13 diciembre, 2012

Empordà: los hijos del viento

Hoy he pasado un buen rato. Gente con talento al servicio de una buena idea. Isaki Lacuesta y la DO Empordà. Un soplo de aire fresco, de innovación, de mezcla de lenguajes visuales al servicio de una idea que corre libre por el Empordà desde hace unos 2600 años: ¿por qué rendirse a la muerte? Se pregunta Khayyam y, antes, se preguntaron Epicuro y Horacio. Bebe vino, el vino es la vida eterna. Los vinos del Empordà, hijos de Baco y Éolo, cabalgan de nuevo sobre la olas de su mar. Puede que Afrodita naciera en Chipre, pero algunas de sus hijas juegan en el Golfo de Roses desde hace miles de años...lo sé. Los vinos del Empordà, hijos del viento, sembrados por Baco y recogidos por sus jóvenes seguidores, cabalgan de nuevo. Juventud sobre viejos viñedos. Tradición sobre inquietud. Sabiduría y ganas de aprender. Paisaje y territorio. Grandes cosas han pasado y siguen pasando en el Empordà. Y esto no ha hecho más que empezar. Estén atentos a su diversidad de terruños, a la orientanción de sus viñedos, al juego que tienen sus variedades más características.  A la gente de toda la vida que sigue haciendo grandes vinos y a los recién llegados que aprenden rápido y bien. Viento y mar. Fermentación divina. Vida. Hijos de Baco y Éolo. Nunca marcharon.

4 comentarios:

Rafael dijo...

Si te soy sincero, le tengo celos a tu mujer. Si la llegaste a enamorar con la mitad de las palabras y frases que yo acabo de leer .....
Frescura, innovacion, mestizaje de lenguajes, rendirnos a la muerte? Mas, mas vino, Baco, Epicuro, Horacio, basta, sólo trece lineas y Empordá en el plato, listo para descorchar, servir y disfrutar, ........
Que grande eres maqui, a por ellos, y salud

Joan Gómez Pallarès dijo...

A qué negarlo, Rafa: la palabra tiene su importancia...pero aquí lo que me ha inspirado es la capacidad de Isaki Lacuesta para decir las cuatro cosas básicas de una forma amable y fresca. Es un encargo comercial, sin duda, pero está bien hecho. Se nota que, aunque no sepa de vino, sabe de la tierra. ¿Y qué es el vino sin la tierra? Tú de eso sabes más que nadie!
Abrazo,
Joan

Anónimo dijo...

Jo crec que aquestes divines paraules, habituals de l'autor, són resultat d'una llarga criança de coneixement, saviesa, valors i honestitat.
Tacones Cercanos

Joan Gómez Pallarès dijo...

Jo crec que m'abrumes, TC.
Però moltes gràcies! La idea d'un GR de Viña Tondonia em be de gust!
Salut,
Joan

Publicar un comentario en la entrada