01 abril, 2013

La fuerza de la tierra: Bernardo Estévez

Bernardo Estévez Creo que Bernardo Estévez, habitante discreto de ese Macondo gallego tan peculiar (La Comarca le llama Xosé Lois Sebio, de Coto de Gomariz más Hush y Salvaxe) que es la República Agrícola de Arnoia, está ya un paso más allá de la biodinámica. La sigue, conoce a pies juntillas todo lo bueno que puede darle con ella a sus viñedos, pero él ya está en otra esfera de relación con la tierra. Primero, aunque parezca quizás extraña mi afirmación, está su carácter. Cuando le conocí, no hacía demasiado que había aprovechado la jubilación de su padre (trabajaban los dos en un taller mecánico en Vigo), para tomar la decisión de su vida: trasladarse a vivir a Arnoia y dedicarse por completo (por ahora, y con poco más de dos Ha de cepas, con la ayuda de la familia y de los trueques que sus productos le permiten realizar) al campo, a sus viñedos. Su manera de acercarse a la tierra, sin estridencias, escuchando y mirando mucho, le está permitiendo iniciar un proceso de simbiosis que acabará convirtiéndole en un elemento más de ella, imprescindible, como todos los que forman parte de una tierra sana y en equilibrio. Segundo, porque a las prácticas biodinámicas más o menos habituales (siempre, claro, según el clima y la tierra que tienes que trabajar), como puede ser la utilización de los preparados más habituales, añade una filosofía de trabajo que no es la antroposófica, sino la de Masanobu Fukuoka, una agricultura natural que nace de forma específica en Japón, pero se aplica con éxito a tierras y plantas que no son habituales en ese país. Como ejemplo, claro, los viñedos de Bernardo: se busca, ante todo, que la tierra se nutra por ella misma y encuentre, en lo que ella misma genera, el mayor equilibrio,  capacidad fértil y también de defensa. No se ara, pues; ni se usan herbicidas ni fertilizantes, ni se abona ni se podan las plantas. Con estos sencillos enunciados, ya se puede ver que lo que hace Bernardo es mezclar y aplicar ideas de Fukuoka con el método biodinámico y algo más…

Por ejemplo: a la cepa hay que podarla, de otra forma no advertirá sin más que su vida llega a la siguiente primavera. Y eso sería poco Fukuoka...Pero Bernardo, a partir de ahí, no interrumpe para nada el ciclo natural de la planta (eso sí es Fukuoka): no despunta ni deshoja. Algo más: Bernardo, en complicidad y constante intercambio de experiencias y aprendizaje con Sebio (¡gracias a él le conocí!) y ambos con André, el enólogo de Quinta Soalheiro, en Melgaço (Portugal), se ha convertido en un auténtico homeópata de los viñedos, gracias a la preparación y uso de unas superinfusiones hidroalcohólicas que hace con eucalipto, sauce, ajo, consolda, milenrama, etc. Mínimas dosis de estas infusiones multiplican los principios activos que contienen las plantas de origen y hacen que las plantas receptoras, las cepas y sus suelos, vivan a la perfección sin necesidad, por ejemplo, de azufre. Todo esto sería casi anecdótico, así de claro lo digo, si los vinos no estuvieran a la altura de un trabajo tan minucioso y concienzudo en el campo. ¡Pero lo están! La alianza entre Bernardo y Sebio (él es quien le ayuda en la vinificación de sus uvas) es de un potencial tremendo, explosiva. Lo que será Issué 2012 (guardan las botellas dos años por lo menos, así es que este vino saldrá al mercado a finales de 2014...: ahora se vende 2010 y muy pronto, 2011) sigue con la mejor tradición de Ribeiro (los vinos multivarietales) e incorpora un montón de uvas muy de la tierra (otra de las virtudes de estos dos hombres: el tesón y la fe en la recuperación de las variedades gallegas), treixadura, lado, alvilla, silveiriña, verdello antiguo, godello y loureira. Fragancia enorme, poder en nariz grande. Flor de tilo, heno. Humedad, frescura. Pimienta blanca. Mineral (granito). Muy largo. Albahaca, melisa (menta limonera). Creo que será un gran vino. Probé también su Mai 2012, ya en barrica. Un tinto hecho de uvas despalilladas a mano, una infusión muy ligera y una maceración semicarbónica con las castas brancellao, sousón, tinta amarella, caramuñeira, caíño da terra, ferrol y tinta roriz: un vino serio y con empaque, grosella negra, tinta azul, mirto y eucalipto, muy redondo en boca, tanino muy amable. Pasa como agua de río en el deshielo. Ante casos tan excepcionales (por todo lo que representa) como los de esta bodega y estos dos hombres, yo me quito el sombrero, bebo, disfruto y callo. Eso sí: cuanta más gente les conozca y les beba, mejor para todos, ¿verdad? Mariquita en el viñedo de Bernardo

11 comentarios:

Jorge Díez dijo...

