28 noviembre, 2013

Dos muertos y un resfriado

dan para mucho, si todo sucede en cuatro días. Uno de los muertos era amigo íntimo y, aunque persona ya algo mayor y enferma desde hacía años, la relación que manteníamos deja un hueco que, sin más, ahí quedará, no se puede rellenar. El segundo muerto era, no puedo decir otra cosa, una buena persona y todos pensábamos que lo era. Su hueco es de otro tipo para mí, pero su ejemplo y las cosas que hoy se han dicho de él, me hacen pensar: hay que intentar hacer siempre el bien tanto como huir de hablar mal de las personas o prejuzgarlas en función de gustos propios.  Oye, Joan, ¿pero esto no es un cuaderno sobre vinos y comidas? ¿Qué haces divagando sobre cosas que no tienen nada que ver? Es sencillo: los Romanos nos lo cuentan precisamente desde sus tumbas: 1. Pásalo lo mejor que puedas porque acabarás viniendo donde todos (los muertos) ya estamos. 2, y como consecuencia de 1 y aplicable sólo a los que estamos en el asunto del vino por vocación y pasión, no por negocio o mercadeo: Come bien, bebe mejor, diviértete cuanto puedas, porque acabarás viniendo a nosotros. Horacio, siempre Horacio, lo resume mejor que nadie: cuando te encuentras ante situaciones como las que yo he vivido esta semana (pero todos vivimos con frecuencia), no queda otra que fijar el horizonte de expectativas en la hora siguiente, como mucho, pensar que en la sencillez de las cosas se encuentran la elegancia y la belleza supremas y aprender, cada día más y mejor, a compartir las cosas bonitas que te suceden. Sin perjudicar a nadie. Intentando beneficiar a quien puedas. Sin más objetivo que ése. Sin esperar nada a cambio.

El resfriado...afonía, catarro, falta de sintonía con lo que comes y bebes porque tus sentidos no están para alegrías...la cruz de los que amamos comer y beber bien. Empecé con él en el primer entierro, siguió el bruto trabajando un par de días y cuando, a mitad de semana, planteamos una cata que prometía mucho, yo ya no estaba en forma. Y ahora lo noto, lo veo y lo entiendo. No me gustaba nada, nada me parecía bien. Puede que, en parte, fuera culpa de los vinos (no pocos pensaban como yo) , pero otra parte, sin duda, fue debida al factor humano. A cómo me sentía yo y cómo percibía yo las cosas. Y esa sensación, de cata frustrada y de mal estado personal, junto con una conversación sobre cómo vemos y sentimos cada persona aquello que comemos y bebemos en función de nuestra  propia experiencia, me llevó a una segunda pequeña reflexión sobre qué hago yo ahora mismo en este cuaderno de vinos, para qué, para quién, por qué lo hago. No, por favor, Joan...¿No habíamos quedado hace ya por lo menos dos años que nunca jamás escribirías otra metarreflexión bloguera? Menudo peñazo...Pues sí, es cierto, pero he sentido la necesidad hoy mismo y ahí va, no me privo de ella. Por qué. ¿Sigo queriendo compartir experiencias con quién quiera leerlas? Sí. Para qué. ¿Te sigue gustando que la inmensa mayoría de lectores anónimos puedan tener información para disfrutar de buenos momentos parecidos a los que tú vives? Sí. Para quién. ¿No te estás desviando un poco de uno de tus objetivos claros: que los vinos de los que hablaras pudieran comprarse y beberse con cierta facilidad?

