21 agosto, 2013

Diario (y cinco)

Cala Varques
18 de agosto. Sylvain Tesson La vida simple, a quien releo con constancia, sigue siendo fuente de inspiración. Expulso de mi cuerpo al filólogo que habita en él y no hablo de la traducción, a ratos incomprensible. Me quedo con alguna de sus reflexiones, aunque tenga que modificar su redacción (no en este caso, de aquí las comillas, p.117): "todo lo que queda de mi vida son las notas. Escribo un diario íntimo para luchar contra el olvido, para darle un suplemento a la memoria. Si uno no guarda registro de los hechos y gestos, para qué vivir. Las horas pasan, cada día se borra y la nada triunfa. El diario íntimo, operación comando emprendida contra el absurdo." Pregunta: ¿el diario íntimo tiene que permanecer en la intimidad? El de Tesson no, porque vive de la escritura. El mío, sí. Me lo voy a permitir.

19 de agosto. Natación en Cala Varques (foto superior). Sería una de las calas vírgenes (no hay cemento y sólo se puede acceder a pie o en barco) más bonitas de Mallorca si no fuera por: 1. Ya sale en todas las guías y hay mucha gente. Colapso de coches en los accesos y dos bares fantasma en las rocas y en la playa. 2. El último mohicano habita en sus bosques, de hecho una tribu entera...Algunos se han apropiado del espacio público y los rituales de seducción y apareamiento, de caza, de brujerías varias se suceden sin pausa. Los tambores van anunciando cada tanto una nueva función. 3. Hay una cala fantasma junto a Cala Varques, que aparece y desaparece cada año en función de las tormentas de invierno. Uno de los encantos era ir nadando hasta ella. Cuando me acercaba (nado a lo Leigh Fermor: me echo al mar y "pá fuera telarañas"), casi me vuelvo loco: ¡había desaparecido y no me daba cuenta! (Nota: tengo que comprarme unas gafas graduadas para el agua...veo menos que un calamar gigante a mil metros de profundidad...). Sòtil 2011 de Mesquida Mora 20 de agosto. Comemos mucho en casa. Me gusta ir a comprar al mercado, ver, oler, escoger, cocinar, comer mirando al cielo, beber vinos de Mallorca que me apetezca beber. E intentar descubrir cosas nuevas. No es sencillo: paso por las tiendas y todo me suena ya a bebido. He intentado entrar a fondo en los rosados y me llevo un montón de decepciones. (Barry White está sonando con fuerza en casa ahora mismo: ¡algo bueno he pegado a mi hijo pequeño!). No quiero ahondar en el tema pero no veo ninguna idea con sentido. Me faltan el rosado de Toni Gelabert (muy agotado: no tiene ni él en casa...) y el que ha empezado a producir Es Fangar (su yerno, Dani, en el trabajo de campo, y su hija, Xisca, como enóloga en bodega). Quizá el jueves pueda conocer Es Fangar in situ y en la finca. Ya os cuento. En ese cielo aparece de golpe Sòtil 2011 de Mesquida Mora. Había probado todo de esta bodega menos el Sòtil. Certificación ecológica y algunas prácticas biodinámicas. Callet y mantonegro, meses de madera de grano fino. Otro vino fresco y fácil de beber (13,5%). Cerezas y moras en la zarza, algo rústico y vegetal. Huele a tierra y a arcilla. Cárdeno y ligero. Suena más atlántico que el resto de vinos bebidos (con permiso de Château Paquita, de Efecte Vinari). El equilibrio de sabores es grande: flor del callet y rusticidad del mantonegro. Flor de violeta. Algo de madera, pero no molesta. Boj. Con las horas, cae un poco pero si se bebe ipso facto es un vino resultón e interesante. Algo caro...pagué 20€ por él.

