21 diciembre, 2013

El porqué de un blog

sobre vinos que lleva más de siete años de vida, casi 1200 entradas, más de 13 mil comentarios (contestados) y casi 900 mil lectores desde hace cuatro años.

1. A la gente no le gusta leer textos largos en una pantalla.
2. Aquello que más apreciaba en un blog ni tan siquiera puedo ya hacerlo con los que sigo: la interacción, el comentario. Cada vez se da menos este intercambio libre de opiniones. Esto provoca cierta frustración pero es así. Ha dejado de ser una característica fundamental del blog.
3. La gente busca el titular, la noticia breve, el formato columna, la información más concisa que le oriente en su consumo antes que la documentación profunda o la investigación atenta.
4. Parece ser que la gente aprecia más el formato de texto breve a través de Twitter o el formato de impresión breve (foto) a través de Instagram.
5. Puede que me equivoque, pero Twitter e Instagram (todavía no he aprendido a crear contenidos específicos para Facebook aunque lo intento de vez en cuando) son casi por completo opacos a los buscadores. Cuando busco información sobre un vino o un productor, nunca me sale lo publicado en Twitter o Instagram.
6. En cambio, la indexación y las etiquetas son visibles a través de Blogger (o el programa que sea) en todo el mundo. Puede que la gente no tengamos tiempo de comentar posts, pero cuando buscamos información sobre un vino concreto, lo publicado en formato blog es visible y sale.

7. En este sentido, pues, aquello que uno comparte sobre lo bebido y comido con el resto del mundo sigue siendo útil e interesante a todos si se publica en formato blog.
8. La calidad de los textos, de la compaginación con las fotos, junto con la posibilidad de no tener que pensar "140" o "118", sigue siendo un atractivo de los blogs.
9. Los blogs van a la baja porque la cultura digital se orienta hacia otros formatos de comunicación, pero la información contrastada y nueva que ofrecen sigue siendo valiosa, aunque accedan a ella menos lectores que antes.
10. Conclusión: hay que comunicar de forma más concisa sin perder la identidad y cualidades que el blog ofrece. Hay que seguir ofreciendo buenas imágenes y hay que dar información valiosa. Ya no vale eso de "blog = mi diario de consumición" y es bueno porque lo escribo yo.
11. El blog se ha convertido en un medio de comunicación como otro cualquiera, que tiene que ofrecer información que dé algún valor añadido al lector.  Si encuentra el camino para hacerlo, sobrevivirá. Si no, morirá.
12. Para mí los valores añadidos siguen siendo por lo menos tres: tu texto tiene que ser más breve, quizá, pero siempre lo más cuidado posible. Tu texto, sin mirar número de caracteres, tiene que dar volumen y palabra a los vinos que bebas. Tiene que transmitir aromas, sabores y texturas. No conozco a nadie que sea capaz de hacer eso en Twitter o Instagram. Tus imágenes tienen que tener la misma calidad que tu texto. Y, ya para acabar, aquello que se publica en formato blog es visible y, por lo tanto, detectable y útil a una cantidad mucho mayor de gente que lo que publicas en Twitter o Instagram. Por supuesto, hablo de mi experiencia y del rastro que de ella puedo seguir en la red. Twitter e Instagram son impulso que va hacia el agujero negro digital. Blogger es texto reposado, más accesible y recuperable por cualquier persona que busca información gratuita y contrastada sobre un vino o una bodega.

¡Seguimos!

20 comentarios:

Jose dijo...

Hola Joan,
del uno al cinco no estoy de acuerdo en nada. De ahí en adelante, pues con algunas cosas.

¿Quién dicta esos guiones? Pues eso. Comunicar y decir del modo que consideres. ¿Largo? ¿corto? ¡Cómo quieras! Se puede expresar en medio teletipo lo que se quiera decir, ya que hay veces que tampoco hay mucho que aportar utilizando más palabras. En otras ocasiones con tres mil palabras, no llegan.

En lugar de plegarnos a los medios, moldeemoslos a nuestro antojo. Si nos dan papel pautado, ¡pues escribamos por el otro lado! Y no dejemos de lado el que una palabra pueda valer más que mil imágenes.

Abrazotes.

Jose

João Pedro Carvalho dijo...

clap clap :)

Joan Gómez Pallarès dijo...

