05 enero, 2014

Viver de Celleristes de la Conca de Barberà


En una vida anterior que, de hecho, ha sucedido hace bien poco, me ocupaba y preocupaba de lo que llamábamos "incubadoras de empresas", "viveros de empresas". Dos palabras usadas por transferencia de significado que tienen intensa relación con la "vida joven que hay que proteger", sea de manera natural o artificial. Cuando las condiciones en "el exterior" son duras, cuando la vida nueva encuentra dificultades para crecer y remontar las corrientes adversas, suele haber una mano amiga que ayuda a que el porcentaje que se lleva M.Darwin (de cualquier proceso de selección natural) sea algo menor. ¿Que estamos jugando un poco a ser Dios? Puede...pero los resultados suelen merecer mucho la pena. Cuando hay convencimiento, cuando hay pasión, cuando hay proyecto, cuando hay ilusión y ganas de emprender, hay que ayudar. Cuanto acabo de describir sucede muy a menudo en cualquier tipo de proyecto de empresa, pero nunca, que yo sepa, había sucedido de forma premeditada y organizada en el mundo del vino. Nuestras empresas nacientes, nuestros proyectos se llaman bodegas.

Aquí nace todo. Y si una zona que quiere crecer y recuperar su tradición (quizá demasiado vinculada a otra DO...), pongamos la Conca de Barberà, territorio y DO, no encuentra la manera de impulsar algunos proyectos jóvenes (no siempre impulsados por personas jóvenes, cierto, pero sí por gente muy ilusionada: y eso es lo que cuenta), está casi muerta y condenada a seguir haciendo lo que venía haciendo: vender uva anónima para que otros hagan sus cosas. No digo que eso sea malo, por favor: todo el mundo tiene la libertad de ganarse la vida con sus manos y con sus cepas como pueda y quiera hacer. Pero sí digo que una zona como la Conca, que tiene una riqueza de viñedos antiguos impresionante; que tiene una variedad de suelos, de climas y de terruños grande; que tiene, además, el tesoro de unas variedades de uva muy identificadas con ella (el trepat, por supuesto; pero también el garrut o el macabeo o la parellada) y, además, tiene un territorio casi incontaminado (aunque sea por efecto de sucesivas crisis industriales y económicas a lo largo del siglo XX)...una zona así tiene casi la obligación moral de encontrar ese camino, ese vivero para que las bodegas jóvenes empiecen a repoblar el territorio con nuevos vinos y nuevas sensibilidades.

La idea primera de Jordi París y Ramon Ribas encontró el apoyo de la DO Conca de Barberà, del Consell Comarcal de la Conca de Barberà, de la Diputación de Tarragona y de los Fondos Europeos necesarios para reconstruir la historia y proyectarla hacia el futuro. Porque eso es el Viver de Celleristes: retomar el edificio y el espíritu de la Societat Cooperativa Agrícola de Barberà de la Conca y darles forma. Espacios reformados en 2007 y finalmente rematados por una segunda nave en 2011. Capacidad para albergar a ocho jóvenes bodegas que no tenían ni posibilidad ni capacidad de instalarse por su cuenta. Contrato por seis años (no estrictos). ¡Y a trabajar! Hay espacios comunes para entrar la uva, para seleccionar, para embotellar, para analizar, para envejecer el vino, para conservar las botellas, pero cada cual tiene, además, su propio espacio interior, no sólo físico...Porque lo más atractivo y apasionante, que pude comprobar cuando estuve, es que la gente, los impulsores de cada proyecto, tienen sus ideas, su formación, su experiencia, su camino hacia el tipo de vino que llevan en la cabeza (o que no llevan y todavía buscan: hay gente maravillosamente joven allí). Pero además, todos comparten experiencias, conocimiento, técnicas y sensibilidades. Cada bodega (ahora mismo están a tope de capacidad y creo que con lista de espera: ¿no es genial?) va a lo suyo pero cuando estuvimos catando y conociendo la realidad de la cosecha del 2013 (y algunas botellas muy interesantes del 2011 y el 2012), lo hicimos todos juntos, probando todo de todos e intercambiando impresiones de una forma abierta y sincera.

Me fui con una gratísima impresión. Es un proyecto que nace de una apuesta tremenda de los responsables de la zona por su futuro y que está funcionando. ¿La mejor prueba? La "tasa de bajas" es mínima y ya hay una bodega que se ha instalado por su cuenta fuera del Viver y que hace vinos que me encantan. Y, vaya, que en este post no toca personalizar, pero probé cosas allí dentro que me gustaron mucho. Y vi actitudes y maneras de trabajar en el campo y en la bodega que van a calar en el territorio. Y todo esto es muy bueno. Por el ejemplo que están dando a otras zonas vitivinícolas que quieran hacer una apuesta de futuro a partir de una realidad de viñedos y terruños importante, aunque quizá algo perdida en su historia. Y porque, y en el fondo esto es lo más importante, algunos de los vinos que están saliendo ya del Viver de Celleristes son interesantes y atractivas realidades que nos proyectan a un futuro mucho mejor. Vayan ustedes y compruébenlo. Sé que lo agradecerán. Por mi parte, les digo que con esa visita, con lo que sucedió ese día y con lo mucho que aprendí de esos emprendedores del vino, me hice un estupendo regalo anticipado de Reyes.

12 comentarios:

Jorge Díez dijo...

