20 junio, 2013

Altaroses 2011 de Cellers Joan d'Anguera

Vinya La cova de Joan d'Anguera Siempre me habían gustado algunos de los vinos de Cellers Joan d'Anguera (el que más, sin duda, el Joan d'Anguera, su vino más joven, fragante, fresco y de paso ágil). Pero tenía la sensación, que confirmé el día que estuve en casa de Joan y Josep d'Anguera, en Darmós (DO Montsant, en la zona suroeste de la DO), que se encontraban en una especie de callejón sin salida, un "cul de sac". Tengo muy buena relación con ellos y sé que me corregirán si mi apreciación es equivocada. Pero paseando por los viñedos, subiendo a Los Argatans, paseando por la viña de La Cova (extraordinaria riqueza, en la foto), oliendo el campo, viendo olivos y almendros entre cepas, también albaricoqueros, viviendo Les Trosses, el Pla de Pere Anton, me di cuenta de que habían, por fin, encontrado una respuesta, una salida a un camino que había llegado a su fin. Sus ojos brillaban de nuevo, su conversación ha dejado atrás cualquier traza de aburrimiento y sus cepas y vinos están encontrando un camino nuevo. Se llama Tierra.

Han pasado los años y su conclusión es clara: nosotros somos payeses, nosotros trabajamos la tierra de la forma más respetuosa y, después, la cepa ya responderá. Y está empezando a hablar de nuevo, la cepa. Vaya si lo hace. Tener la certificación ecológica y biodinámica (Deméter) era una condición necesaria para ellos  (para que los mercados les identifiquen correctamente), pero no era suficiente. Su reflexión necesitaba elementos variados. Los que pertenecen a la tierra, los primeros. Sin ellos nada nuevo ni auténtico existe: compost de oveja y vegetal preparado por ellos con la ayuda de Jordi Querol (también los distintos preparados biodinámicos); arar sólo lo imprescindible; azufre en polvo ecológico. Buscan la esencia de sus terruños, bien distintos, terrenos muy sedimentarios, con PH neutros, lechos de rio, cantos rodados, mucha arena, poca arcilla, zonas con óxido de hierro. Vendimian cada parcela para vinificarla por separado. Replantan y se concentran en las variedades mejor adaptadas a la tierra, además.

Y también, claro, las cosas que pertenecen al trabajo en bodega: menos madera, más usada, más cemento (en 2012 casi al 50%), empiezan con el raspón, con otro tipo de maceraciones. Altaroses 2011 es, para mí, el anuncio de que las cosas están cambiando: no han llegado donde quieren, entre otras cosas (buenas) porque no saben dónde está ese lugar. Pero esta garnacha fina, del viñedo del mismo nombre, suelo de aluvión y cantos rodados, orientado al norte, nos habla (con 14% en 2011) de fermentaciones malolácticas en hormigón, de estabilizaciones naturales (mínima parte en maderas de tercer año), sin filtraciones, habla de los aromas de la fermentación, de la emoción de esos olores en la bodega, de mucha fruta y volúmenes, esfericidad y agilidad, frescura pero con cuerpo, mucha mora madura recién cogida (ese aroma de la zarza todavía en las manos), cereza picota, brezo. Es un vino con curvas, meandros del Ebro hechos fruta hechos vino. Pero hay más, ya en 2012: Bugader 2012, sin syrah, con garnacha del Pla de Pere Anton, se me antojó agua perfumada de uva y tierra, una delicia, fragancia muy agradable y buqué de primavera. Esto no es un vino, son grosellas, violetas y tierra arenosa, cristalino y limpio, en una botella. Sin más. La carinyena del Hostal. Veremos dónde va, pero estad atentos: es un vino antiguo, el viñedo lo da todo y no hacen falta extracciones. Pedernal puro y duro, mineral que enamora, concentración natural, estilete del fondo de la tierra, con el punto de brezo y locura que le gustaban a Baco- Posgusto que te deja catatónico.

La voz y los ojos de Joan y Josep d'Anguera brillan, sí, de otra manera. 2012 es la vendimia de la inflexión: han empezado a desaprender con rapidez, a deshacer camino para empezar otro nuevo, siguiendo la intuición, es decir, la observación. Son valientes y lo tienen claro: sus nuevos vinos están empezando a seguirles. Yo, disfrutando de nuevo con ellos y esperando con ilusión ver dónde me llevarán.  Y vaya, me salió algo largo el texto, pero estos jóvenes se lo merecen, caramba.

16 comentarios:

Jose dijo...

Hola Joan,
¿qué es azufre en polvo ecológico?

Gracias & saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues hay empresas que procesan los distintos tipos de azufre que un viñedo puede recibir. Y alguna de ellas está certificada como ecológica por ECOCERT; por ejemplo. No les pregunté qué empresa les suministraba a los d'Anguera, pero me contaron que el azufre que echan como fungicida era de certificación ecológica.
Saludos!
Joan

Jose dijo...

El termino me resultaba, conceptualmente, extraño. ¿Cómo puede ser ecológico algo procesado y que no proviene de un recurso natural tratado ecológicamente? Me estaba preguntando si habría "minas" de azufre como si fueran salinas y que por ello fueran notado como ecológico :-?

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tú lo sabes mejor que nadie: los discos de azufre pueden tener muchos tratamientos distintos y ser presentados, también, de muy diversas formas. Y el polvo con que se trata las hojas de la vid, también...
El producto, hubo una época, que venía del Etna...Ahora quien lo fabrica sabe de dónde saca la materia primera. Supongo que los d'Anguera están más tranquilos si compran el suyo con una certificación que les diga que no han hecho con él según qué cosas.
Pero confieso que esta parte de la industria no la controlo. Me sorprendió que me indicaran eso, vi que, en efecto, hay empresas que venden azufre en polvo con certificación eco, y lo escribí.
Saludos!
Joan

Jose dijo...

