07 agosto, 2012

Primeras impresiones

Son Bordils muscat 2011
Estamos en las de siempre: tomen ustedes la buena voluntad. Las conexiones funcionan como funcionan, el ordenador que tengo aquí sirve para lo que sirve, mi nueva cámara de fotografiar (en la que tengo depositadas grandes esperanzas: para mi nivel, mínimo, es como jugar con Dios, una Canon Powershot G12...) no se entiende con él (no puedo tomar fotos en RAW porque no puedo editarlas...) y, como siempre, volvemos a lo esencial. Si puedo publicar alguna cosa digna de ser leída a los pies de Sant Salvador, será porque ustedes son buenos y generosos conmigo. Volvemos a lo esencial. Texto y experiencias. Mercado, ayer domingo, en Felanitx. A mí no me entusiasma porque viene poca gente de fuera con sus frutas y verduras y casi todo se va en marroquinería y en trastos de chamarilero. Ventajas. Dos: Felanitx es de los pocos mercados con edificio estable y gente que vende aquí todo el año. Sabemos donde vamos. La segunda es que hay un buen puesto de queso y eso, en Mallorca, aunque suene paradójico, es poco habitual. Quesos con leche sin pasteurizar tanto de Mallorca como de Menorca, de vaca y de oveja sobre todo, y algunos otros, industriales pero dignos. Entrando por la puerta norte del mercado a mano izquierda, en los soportales. Son buena gente, te dejan probar todo y ayudan con información. A ella le persigue un estigma: se gana la vida vendiendo algo que nunca come. A él le va a perseguir otro: tuvo a tiro de piedra la última lotería que tocó en Santanyí (venden allí miércoles y sábado) y no compró.

Hoy es un día raro. Hemos amanecido lloviendo y con la tierra liberando todos sus aromas. Sensaciones que impresionan si vienen de un campo sediento. Ha salido el sol y hemos corrido hacia la playa. Una de nuestras preferidas: cala sa nau. Todos planeando sus cosas para un día de lluvia y nosotros, casi solos en la cala. Un lujo, que hemos "pagado" bañándonos con lluvia en el mar, una delicia poco habitual. Sa nau es casi única en Mallorca: un manantial de agua dulce desemboca allí y una parte del agua es menos salada y fresca que la otra. Sigue lloviendo y saliendo el sol. Durante todo el día. Plou i fa sol...Lo mejor, por ahora, ha sido la harina: la ensaimada llisa de ca'n Figaseca y sus panades, la de carne y la de guisantes con sobrasada. Sobresalientes. Una experta en el asunto me susurraba el secreto de esta panadería (C/ sa plaça, 7): su punto exacto de cocción. Lo clavan, hagan lo que hagan. Miquel "Maikel" Juan y su gente siguen en forma. "Maikel", de quien se publica una entrevista apasionante en el último número del Setmanari d'interessos locals de Felanitx (número 3795), nos demostró (aunque él no lo sepa) cuán en forma está: estábamos tomando unas tapas en ca n'Usola (uno de los pocos locales donde se cocina casero en el pueblo) cuando, a eso de las dos de la tarde, se sustanció, gafas oscuras y sombrero de paja. Soltó una conferencia sobre lo que llamaba bacterias internas en hombres, mujeres y sus respectivos sexos (sentido literal), que nos dejó a todos entre la perplejidad y la hilaridad. Como dice su hijo: el panadero de ca'n Figaseca, escritor ocasional, artista y director de cine, filósofo las 24 horas del día, es todo un personaje.

De vinos no andamos muy bien. Les confesaré. He empezado a probar cosas de 2011 (verano y cosecha que, en parte, viví en la isla) y no he bebido nada que me haga sonreir de nuevo. Por ahora...Tengo ya citas apalabradas con Can Majoral, con Toni Gelabert, con su yerno (que trabaja en el nuevo proyecto de un multimillonario alemán en Es Fangar, cerca de Son Proenç), con los que han amaestrado focas para aparejarlas con gallinas. Saltarán "liebres" como cada año. Pero todavía no. En la foto superior, y por un precio de supermercado cercano a los 10€, tienen ustedes la pequeña frustración del Son Bordils Muscat 2011. Un vino monovarietal de moscatel de grano menudo, VT de Mallorca de una finca cercana a Inca, que tiene el problema de que no dice en boca y en posgusto aquello que parecía revelar en nariz. Es de aromas bonitos, muy de moscatel estrujado, buenos terpenos y frescura. En cuanto llega a la boca, se nota un trabajo con lías que deja un excesivo glicerol y un cuerpo untuoso. Además, el alcohol (14,5%) pesa demasiado: tiene esa última punta alcohólica en el paso por el esófago que hace que aquella frescura que la nariz prometía, se desvanezca por completo. El primer rosado tampoco ha sido nada del otro jueves. De nuevo 2011 parece pesar. En la foto inferior, el Son Caló rosat de Miquel Oliver (DO Pla i Llevant, en Petra), hecho con callet y fogoneu. Tiene un aire y un poco de boca casi tánica, se le nota cierta fuerza y empuje. Es acídulo y asoma un recuerdo que va de las cerezas al arrayán. Pero es poco consistente en boca, apenas aguanta un queso de vaca muy poco curado y tiene, casi, un punto de cierta "suciedad", como de madera vieja (aunque no la lleva, claro) que no ha sido bien lavada. Vale 5€, eso sí, pero no ha sido un vino que me haya satisfecho, como había hecho en otras añadas.

