05 diciembre, 2012

110 x 14: 2' para una digresión

110x14
De echo, menos de dos minutos. Es lo que la gente, de promedio, está en este cuaderno para leer mis notas.  Aeropuerto de Vigo. 24 horas sin móvil. 24 horas en mi vida sin móvil. Murió ayer en el furancho de los padres de Xurxo Alba (Bodegas Albamar, en Cambados), tras el impacto oloroso y sápido del tinto de Barrantes que fabrican por allí. Antes habíamos probado sus grandes y, quizás, poco valorados fuera de Galicia, albariños, tan cercanos al mar. Su vino de "fangos", probado del inox y su vino con lías y bâtonnage diario me parecen grandes. Siempre con maloláctica, porque arranca sola, en diciembre, con un frío de mil demonios y para desesperación de Sebio, que no puede con la suya. Es lo que dice Xurxo: las bacterias son muy caprichosas...

¿Toda? Sí, toda. Toda la terminal de salidas del aeropuerto de Vigo para mí solo durante 3/4 de hora. Cuento 110 pasos de largo x 14 de ancho. Casi un campo de futbol. He empezado a andar como los Monty Python en su desternillante Ministry of silly walks. Innovando, por supuesto. He leído como un poseso El Enigma de Jan Morris...qué mujer, que anduvo en cuerpo de hombre, tan extraordinaria. También he leído periódicos. He saboreado la puesta de sol. He mirado varias veces como un imbécil la pantalla del móvil muerto. Ayer, cuando fallecía, ahogándose en un capazo lleno de agua fresca y botellas de Albamar 2011, intenté hacerle el boca a boca. nada. Sebio, atento al problema, aconsejó un "baño" alternativo de arroz. Esta mañana, otro vistazo...Nada. Dejé de pensar en él hasta que quise retransmitir en directo la experiencia extraordinaria de mi primer 110 x 14 en soledad. Me quedé como imbécil por segunda vez. Basta. Llevo mi cámara y saco alguna foto. ¿Puedo? Saco mi libreta  y tomo notas. ¿Debo? Miro arriba y abajo y leo la pantalla de vuelos del día, que muere a las 23:30, Vigo-Valencia. Al cabo de un rato, todo se "anima" gracias a los primeros vuelos de la mañana. La pantalla se llena de madrides y yo pienso. ¿Dónde está la relación entre Galicia y Catalunya? En el aeropuerto de Vigo, no. Un solo vuelo en toda la tarde.

19:00. Acaba de aterrizar un avión. De Madrid. Frenesí en la pista. Dos coches le salen al paso. Recuerdo ahora los vinos pasados durante estos dos días. Galicia siempre es intensa para mí, sobre todo cuando ando entre Rías Baixas y Ribeiro: celtiñas y viñerons, mezcla estupenda. Creo que uno de los mejores fue, esta vez, el chardonnay de Les Gravières 2010 de los Tissot (Jura). Más de 100 vinos catados en la III Edición del Ránking del Mileurista Gourmet, Vinos por debajo de los 10 €. Encías y labios astillados. De 10 a 15:15, con dos pausas de 10'. Es aleatorio por completo (sólo quien quiere manda botellas, claro), pero los blancos, mayoría de 2011 y gallegos, me han decepcionado más que el año pasado. Burbujas y rosados, casi ninguno y con un nivel general bajo. Muchos tintos anodinos. Me quedo con lo dicho a la espera, por supuesto, de lo que salga en el ránking, también con mis puntuaciones. Y con los albariños de Alberto Nanclares (Dandelión 2011); la minicata excepcional que nos hizo Eulogio Zárate en su casa (Palomar 2003, Tras da viña 2004 y Zárate 2005: qué lección sobre la fresca longevidad de los albariños en relación con su vinificación) y todo lo probado, que fue todo lo que había, en las bodegas Albamar, con Xurxo Alba Padín: gran fruta, permanente aprendizaje y renovada expectación por lo que salga en este 2012 en la desembocadura del Umia y en O Salnés. Puede que sea menos que en 2011, pero será grande.

