18 septiembre, 2012

Gauby Les Calcinaires Rouge 2011

Los Gauby, en Calce (Côtes du Roussillon), se explican mejor que nadie: "nuestro trabajo consiste en respetar el medio ambiente, en tomar a la naturaleza como aliada, fuente de inspiración que nos remite a múltiples formas de cultivo, dejando de lado productos químicos y de síntesis y usando solo preparaciones hechas en casa, a base de plantas (más de veinte) y otros productos naturales como aceites esenciales, el compost, etc".

"Se trata de un trabajo que nos permite obtener la quintaesencia de nuestros terruños y buscar la elegancia y la frescura en nuestros vinos. El objetivo es la preservación del equilibrio natural y mantener la libertad en nuestras elecciones. Somos y seguiremos siendo campesinos".  Podría sonar a palabrería hueca, a marketing convencional en tiempos y para personas que buscan declaraciones y productos como éste. Pero yo conozco a Lionel Gauby. Ha heredado el conocimiento de su padre y ha desarrollado una sensibilidad especial, única, hacia ese paisaje casi virgen, árido, ordenado en suaves ondulaciones llenas de robledos y bosque bajo, en suelos calcáreos, de margas y de esquistos pizarrosos que poseen una complejidad aromática arrolladora.

Les Calcinaires rouge 2011
Lionel ha penetrado en lo más profundo de la esencia de su tierra y hace ya unos años (por lo menos cuatro, desde que le conozco, bebo sus vinos y hablo de vez en cuando con él) sabe cómo llevarla a una botella. Él es como su tierra, como sus vinos y como las declaraciones que presiden su web: aprendo de sus silencios y de su mirada tanto como de sus botellas. Es íntegro, de una pieza y con ideas claras, nació campesino y viticultor en una tierra que se ha apropiado de sus saberes y de sus sentimientos para utilizarlo como transmisor allí donde podamos comprar una botella suya y beberla en paz y tranquilidad. Son vinos complejos y que requieren cierta atención, tanto los blancos como los tintos, desde este asequible (hablo del precio) Les Calcinaires Rouge (et blanc) hasta los insondables y profundos Coume Gineste y Muntada. Vinos que emocionan y que te hablan tanto de la persona que los ha hecho como de la tierra que le ha dado esa oportunidad y a la que él ha escuchado.

Este Calcinaires Rouge 2011 (13%, como para meditar sobre el cultivo en el campo de Lionel) es un Côtes du Roussillon Villages hecho de viñedos jóvenes, con un promedio de unos 15 años de edad. 15% garnacha tinta, 25% monastrell, 10% cariñena, 50% syrah. Despalillado al 100%, ha fermentado y macerado tal y como vino al mundo: con lo que lleva del viñedo, con sus levaduras, sin enzimas, sin acidificaciones, tal cual. Se ha criado durante diez meses en barricas usadas (20%) y en cuvas de acero (80%) y no ha sido colado ni filtrado. 5000 botellas de las que compraría todo lo que pudiera (sobre los 14€, en Cuvée 3000). Es un vino con luz, brillante, de intenso color púrpura. Empieza con algo de reducción en nariz y unos aromas de campo que tumban. Muy agradable, su boca te rinde sin más: todavía con algo de carbónico, es amable, fresca, tersa y redonda. Se trata de un gran vino para comer: acompaña, complementa, jamás tapa. Es un vino auténtico, con un punto salvaje casi, sabe a zarzamora, a ciprés, a cuero. Retiene aromas secundarios de la fermentación, hollejos y mosto en transformación. Un vino fresco, dicharachero y de Calce. Menudo lugar, qué gente...

6 comentarios:

Víctor Franco dijo...

Apreciado Joan, compartimos la estima por la bodega y sus vinos, y por Lionel.