Un desastre de esos de la informática, Jose...me tiro media hora escribiendo una respuesta tu comentario y el programa se la come y me es imposible recuperarla...
No sé ni cómo resumir mi propuesta, al hilo de lo que escribías.
Puede que sea más sencillo de lo que llevaba tanto rato escribiendo:
1. En efecto, a gente como nosotros, nadie nos dicta ni qué, ni cómo, ni por qué ni para qué. Hacemos lo que nos parece mejor y ya está.
2. Hace unos años, me bastaba con que el blog me diera ratos buenos a mí. Listos, Con eso tenía suficiente. Incluso me daba igual si eran 50, 500 ó 5000 los lectores. Ahora, todo lo que me ha pasado en los últimos meses con el blog, con el libro, con las muchas charlas que he tenido, me lleva a otro sitio. Me hace pensar y reflexionar sobre por qué sigo escribiendo el cuaderno. Es una evolución mía, sin más...cambiamos y vamos viendo las cosas de forma distinta: ahora no me basta con pasarlo bien y explicarlo. Sigo queriendo cuidar el qué y el cómo, sigo pensando siempre (así lo digo al final del post) que la palabra escrita es lo primero y la imagen ofrecida lo segundo. Pero quiero ser útil, y quiero serlo a cuanta más gente mejor.
3., Por eso me hago en voz alta esa reflexión: lo que escribo será recibido mejor si explico las cosas de una forma más sucinta? No lo sé, claro, y eso tampoco será impedimento para que, si me apetece, publique también posts de otro tipo. Pero quiero intentarlo.
Muchas gracias, como siempre, por hacer que tus palabras me hagan repensar las cosas. Pero mi reflexión final es clara: nadie, ningún medio, me dice cómo tengo que intentar hacer las cosas. Somos nosotros mismos quienes, con nuestras antenas y nuestra percepción, vamos cambiando. Si me hubiera quedado (hablo, claro, de mi experiencia personal) en la fase de "me basta y sobra con tener yo buenos momentos", estoy seguro que este blog hubiera muerto hace ya un par de años por lo menos. Si sigo es porque veo que puedo ser útil, no sólo a mi propia felicidad (que no es poca renta, caramba!) sino a la de mucha otra gente. Felicidad, utilidad, información, opinión, etc. Para conseguir eso, y nadie me obliga a ello, quiero adaptarme un poco a lo que entiendo yo la gente busca.
Por supuesto, sin renunciar a mis esencias, a lo que soy y pienso, a lo que me gusta, a cómo escribo. Pero intentando pensar un poco, también, en quien puede leer esto.
Un abrazo!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Mouto obrigado, Joao!
Joan

Nos Gusta el Vino dijo...

Hola Joan, estic dacord en algunes afirmacions, pero en altres...crec que s'han d'intentar utilitzar tots els medis disponibles.
El que si que et dic, que si vols algún dia t'ofereixo ajudar-te en els dubtes que tinguis en noves tecnologies si vols, jo apart del vi em dedico a això i no tinc problemes en fer-ho si et ve de gust, segur que els dos aprenem coses i vivim uns bons moments com els que parles a l'artícle.

Tu diràs, una salutació:
xavi valls
Www.nosgustaelvino.com

Joan Gómez Pallarès dijo...

Doncs moltes gràcies, Xavi! Però els dubtes que tinc sòn més aviat de continguts i no pas de continents. Vull dir que ja entenc per a què puc fer servir twitter, per a què Instagram i per a què el bloc, en l'evolució que comento en aquest post. De Facebook, ara per ara, passo molt... I que el que em grinyola més, ara per ara, és com connectar amb una part de la gent que, crec, llegeix poc i llarg en pantalla...
Moltes gràcies i una salutació!
Joan

Nos Gusta el Vino dijo...

Complicat Joan, a la gent li costa molt escriure, en el fons tots som egoistes, busquem informació i un cop la tenim tanquem la web, pots donar gracies si s'estan mes d'un minut a la web. Pensa que tu et "queixes" dels 13.000 comentaris, com si fos poca cosa, pero t'asseguro que es moltíssim i pots donar gracies, per que per exemple a Nos Gusta el Vino en 5 anys no arribem ni als 1000, i també he escrit prop de 1100 articles.
Fer que la gent "perdi" el seu temps en escriure es el més difícil d'un bloc i el que més valor té.
Tot i això, si algun cop necessites algun tipus d'ajuda en aquest sentit no dubtis en dir-m'ho, entre nosaltres ens hem d'ajudar.

Saluts!

SIBARITASTUR dijo...