El vuelo recién aterrizado devuelve al personal a tierra. Pasan todos ante mí. 24 de 79 pasajeros han salido utilizando un móvil. Yo ya no he mirado el mío, aunque he pensado en él. ¿Vida nueva? Pienso de nuevo en Jan Morris y en su buen amigo Pady Fermor. Un tiempo para callar. El silencio de los monasterios benedictinos...Atreveos a pasar un día de vuestra vida sin el móvil (sobre todo, si es un smartphone... en realidad, lo que menos hacía con él era hablar). Puede que algo cambie en vuestro interior. Vuelve a mí, con fuerza, la empanada del nuevo Bagos y su merluza al punto absoluto. Qué vida. Y por si fuera poco, me voy ya con el mapa completo de lo que me falta por conocer a fondo en estas tierras. Tengo ya mi lista. La viticultura que más me interesa con los vinos de la gente que más me gusta. Cuando vuelva, hablaremos de regresión.
Actividad Postscriptum. Si les apetece, pueden leer el desenlace de la historia en un pequeño relato aquí y en los tuits anteriores (1 a 25).

38 comentarios:

Ramon Roset i Morera dijo...

Bon dia Joan,

Jo vaig passar per una experiència semblant i des d'aquell dia, juntament amb el meu iPhone viatja sempre el meu iPad, que no et deixa parlar però si comunicar, publicar, etc...

Salutacions,

jordi dijo...

Aunque no forme parte del meollo de tu post, citas de pasada Les Gravières 2010 de Tissot. Me parece un vino muy interesante, a pesar de ser jovencísimo aun. En una visita de este pasado verano a los Tissot creo que entendí cómo desde que en 1989 Stéphane dio rienda suelta a su creatividad y buen sentido (o al revés) ha contribuido a que los grandes vinos de Arbois subieran varios peldaños. Tiene cosas realmente extraordinarias.
Por cierto, ¿hay que inferir que en lo de tu móvil diose resurrección o que operó transubstanciación?
Saludos,
Jordi M.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bon dia, Ramon, jo vaig viure aquesta experiència amb intensitat, ho confesso. Tanta, com la de la jornada posterior, quan vaig intentar arreglar l'estropici que les meves males mans havien provocat...I la meva conclusió és que em sento còmode viatjant amb alguna cosa petita que em permeti el que tu dius, comunicar el que em vingui de gust (sí, som així, noi, ens agrada compartir experiències!), però que més enllà ja no penso anar. Vull dir que sense smartphone també vaig passar una bona estona, amb màquina de fer fotos, llibreta i bolígraf. El que sí faré, sobretot per allò del patiment familiar, és dur un telèfon de 10€ a sobre, quan vagi de viatge: si és mor allò que diem telèfon intel.ligent, però que en realitat fem servir per a qualsevol cosa, menys per parlar-hi (si més no, jo...), com a mínim, que tingui el petit recurs d'una trucada...perquè l'altra cosa que vaig descobrir és que les cabines telefòniques han desaparegut pràcticament. Si més no dels aeroports...
Salut,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Jordi. Muy cierto lo de los Tissot. Más allá de los vins jaunes de calidad, sus vinos, como los de Pierre Overnoy, le dan una dimensión al Jura, al Arbois, que hay que atender. Se habla menos de ellos porque sus botellas son más difíciles de encontrar por aquí, pero son vinos, sin duda, que tienen que ser bebidos.
Y todo formaba parte del post, claro. Tiene tela que habiendo probado tanto vino español, me haya quedado con los que quedaron en lo alto del ránking (ya los hará publicos Mariano cuando pueda), con los que probé fuera de cata (los de Xurxo, aunque uno de ellos creo que también estaba en el concurso...a ver cómo habrá quedado!; los de Eulogio Zárate; el de Nanclares) y con este chardonnay de los Tissot. Es lo que hay...por lo menos en mi nariz y paladar...
Salut,
Joan

Alberto Nanclares dijo...