No conozco Mai pero por mediación de Sebio también sí que probé Issué. Otro Ribeiro de los que merecen respeto, el mismo que ellos muestran por su tierra.

Mariano dijo...

El otro día abrí una botella del primer Issué (2009). Con evolución, pero complejo y muy sabroso. Gran trabajo el de Bernardo y Sebio.

Me anoto lo de la República Agrícola de Arnoia, aunque igual habría que añadir Gomariz. ;)

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que es de las cosas más interesantes que he conocido por primera vez en este viaje, Jorge. Por todo: por la persona, por su sensibilidad, por cómo trata la tierra, por su alianza con Sebio para conseguir mejores vinos y, claro, por los vinos. Mai será un vinazo. Y ambos, Isssue y Mai, dignos hijos de su tierra.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Mariano, gracias a la generosidad de Bernardo, un día me podré brindar una minivertical 2009-10-11 de Issué! 2012 lo he probado en la bodega y me ha parecido un vino epustuflante, de los que más notas me han hecho tomar...
Con el respeto debido a tu conocimiento de la zona: yo vi a Gomariz más como a una monarquía, incluso con sentido de perinencia...Arnoia es más una auténtica y libertina república de los agros!
Abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Y por cierto...prossima puntata in questa TV, su Ribeiro e Sebio!

Mariano dijo...

Colega, sobreestimas mi capacidad. Tengo que ir al diccionario para descifrar tu respuesta... C'est le comble !

Epustuflante... perinencia... algo aprenderé.
}:-)

Lo dicho, que te cogeré lo de República Agrícola para algo que estoy perpetrando.

Abrazots!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Coge lo que quieras, querido Mariano: ya sabes que aquí la barra es libre y para los amigos ya no te cuento!!!
Por lo demás, utiliza el diccionario. Es de las cosas más sanas y entretenidas que hay. No sólo por Kostas Kharitos. Lo digo en serio: es de las lecturas que más me apasionan. Quien lea el DRAE, el DIEC y los Corominas, tiene medio cielo ganado y, sobre todo, es persona de confianza!
Abrazo,
Joan
PS. Piensa en lo de Gomariz, quiénes están, cómo se reparte el territorio, el abolengo de la abadía, etc. Monarquía emanada de la gracia divina, vamos...

Sonia Nájera Maguiña dijo...

Hola, me llamo Sonia y estuve leyendo un par de articulos de tu web, porque hace poco entré a un curso para catar vinos y deseo enterarme más de ese maravilloso mundo. Te comento que soy administradora de un directorio web y me encantaría contar con tu sitio web en mi directorio, consiguiendo que mis visitantes ingresen a tu web también.

Si estás de acuerdo con la idea, házmelo saber.

Éxitos con tu web!

Sonia :)
pixel_snm@yahoo.es

Joan Gómez Pallarès dijo...

De acuerdo, Sonia, y muchas gracias por tu interés en el blog.
Saludos,
Joan

Eva P. Luceño dijo...

Magnífico post Joan! He descubierto Issué hace una semana en una cata en Cacabelos y me enamoré de ese vino alucinante. Como tengo una tienda gourmet en Valladolid* con una vinoteca cada vez más selectiva..., a la semana siguiente ya lo tengo en la tienda, Issué y Mai, no me he resistido a comprar las 5 botellas que me ofrecían, que no me molestaría nada no vender. Aunque como bien dices lo interesante es que se conozca. Te seguiré de cerca, magnífico blog!
*La Casa del Gusto, www.lacasadelgusto.com

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas felicidaes, Eva, por la tienda y por el tipo de elección con que la construyes: no tengo la menor duda de que tus clientes lo van a agradecer un montón!!! Poder explicar y vender vinos como los de Bernardo es un privilegio!
Y muchas gracias por tus palabras!
Seguimos!
Joan

Publicar un comentario