14 abril, 2013

El fin...¿justifica los medios?

Tortilla de patatas de Sra. Padín
Miren ustedes esta primera fotografía y contesten conmigo: sí, el fin justifica los medios si el asunto es llegar, por fin, a la tortilla de patatas de la señora madre de Xurxo Alba Padín. No puedo dar datos de localización, pero pregunten ustedes en Cambados por las Bodegas Albamar, la casa de Xurxo. El resto llegará solo...Xurxo es mi amigo, como lo son Rodri (Forjas de Salnés) o Sebio (Coto de Gomariz, más Hush y Salvaxe) y confieso que en el caso de Xurxo, he probado más sus vinos que no pisado sus viñedos. Pero es que son de los más puro y honesto que se hace en Rías Baixas con albariño…Sobre todo cuando los pruebas directamente de los depósitos y vas notando las sutiles (o no tan sutiles…) diferencias que hay entre un terruño y otro, una vinificación y otra. Este hombre es capaz, ya, de trasladar el carácter de su vendimia al depósito de acero inoxidable y está empezando a conseguirlo también en botella. Cuestión de irle siguiendo…Sólo conozco bien un viñedo: la niña de sus ojos. Junto al campo de futbol de Castrelo, cerca de la desembocadura del río Umía, en un territorio muy apto para albariños que (en opinión de algunos expertos) tendría que haber sido del mar hace muchos años. Un territorio de navazos, pues, ganado al mar con la acción del hombre y los (en este caso porque, hoy, está un metro y pico por encima del nivel de ese mar, ¡de hecho de esa ría!) efectos de las tierras de deposición aluvial. Ese viñedo, plantado en 1984, es el que da la uva de uno de los vinos que más me gustan de Xurxo: el Alma de Mar.

Hay mucha literatura sobre el sabor salino de los vinos que se hacen con uvas cercanas al mar (en este caso, apenas 50 metros), pero yo digo solo una cosa. El sabor salino no llega por el aire a través de moléculas de olor del mar. ¡Al contrario. Cuando el viento trae salitre, éste quema las hojas! Y muchos disgustos y pérdidas de cosecha ha dado. No: el sabor salino viene de una posición privilegiada de los viñedos y de unas raíces que viven en suelo arenoso y algo arcilloso y chupan parte de su humedad de lo que el mar ofrece en lo profundo de la capa freática. Ahí, el albariño de Xurxo da lo mejor de sí: almendras algo amargas ligeramente saladas, salazones en posgusto y algo de amargor vegetal, acidez sin compasión, pomelo, frescura, pera limonera. Tomas ese vino y hueles y sientes esa zona de la que sale, con brisas y aromas, con vegetación y arenas, con mar y ondas llenas de energía. Con los años y con lías (un poco de Alma de Mar las lleva y Pepe Luís, su otra marca, las lleva todas: ahí hay que afinar todavía), el vino de Xurxo evoluciona bien. Probé, en una comida en casa de sus padres (ahora te hablo de ella, un poco de paciencia…), el que él llama básico (no me gustan esos adjetivos porque tienen que ver sólo con el precio y, en cambio, parece que aludan a la calidad del vino: no es el caso, ya te lo digo, porque este básico es un gran albariño a buen precio, eso sí), un Albamar 2006 (la primera añada que embotellaba) y además de su frescura, todavía persistente, había evolucionado en botella hacia un vino con aires de hierbaluisa, balsámico, algo de cera de panal, con más volumen y amplitud que profundidad y verticalidad. Pero ahí estaba el vino…
Raya a la gallega de la Sra. Padín
Pero los vinos no eran más que un pretexto. Lo siento, Xurxo. Sí, lo confieso en público. El objetivo era tu madre y su cocina...La casa de los Alba Padín y Bodegas Albamar... No puedo dar más que esa pista, y decir que es un furancho, es decir uno de esos “restaurantes” que, en Galicia, la gente monta en sus casas para dar salida al vino excedente de la propia producción (es decir, lo que no se beben en casa: en este caso, tinto de Barrantes más que nada). En realidad, es una tienda de ultramarinos, pero…entre la bodega y la tienda, hay una cocina. La cocina de la casa, claro, a la que algunas mesas llenas de buenos conocedores de la zona aplauden cada vez que la madre de Xurxo saca su tortilla de patatas. Después de probar de nuevo sus vinos de 2012 (alguna sorpresa grande y buena habrá –un albariño de cepas centenarias embotellado sólo en magnums-, que se servirá, creo, solo en el comedero de truhanes conocido como Restaurante Vinoteca Bagos, en Pontevedra: Rua Michelena, 20, teléfono 986852460), nos sentamos a la mesa y el espectáculo fue de impacto. Porque no sólo salió la famosa tortilla de patata (las pitas corren por el patio de detrás de la casa…). Antes puso unas vieiras de antología (las mejores, sólo con aceite y cebolla, las de la ría de Arousa, las más frescas, las de Mar) y unos berberechos tersos y sabrosos. Y lo mejor de la sesión, la receta por la que a la madre de Xurxo habría que ponerle una estatua a la entrada de Cambados: una raya a la gallega, con patatas, aceite, ajo y pimentón (mezcla de dos pimentones, vaya). Yo no sé de dónde saldría ese pescado, pero la tensión en su carne denotaba una frescura y un punto de cocción que yo jamás había disfrutado. El remate de unas filloas acabadas de hacer, calentitas, mórbidas pero con empaque, con su miel, me hicieron postrarme a sus pies (al final de la comida y a solas, por supuesto) para rogarle que me adoptara. Ni caso…
Filloas de la Sra. Padín

