara mateix m'ho miro!!!
Petons!
Joan

Cuina Cinc dijo...

Gràcies, Joan,
Gràcies amic, abraçada i petons,
f.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Un plaer, Fina, com sempre, i un orgull, seguir mereixent la teva atenció!
Abraçada,
Joan

Publicar un comentario en la entrada