Buena iniciativa. Podrían tomar ejemplo en otras partes. Si no, que le pregunten a Nicolás Marcos las maniobras que tiene que hacer aquí.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Creo que es una muy buena iniciativa, Jorge. Siempre hemos visto, bien en cooperativas que cedían una pequeña parte de su espacio, bien en bodegas de amigos para amigos, que quien quiere hacer vino acaba encontrando un hueco, pero esta forma es más civilizada y permite a la gente que participa en ella sentirse mucho mejor, más en su sitio, aunque sepan que no es para siempre. Creo, además, que sí, que algunos han tomado nota y que alguna iniciativa parecida hay en marcha...No en Cangas del Narcea, por cierto...
Saludos y que este 2014, con sus Epifanía ya mediada, te sea propicio!
Joan

Jorge Díez dijo...

Gracias, Joan. Lo mismo deseo yo, que este año recién iniciado sea favorable a tus propósitos.
Salud.

Pedro Balda dijo...

Hace unos años premiaron a un participante de un taller de ideas en la Universidad de La Rioja con una cámara de fotos tras presentar una propuesta muy similar. Me alegra el alma ver que aquella idea se ha materializado y espero que “cunda ejemplo” y la podamos ver en otras muchas regiones vitícolas. Es muy ilusionante ver cómo viñedos singulares e interesantes que antes quedaban diluidos entre los enormes depósitos de bodegas y cooperativas pueden salir a la luz para hacernos disfrutar… aunque hayan estado esperando ahí casi un siglo en muchas ocasiones! Salud y Feliz 2014!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Pedro, qué alegría leerte por aquí! Qué bonito regalo de Reyes! Lo del Viver de Barberà de la Conca funciona desde 2007, supongo que por ahí andaría ese concurso de ideas de la Universidad de La Rioja. Comentaron que alguna otra DO estaba en el asunto también, así que la cosa creo que irá avanzando poco a poco. Es una buena idea, realmente, para gente con muchas ganas y quizá pocos recursos y ayuda. El patrimonio de viñedos de la Conca de Barberà impresiona, aunque es uno de los grandes desconocidos (todavía) de Catalunya: mucho viñedo trabaja en cooperativa o bien para la DO Cava. Pero también hay mucha gente con ganas de dar a conocer ese patrimonio y de hacer vino en la tierra. Y seguirán saliendo cosas interesantes: lo tengo claro. La tradición de Poblet sigue en esta tierra privilegiada y vamos a seguirla con atención!
Salud, amigo mío, mucha para el 2014 y muchas cosas buenas para ti, para tu familia y para tus (nuestros) queridos vecinos!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Vamos construyendo día a día. Jorge. Y sin mirar atrás. Y veremos dónde nos lleva!
Un abrazo,
Joan

sommplanet dijo...

Cuanta falta nos hace una iniciativa de este tipo en la zona de Alicante. Mientras seguiremos en nuestros garajes...

Joan Gómez Pallarès dijo...

Es una cuestión de voluntades, Sommplanet! Si el motor básico, que es la DO, lo ve claro, no hay más que buscar un buen edficio y un par de espónsores.
Vamos a pegarles caña, a ver si despiertan!!!
Aunque, vamos, de los garajes tampoco renegaba yo...que cosas bien buenas he probado yo en ellos!
Pero sí, hay maneras mejores de trabajar...
Salut!
Joan

Pedro Balda dijo...

Querido Joan, mis mejores deseos para ti tb!!! Ese alumno era un humilde viticultor de San Vicente... y fue hacia el 2010...! ;P
Por lo visto, no era una novedad, viendo ahora que tres años atrás ya estaba en marcha aquella idea...!!!
Muy ilustrativo leerte, siempre nos enseñas algo...
Salud y a seguir contándonos las novedades del 2014 con tanta ilusión!
Un fuerte abrazo,
Pedro

Joan Gómez Pallarès dijo...

Lo mejor de todo, querido Pedro, es que yo no soy más que transmisor! Sin vosotros y vuestro trabajo mi vida alrededor del vino no tendría el menor sentido. Alguien lo escribió hace muchos muchos años: gente dedicada a alimentar su vientre y a dormir...así era yo. Vosotros y vuestro trabajo me habéis despertado en estos últimos años.
A seguir así todos, vosotros y yo!
Un fuerte abrazo!
Joan

malVIatge dijo...

Bon dia, Joan

Fa tot just uns mesos que també hi vàrem ser (i en parlarem aviat en el bloc). Però transmets sensació per sensació tot el que vàrem viure al llarg de la visita. L'hospitalitat de la Mariona i l'Albert (Succés) va ser de l'alçada de l'il.lusió que hi ha dins d'aquelles velles parets (i tant plenes d'història) de la cooperativa de Barberà de la Conca.

Tant debò aquest exemple es multiplica pel nostre territori...

Una forta abraçada

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bon dia, amics de malVIatge! M'alegra que coincidim! D'altra banda, no em sembla difícil perquè crec que tothom qui s'estimi el vi i entro al Viver de celleristes de la Conca de Barberà, li agradin més o menys els vins que tasti (i consti que hi ha no poques coses molt interessants!), sentirà la passió i les ganes de la gent per revifar la comarca, per fer vins en ella i per aportar la seva manera d'entendre els raïms: és genial veure com no n'hi ha dos que facin les coses de la mateixa manera!
És un exemple a seguir, sens dubte.
Abraçada i salut!
Joan

Publicar un comentario