31 enero, 2014

Las horas de invierno en Cal Compte


Anna, Joaquín (Cal Compte) y yo queremos escribir un pequeño libro de horas a lo largo de las cuatro estaciones del año. Cada estación, en el Priorat o allí donde esté tu viñedo preferido, encuentra su lugar y su momento para explicar historias. Teníamos claro que las mejores horas del invierno suceden alrededor del hogar. Y cuando les propuse la idea, tenía en la cabeza contar un poco cómo había sucedido el renacimiento de la comarca de la mano de uno de sus protagonistas.

Llevaba en el corazón las imágenes de la inauguración (en los Museos Vaticanos) de la exposición de su 500 aniversario: ni más ni menos que su obra más emblemática era la protagonista. No sólo porque sea la más atractiva y cautivadora. También porque con ella Julio II inauguró la colección arqueológica del Vaticano. Pero sobre todo porque la historia de su descubrimiento, la de la inspiración que tuvieron quienes la hicieron y la de quien escribió el texto que les sirvió para esa inspiración, me llevaban, sin remedio, a relacionar todo eso con el Priorat y su historia contemporánea.

René Barbier (Clos Mogador) aceptó entusiasmado, como hace él todas las cosas. Cada vez le gusta más sentirse involucrado en más proyectos. Y sus ojillos nos dijeron que empezar éste, cerca del hogar de Cal Compte y mientras bebemos alguno de sus vinos (los que él elija, los que él considere más atractivos para explicar su participación en el renacimiento del Priorat), le gusta: cómo el conocimiento del pasado, de cómo y por qué sucedieron las cosas, nos da claves para entender nuestro presente y entrever un camino de futuro. De Virgilio a Petronio, de Plinio el Viejo a Julio II, de Miguel Ángel y Felice de Fredis a René Barbier. Junto a las brasas y con un buen vino, sentiremos de nuevo cómo Laoocohontis diuinum quod in Vaticanum cernis fere respirans simulacrum, "la estatua de Laocoonte, que ves en el Vaticano, parece casi respirar". Y cómo nació Roma. Y cómo renació el Priorat.

6 comentarios:

Anna dijo...

Será una noche memorable. Ya hemos diseñado la cena y René va pensando los vinos que traerá.
Que seria la vida sin esos pequeños grandes momentos? Gracias Joan por ser tan genial!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

De genial, nada, Anna...Lo único que tengo yo es haber visto y leído y poder relacionar las cosas...Y lo que sí es bien cierto es que será un día estupendo!!!

sommplanet dijo...

Me parece una actividad estupenda, lastima que me pille tan lejos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sí, es una pena, sommplanet...en el Priorat están sucediendo cosas alrededor del vino, no sólo con el vino como protagonista único, y creo que esto también es bueno para todos.
A ver qué tal se da!
Joan

Mariano dijo...

Qué gran idea malditos. Historia, vino, chimenea, emoción... no puede salir mal. Sin duda será una noche inolvidable, y odioso no poder estar.

Un abrazo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bonito, ¿verdad? Espero que la cosa salga bien y podamos escribir, con sol y flores en el viñedo, las horas de la primavera! pero estas de la melancolía del frío junto a la lumbre prometen, sí! Y Con René Barbier...qué lujazo!!!
Un abrazo, mariano!
Joan

Publicar un comentario en la entrada