Aquí topo con una piedra. Porque de la conversación que tuve me quedó claro que algunos de los vinos que salen aquí no son fáciles de encontrar. Que la gente lee, la gente tiene ganas de beber esto o aquello quizá porque ha encontrado la referencia en este cuaderno y, en fin, la distribución no es mi fuerte y las cosas no siempre se encuentran en la tienda de la esquina...No debo olvidar mis principios y siempre tengo que decir cómo y dónde he conseguido este o aquél vino. O quizá, también, husmear en internet y proponer a los lectores de este cuaderno dónde encontrar (sin moverse de casa y usando la red) los vinos de los que hablo. Qué hago. Hay momentos en que ya no lo sé. Tengo que volver a recordarme que escribo por placer, porque me gusta. Y si tengo días y momentos en que no me apetece hacerlo o no tengo nada que decir, pues no escribo. ¿No habíamos quedado en eso, Joan? No lo olvides, pues. Compartir es un placer, explicar y que la gente pueda llegar a disfrutar con algo que propones, también. ¿Por qué te preocupas, pues, si sabes que alguien se beneficia de tu esfuerzo sin, presuntamente, sacar tú nada a cambio? Último grave error, Joan, a evitar y para tener siempre bien presente: tú siempre sacas algo a cambio de lo que escribes. Los buenos vinos que bebes, los buenos ratos que compartes con los amigos. Y lo más importante: las personas que hacen el vino en sus tierras y cada cual a su manera. Tienes que recordar, amigo: te gustará más esto que aquello pero conviene ser respetuoso con todos los que se ganan la vida con el vino. Con todos. Las personas estamos al principio y al final de todo y seguimos siendo la medida de todas las cosas, también en el viñedo y en la bodega. Esfuérzate por conocerlas y por respetarlas. Habla de lo que quieras, defiende incluso tus puntos de vista, pero no pierdas de vista que, al final, siempre estamos hablando de lo mismo. Personas. Son lo más importante: las que se fueron. Las que seguimos. Historias de personas, historias de vinos. Ahí estamos. Seguimos pensando lo mismo. Aquí seguiremos. Sin olvidar por qué, para qué, para quién, qué.

Vaya, hombre:  ¿te acaba de salir un post sin foto ni ilustración? ¿Pero no habías dicho también que una de las cosas más importantes de un blog era la buena compaginación de texto e imagen? Pues mira, hoy ha salido así. Y si al jefe de redacción no le sabe muy mal, así se publicará.

20 comentarios:

Alejandro Cañizares dijo...

Artículo interesante, gracias por la publicación.

Lisbeth See dijo...

Bravo por el jefe de redacción!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Graciasa ti por leerlo, Alejandro!
Saludos
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Le doy recuerdos y le transmito tus palabras, Lisbeth See...todavía no ha llegado a la redacción. Vive como un pachá, el tipo!
Joan

Jose dijo...

Lamento tus pérdidos Joan.

Cada cuál y cada quién escoge en su camino como conducirse en la vida, pero que le recuerden a uno como buena persona debiera ser el punto inicial para el recuerdo de todos y cada uno de nosotros cuando ya no estemos. Como en otras ocasiones hemos hablado, en esta tu casa, espero que cuando me vaya la cosa vaya en plan despedida irlandesa. Que alguna lágrima pueda haber, pero también que rían con el recuerdo, que coman y beban.
Prácticamente todo lo que nos rodea es vano y accesorio. Sobra. Casi todo menos la felicidad, risa y sonrisa que podamos tener y dar a otros. Eso y la comida y la bebida, claro... ;-)

De lo que comentas en relación a los vinos que aparecen en el blog, es algo de grano fino, me parece. Tu circunstancia es una, la mía es otra. Esto es, en tu entorno hay disponibles unos vinos, en el mío hay otros y lo que a ti te resulta fácil de beber a mi me puede resultar inencontrable y viceversa.
En ocasiones, cuando me preguntan por vinos a beber, con buen precio y todos los etcéteras intento tener presente la circunstancia de la persona que me pregunta y no la mía. Para mi no tiene nada raro gastarme más de (ejem) 6 EUR en un vino o pedirlo por Internet. Para otras personas lo normal es comprarlo en el supermercado junto al papel higiénico y el "monyor" ;-)
Todo esto, en cualquier caso, no obsta para que el tono en tu blog sea el que consideres. Hay un océano de vino que merece ser descubierto y contado... ¡y alguien tiene que hacerlo! El cómo encontrarlos es la historia detrás de cada historia...

Saludos,

Jose

Fredi Bassal dijo...

Pues yo reconozco que me he animado a escribir mi pequeño blog de vinos por influencia tuya. Tus vinos no son fáciles de encontrar pero tengo la suerte de disponer de un buen canal y cada vez que publicas un vino hago todo lo posible por encontrarlo (aunque no coincido siempre contigo ;-) ).
Todos hacemos valoraciones subjetivas en parte, es imposible ser 100% objetivo. cuando tienes un mal día, va a influenciar en tu criterio de valoración del día, no sólo de los vinos que cates. ¿Y cuando un vino y un momento te sobrepasan? madre mía que ilusión escribir y compartirlo, con anónimos, con amigos, con el mundo, como si lo fueses gritando como un loco por las calles mientras llueve y tu, sin cobijo de paraguas o chubasquero, como un loco.
Todo tiene sentido, se lo das tú; las cosas pierden sentido cuando dejas de dárselo, no existe nada que tenga sentido por sí mismo.
Un saludo y muchos ánimos !!!