14 comentarios:

Jose dijo...

... acidez sin compasión....

Saludos,

Jose

Jorge Díez dijo...

Ese rincón placentero te va a perder, Joan. ¡Si hasta te ofreces ya en adopción! (Aquí puedes intuir la sonrisa, casi risa abierta).

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buen gusto y calidad con una sencillez apabullante. Y la acidez, sin corregir, la que salga!
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Ya se acabó, Jorge...ha sido la etapa del viaje de la que más he escrito en el blog. Me apetecía... Ha habido mucho de muchos sitios pero poco ha salido aquí.
En Galicia lo pasé muy bien en todos los sentidos literales que uno pueda imaginarse.
Lo de la adopción lo pensé...pero vamos, si se lo digo a la señora...aunque creo que está ya curada de todos los espantos! Y tiene una retranca que para qué!
Saludos,
Joan

Smiorgan dijo...

Xurxo es grande, y si sigue por esa línea será muy muy grande.
Yo he estado bebiendo este mes pasado 2006, 2008 y 2011 de Albamar. Coincido contigo en el 2006, aunque lo he notado un pelín indefinido.
Y si Xurxo es grande, su señora madre es lo más. Qué te había dicho de esa raya? Ha merecido la pena ir a probarla? No crees que ir hasta Castrelo merece la pena aunque sólo sea por sentarse a esas mesas y disfrutar de esas delicias de comidas y bebidas? Pena del queso, que ya no quedaba.
Repito, Xurxo va a ser un grande del "albariño".
Saludos y enhorabuena.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Casi no encuentro palabras para la raya, es verdad. La tortilla estaba fenomenal pero, como la propia madre de Xurxo confesó, llevaba demasiado rato hecha porque nos sentamos a la mesa después de más de una hora de cata en la bodega...
Jamás había comido una raya con una frescura como esa, de veras. Y sí, queso no salió del que tú decías, pero Adri (de Bagos) sacó una maravilla, perdón, una MARAVILLA de gamoneu salidito de la cueva hacía poco que me dejó, de nuevo, con la boca abierta casi en rictus...
De los vinos de este antaño chaval (algún día sentará la cabeza, digo yo) seguiremos hablando, por supuesto. Sobre todo con él: ahora que hay confianza y se le abre la oportunidad de meterle más tiempo al asunto, hay que hablar con él. Prometo hacerlo!
Salud y gracias!
Joan

RosaP.B. dijo...

Tanto Xurxo como sus vinos (para mi, de los mejores de Rias baixas... sin olvidarme de Rodri!) expresan y comunican sinceramente, sin tapujos, el terroir de esta zona... esa tortilla y esa raya.... para llorar!!!.... las noches que se pasan en ese furancho, fantasticas!!!... y la definicion del Bagos, "la has bordao", comedero (y bebedero) de truhanes!!....
Un placer leerte y un placer conocerte... aunque yo nunca podré pronunciar "Teroldego" y " Grüner Veltliner" como tu!!!... jajaja... gracias por la ayuda!!...
Estoy segura de que por aqui siempre serás bienvenido, no es necesario recurrir a la adopcion, que seguro que te tratan mejor que a un hijo!!!!...

