11 agosto, 2012

Terceras impresiones

Burballes con pesto med
Les voy a explicar mi manera de vivir en el Mediterráneo sin que aparezca la cerveza y sin hacer tonterías con otras burbujas al borde de la mar, que es el vivir. Lo fundamental es seguir a Horacio y su Beatus ille. Por supuesto, no hay que saber latín...busquen una buena traducción. La de Vicente Cristóbal y el prof. Fernández Galiano está muy bien. Hay que sentirse alejado del ruido y de las preocupaciones. Para conseguirlo, no basta con estar en un lugar aislado, aunque nosotros lo estemos. Ni sin demasiados ruidos y en contacto directo con la naturaleza y sus habitantes no bípedos, aunque nosotros lo estemos. Ni con una fuente de agua fresca que te da energía y reposo tanto a cuerpo como a oídos, aunque nosotros dispongamos de ella. Pueden ser condiciones necesarias pero no son suficientes. Lo más importante es que tú estés bien y la gente más cercana te dé lo que buscas. Cosas sencillas, claro. Por ejemplo: pensar cada día en qué vamos a comer, ir a comprar al mercado y encontrar lo que te apetece (los domingos en Felanitx; los miércoles en Sineu; los sábados en Santanyí; si el 15 de agosto cae en miércoles, sabes que podrás ir el jueves a Campos o  a Sant Llorenç des Cardassar,...), cocinar y que la gente rebañe el plato con el buen pan moreno. Bien, piensas. No hace falta mucho más, aparte de una buena siesta...

Burballes rizadas de Porreres. Cocción al dente, máximo 3/4 minutos. Has ido a comprar una buena planta de albahaca y tienes en reserva una de salvia para cuando se te ocurra inventar algo. Ajos ligeramente sofritos en aceite. Piñones de la isla, sofritos en el mismo aceite del ajo. Sal. Pimienta negra. Queso de oveja curado y rallado. Dos tomates pequeños, crudos, muy frescos, cortados menudos. Hojas de albahaca enteras. Más aceite. Minipimer. Encuentras el punto. Cierras los ojos. Tomas un bocado y sientes esa explosión de mediterraneidad en tu boca. 4 Kilos 2010. Vino de Felanitx hecho por dos tipos de la tierra, Caballero y Grimalt, que saben qué se llevan entre manos. 2010, con un 70% de callet y el resto CS (20) y syrah (10). 2010 va a resultar una buena añada para los tintos en Mallorca, sobre todo para los que han usado poca madera. Como este 4Kilos, fresco, fresquísimo, lozano, que baila en tu paladar y en tu boca con sus 14%. Romero, zarzamora, pimienta roja. Y sobre todo, un paso ágil y goloso en boca. Tierra y fruta, nada más. Muy recomendable. Patatas hervidas con su piel, agua y sal durante 30 minuto. Que reposen unas horas. Frescas, naturales, con un aderezo de tomate, sal de cocó, albahaca y un picadillo de aceitunas rotas mallorquinas. Canta el gallo. Y yo me doy un beso con esta tierra que me da cuanto necesito, Muac! 2010. Se van a besar ustedes bien con el primer vino del mundo, que yo sepa, que ha escrito su web también en latín. No puedo evitar la sonrisa cómplice, claro.

Estos tipos de Falanis son inefables, ineludibles, inconmensurables. Hay que conocer el lugar desde las tripas para darse cuenta de qué va el asunto. Un día les cuento dónde están esas tripas. 35% callet, 35% manto negro, 30 % CS. Frescura y fruta junto a un grado moderado (13,5%), frambuesa y tomillo, ullastres, pero...con una madera que ha trabajado demasiado. Han sido sólo cinco meses, me dirán, peros esos aires de vainilla y canela, ese punto de roble en el tanino (aunque no se note el grano), no es de la tierra ni de la fruta, es de la madera. Le sobran, para mi gusto, por lo menos dos meses. Con una madera más grande, menos tiempo y más acero, el beso que me hubiera estampado el vino hubiera sido más sonoro.  En cualquier caso, tanto 4Kilos como Muac! avisan de un 2010 que será algo más fresco, rápido y fácilmente bebible que añadas más cálidas. Más sabroso, goloso, de trago amplio y rápido. Todo más Mediterráneo pero sin barcos, sin burbujas, sin tonterías al borde de la mar. Lean ustedes a Horacio y saboreen de otra forma este espíritu que nos anima desde hace miles de años.
Vivir med 2

10 comentarios:

Tiriti dijo...

Hi ha una pasta italiana semblant a aquesta, que te les ondulacions per ambdós costats, es diu Mafaldine, crec que degut a Mafalda de Savoia, aquesta pasta de la foto es original de Mallorca?

Joan Gómez Pallarès dijo...