Anónimo dijo...

Hola Joan
Sóc en Jordi Montoliu, et sona? Fill de la Josefina i Josep Mª…potser l’últim cop que ens van veure va ser en una sardinada a primera hora del matí després de l’obligat bany al mar, te’n recordes? Bé, encara de forma molt amateur, el bon menjar i el bon beure m’ha acostat al teu blog, que és una delicia en redacció, experiències i en com ho transmets…. Fliparàs si et dic que em va copçar les cites que vas explicar de “La Vida Simple”, que ja l’he llegit en francés, bastant més complicat…I que dir-te del soparet que em vaig gastar al “Compartir”?... I quina casualitat que estiggui fent un curs de cata amb amb qui vas estar fa uns dies al mesdvi..En fi, només felicitar-te pel blog, animar-te a que el refredat no pogui amb tu, i a que continuis el blog que trovo tan interessant. Això sí, tota reflexió aporta elements valiosos, i sí d’algún vi dius a on el podem trovar, ens ajudaries a tastar-ne alguns. Una abraçada

Toni dijo...

No es fácil que te recuerden como buena persona, aunque estés todavía vivo... ;-). Todos somos muy distintos y si tú intentas comportarte bien, vivir acorde a tus creencias y cumplir con tus obligaciones puede que choques con otras personas que, digamos, tienen otros puntos de vista y distintas actitudes.

Rumbovino dijo...

Muy lindo post querido Joan, lleno de sentimientos de otro tipo quizá... que rozan el vino y las personas de otra manera, pero que en definitiva hablan de lo mismo.

Recordamos que a finales del años pasado publicamos un artículo donde nos hacíamos preguntas similares a las que tu has planteado en esta nota... y de todas las respuestas que recibimos, que fueron muchas, nos quedamos con algo que nos dijiste vos "escribir sobre lo que a uno más apetece cuando tienes ganas de hacerlo. Si lo haces así y le pones pasión e ilusión, acabarás encontrando a tus lectores" Y entendimos que uno no puede escribir para todos, que no todos podrán beber los vinos que nosotros bebemos, pero que si lo que hacemos, lo hacemos de la forma en que tu lo dices, vamos a disfrutarlo nosotros y haremos disfrutar a los demás mas allá de los vinos.

Otra cosa que aprendimos, luego de un tiempo (en nuestros comienzos equivocamos un poco el camino) es que lo último de todo es la persona... Mucha de esa influencia es tuya... como tantas otras cosas en nuestro blog.

Gracias por todo y perdona por no ir a visitarte este año...

Lamentamos los huecos que han quedado.

