08 septiembre, 2013

Quien sabe beber, sabe vivir

Joan recepta
Quien sabe beber, sabe vivir es la frase de cabecera de una campaña institucional que defiende el consumo moderado del vino. Que defiende el consumo sensible del vino. Que defiende el consumo del vino apegado a las tradiciones de las recetas de cada tierra. Que defiende, en pocas palabras, que hay un vino para cada ocasión, para cada tradición, para cada hora del día, para cada sensación, tengas la edad que tengas y te encuentres donde te encuentres. Es sencillo: busca esa sensación, ese vino, esa receta y encontrarás cómo ser un poco más feliz.

Quién se iba a negar a participar, de forma altruista, en una campaña de este tipo...yo podía haberlo hecho, pero por vergüenza. ¿A quién se le ocurre proponerle al Gómez, que es cualquier cosa menos famoso o mediático, que se una a personas de la importancia y capacidad tractora de Josep "Pitu" Roca, de Julia Otero, de Amaya Arzuaga, de Santiago Dexeus, de Manel Fuentes, de Adoni Aduritz, de Pastora Vega, de Juan Echanove, de Quique Dacosta, de Paco Pérez, de Olga Viza, de Eneko Atxa, de Francis Paniego, de Roberto Verino, de Quim Vila, de Meritxell Falgueras, de Nerea Garmendia, de Javier Gurruchaga, de José Martínez y etc., para promover la idea que contaba hace un momento?

Por supuesto, sólo se le puede ocurrir a un amigo. En mi caso, estas cosas te llegan por amistad y la persona que lidera en Barcelona la empresa que crea la campaña (Grey) y, claro, el libro  (que he enlazado al principio del post y que podéis bajar y leer de forma gratuita), es amigo mío. Así de sencillo se explica. Y de vez en cuando, con gran regocijo por mi parte (que miro todo esto como si estuviera en primera fila de un teatro), me llama para apuntarme a "saraos" como éste. Hay que difundir la idea, hay que hacer que cale, hay que procurar que llegue a todo el mundo: en nuestra tierra, en nuestro clima, el aliado natural para una mejor comida es el vino. No hay más. "Una comida sin una copa de vino es como un día sin sol", escribió Alberto en su osteria romana hace más cincuenta años. Quien sabe vivir, sabe beber.
llibre (1)
Postscriptum. Por cierto, más de uno lo ha preguntado, por qué las papas arrugás con mojo picón...Por dos razones: porque me gustan mucho y porque Canarias se ha convertido en la tierra de adopción de mi hijo pequeño y es como si fuera la mía también. Un pequeño homenaje. Y me negaría a mí mismo si no terminara recomendando aquí los vinos, con nombre y apellidos, que me tomaría, ahora mismo, con unas papás arrugás. Entiendo que en el libro no tocara, pero aquí, ¡sí! Me las tomaría con un Hoya del Navío 2011, 100% negramoll, con un empuje aromático enorme. Guarda todavía algo del CO2 de la fermentación y tiene un punto de rusticidad y frescura que recuerda el cabernet franc del Loire. O con uno de esos vinos de cepas centenarias de cordón trenzado de Suertes del Marqués, El Ciruelo (listán negro), por ejemplo, un vino que parece surgido de la noche de los tiempos. Fragante, ligero, intenso, delicioso. Con estos dos y unas buenas papas me iba yo al otro lado del espejo.

19 comentarios:

Jose dijo...

¡Bien por ti!

Dice Abraham García, de cuando en vez, que más triste que comer solo es comer sin vino.

Abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Siempre diré que me gusta mucho más comer y beber compartiendo que hacerlo solo. Pero han sido ya tantos que me he acostumbrado y tampoco me disgusta tener tiempo para comer concentrado en lo que hago sin charlar. Pero... lo que dice Abraham va a misa: comer sin vino es mucho más triste. Cuando he tenido que hacerlo, buff...
Abrazo!
Joan

Jorge Díez dijo...

Estupendo ese Ciruelo, una forma de viajar a Canarias sin levantarte de tu mesa.

Buena receta, Joan, en todos los sentidos.

Salud.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Se me fue un poco la "pinza", Jorge...Hice un primer intento que no se adaptaba a lo que la agencia quería o tenía en la cabeza. Y en el segundo me lancé, mezclé mis ganas de Canarias con Carroll, Ayesta, Monterroso, Catulo y "palante". La verdad es que en el conjunto queda un poco raro, pero así salió y me lo aceptaron. Y eso sí, si tenía que irme a las papas arrugás me faltaba el consejo real.
Ahora que me han pasado el pdf con mi página he podido satisfacer esa necesidad. Un gran vino, eh? Solo lo he bebido una vez pero me impresionó de veras. Y el de Hoya del Navío, en otro estilo bien diferente (para nada vinifican igual), pero también tan del norte tinerfeño, aunque más al este...
Salud!
Joan

Anónimo dijo...