Gracias Joan por el comentario sobre mi vino. Es curioso (y muy grato) verme reflejado en un blog que leo asiduamente como amante del vino. Por cierto, cuando vuelvas por Galicia y si te apetece probar otras cositas estaría encantado en conocerte y enseñarte lo que hago.
Salut

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Alberto, qué sorpresa tan agradable! Muchas gracias por escribir aquí. Ya sabes que este blog, sin el trabajo de tanta gente comi tú, que hace cosas que me tocan y gustan, no tendría ningún sentido...Cuando se completa el círculo y puedo conocer a alguien a quien he empezado tan sólo a entrever gracias a sus vinos, soy feliz.
La verdad es que estuve cerca de tu casa, cerca. David Barro, de Coalla (buen tipo!), me dio tu móvil pero ya habrás visto que mi aparato se apagó en Albamar el sábado por la noche...
Ya no hubo ni posibilidad de comunicación contigo para el domingo...de todas formas, sin conocernos, me parecía un poco salvaje pedir una visita para un domingo por la mañana...
Ahora, si eres tan amable y me pasas a mi mail bogdevinis@gmail.com tu móvil, cuando prepare mi nueva ruta, ya te llamo y quedamos con tiempo.
Estoy preparando un viaje por España para visitar las bodegas que más me apetece conocer, en el sentido contrario a las agujas del reloj saliendo de Barcelona. Y cuando pare en Galicia, me gustaría mucho probar todo eso!
Salut!
Joan

Mariano dijo...

Hombre Joan, hay que tener un poco de paciencia. Yo sufrí el intento autolítico de mi movil y sumergido en el arroz no resucitó hasta el tercer día. Como un reloj.

Sobre la cata, aunque hubo vinos anodinos, y puede muchos de ellos blancos, al lector de 2 minutos le podría quedar la sensación de una cata decepcionante y quiero salir al paso, porque me parece (y mil perdones por el atrevimiento) que tal vez no sea lo que quieres transmitir.

Hubo cositas. Vinos importantes. En muchos de ellos nuestras puntuaciones coinciden y, al poco de que se conozca el top ten, me atrevo a afirmar que la mayoría de esa pequeña lista te gustaron y te gustarán.

Pronto se sabrá. En unas horas. Entre tanto gracias de nuevo por acompañarnos.

Un abrazo

Smiorgan dijo...

Dime que has probado la raya a la gallega de la madre de Xurxo! Si no lo has hecho, ya puedes concertar una cita para ello.
Siempre le he tenido cierto cariño a Albamar, sus vinos, su furancho (el salón de su casa, vaya) y su hacer. He comprado su vino por cajas incluso sin etiquetar. Por honesto, por mantener el hacer de siempre, y porque está muy bueno, que caray.
Releeré este post con calma, pero me has hecho recordar mi cabreo del viernes noche, cuando llegué a Compostela a cenar, y los amigos de Vueling tuvieron a bien dejar mi maleta en Barna.
Espero la lista de premiados.
Saludos.

Smiorgan dijo...

Ah, y Locho Zárate, que gran persona y que grandes vinos!
Saludos de nuevo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Mariano, si miras el postscriptum del post, verás que quien diagnosticó la muerte cerebral de mi teléfono era de toda confianza...le abrió las tripas y el cerebro y no había ya rastros de actividad alguna...Por suerte (y algunos eurillos, a qué negarlo) ya tengo sustituto. Será difícil estar a la altura de mi primer iPhone...
Sobre la cata y el concurso. Es lo que he dicho. Estoy expectante por conocer los vinos que quedaron mejor puntuados porque estoy seguro que hay algunos que también estaban entre mis preferidos. Pero vaya, la sensación general es que la crisis ha hecho que las maderas peguen menos al vino y que, por lo tanto, el nivel medio de los tintos no era tan tánicamente (de la madera) duro como en el año pasado, mientras que en los blancos hubo mucho trabajo de química y menos de viñedo. Y eso, que estoy seguro, como ya ha pasado en las ocasiones anteriores, que la lista de los mejores será una gran recomendación global en favor de los vinos buenos y baratos.
Abrazo!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Alucinado me quedé, S., cuando pasé por la sala del furancho camino de la bodega A (Sebio distingue entre bodega A y bodega B, albariños a un lado del furancho, Barrantes al otro!). El Barça òr la tele, un ambientazo y un olorcillo que vamos...por desgracia a tu pregunta tengo que responder que no...alguien apuntó a una tortilla de patatas, pero es que habíamos terminado de comer en Bagos a las cinco y media por lo menos... No había ni asomo de hambre. No tardaré mucho en volver y esa raya caerá, vaya si caerá.
Me quedé prendado de esos 2012 y de cómo, aún un poco en inox, el 2011 estaba evolucionando de maravilla. Ya ves cómo ando: ha sido uno de mis descubrimientos. Casi como descubrir, para los que pateáis ese territorio mucho más que yo, la sopa de ajo...Pero me quedo con lo bueno: ahora ya sé de su potencial, ya sé cómo es él (viví en su furgoneta unas horas!!!) y probé todo lo que tenía en la A. Y en la B, también.
Volveré, vamos.
Saludos!
Joan
PS. Y sobre el resultado, estamos ya todos esperando con ganas!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sin duda. Yo conocía bien sus vinos pero no a él. Una sola vez en un viaje anterior pero no conversamos casi. Esta vez sí escuché con gran atención, y pregunté.Y bebimos lo descrito. Impresionado me quedé con su discurso y su generosidad. Y yo que no soy para nada de aguardientes, me quedé prendado de cómo estaban destilando la catalán. Eso sí me lo bebía!
Saludos,
Joan