Un fuerte abrazo querido amigo. Salute desde los calores argentos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Desde los calores del hemisferio sur, queridos pamperos míos, a los fríos de este norte hiperbóreo, que ha empezado haciéndome estragos. La situación personal con estas circunstancias, la del trabajo que me lleva arriba y abajo, más otras cosas que no vienen al caso, me han dejado, hoy mismo, más bien derrotado.
Leer vuestro comentario me alegra el ánimo y me levanta el espíritu, sobre todo por todo lo que compartimos en la distancia, aún no conociéndonos físicamente. Hoy me hacían una entrevista y comentaba que lo que más me gustó de estos siete años de blog es la cantidad de puertas que se han abierto, de brazos que me han tocado, de personas con las que he compartido. Sólo eso merece ya la pena y nos da ese pequeño impulso necesario en días y tiempos como los que vivo ahora mismo en que me pregunto "para qué seguir". Si ya he dicho lo que tenía que decir, ya lo he escrito y, de hecho, escribo demasiado (incluso un libro...).
Y entonces me topo con un amigo que hace vino que me cuenta una historia que me emociona y me topo con vuestro comentario, que me dibuja una sonrisa de complicidad y de placer.
Por eso merece la pena seguir un poco más. Veremos hasta cuándo. Hoy también me lo preguntaban y contestaba: "llegará, sé que llegará un día en que me levantaré y diré hasta aquí hemos llegado".
pero todavía no.
Un fuertísimo abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenas noches, Jose, y muchas gracias por tu comentario. Como solía decirse cuando la gente sabía latín, Quot capita, tot sententiae, tantas cabezas pensantes, tantas opiniones y, añadiría, maneras de "enfrentarse" a la búsqueda de un vino. Más que querer entrar en eso, mi autoadmonición iba por otro camino: yo me había casi impuesto la norma de que aquello sobre lo que escribiera no fuera muy difícil de encontrar, no ya para alguien que va a la tienda (ahí sí, la circunstancia del lugar de residencia de cada cual marca mucho...), sino para alguien que se propone usar internet para hacer realidad alguna recomendación que considera interesante. Me di cuenta que, incluso para gente avezada, era complicado encontrar según qué cosas... me planteé, en público, hasta qué punto prima mi interés en contar una historia o mi interés en que la gente beba la historia que cuento. Últimamente ha habido más de lo primero que de lo segundo. Hicieron que me diera cuenta y de ahí la tarjeta amarilla (ni sé si existen ya...perdona,, Juancho!) que me saco.
Sobre el resto, estamos por completo de acuerdo, aunque también ahí, me he sacado una tarjeta de advertencia porque cuando se habla de los gustos de las personas, de su trabajo y de las cosas que beben y comentan, hay que ser respetuoso por encima de todo. Y a veces, en privado, se me escapan comentarios que no debiera decir... Tercera tarjeta.
Un abrazo, amigo mío.
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Fredi, muchas gracias por tus palabras hacia el blog y por lo que dices en ellas. la tendencia mía, sin duda, es esa: pegar cuatro exclamaciones educadas, pero exclamaciones, cuando algo me gusta mucho. Que la gente se entere, caramba! Y el resto, pues decirlo con mucha educación, o callarlo. A veces, son más elocuentes los silencios que las palabras...en el libro he buscado esa manera de decir las cosas y en el cuaderno también lo hago a veces.
Y en efecto, las cosas no existen hasta que no las vemos con nuestros ojos, con los de quien sea, de cualquiera. Y buscar mínimos comunes denominadores puede hacer (no siempre, claro...) que tu mirada coincida poco o mucho con la de otros.
Pero ponerme de acuerdo con la gente en relación a mis gustos o hacer que la gente se alinee no es mi objetivo. Aunque a veces suceda (las más, sin saberlo, y lo prefiero), no escribo este cuaderno para eso.
Muchas gracias, Fredi.
Saludo muy cordial!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Jordi, quina alegria! M'en refordo perfectament: a mar a les vuit en punt, pa amb tomàquet, sardines a la brasa, raïm i cava...quina delicia! Em fa il.lusió veure que compartim gustos! Compartir, vaja, va ser un suggeriment intel.ligent (com tot el que fa ella) d'una amiga i la gent del Turisme de la Costa Brava ho van materialitzar: un lloc fantàstic realment. Com ho són en Xevi i en David del MésDvi, lluitant cada dia amb força i ganes per tirar endavant el negoci i transmetent la seva passiói pel vi. Grans ells, gran tu per fer-los cas!
Avui tinc el dia àlgid (crec!!!) del costipat i esperto que vagi ja de baixa demà...si no, estic mort.
Moltes gràcies per escriure aquí, per voler tirar endavant el teu amor cap al vi i el bon menjar també a través d'aquest bloc i molts records!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Somos distintos, en efrecto, Toni, y además todos venimos de historias y experiencias distintas. Digamos que lo fundamental, para mí,. es decir lo que pienso pero e alguna ocasión me olvido que no todos tenemos por qué pensar igual ni por que haber bebido los mismos vinos ni haber sacado de ellos las mismas experiencias...Me olvidé y herí a una persona con un comentario borde que por mucho que dijera lo que yo pensaba, en efecto, topaba con lo que pensaba la persona que estaba conmigo.
Muy mal hecho por mi parte. Hay que ser respetuosos, sobre todo en la discrepancia.
Saludos y gracias por tu comentario!
Joan

Jose dijo...

¿Y no crees, caro Joan, que esas tarjetas y esa autolimitación no limita la posibilidad de que seas más feliz y con ello de hacer feliz a los demás? No le des tantas vueltas, habla y escribe cómo y cuanto quieras; del modo que lo hagas, sé tú. Con eso logrado, todo lo demás dará un poco más igual.

