07 enero, 2013

Demarne-Frison Lalore BdB BN NV

Demarne-Frison Lalore BN BdB Una revelación: luz y energía en estado casi puro. Es lo que cruza por mi cabeza cada vez que pienso en esta botella que no sé cuándo volverá...Parece ser que es muy escaso en España y, para seros sinceros, casi me sabe mal hablar de él. No es mi costumbre hacerlo de vinos que no son fáciles de encontrar. Pero es que este champaña es de lo más interesante, nuevo, que he bebido en los últimos tiempos. Demarne-Frison es una bodega joven, que empieza a embotellar en 2007 (apenas 4000 botellas) gracias a que Thierry Demarne toma posesión de la propiedad de su familia, en Ville-sur-Arce (Côte des Bar, extremo sureste de Champagne, Aube). Su abuela materna llegó a presidenta de la cooperativa del pueblo y toda la producción de la familia iba a ella. Pero Thierry, gracias a los consejos de su amigo Bertrand Gautherot (ahí es nada: Vouette&Sorbée, uno de mis productores preferidos de todos los tiempos), decide empezar a embotellar una pequeña parte de su producción de uva. Estamos ante apenas 6 Ha, de las que menos de 2 Ha son de chardonnay. Es tierra más de pinot noir la de esta zona. La chardonnay procede de una parcela llamada Les Cotannes, sobre suelo calcáreo Portlandiano.

Desde 2003, Demarne-Frison están certificados como ecológicos, pero trabajan ya en biodinámica, utilizan sólo las levaduras propias del viñedo y de la bodega y el vino base se hace en barricas usadas del cercano Chablis. Este Lalore BdB Brut Nature NV, de 12,5%, ha hecho la fermentación maloláctica de forma espontánea. Obviemos lo de la sonrisa y el arqueo de cejas: esta botella la abrí en un anochecer dominado por el elemento de la luz y en día flor. La disfruté de veras. Dos pensamientos con el primer sorbo: energía y pureza. También luz. Nariz caliza, sabor a hollejos, moluscos (fósiles, cocolitos), salino y ácido al mismo tiempo, sutilmente mineral (yesca y pedernal). "Hacía tiempo" (mi nota literal) "que no probaba algo tan puro y directo en Champagne". Suena al Blanc d'Argile de Vouette&Sorbée , y ahora entiendo por qué: además de amigos, ¡deben ser casi vecinos! Buenas y suaves margas, caliza a tope, flor blanca de tilo. Seco sin agresividad, manzana ácida, talco. Qué buena impresión: fuerza, frescura, potencia y  finura son sus divisas. Iluminante. Una nueva referencia que he conocido gracias a mi jefe, Fernando Angulo. Para buscarlo, de veras. Como su hermano Goustan, 50% PN, 50% Ch, que mezcla suelos Kimmeridgianos con Portlandianos. Tiene que ser la locura...

8 comentarios:

Mariano dijo...

Con el Fidele de Vouette&Sorbée en la recámara tomo buena nota...

Joan Gómez Pallarès dijo...

No me enteré de su amistad y de su vecindad hasta que busqué documentación para saber qué había bebido...eso sí es terruño, porque sus BdB suenan tan a primos hermanos...Espero que disfrutes esa PN. Yo no sé cómo conseguir ese ensamblaje Goustan, pero prometo poner todo mi empeño!!!
Buen trago!
Joan

Jorge Díez dijo...

Desde luego parece una gran referencia, aunque ya adelantas que es difícil de conseguir.
Eso me lleva a decir que comparto tu reflexión de paso: no suelo hablar de aquello que, en la práctica, va a ser imposible conseguir o repetir. Y a veces hago mal, lo sé. Quizá deba replantearme eso también.
Salud.

EuSaenz dijo...

Ya tengo encargada mi botellita...a Fernando, of course. Vouette & Sorbee es un productor muy interesante, tanto el Fidele como el Rosée de Saignée son muy bueno.

Feliz año, Joan.

Saludos,
Eugenio.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Jorge, yo solo hago excepciones a esa norma en dos casos: cuando alguien, persona o empresa me invitan a algún acto/descorche/cata sensacional y creo que tengo que hablar de ello, no porque la gente tenga sugerencias para comprar nada (en no pocos cosas, por supuesto, ni yo puedo comprar...), por el sencillo valor del testimonio de vinos o momentos excepcionales. Es decir, mi amor por la crónica y el relato (una de las dos razones por las que decidí empezar este cuaderno), por compartir unas sensaciones, gana. La segunda excepción es cuando bebo algo que he comprado que realmente me parece sensacional, algo con lo que he disfrutado mucho y que te da una idea clara, clara del terruño que bebemos, del tipo de uva, de la manera de hacer de ese lugar... Demarne-Frison entra en este segundo apartado: es difícil encontrarlo, pero no imposible. Yo li hice! Y aunque cueste, siempre acabo pensando aquello de la famosa guía..."ça mérite un détour!".
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sin duda, el Fidèle, amigo Eugenio, es uno de mis PN preferidos, en una tierra de privilegio para esa uva. Loco me volvería si esta gente hiciera un Côteaux Champenois...no me consta que lo hagan. Pero su Cuvée d'Argile es, como comentaba, un primo hermano de este Lalore. Qué te voy a decir a ti, Eugenio, pero mira bien la fecha de degüelle. Igual merece la pena darle un poco de reposo. Aunque haya hecho la MAL, casi estoy seguro que si hubiera esperado un poco más, más hubiera disfrutado la botella...
Feliz año, amigo, y a ver si nos vemos de nuevo en él!
Joan

EuSaenz dijo...

Lo guardaré un poco, siempre me gusta dejar un tiempo prudencial desde fecha de degüelle a fecha de consumo. Nos veremos, en marzo tenemos la quedada anual del Celler y Villa Mas, para el primero hay más problema de plazas pero para el segundo si quieres venirte sin problema. Te mando un nota y te comento detalles.

Saludos,
Eugenio.

Saludos,
Eugenio.


Joan Gómez Pallarès dijo...

Oh, fantástico, Eugenio! Sería genial poder compartir una sesión con vosotros en Villa Mas. Ya me comentarás qué fechas tenéis en mente, porque yo, a partir de mediados de febrero, tendré que viajar bastante...
Saludos!
Joan

Publicar un comentario