Los que hemos tenido la suerte de estar entre secuestrados e intervenidos en el templo del placer del señor del sombrero sabemos que lo que dice no es que vaya a misa, viene yá de misa, solo ese pequeño parecer amigos, Salud tengamos, Rafa Bernabé

Smiorgan dijo...

Grande Joan.

Papas con mojo, si no existieran habría que inventarlas.

La mayoría de los que sigo en esto del vino, en blogs y en persona, vais creciendo a un ritmo brutal. Yo me quedo atrás, pero espero que cuando seáis estrellas sigáis recordando y teniendo tiempo para una copa de vino con quienes estábamos ahí.

Saludos y a seguir adelante.

P.S.: Jorge, ehem, no he podido evitar la sonrisa al empezar a leer tu comentario: "Estupendo ese Ciruelo" :)

Jose dijo...

Y qué buena la presentación: "Escritor de vinos y comidas". Que es como titularte vividor en el mejor de los sentidos posibles, si es que el término tiene alguno malo.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Qué bueno eres, Rafa, y qué grande. Hay cosas que sólo pueden sentir y comprender (visceralmente, como a ti y a mí nos gusta) quien ha pasado al otro lado y ha vivido sus buenas experiencas allí.
Un abrazo fuerte,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hombre, Elías, confieso que este último año he crecido una enormidad. Si no lo reconociera mentiría, pero ha sido de puertas adentro. He aprendido, he conocido, he viajado y etc. El resto son cojudeces. Y ahí nadie tiene freno, ya lo sabes. Todos los que sentimos pasión por algo, crecemos, al ritmo que sea, pero crecemos.
Y ahí nos encontramos. Y nos encontraremos!
Y sí, lo de Jorge no tiene precio; menudo ciruelo ha plantado!
Saludos!
Joan

Carlos de Piérola dijo...

Estimado Joan, no he dejado de seguir tu blog desde los tiempos en que hacíamos las catas iberoamericanas. ¡Felicitaciones por tu participación en el libro!

La historia de la vitivinicultura en el Perú está muy vinculada a Canarias. La variedad negra criolla (país en Chile, criolla chica en Argentina, mission en Caliornia) es aparentemente el listán negro. En Chile hay un movimiento de revalorización de esta variedad con la que incluso Torres ha hecho un espumoso con método tradicional. Vengo de una semana en el sur de Chile y no es inusual encontrar viñedos con vides muy antiguas de país.

¿Qué características generales tienen los vinos con listán negro?
Te comento que en el Perú usamos 8 variedades para hacer el pisco (Pisco es ciudad y puerto peruanos) y son Quebranta, Mollar, Negra Criolla, Uvina, Torontel, Moscatel, Italia, Albilla.

Eso Joan, solo unas líneas para saludarte y retomar contacto.
Carlos

Joan Gómez Pallarès dijo...

Como siempre, la clavas, Jose. En esta parte de mi vida, eso es lo que soy, escritor de vinos y comidas. Pero lo que somos en el fondo es esa bella y emocionante expresión francesa: "bon vivant".
Eso somos.
Abrazo!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Alegría grande, Carlos, la queme da reencontrarnos aquí. Espero que las cosas vayan razonablemente bien por allá! Esas catas fueron, en su momento, una idea que gustó a muchos compañeros del enobloguerismo mundial. Ahora como que parece que la gente tiende más a los encuentros presenciales...por lo menos en Europa se están prodigando más los encuentros físicos de blogueros.
Muchas gracias por esa felicitación. Fue algo breve pero bonito!
Listán negro...una uva tan hija de su tierra volcánica...sus hollejos no dan una coloración excesiva, suelen ser vinos de una capa media, aunque este que he propuesto hoy (que es un vino especial de una finca muy especial de la Orotava, de hecho sus dueños lo llaman "vino de parcela", que es la de El Ciruelo), quizás sea algo más subida. Son vinos cárdenos con una fragancia intensa y un paso por boca que se puede definir de bastante ligero pero con carga de profundidad. Este Ciruelo es un vino con pimienta negra, muy mineral, volcánico, intenso, fresco al mismo tiempo. Es un vinazo casi diría poco definidor de la mayoría de listanes negros pero que demuestra, una vez más, que la finca vieja, de cepas bien cuidadas, plantada allí donde la naturaleza la ha protegido por cientos de años, da una fruta especial y un vino único, que marca un camino a seguir.
Te dejo con una nota de cata de Eugenio Sáenz de Miera, uno de los garndes bebedores de este país, que publicó en Verema.com. Merece la pena esa lectura.
Saludos muy cordiales y un placer el reecuentro.
Joan

http://www.verema.com/vinos/96796-suertes-marques-ciruelo-2011

Djemaa dijo...

Bonne journée et bravo pour votre blog,Pascal.

Jose dijo...

... no se puede comenzar un lunes así ;-)

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Qué grande tenerte cerca, Jose!
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Binne journée à toi, Pascal, M. el Fnaa!
Et merci beaucoup de tes paroles!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bonne pour binne...

Carlos de Piérola dijo...

Gracias Joan. ¡Saludos!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Un placer reencontrado, Carlos!
Saludos!
Joan

Publicar un comentario