Joan Gómez Pallarès dijo...

Rosa, qué alegría leerte por aquí!!! La verdad es que pasamos un rato estupendo en esa cena y hacer un poco "la mona" ante vosotros, como que me apetecía...de otra forma jamás me habría atrevido a coger el micro para decir según qué cosas...pero había tan buen rollo que me lancé...lo de esas variedades no tiene mucho mérito: llevo muchas botellas de ambas y a la productora de la teroldego tengo el gusto de conocerla un poco. Así que fue un placer. Sólo que hubieran puesto un Cava más emblemático y no un PN me hubiera hecho algo más feliz y me hubiera explayado u poquitín más. Pero vaya, lo que importó esa noche fue las ganas de aportar de todos y de pasaro bien.
Y tienes razón: en Galicia me encuentro como en casa, como en Catalunya, no hacen falta adopciones. En todas partes durante este viaje. me han tratado de maravilla, pero en Galicia hay tal concentración de amigos (ahora nuevos, como tú!), de buenos bodegueros y de buenos cocineros que es, casi, ya como mi segundo hogar. En Andalucía también me encuentro muy bien pero andan todavía lejos de acumular el talento en vinos tranquilos que hay en Galicia o Catalunya. Tienen el producto y los cocineros, eso sí. Y en mi casa, en Catalunya, mal me está decirlo a mí, hay de todo y mucho y bueno: vinos tranquilos y espumosos, gran producto, mejores cocineros y amigos a montones.
En fin, que cuando vuelva te busco!!!
Besos,
Joan

Silvia Prieto dijo...

yo soy más escueta en palabras ... GENIO&FIGURA y no hablo del vino de mi gran amigo Xurxo !!! un abrazo Joan !!! un placer conocerte y compartir

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tú, querida, no necesitas palabras para hablar!!! Los que avanzamos imparables hacia las sombras y la transparencia (sobre todo para según qué ojos...), necesitamos extras para "llamar" la atención!
Besos y mucha alegría también, esperando la próxima ocasión!
Joan

Cuina Cinc dijo...

Segurament tindras "morriña" però "carpe diem"

Joan Gómez Pallarès dijo...

Segurament, estimada. Però sabré superar-ho pensant només en la propera vegada que hi torni!
Petons!
Joan

Anónimo dijo...

Grandes vinos y gran tipo el amigo Xurxo, aunque no puedo perdonarle la falta de delicadeza de no darme ni un pinchin de esa tortilla. Mucho enseñarme viñedo, mucho catar depósitos y demás asuntos pero la tortilla no apareció. En fin, me debe la tortilla y ¡¡La raya!!

Como contrapartida, decirte que los delincuentes de Bagos te la jugaron y en vez de sacarte un queso de tetilla de leche cruda que está para llorar, te dieron matarile con un gamoneuco, estos no saben letra ni nada. Veremos que tipo de tropelía organizan con esos magnums, habra que empezar a echarse a temblar.

Un abrazo

R. Coalla

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bien dicho, Ramon, reividica lo que es tuyo!!! Si te sirve de consuelo, que no creo..., la primera vez que estuve yo, pasé también ante la cocina y por el comedor y directos a los depósitos! Nada tampoco, ni un pincho, nada nada. Por lo menos, espero que te llevara a la bodega B, a probar el tinto Barrantes. Si no te sometió a esa prueba, el que se cabrea soy yo!!!
En descargo de los de Bagos, tengo que decir que Adri estaba un poco "desorientado" con todo el tema familiar que le viene!!! Pero me dio como que compartía un tesoro sacando ese trocito de gamoneu!!!
Sí puedo afirmar, y afirmo, que los depósitos de donde saldrá ese albariño que irá a Bagos me sonaron a gloria bendita. Sí, habrá que temblar y habrá que intentar arrimarse a quien nos dé una de esas botellas para que nos pase el tembleque!
Un abrazo!
Joan

Publicar un comentario en la entrada