P.122: "a la mujer que se ama habría que darle piedras, fósiles, gneis, cualquiera de esas cosas que duran eternamente y no se marchitan". P.138: "entre el deseo y la nostalgia, hay un punto que se llama presente". Nota: tengo que investigar los efectos de un buen vodka ruso sobre las sinapsis de mi cerebro. Tesson supo que su mujer había roto con él a orillas del lago Baikal, en una durísima primavera. Creyó morir de pena y sufrimiento, pero la tristeza pasó ("se va se va se fue", Drexler siempre en la cabeza) y él supo encontrar el camino de la redacción de sus notas. Algo tendrían que ver el vodka y el salmón en el asunto, digo yo. Este diario cada día interesa a menos gente, pero estoy contento: sé que quienes lo leen, lo disfrutan. No sé qué pensaría Tesson de una cerveza como Galatzó de Cas Cerveser, pero yo proclamo mi entusiasmo. Malta de cebada y de trigo, lúpulo, levaduras y agua. Sin filtrar ni pasteurizar. En Galilea (Serra de Tramuntana) y de forma por completo artesanal, con envase retornable (0,6€), el carbónico natural de esta cerveza, su sabor intenso, su color dorado, su suavidad y aromas vegetales, su espuma la hacen algo muy especial. Me confieso devoto: suena a estarse bebiendo "s'hora baixa" entera en una copa. Tesson se la tomaría en botella de 3L. Yo me conformo con los botellines de 33cl y 4,5%. Eso sí, me los tomaría por cajas.

La foto inferior muestra la puesta de sol desde esa Serra de Tramuntana (Selva). Una de las cosas bonitas de Mallorca es que el sol muere en el mar del tramonto. Coges el coche,  te desplazas hacia el este y ves salir el mismo sol por el mar de levante. Tonto, diréis, claro, por eso es una isla...Pero yo no hablaba de islas. Hablaba de poesía. De Catulo, que tampoco me quito de la cabeza en esta isla porque, hace ya más de dos mil años, nos explicó cómo el sol, cada día igual, cada día distinto, puede nacer y morir mil veces...Lo importante es que por muy breve que sea la luz que se nos otorgue (la vida), la vivamos tan intensamente como si se tratara de una noche eterna. O eso entendí yo...Serán Mallorca y la cercanía de la luna llena (mañana, por hoy) que me producen un efecto raro. Sin vodka. Todavía.
L'Empire des Lumières 3

14 comentarios:

Jorge Díez dijo...

Ya has conseguido (bueno, entre el Marc y tú) que me proponga hacerme con La vida simple y leerlo, creo que me conviene bastante en este momento.
En cuanto a otras cosas que citas al paso -lo que queremos dejar, efímero o duradero, o la memoria escrita de nuestros actos- le doy ahora mismo demasiadas vueltas para tener una opinión fijada. Sea el camino el que decida.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Jorge, no sé si te convendrá el libro porque no sé cómo andas, aunque intuyo que en fase de profunda introspección. En cualquier caso, se trata de una lectura, al margen de consideraciones personales, muy recomendable.
Para ti, querido amigo, y para los lectores que anden un poco a oscuras, a palpientas o buscando qué camino seguir, no puedo no debo consolar ni dar consejos, pero sí os diré dos cosas que me rondan hoy por la cabeza, hoy, que es un día también triste y melancólico para mí:
1. (ya salió hace tiempo en este cuaderno) en griego antiguo el camino por hacer, el que se abre, el que no sabemos dónde nos llevará, es en femenino, es decir, una palabra de género femenino. Y por favor, que nadie lea esto con connotación sexista: la afirmación sirve para mujeres tanto como para hombres. Que el camino por hacer sea femenino es, sin más, una esperanza de futuro. 2. Los soles mueren y las noches se pueden hacer eternas, pero mientras haya luz (vida), cada día sale un sol nuevo y algún día, ese sol también brillará para ti. Levántate cada día pensando en eso: un día el sol sonreirá y tú sabrás que esa sonrisa es para ti y solo para ti.
Un abrazo,
Joan

Jose dijo...

Siempre me muevo en el orbital de recuerdos y pensamientos paralelos de cualquiera que sea el central. Hoy, de tu escrito, me llegaron dos que me han hecho reir.

He recordado algo de hace muchísimos años. En una librería (cada día más me siento como si dijera museo al decir librería) en que una cría de apenas seis o siete años pidió un libro con candado. Nos quedamos todos con cara de acento circunflejo. La persona que la atendía, tras unos segundos de pausa resolvió: ¿No querrás un diario? Y la niña respondió: ¡Eso!

Y la otra. Preguntaba una a otro: ¿El sol sale por el este o por el oeste? A lo que él respondió con firmeza: ¡Sale por la mañana!