Joan, lo primero, gracias por estar ahí.
A mi la primera me parece fundamental. Cuando veo un texto muy largo generalmente paso de leer o lo hago por encima. Hay muchos blogs que leer, mucho que ver en twitter y son muchas horas, si fueran remuneradas jejejeje.
Como ya te he dicho alguna vez, un blog es como la casa de uno, está decorada y es así con todas sus virtudes y sus fallos, no tenemos por qué saber de decoración pero si tener buen gusto, cada uno el suyo. La puerta está abierta, que entre quien quiera y el/la que no, que se quede fuera.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Home. Xavi, tampoc no voldria donar la imatge que em queixo...no és ben bé això. ÉS que constato l'evolució d'un instrument que neix pel diàleg pur i dur a partir d'un text més o menys reposat (el bloc) i acaba sent més aviat un repositori còmode de dades més o menys ben endreçades i útils. Aquest segon aspecte ja em sembla bé, per això segueixo, però és cert que el primer és una mica el que va fer néixer els blocs i el que els separava d'altres mitjans:. Les "cartes al director", per dir-ho d'una altra manera, són contestades immediatament i la comunicació és bidireccional.
Això cada vegada passa menys, amb mi i amb tothom, crec...
I moltes gràcies de nou pel teu oferiment d'ajut!
Salut,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Esa imagen de la puerta abierta para quien quiera pasar al interior es bonita, Jorge. Y bien cierta. En cuanto a los textos, siempre depende de los formatos. Lo que decía tiene que ver con aquello que uno lee en la pantalla de este ordenador (hay otros tipos de pantalla que permiten otros tipos de lectura) y con el tiempo que está en el bloc. Es lo que apuntaba com acierto Xavi. Si la media de estancia en este bloc (que es una de las cosas que las estadísticas someras que manejo me puede decir) es de menos de un minuto y medio, ¿qué va a leer la gente en ese tiempo...?
Mi reflexión entraba un poco ahí también. Quizás textos algo más cortos pero que den la información siempre necesaria para que el lector se haga una idea clara de lo que he comido y bebido y si me ha gustado o no, hará que más gente vuelva a acercarse a este formato.
Y permitirá, además, que tú te quedes!!! (es broma, eh!?, con complicidad!).
Saludos,
Joan

Julio Romero Tera dijo...

Depresión postparto? No hay problema el blog crecerá sano y fuerte. Las dudas siempre son positivas, nuevas posiciones del observador aportan nuevos datos y ayudan a elaborar teorías más sólidas. El problema es posible que sea el receptor y no el medio. Ya sea una epopeya, un soneto, o un haiku, si no hay complicidad, o no se conocen los códigos, no habrá feedback. Quizá una mínima estructura argumental que conecte con el imaginario no quimérico del lector, Ayude en esa complicidad. Además el lector siempre debe sentirse beneficiado, recompensado, independientemente del nivel de connaisseur. Vivimos una sobreexposición a todo tipo de información y conocimiento, y eso en ocasiones nos hace ser superficiales y hacer malas elecciones. Y por último, la cultura visual está sobrevalorada, prefiero la imaginación.
Saludos,
Julio

Jose dijo...

Hola a todos,
en mi caso creo que se nota que no estoy de acuerdo con Jorge (Sib). Creo que más o menos todos con los que de uno u otro modo he interactuado en algún momento sabéis que eso de ser políticamente correcto no lo suelo usar y que más bien intento ser, de modo voluntario, directo en casi todo.

Esa frase cacareada de que todo el mundo tiene algo interesante que decir me parece una mentira más de las muchas que se oyen. Pues no señores, hay a quienes no se les puede conceder ni un segundo de nuestra vida. No lo ameritan y tenemos mejores cosas que hacer, como emparejar calcetines.

¿Qué quiero decir con esto? Pues que con Joan, a mi, me sucede lo contrario. No quiero mensajes cortos, pulsos de lo esencial. Tic-tac. Una palabra en cada toque de segundero hasta las 60 que tiene un minuto. No. Creo que tiene tanto que contar que quiero posts largos, enormes, eternos... que nos inunde de palabras para comprender, para apre(h)nder.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tienes razón en todo lo que comentas, Julio. Hay dos maneras de plantearse la escritura: escribe uno para sí mismo y, entonces, todo lo que he escrito en el post no tiene sentido alguno. Escribe uno pensando que alguien va a querer leer sus escritos y va a querer sacar algo de ellos., No hay discusión a ese debate porque se trata de una decisión muy íntima de quien escribe.
Yo pasé no pocos años buscando locamente a un lector, hasta que me harté. Pasé después unos pocos más haciendo lo que me apetecía, sin más. Y terminé, ahí estamos ahora, en una síntesis en que no renuncio a hacer lo que me apetece porque creo que gusta a algunos y sirve a otros. Siempre tiene que primar mi propio interés, para bien o para mal: si no me gusta lo que hago, estoy frito...
Pero al constatar que la gente, poco o mucho, se aleja de los blogs, quiero intentar hacer algo que atraiga un poco más. Si no lo consigo, por supuesto me quedaré conmigo mismo y con los amigos (conocidos o no) que comparten mis gustos y manera de escribir las cosas pasando sus ratitos aquí.
Por último también: la cultura visual más importante que practico en esye blog es la palabra escrita. Mi mayor ambición es que la parte visual de los vinos quede suficientemente clara al lector gracias a mis palabras. Las imágenes acompañan y son necesarias, en mi opinión, en el tipo de blog que más me gusta.
Pero lo fundamental, lo esencial, aquello que da 3D a este blog, es que yo tenga capacidad para dar volúmenes y formas a los vinos que bebo y las comidas que como. Con la palabra, por supuesto. Ahí está el quid de la cuestión.
Saludos y muchas gracias por tu comentario!
Joan