Mariano dijo...

Totalmente de acuerdo con tu lectura madera vs crisis. Bendita crisis!

Alvaro Moreno dijo...

Fiel seguidor de tu blog y de tu persona, aunque he contacto en varias ocasiones contigo, nunca me había pronunciado por estos lares. Pero hoy te has referido a dos grandes personas, además de grandes hacedores de vino, mi gran amigo Sebio y ese gran tío que es Xurxo. Grandes recuerdos tengo de su sencillez y hospitalidad en el furancho de las Galias. Ganas tengo Joan de compartir alguna botella contigo, si pudiera ser en compañia de esos pedazo de fenómenos gallegos. No perder de vista los vinos que elaboran y elaborarán Xurso y Sebio, grandes alegrías nos van a dar.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Toda la gente que conozco de muy primera mano, se ha mirado los números de otra manera desde hace un par de años. Y la madera se alarga más o se compra de segunda mano...
Saludos!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Gran honor que me haces, Álvaro, de veras, escribiendo aquí y leyendo este blog. Tu amigo del alma me contó algunos planes próximos y, vamos, se me iban los pies ya hacia esa zona que vais a visitar!!! Pena que, si todo va bien, yo estaré pero unos dos meses y pico después que vosotros, hacia abril. Los vinos de Sebio, los que firma como Salvaxe y Hush me gustan mucho. Tengo pendiente alguna otra cosa que hace para otras personas, pero todo llegará también. He tenido ya dos buenas charlas con él, sabe mucho mucho, y seguiremos!
Y de Xurxo, pues hablé poco con él durante el concurso, pero cuando se planteó lo de ir donde Zárate, sin quererlo me tocó su furgoneta. Fue entrar y decirle "me gusta cómo tienes desordenado tu mundo". Música a tope, charla entre cachivaches, generosidad y hacia Albamar: bodega A, bodega B, furancho y a la vuelta, el delirium tremens en la furgoneta: "alguien quiere un Kojak!!!???". Genial. Hacía mil años que no tomaba un Kojak. En fin, si unimos a su calidad como personas, lo mcuho y bien que conocen su territorio y sus uvas y que hacen grandes vinos, ¿para qué más...?
Quedan también unas cuantas anécdotas que Sebio me iba contando de cuando él y Xurxo estudiaban juntos. Y también hablamos de uno de los discípulos aventajados de Sebio, Juan, Juanillo, de As Furnias.
Unas horas redondas, muerte de móvil incluída. ¿Cómo, si no, hubiera tenido yo la revelación de que Dios es una mujer?
Y muy de acuerdo con tu diagnóstico de futuro: pasa por Galicia, lo tengo claro.
Saludos cordiales!
Joan

Xoán Elorduy dijo...

Buenas noches.

Lamento que mi comentario no sea sobre los vinos, buenos y mejores, de los que hablas, pero es que no queria dejar pasar la ocasión.

Creo que estamos construyendo un Pais tercermundista. Una gran megalopolis central (cabeza hipertrofiada) y un cuerpo totalmente endeble y sub-alimentado (las "provincias").

Mientras los diferentes gobiernos centrales (esto viene de lejos)se empeñen en no permitir el desarrollo de la "periferia" cada dia nos pareceremos más a Gambia y menos a Alemania.