La paraula i la pasta, T., són de Ses Illes. Burballa, burbaia i augmentatius, diminutius, etc., són, en primera instància, les llenques de fusta que treu el ribot quan passa sobre la fusta, cast. "virutas". La paraula ve del llatí. Com a pasta, sol menjar-se en sopa i l'original és allargada i plana tot i que les presentacions actuals fan que sembli, dins la bossa, aquella pasta que en italià s'anomena capelvenere a nido (I que a mi m'encanta, per la pasta i pel nom).
Les rissades són ja el refistolament i que jo me les mengi com a pastasciutta és una petita perversió, que m'encanta però...
Que jo sàpiga no van entrar pas per cap moda italiana a Ses Illes, sobretot les originals que no són arrissades.
Salut,
Joan

Laura dijo...

Aún a pesar de saber la envidia que causaría en mi el contenido de tus posts no he podido evitar leerlos. Las primeras y segundas impresiones no provocaron tanto daño como esta tercera. Incluso después de leer las segundas me sentí afortunada de no haber tropezado con semejante trato y chiringuito. Porque a veces una/o tiene la sensación de que le tratan mal pero si encima te lo confiesan o lo escuchas ya se te escapa de la razón cómo justificar qué rayos haces allí. En cambio estas terceras impresiones me encantan. Me gustan mucho los mercados mallorquines!!! aunque de los que citas solo conozco el de Campos. Este año tambien visitamos el de Inca pero no es bien bien lo mismo. Me encanta tambien encontrar productos frescos, autóctonos y cocinarlos allí en su propia tierra. Yo creo que se les potencia el sabor. Me gusta tu menú. Lo envidio. Aquí lo podría hacer pero no me sabría igual.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hablemos de cosas bonitas, en efecto,Laura! El mercado de Inca, sin duda, no tiene nada que ver con los más "rurales" de Sineu y, antes mucho más que ahora, Felanitx. Inca es enorme y tiene muchos productos de piel, de ropa...A mí los que más me gustan son los de Sineu, Santanyí y Felanitx. En el de Felanitx no encuentras productos frescos fuera del edificio del mercado. En el de Sineu, tienes mucho de todo y puedes comprar desde un ca rater, pasando por una gallina, siguiendo por un poal y terminando por toallas, cerámica, fruta, verdura, buenas aceitunas (las vende uno que nació en Granollers!) y quesos. Y en sa plaça existe, además, una de las tiendas de vinos mallorquines más trabajadas. A Sineu hay que ir, vamos. El martes en Santa María, el jueves en Campos, en efecto, el sábado en Santanyí y los miércoles en Sineu y Santanyí. Los domingos en Felanitx. Artà también me gusta mucho, pero nunca hemos vivido cerca y no lo conozco bien. Pero la península de Artà es de una tradición agrícola tan profunda como la de Sineu, Felanitx o Campos. El paraíso de los manescales...
A mí tampoco me saben igual las cosas en una terraza de Barcelona que mirando al monte y los viñedos cercanos al mar y escuchando a los pájaros en el sur de Mallorca...
Perdón avanzado por el siguiente post...
Joan

Laura dijo...

Te perdono Joan. Aunque debo reconocer que se me estan haciendo largas tus vacaciones. (No te molestes que es algo que siempre me pasa con lo ajeno) De todos modos tus crónicas me sirven de cuaderno de bitácora para mi próxima estancia en Mallorca. Anotado lo de los mercados. Felanitx lo conozco poco y lo tendré que remediar aunque no creo que pueda ser antes de 11 o 12 meses.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Este año voy a tener la suerte, si los dioses me acompañan, de poder volver cuando los prados verdeen. Quiero escribir sobre algunas bodegas de la isla con calma y eso no se puede hacer en agosto cuando la gente está ya vendimiando o a punto de hacerlo: su cabeza y sus problemas son otros ahora mismo, que los de atender a un pelmazo que pregunta y mira y husmea y bebe y comenta!
Este año, además, he publicado poco sobre restaurantes: el otro lugar al que quería ir cierra en agosto (Santi Taura) y los dos que me apetecían me hubieran matado con el aire acondicionado y están en lugares poco atractivos, en Campos (ca's Calent) y en Manacor ca'n March). Osea que hemos estado en bastantes restaurantes Poulidors (BBB) y hemos comprado mucho en mercados y plazas y cocinado en casa.
Salut!
Joan

Laura dijo...

Qué envidia ver Mallorca en esa estación. Ya nos contarás tus sensaciones. Tu apuesta gastronómica de este verano me ha parecido de lo más sensata. Ca'n March no lo conozco. Ca's Calent sí pero solo de una vez y por tanto sería poca sólida mi opinión.
Salutacions!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Es un sitio con tradición ya consolidada, sólo tiene el "problema" de que está en un sitio feo feo de Campos. Pero no hay nada que un buen plato no pueda superar!
Salut,
Joan

Anónimo dijo...

Visito la web de Terra de Falanis i veo que la publican en latín, español e inglés...¿No son de Mallorca? ...Como chirría el situarse con sencillez en el mundo

Joan Gómez Pallarès dijo...

El mundo antes que catalán o español fue áraba, en esa tierra, y antes fue en latín. A mí no me chirrió tanto...y el latín no está nada mal para ser neolatín!

Publicar un comentario