Con él he aprendido mucho, pero con sus vinos más. Recuerdo que probamos juntos el Coume dels Lloups 2.009, una maceración pelicular de garnacha gris sobre pizarra roja, de esos que llaman a orange wine y que me recordó un Ageno más mediterráneo.

Y la Roque, no ese vino blanco de Garnacha blanca que elaboraba Anselme antaño, si no el tinto que elabora actualmente con uvas de una Garnacha muy veterana...

Un grande y tan cerquita de casa.

Un abrazo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo recuerdo el último Muntada, 2098, que probamos jjntos, bebimos, nos quedamos mirando en silencio y él ladeó la cabeza en un signo característico, como de asentimiento, y siempre sus ojos fijos sibre ti, dijo algo así como 'bon, eh?'. Qué tipo y qué vinos y qué tierra. Y sí, qué suerte para nosotros en Catalunya, tan cercita de casa: de Rosselló al Limoux tendriíamos que movernos mucho más por esa zona! Una abraçada! Joan

Vicente Vida Lanzas dijo...

Últimamente he tenido la suerte de tener contacto con viticultores que me recuerdan en cierto modo a Gauby. El amor por la tierra es muy difícil utilizarlo como herramienta de marketing, especialmente si como tú se tiene la oportunidad de conocer al productor en persona. En cualquier caso, si no habla la persona lo hará el vino.
Me contaba Goyo García Viadero que recorría el campo al amanecer y al atardecer con atención especial a los aromas que percibía. Después quiere encontrar esos aromas en el vino como seña de identidad de la tierra que lo produce.
En cualquier caso, otro vino más a una lista que va siendo interminable.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenos días, Vicente, y mil perdones y disculpas por contestar a tu comentario tan tarde...sucedió que estaba de viaje ayer por la tarde e iba sólo con el teléfono tonto/inteligente. Cuando le coge por la parte tonta, no hay quien le haga hacer lo que uno quiere sobre todo en relación con Blogger. Normalmente puedo manipular Blogger desde ese teléfono para operaciones sencillas y respuestas cortas a comentarios. Pero ayer se bloqueó dos veces el programa y tu respuesta se quedó en el limbo por unas horas...no hubo manera.
Bien, a lo que iba. Te decía que sólo he hablado una vez, y en una presentación, con Goyo García Viadero pero que es persona que me merece todos los respetos. A él no puedo decir que le conozca, pero a sus vinos sí. Y está abriendo una manera de hacer las cosas, un camino en Ribera del Duero. Y eso es mucho abrir!!! Le veo como a un tipo de una pieza que tiene, también, las antenas bien puestas hacia el campo. Sus vinos, por lo menos, hablan también por él y por esa manera de hacer las cosas. Tengo ahora un par de Viñas de Anguix y de Tabaneras de 2008, que reposarán cierto tiempo, pero que seguro que me darán buenos momentos. Es alguien a quien quiero conocer más a fondo, sin duda.
Cuanto más interminable sea tu lista, mejor te lo pasarás. Es tan sencillo como pasar de aquello de poner cruces, sin convertirse para nada en un bebedor/coleccionista/cazador. Así se pasa mucho mejor y cuando cae algo de aquello que tenías in mente, te llevas unas alegrías...
Saludos,
Joan

Marc dijo...

Lionel Gauby, Tom Lubbe (Matassa), Jean-Philippe Padié, Olivier Pithon, Thomas Theibert (Domaine de l'Horizon)... i el que queda bén aprop (Estagel, Latour de France, Montner, inclús Maury...). Ostia, si el paradís és en algún lloc, molt lluny de Calce no deu ser!

Joan Gómez Pallarès dijo...

I si ja ets a Maury, per què no fer uns quams Km més cap a l'oest i arribar fins al Limoux i Roquetaillade (Domaine de l'Aige i Domaine du Muscaillo)!!! Efectivament, el paradís ja no és a l'orient mitjà...sino als Pirineus!
Salut,
Joan

Publicar un comentario en la entrada