Unha aperta e prometo non facer maís comentarios fora de tón.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenas noches, Xoán,
por supuesto tienes toda la razón. Había tres cosas que quería destacar en este post: el desamparo irracional que me atacó cuando "perdí" algo tan banal como un teléfono; el desamparo institucional que sentí viendo cómo Galicia tiene por lo menos (que yo sepa) tres aeropuertos y uno de ellos, desperdiciado de la forma tan brutal que he descrito (por supuesto, nadie está libre de culpa y en todas partes malos ejemplos de ese tipo de mala gestión del dinero público para infraestructuras); y las buenas sensaciones con que siempre vuelvo de Galicia, por los amigos que tengo ya allí, por cómo veo que la gente a la que yo conozco se relaciona entre si y por lo bien que como y bebo.
Unha aperta.
Joan

Jose dijo...

Me has recordado la ocasión en que estuve prácticamente un día paseando solateras por el aeropuerto de Basilea. Una estación para autobuses con alas. Y al personal de tierra que sólo les faltó adoptarme como mascota :-)

No uso smartphone, mi phone es almost silly, para qué mentir ;-) Lo uso poco más que para llamar, recibir llamadas, algún sms y alguna foto rápida que va a Twitter (jamás, jamás, jamás en la mesa), pero observo con curiosidad la dependencia que hay de ellos. Todo quisque los mira y consulta cada diez pasos. Juegan, escuchan música, no paran con el sistema de mensajería y no ven nada de alrededor. Parezco de otro planeta cuando saco de mi mochila el libro totalmente analógico, con sus páginas y tal. O cuando durante la comida me centro en la misma y en quienes la comparten, en el diálogo y aun más con el intercambio de información con quien te atiende y no en consultar cada pocos segundos el móvil, interactuar continuamente con él ausente de la realidad de ese ahí y ese ahora.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

La segunda acepción, querido Jose, de la palabra paroxismo en el DRAE me viene al pelo: "2. m. Med. Exacerbación de una enfermedad". La enfermedad se llama "comunicación" y su paroxismo consiste en dos personas, sentadas una frente a la otra en una comida, en la misma mesa, comunicándose a traves del móvil, no sé si con ellas mismas o con ausentes...
En fin, es el signo de los tiempos. Como tú, yo soy hombre de libros y de letras (no estoy diciendo, quede claro, que sea "de Letras", porque esa sería una reducción al absurdo), aunque reconozco que siempre me han interesado los inventos que me permitían trabajar mejor y entender las cosas de otra forma.
Dicho de otra forma y por recoger la cita de los imprescindibles Monty Python: un teléfono no es tonto, lo hacemos tonto. Ya entiendo que tú aplicas el adjetivo para decir que lo usas para lo que fueron inventados: para llamar o ser llamado. Pero las cosas cambian, amigo mío. Y de la misma forma que se pasó del volumen de papiro al códice y del códice manuscrito al impreso y del impreso al que ya no hace falta imprimir, el teléfono dejó ya de ser sólo teléfono. En ese sentido, mi perplejidad: yo que siempre voy con libros cartáceos y con libretas para tomar notas y bolígrafos para escribir, estaba echando de menos mi iPhone...!!!??? Fueron 24 horas muy interesantes que culminaron en esa foto del aeropuerto: la culminación de la soledad!!! La vuelta a la Trapa en su pura esencia. Como decía la monja enclaustrada que no para en el convento: mi claustro es el mundo, dice! Pues eso, mi mundo soy yo. Y por supuesto, no me hace falta para nada un teléfono, le dé el uso que le dé, para vivir en él. Y ahí estaba.
La deriva teológica del asunto también me ha divertido: Dios es Jobs, Jobs es, por lo tanto, bueno y omnipresente, allí donde le encuentre solucionará mis problemas. Falso. Dios no es Jobs, Dios es una mujer y se llama Lara.
Al final, ¿qué queda? Una historia que me ha divertido contar y tres lecciones aprendidas: 1. Si bebes Barrantes, no uses el teléfono: tienes hilo directo para hablar con Dios. 2. Si te quedas sin teléfono "inteligente" (de nuevo...el uso que hagamos de él), concéntrate en la inteligencia que llevamos incorporada de serie. 3. Sigamos a los Monty Python y miremos alrededor con nuestros propios ojos, no con los ojos de los demás, sea a través del móvil o no.
Esto nos pasa por escribir en día festivo!
Abrazo,
Joan
PS. Me pasa contigo como con Álvaro: joder, ¿para cuándo una botella juntos?