Comentas que heriste a una persona. Bueno, no siempre podemos ser buenos, aunque queramos; aunque debamos. No lo hiciste con esa intención y seguro que así se lo has aclarado. Forma parte de nuestro camino, queramos o no, aunque sea algo a evitar en la medida de lo posible. Creo que en "Alicia en el País de las Maravillas" contaban algo como: ¿Que no tienes enemigos? ¿Es que nunca amaste? ¿es que nunca dijiste la verdad?

Sé feliz, caro Joan, sólo se trata de eso.

Abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues las dos cosas, querido Jose: amé y dije la verdad, pero me temo que ahora paso más ratos a este lado del espejo que en el que me gusta de veras...
Seguiré tu consejo como siempre, por supuesto.
Un abrazo!
Joan

Donatus dijo...

Cuando ya la fuerza del sol picante extraiga su sudorosa quemazón, al tiempo que el prepotente Zeus hace caer las últimas lluvias de otoño y el cuerpo humano se vuelve mucho más ágil ( en ese momento el lucero Sirio remonta un poco de día sobre las cabezas de los hombres creados para la muerte y se toma la mayor parte de la noche) entonces el bosque al ser tallado con el hacha tiene menos carcoma y esparce las hojas por el suelo y deja de echar brotes. Hes. Trabajos y días 414_22
Querido Joan, acabo de oirte en Radio 3 y creo que, por lo que alli y aqui dices, no puedo mejorar a Hesiodo

cura ut ualeas

Joan Gómez Pallarès dijo...

Mi querido amigo, sólo un poeta como Gabriel Ferrater se atrevió a emular a Hesíodo...y murió joven. Él es único y mi amigo Rafa Bernabé es eso, muy amigo. Pero con Hesíodo y con Virgilio, ¿quién no se atreve a intentar meterse en las cosas del campo? ¿Tanto hemos olvidado?
Un abrazo,
Joan

Ajuntament de Centelles dijo...

1r Concurs de receptes de cuina amb tòfona de Centelles.
I Concurso de recetas de cocina con trufa de Centelles (Barcelona)

Benvolgudes persones que us dediqueu directa o indirectament al món de la cuina:



Us volem donar a conéixer el concurs de receptes de cuina amb tòfona que organitza el nostre municipi amb motiu de la 6a Fira de la tòfona de Centelles (21 de desembre tot el dia, 22 de desembre al matí).



Podeu consultar les bases al següent enllaç http://centellescapitaldelatofona.wordpress.com/2013/11/10/bases-del-concurs-de-cuina-centelles-capital-de-la-tofona-2013%E2%80%B3/ i informació genèrica a http://centellescapitaldelatofona.wordpress.com/ .



Us animem a enviar les vostres receptes i/o les vostres fotografies amb tòfona negra. El termini finalitza el proper 10 de desembre.



També podreu seguir les nostres receptes fent un m’agrada a la pàgina de seguidors Facebook Centelles, capital de la tofona – Centelles, capital de la trufa



Agrairem ens feu difusió entre els vostres amics/seguidors.



Salutacions,



Estimadas personas que os dedicáis directa o indirectamente al mundo de la cocina,



Os queremos dar a conocer el concurso de recetas de cocina con trufa que organiza el Ayuntamiento de Centelles (Barcelona) con motivo de la 6a Feria de la trufa de Centelles –Barcelona - (6a Fira de la tòfona) los días 21 de diciembre, toto del día, y 22 de diciembre por la mañana.



Podéis consultar las bases en el siguiente enlace. http://centellescapitaldelatofona.wordpress.com/2013/11/10/63/

e información general en http://centellescapitaldelatofona.wordpress.com/ .


Os animamos a enviar vuestras recetas y/o vuestras fotos con trufa negra. El plazo finaliza el próximo 10 de diciembre.


También podéis seguir las recetas con trufa en nuestra página de seguidores de facebook Centelles, capital de la tofona – Centelles, capital de la trufa

Virtuts Saez
Tècnica de prospecció d'empreses i de suport a l'empresa consolidada
Promoció Econòmica Osona Sud - Alt Congost
Tel 938-811-257
Fax 938-812-094
saeznv@diba.cat

Joan Gómez Pallarès dijo...

Això encara no m'havia passat mai...que un Ajuntament, com és el de centelles, faci servir un post sobre morts i costipats per fer publicitat d'un concurs de cuina de tòfona és tan delirant com inversemblant...Ho publico perquè la Virtuts s'ho mereix, però em fa pensar que s'està perdent el sentit de tot plegat...
Joan

Publicar un comentario