Mariano dijo...

Con el tiempo voy afirmando mi creencia de que el blog es un medio en permanente revisión, en definitiva, siempre en crisis. Pero sobre su desaparición, al igual que del silencio, hablar de ello es negarlo.

No descarto que llegue un día en el que haya tantos lectores como blogueros.

Yo escribo para compartir, y ello supone que para ser leído. Enviar un mensaje sin receptor tiene tanto sentido como no escuchar nada. Que sean 50, 500 o 5.000 ya me importa menos, por eso muchos podemos saltar de lo conciso al tostón de un día para otro, pero coincido en que, al peso -que así miden los ojos- más de cinco párrafos de un palmo sólo se los leen aquellos que disfrutan de mucho tiempo libre y pocas cosas mejores que hacer.

Supongo que de cada uno depende cómo gestionar esto.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Joan de tu blog,no sólo he disfrutado de vinos,y bodegas,desde otro punto de vistatambién me has permitido conocer libros,paisajes,,,,Como dice la canción.....Maneras de vivir.

Un abrazo,y mucho animo.

Paco P.

Toni dijo...

Yo lo resumo en una frase: si leen mi blog bien, si no, qué se le va a hacer.
Y leer, se lee. Todavía hace poco un post reciente ha tenido hasta 1600 lecturas, muy superior la media, pero la gente no sé por qué, no comenta como hace unos años.

Y en lo de las búsquedas es verdad. Cuando busco algo sobre un vino o un restaurante, ahí están los blogs. Facebook aparece mucho menos y Twitter casi nada.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Jose,
estoy de acuerdo contigo en que hay gente que no tiene nada que ofrecer. Una cosa es la educación y otra otorgar a alguien que no lo merece una atención excesiva. Yo hago lo primero pero no lo segundo.
En cuanto a lo otro, pues lo comentaba en privado hace un rato a un amigo que hace un vino estupendo, en Euskadi: vienen ahora quince días felices en que tendré tiempo para hacer las cosas como a mí me gustan, tiempo para pensar, tiempo para escribir, tiempo para que las palabras fluyan cuando quieran.
Por desgracia, no han sido así estos últimos meses...
Pero seguiré en la brecha, por supuesto.
Abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Al final acaba uno pensando, Mariano, que cada lectura encuentra a sus lectores, aquellos que más encajan con lo que quien escribe quiere decir. Por lo tanto, es imprescindible (como siempre, por otra parte) que quien escribe tenga algo que decir! Parece de Perogrullo pero no lo es...Y enlaza con lo que comentaba Jose: no es tan fácil tener algo que contar. saber cómo hacerlo ya es la repanocha...
En fin, acaba uno pensando que lo más importante es hacer lo que realmente te apetece y que te sientas bien con el resultado. Y cuanta más gente se sienta atraída mejor, pero no es el objetivo gustar. El objetivo tiene que ser gustarse, con perdón.
Un abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Estamos de acuerdo con algunos de esos síntomas, Toni., Qué significan o cómo utilizamos esa interpretación, ya es otro asunto. Se comenta menos, se lee más rápido, el blog es más accesible por los buscadores que los otros medios de redes sociales. Si la gente usara siempre (y yo soy el primero que no lo hace porque no entiendo el sistema en Twitter o Instagram) el sistema de las etiquetas, igual uno se hacía más visible, pero por ahora no es así.
En fin...seguiremos dand la lata desde blogger e intentado concentrar otro tipo de mensajes en Twitter o Instagram. Pero tengo claro que la "chicha" va al blog!
Saludos y gracias!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchísimas gracias, Paco P., por tu comentario. Voy a seguir disfrutando de lo que como y bebo, como siempre, y a seguir contándolo siempre que crea que merece la pena!
Saludos!
Joan

Publicar un comentario