Anónimo dijo...

Hola, Joan:
A ver si me voy a sentir culpable de los menos de 2 minutos que pasamos contigo. Te confieso que te suelo leer desde Google Reader, no desde la propia página. ¡Así que no me hago responsable de la lectio interrupta! ;-)
Salutem!
Donatus.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Las lecturas hay que disfrutarlas, sean en el formato que sean. La humanidad no empezó a ser lectora hasta bien entrado el siglo XX. ¿Qué era antes? Oídora por gran mayoría, por supuesto. El formato, para mí, importa menos que el hecho en sí, que es el crucial: la lectura. Sea continua o interrupta (la mía, claramente, es una escritura interrupta!), lo que importa es que sea lectura!
El hecho físico de la lectura es algo muy personal. Si la gente se siente cómoda con un libro electrónico, me parece bien, mientras lea y pague lo que corresponda. Yo, por ejemplo, he intentado lo del libro electrónico, pero no puedo con él. Necesito que mis anotaciones al margen, mis llamadas, mi manoseo del libro sea físico, no telemático (por mucho que lo libros electrónicos también se puedan "subrayar").
Si la gente se siente cómoda leyendo en el metro, que lo haga. Yo, no puedo... Ciertos tipos de lectura me piden intimidad, por ejemplo.
Y etc. Que ya sabemos que la historia del libro y de la lectura es apasionante y daría para mucho...
Salutem plurimam tibi desidero!
Iohannes

Jose dijo...

Tengo nuevo teléfono móvil desde ayer (el anterior se me ha roto demasiado y se le van cayendo las piezas, además de estar tan raido que se le ven los chips desde la carcasa. Esto es cierto, no exagero lo más mínimo). Y qué pereza me da siquiera sacarlo del envoltorio...
En mi mochila (mi familia me dice que parezco Labordeta), suelo llevar siempre algún libro, alguna bolsa y pañuelos de papel, recado de escritura (me encantan esos términos) y en una pequeña funda algo que, junto a un par de euros, me pueda permitir almorzar o merendar en cualquier lugar: Cuchara, tenedor y una suerte de navaja suiza.
Son los tiempos quienes nos llevan y no a la inversa, pero las herramientas son sólo eso, elementos a nuestro servicio y me incomoda observar como parece ser lo contrario.

Declararse de manera excluyente, como muchos hacen, "De Letras" o "De Ciencias" es como quien declarándose zurdo o diestro se cortase una mano.

Saludos,

Jose

P.S. ... tarde o temprano nuestros caminos se cruzarán...

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sin duda, se cruzarán algún día. Ese día será importante. La gran ventaja de las herramientas es que quien no está poseído por ellas, las controla. Y quien las controla, puede no usarlas. Es así de sencillo.
Yo también llevo una navaja suiza, pañuelos, una libreta y útiles de escritura. Desde mis experiencias africanas, también una botella de desinfectante para las manos. Para cuchara y tenedor, si hace falta, uso las manos...Lo de la navaja es un problema para los que viajamos. Si me olvido de ella, se queda en cualquier control.
A mí me gusta sentirme de Humanidades que en los tiempos del Triuium y el Quadriuium, es decir, del Studium, abarcaba todo lo que hacía falta para entender un poco de qué iban las cosas en el mundo. Aquello de Virgilio...
Saludos!
Joan

Smiorgan dijo...

Cuando se crucen esos caminos, podríais avisarme por si estoy cerca?
Más que nada porque me apetecería hacer un alto en ese camino, sentarnos en unas piedras bajo un árbol, y compartir vino, pan, queso y chorizo, y sobre todo charla.
Saludos.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Esa tetrarquía de pan, queso, chorizo y vino es tentadora, realmente. Y lo de la charla, ya ni digo.
A ver cómo colgamos ese anuncio en el tablón...
Saludos!
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Me apunto los Albamar para cuando tenga ocasión, no lo conozco.
Sobre Nanclares, en prueba rápida me llamaron la atención en el Vigneron de Tui, tengo que echarles tiempo.
Y sobre el Ranking, no se que vinos habría pero si estuvieron apuesto sin dudadrlo a As Furnias y Flower & the bee tinto

pedro dijo...

