15 julio, 2013

Lapierre Morgon Nature 2012

Lapierre Morgon sans sulfites 2012
Antes de que la ley seca se adueñara de mi cuerpo y dejara mi cabeza en estado de iluminación permanente (esto del té verde como bebida principal es para estudiarlo, vaya), he tenido ocasión de hacer una de las cosas que más me gusta: hacer ver que cato con educación, pero bebiendo sin dilación lo que más me gusta de lo que tengo a mano. Miro la fecha de mis notas y casi me estremezco: hace más de un mes, Julien (Part dels Àngels) convocaba a amigos y clientes, a una sesión intensiva de cata de algunas novedades destacadas. Sin más: aquella tarde, yo me tragué el Côtes du Jura Les Chassagnes 2008 de Philippe Bornard (con el recuerdo de la flor, pero con una combinación de finura y energía tremendas: el recuerdo de la mimosa, ácida pero con algo de madurez); el Morgon Vieilles Vignes 2011 de Jean-Paul Thévenet (muy serio, sin dramatismos ni florituras, cereza y flor de violeta de impresión); el Croze-Hermitage 2011  de Dard&Ribo (maduro, aceituna negra muerta, rústico, tomate maduro deshidratado, para volver y volver) y el Cour-Cheverny Les Châtaigniers 2011 de Hervé Villemade (un romorantin en pureza de una rusticidad y una acidez muy atractivas).

Y de los Lapierre, Marie y Mathieu (hijo de Marcel), tomé dos copas (2) de este Lapierre Morgon Nature 2012. Siendo la técnica la que el padre aprendió de niño (la maceración semicarbónica tradicional del Beaujolais), inspirada en los preceptos del "vin fin" de Jules Chauvet, la única diferencia entre el Nature y el Tradition de Lapierre son los sulfitos. El que me tiene el corazón robado lleva sólo los sulfitos propios de la fermentación alcohólica. Tener, una vez más, la ocasión de probarlos juntos y entender, de nuevo, que el que no lleva SO2, el Nature, me gusta mucho más, casi no tiene mérito. El Nature es un vino más profundo, más sincero, huele a fruta, huele a vino auténtico. Cerezas que crujen en tu boca, acidez muy bonita, facilidad y alegría en el trago, delicada pimienta roja, jovial y locuaz, jarabe de grosella, golosina de la niñez, brezo y zumo de granada. Es un vino de manantial que entronca con una tradición (Lapalu, Pacalet, Thévenet, Stéphane, Breton, Brun, Ducroux, Foillard) en la que todos deberíamos beber. He estado tentado de hacer una comparación con este otro vino, que tomamos con unos amigos hace poco (y que es pura emoción y energía), pero no, todavía no. Mathieu todavía no ha llegado ahí. Al tiempo...

6 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Mira que he tardado en probar este vino con las ganas que tenía. Fue en Alma de vinos en Burgos este junio pasado y me gustó bastante, directo, fresco y frutal.
Lo que no tengo ahora a mano es la añada aunque creo que es esta. Lo que me ha despistado es saber que hay dos versiones. Pone en etiqueta cuál es cuál?

Joan Gómez Pallarès dijo...

Esa es una buena definición, Jorge! También son vinos que, en mi experiencia por lo menos, saben mejor en mágnum que en 3/4.
Los dos tipos de gamay Morgon de Lapierre se distinguen en la contraetiqueta: el Nature pone "Sans sulfite ajouté ni filtration".
Saludos,
Joan

Rafa Bernabé dijo...

Definición pura y dura, lo clavaste:
es un vino más profundo
más sincero
huele a vino auténtico
facilidad y alegría en el trago

y con esta llegaste a ponerme amigo:

Es un vino de manantial

Que los dioses de devuelvan cuanto antes al camino de la perdición bebedora
Salud

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sabía que podía contar con tu complicidad, querido Rafa!!!
Que los dioses te oigan y pronto me pongan de nuevo en la senda de la perdición!!!
Un abrazo y salud!
Joan

Smiorgan dijo...

Como ya dije, y tu comentaste en mi blog, un vino de los de sonreir y disfrutar, sin ninguna duda.

No me he cruzado con más botellas, metido como ando en mis escarceos bordeleses, pero todo se andará sin duda.

Espero que la ley seca que te han impuesto sea sólo pasajera y puedas volver al mal camino del buen beber, como dice Rafa, la senda de la perdición bebedora.

Saludos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Por ahí andan comentando los que prueban todo que la añada 2010 está que se sale, sobre todo en St. Émilion. Yo he hecho un par de "primeurs", por ahora, y no he salido tirando ni cohetes ni bengalas...
Iremos viendo.
Espero que el día 25, buen día para soltar amarras, lo de la ley seca quede en el recuerdo de lo que, probablemente, tenga que suceder ya cada año...
Saludos!
Joan

Publicar un comentario