Mmmm... bueno, saber, lo que se dice saber... más bien nada. Todo lo que sé del azufre se me quedó en el BUP :-)

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo hice la prueba, Jose, y encontré empresas que lo venden en polvo como producto de certificación ecológica. La gente suele pulverizar o bien echar en solución acuosa sobre las hojas de la planta. Eso también he visto: cuando se echa con mochila y "pistola", se puede afinar mucho más sin necesidad de tocar el suelo casi. Una cosa es pasar con el tractor y el depósito. La otra a pie y con la mochila atacando sólo los focos directos de oidio, por ejemplo. Todo el mundo dice (o casi todo el mundo, para ser precisos: que hay gente que usa otro tipo de productos naturales) que echa azufre, lo mínimo y necesario, una mano, dos manos...pero hay muchas maneras de echarlo también...
En fin...que hay profundizar como en todo, para acabar entendiendo por qué las cosas saben a lo que saben...
Saludos!
Joan
PS. Yo tuve suerte: no llegué al BUP!

Jose dijo...

Hay (¡ay!) formas y formas, como mostraban recientemente en Wine Terroirs: http://www.wineterroirs.com/2013/06/a-first-white-by-georges-descombes.html

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Jose! Yo estoy harto de ver marcianos por esos campos de Dios, montados o no en monstruos metálicos, pero siempre disfrazados de marcianos a punto de amerizar en la playa de Portocolom.

antonio lozano dijo...

Yo me quedo con tus adjetivos sobre los vinos de los D`Anguera, me encantan, lo del azufre me da igual, si viene de un sitio u otro. Yo quiero sentir lo mismo que tu, tengo que conseguir unas botellas de estas. gracias

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues muchas gracias, Antonio, por tus palabras. Y creo que es una buena noticia: los d'Anguera tienen una excelente página web para comprar sus vinos in situ. Mírala a ver si te convence y creo que podrás comprar allí lo que que apetezca.
Saludos!

Smiorgan dijo...

Aquí un artículo interesante, firmado por Nicolas Joly, donde habla del azufre "natural". http://cort.as/4Om9

Saludos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Elias, lo leeré con mucho gusto.
Saludos!
Joan

ROGER dijo...

Hola Joan, ja ho crec que s'ho mereixen, fan una feina immensa. Estic amb tu que l'Hostal serà un in-pass per al Joan i el Josep, amb moltes alegries segur. De qualsevol forma s'han arriscat molt canviant la política del Celler i, en la meva opinió, per a bé. Una abraçada Joan i ja et diré quelcom quan torno de Sicília. De moment vaig a vore a Frank Cornelissen segur. Ja xarrem.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Ei, Roger, jo també estic convençut de dues coses: la primera és que estan arriscant molt però perquè tenen moltes ganes de tirar per aquest camí. La segona, és que el que he begut del 2012 em diu que van molt bé! Si més no, pels meus gustos.
Amb Cornelissen, a l'H2O, hi vam estar uns quants fa ben poc, entre ells els germans d'Anguera! El seu rosat em va deixar meravellat.
Molt bona estada!
Una abraçada,
Joan

Anónimo dijo...

Bona nit.
El sofre en pols sempre es considera com un tractament "ecològic" en tot tipus de certificacións, eco," bios" o demeter. Normalment sempre provee dels residus de refinar el petroli, colors estranys subproducte, que extreuen les refineries i després comercialitzen les marques. Al provenir d'un mineral natural, com es el petroli, la seva absorció al sol es natural i sense causar problemas de modificació estructural del sol, ni deixar residus al vi final.
Hi ha d'altre mes escàs i difícil de comprar / importar, es el mineral. Totalment extret de mines a cel obert i que sàpiga, només es pot trobar d'unes mines a Itàlia (el que comprem FNO) i d'altres a xina i que mai comprarém, per que segons em averiguat i treballen nens petits i amb condicions terribles....es important saber la procedència de les coses que subvencionem!
Entre els dos tipus, el que provee del petrol, es meins efectiu i sempre notes unes olors de hidrocarburs al tractar, que marxen en seguida que apreta el sol varis dies.
El mineral, ni deixa olors estranys i causa meins molèsties en general al aplicador i als éssers vius que están per allí.
A tot això, amb la biodinàmica i el treball a la vinya, el que intentem es reduir aquest tipus de tractaments al màxim, però tal i com diu al article Nicolás Jolie (totalment d'acord), quant treballes de fa anys seriosament i de veritat amb biodinàmica, i utilitzant sofres "de mina", el sol o reabsorveix com el que es:un mineral. Que curiosament, ens don mes protecció als vins, poden rebaixar a pràcticament res, les aportacions de so2. Salut!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Benvolguts germans d'Anguera (èrquè suposoq ue sou vosaltres, encara que signeu com a "anònim",
moltíssimes gràcies per les precisions, precioses perqupe venen de qui fa servir el sofre.
Queda clar que hi ha dues procedències pel sofre en pols: la industrial, producte del processat del petroli (per molt producte de la natura que sigui el petroli, els efectes de la seva extracció, per una banda; i els de la seva aplicació, per l'altra, aconsellen poc el seu ús...) i la d'extracció minera a l'aire lliure, que és més efectiva. ja no dic respectuosa amb el medi ambient, perquè no sé com són les mines d'on surt, oi?
Però queda clar que el que feien servir els Romans era sofre que venia del Vesubi o de l'Etna i que el que feu servir vosaltres, avui, és el que més es podria assemblar a aquell producte natural.
Els seus efectes, a més, queden clars i molt ben descrits per vosaltres.
Moltíssimes gràcies i una abraçada!
Joan

Publicar un comentario en la entrada