Muy buenas Joan!
Para mi,como colaborador del amigo mileurista un placer leer tus crónicas , y saber que has disfrutado tanto, y hoy además con su punto de humor!
Por otra parte no sé si con los años, o porqué el leer estas cosas de Galicia y la gente que conozco de alguien de "fuera" como tú me emocionan, ya sabes que el halago entre cercanos no se estila, y si es el de la "leira" de al lado menos...cosas del minifundismo.
De Xurxo Alba...que decir, para mí una debilidad, mi primer trabajo medio serio fue de veedor del Consello Reglador de RB, creo que en 2007, y entre las varias Bodegas que me tocaron, casualmente, estaban Nanclares, y Xurxo,el primero, me pareció un vigneron diferente, meticuloso y escrupuloso en la selección y elaboración, con Dandelión la semana pasada comprobé el trabajo de estos años, un cañón, y con Xurxo, me encontré a un chaval, con una pasión desmedida, entregado, abierto a aprender y a hacer bien las cosas, le seguí la pista de lejos, y en Junio en Sanxenxo me lo encontré en un evento organizado por Raúl, con unos vinazos encima de la mesa, convertido ya en otro gran vigneron, me hizo muchísima ilusión, le quedan grandes vinos por hacer, seguro! Un placer Joan, tenerte por aquí, te esperamos pronto! Una abraçada!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo no sé nada, Jorge! Cuando Mariano publique el ránking veremos qué ha quedado arriba. Algo me huelo pero soy mal descubridor de vinos catando a ciegas...
A Alberto Nanclares me lo descubrió Adri, de Bagos. Como suele hacer, se acercó con esa sonrisa cómplice y medio picarona con la botella en la mano y la esperanza de que no lo conociera. Acertó y me ha abierto, con esa botella, las puertas de lo que promete ser algo fascinante. Porque Alberto, por lo que sé, tiene lo que tiene en el mercado, pero andará con unas cuantas cosas nuevas en la bodega. Me huelo que es gente que no para quieta!
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por pasar por aquí, Pedro. Pasamos buenos momentos comentado vinos y cosas de tu Morrazo también. Algún día caerán algunos grandes vinos de por allí y tú nos pondrás en la senda, como si lo viera!
Yo tengo un apego especial por los sitios donde, de una manera natural y sin tonterías, se rinde culto ancestral al buen comer y beber, donde la gente se preocupa por saber qué come, por conocer a los proveedores y por descubrir bodegas y gente haciendo buenos vinos. Mi tierra, Catalunya es muy así. Andakucía es muy así, aunque en lo de los vinos tranquilos andan todavía un poco rezagados, pero al tiempo que llegarán. Y Galicia es MUY MUY así. El caldo de cultivo que hay ahora mismo entre bodegas y bodegueros, restaurantes y cocineros, periodistas y aficionados es impresionante. Cada vez que vuelvo descubro unas cuantas cosas nuevas y me voy con la libreta llena de las que tengo que conocer a la vuelta. Y eso pasa en pocos sitios, Pedro. Galicia es grande, Pedro, pero la mejor noticia es que tiene un margen para crecer y explotar todavía mayor. Y eso me gusta mucho.
A Alberto lo conoceré en la próxima visita con calma. Y también a Bernabé y a los vinos más personales de Sebio, que ya he bebido y conozco de antemano. Pero hay que pisar viñedo, hay que ver la bodega, hay que probar lo que el viñerón quiere que pruebes. Y entonces los descubrimientos y los afianzamientos se suceden uno tras otro. De Xurxo sé que va para arriba imparable, no tanto por la botella que he bebido sino por lo que tenía en maderas en la bodega, por lo que había sobre todo en un par de inox y por lo que contaba. De un año a otro aprende y mejora, lo vi y lo bebí en su bodega.
Y Sebio, que es un tipo consagrado en una gran bodega, qué decir, jugándose el prestigio y sacando cosas emocionantes cuando podría estar repantigado viendo cómo pasan las vendimias. Juanillo, me contaba él, es uno de sus discípulos. No lo sabía, pero ahora ya entiendo algunas cosas.
Y con gente inquieta y con tantas ganas como todos los que citamos ahora, más todos los que nos juntamos en Bagos, más unos cuantos más que andan pululando por las DOs de Galicia, pues chico, el futuro se abre para seguir descubriendo y gozando.
Nos vemos pronto!
Unha aperta!
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan no pretendía arrancarte nada jejejeje se como va. El año pasado tuvimos que callarnos unos días aunque por lo comentado allí en conversaciones informales a salto de mata, el Nº del que ganó era el que nos destacaba a casi todos. A ver lo que sale este año.
Los 3 vinos que probé de nanclares en Tui me llamaron la atención. Me gustó más el Nacnclares 10 porque estaba más hecho que el crudo DAndelion 11y el Soverribas 10 - con madera y sino escribo mal el nombre- me despertó curiosidad. Es una bodega que me gustaria probar todo con tiempo pero de momento no será posible.
Permitirme meterme en vuestra conversación, Pedro y tu. HAce tiempo que Mariano, yo y creo que Louzán tenemos claro y decimos, cada uno a su manera, que el futuro de los vinos tintos españoles está en Galicia - sin ánimo de desmerecer ni menospreciar otras zonas y vinos-. Donde hay más diversidad , más patrimonio autóctono y más respeto de las maderas, desde luego si me tengo que quedar con una, es mi zona preferida.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Supongo que con unos cuantos meses, Dandelión 2011 ha ganado no poco. En la noche del viernes, yo lo encontré soberbio.
En cuanto a los resultados aunque me torturaran hasta la muerte no me sacaban nada...porque Mariano no ha soltado prenda!!!
Y en lo que a Galicia de refiere, no creo que el futuro de los vinos, tintos y no, en España pase por allí (sería demasiado largo desarrollar esto ahora), pero sí creo que están marcando una tendencia que es la que, de una manera más natural, emana del clima y de las características de las variedades de la zona. Eso sí creo que acabará dominando el futuro del vino en España: que en cada zona se atienda más a aquello que el tipo de uva, el clima y el terreno piden para su vinificación, huyendo cada vez más de una homogeneización llamémosle bordelesa, que no es deseable ni aconsejable en muchos sitios de España.
Sí coincidimos en que es una de mis zonas preferidas!
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan tienes razón que sería demasiado largo de desarrollar. Mea culpa pero evidentemente mi frase de antes, es más una forma de hablar para que nos entendamos que algo literal.