Saludos,

Jose

P.S. Y por favor, dime que el 'solo' de la última línea de la respuesta a Jorge no ha sido una cesión a la última revisión de la RAE.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tus recuerdos y comentarios periféricos son geniales, Jose. Aunque mi diario íntimo, por así decir, no lleva cierre! Es una libreta muy discreta mezclada entre otras libretas...Pero los niños entienden que un secreto tiene que estar a buen recaudo. Yo recuerdo la anécdota de Paddy Leigh Fermor, que siempre decía que la mejor forma de pasar desapercibido de niche ante los nazis en Creta, era durante la luna llena!
La afirmación de cuándo sale el sol me deja sin palabras...
Y no, no soy revisionista, jamás lo he sido. Y amigos en la RAE tengo a unos cuantos empezando por su actual presidente, pero de sus revisiones no leo nada. Se escapó el acento, sin más.
Un abrazo,
Joan

Jose dijo...

Ya sabes, como decia hace unos posts, no me gustan los chistes. Con los sucederes diarios tengo ya risas para varios ratos ;-)

Abrazotes,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Estamos igual, Jose! Para qué fabular o chistear si con la descripción somera de la realidad basta para, con perdón, descojonarse...
Buenas noches!
Joan

Smiorgan dijo...

Dice Omar Khayyam:

"Pues nadie puede vencer al mañana,
mantén ahora alegre ese corazón loco.
Bebe vino a la luz de la luna, ¡oh luna!, que la luna
por más que ilumine no dará con nosotros".

Y dice también:

"Pasó el ayer, no guardes de él recuerdo.
Por el mañana que no ha llegado no estés inquieto.
No te apoyes en lo no sucedido ni en lo que fue:
sé alegre, que no se lleve tu vida el viento"

Saludos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Preciosas citas, Elías, que me hacen pensar. Siempre he sido muy epicúreo en este tema y todo lo que he aprendido y me ha sucedido en este último año me ha roto un poco los esquemas. Ahora sé, también, que necesito guardar conmigo un poco de memoria del pasado porque, sin más, puede convertirse en motor de futuro. No hace pensar demasiado en ella: sencillamente, la tengo a mi disposición de manera permanente, en mi disco duro cuántico, y cuando quiero utilizarla, la cojo.

Me gusta esta manera de pensar que es, también, muy zen. Pero la vida te va colocando en tu sitio y éste no siempre se puede prever. El último año de mi vida, el que he vivido más intensamente, me ha enseñado que hay momentos del pasado que se van a proyectar en mi futuro. Todo ha sido, es y será presente, porque la línea del tiempo no se interrumpe, fluye constante. Pero cada vez me siento más capaz y, a ratos, necesitado de ir haciendo cortes en ella e ir recorriendo según qé etapas que ya han sucedido y otras que van a suceder.
Muchas gracias por tu comentario.
Joan

Smiorgan dijo...

Si aún no lo has leído, amigo Joan, tengo que recomendarte que te hagas con alguna edición del Rubayat de Omar Jayyam (yo tengo la edición de Alianza Editorial). Creo que nunca me había encontrado con un canto a la vida igual a este.

Escribí sobre él en mi blog hace algo más de un año: http://cort.as/5STd

Sólo repito aquí unos de sus versos:

"Puesto que ignoras lo que te reserva el mañana, esfuérzate por ser feliz hoy.
Coge un cántaro de vino, siéntate a la luz de la luna y bebe pensando en que mañana quizá la luna te busque en vano".

Abrazo.

restaurante japones dijo...

Me encanta tu blog!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchísimas gracias, Elías. L¡No tengo el libro...el único Rubayat que he leído, perdón bebido!, es el de Barranco Oscuro. Lo busco y lo disfruto, seguro.
Abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Restaurante Japonés, seas quien seas! Y bienvenido!
Saludos,
Joan

Anónimo dijo...

El cielo que se agranda/al vuelo de los pájaros/esa lejana música/que ha de llevarse el viento/mi propio respirar/que bien quisiera/abarcar todo esto:espacio sin memoria/mientras el sol resbala/muere sin esperanza/de volver a salir/¿Quién podrá convencerme/dispuesto a retirarme/cuando llegue la noche/ que no estoy, como él/en la ignorancia/de mi inmortalidad?
Poema de J Corredor-Matheos.
Fdo.Emilio Costa

Joan Gómez Pallarès dijo...

Piel de gallina, Emilio.
Mil gracias,
Joan

Publicar un comentario en la entrada