Anónimo dijo...

Buenas noches

Perdonen mi ignorancia pero no entiendo el argumento de crisis y madera en el vino, me lo pueden aclarar, se lo agradeceria?

Saludos

Joan Gómez Pallarès dijo...

Digamos que estamos de acuerdo en el fondo de lo que decías (que Galicia es una de nuestras zonas de preferencia, en tu caso, la que más) pero que en la forma, yo creo que no se puede decir que el futuro de los vinos españoles pasa por allí. El concepto de lo que tendría que ser el vino español puede que pase por allí. Eso sí.
Saludos!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenos días, A.,
se trata de que desde hace por lo menos un par de años, hay no pocas bodegas que no pueden sacar todo lo que producen y, por lo tanto ganan menos. Eso es por la crisis general, que ha hecho reducir el nivel de consumo de vino (que baja, además, por otros factores, cierto). Antes, estas bodegas compraban más barricas nuevas para sus vinos. Yo he podido comprobar cómo quien compraba barricas nuevas cada año, ahora a lo mejor lo hace cada dos o cada tres y alarga la vida de las que tiene hasta un segundo o tercer vino. Quienes ya compraban de entrada de segunda mano, lo siguen haciendo pero buscan precios mejores o, en la medida de lo posible, regalos. Ello hace que vinos que antes salían al mercado con más madera, ahora lo hagan con la madera menos marcada.
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan como te comentaba, esa frase era en tono coloquial, una forma de hablar, por eso también decía q no menospreciaba con ella, otros vinos y zonas. Al final cómo siempre, nos hemos entendido ;)

Joan Gómez Pallarès dijo...

A ver si algún día, más cercano que lejano, volvemos a entendernos alrededor de una buen mesa y un buen vino!

Publicar un comentario en la entrada