Quería terminar hablando del fiasco de Tripadvisor, que hoy airean los periódicos, pero casi me da pereza. Que haya quien compra opiniones, quien se las inventa, algunos más que se dejan vender, otros que sufren la manipulación y la mayoría que no entendemos nada, aunque sabemos que lo único que hay detrás (de casi todos) es puñetero negocio, quizás no debiera sorprenderme tanto...
Son Caló rosat 11

16 comentarios:

Toni dijo...

De lo que probé en Mallorca hace un par de meses me gustó el blanco Nou Nat 2011. Diferente.

Toni dijo...

Y en cuanto a lo de Tripdavisor y similares la solución es muy fácil: para colgar una crítica de un restaurante o de un hotel, subir una foto de la cuenta.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Ahí lo tengo en la nevera esperando turno, Toni! Ya te comentaré! Saludos, Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tampoco lo veo yo tan fácil, Toni. Todos los que no han comprado críticas positivas a peso y hacen pagar la factura a todo el mundo, alzan su voz indignada. Pero hay un montón que compran críticas positivas al detalle, no a peso, incluso dando facturas que no se abonan, claro... No es tan fácil como eso conocer las opiniones de gente como tú y yo que firme con nombres y apellidos identificables además. Todo esto huele muy mal y va a seguir contaminando la credibilidad de las redes sociales, en parte con razón, en parte por intereses de nuevo creados. Joan

Toni dijo...

Bueno, me refería a los que cuelgan una opinión de un restaurante sin haber ido. Está claro que el restaurante se puede inventar una comida y poner la nota.

Precisamente colgué una crítica muy negativa, la misma que hice en el post en mi blog, del restaurante Aramis de Palma y ¡casualidad! a los pocos días aparecieron unas cuantas mini-opiniones muy positivas, pero sin poner ni un solo plato de los que supuestamente habían comido, de gente que solo tenía esa opinión en Tripadvsior lo cual me hace sospechar que ha sido el entorno del restaurante. ¡En fin!.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Esto que comentas, Toni, está en la esencia de la trampa. Hay agencias/agentes especializados en comprar/vender comentarios postivos a kilos. Y eso se ha destapado.Pero también hay muchos agentes, incluidos probablemente algunos restaurantes,que movilizan opiniones. Recuerdo bien los jaleos que se montaban en Verema gracias/por culpa de los comentarios anónimos sobre restaurantes, tanto a favor como en contra. Ahora sucede lo mismo con Tripadvisor, pero a un nivel y con unas dimensiones mucho más peligrosas. Estos son auténticos profesionales del asunto, se anuncian con El Viajero de El País y montan un web de las mil y una, sobre unas bases de credibilidad como mínimo débiles. A tus pruebas me remito. Y a las que el propio País (tiene narices la cosa ésta de tirarse piedras sobre el propio tejado a una distancia de 48 horas...) proponía, con las declaraciones de afamados chefs, que se quejaban de la manipulación a la que habían sido sometidos.
Y es que cuando hay dinero en juego, aquí nadie conoce a su madre...

el pingue dijo...

No sé como te vas de vacaciones teniendo una subasta tan interesante! :PPPPPPPP
http://www.wine-searcher.com/m/2012/08/el-bulli-sells-its-cellar?view=print

Vicente Vida dijo...

Hola Joan
El tema del valor de una crítica es mucho más viejo que las redes sociales. Yo moderé una lista de correo de música clásica hace ya algún tiempo, y posteriormente colaboré con una revista tradicional, y era un tema de los que salía periódicamente.
Ahora, este asunto de la venta de comentarios favorables lo mantendrá vivo otra temporada. Especialmente por el interés de los medios más tradicionales en restar credibilidad a quienes les están haciendo, me temo, bastante daño.
Yo también he sido testigo de los líos que se montan de vez en cuando en Verema con los comentarios que periódicamente, sobre todo usuarios nuevos, publican a favor o en contra de determinado local. También es verdad, que determinados usuarios de los más habituales publican profusamente para después acudir diciendo soy “fulanito de Verema” y conseguir tratos de favor.
Lo que me ha llamado la atención particularmente es que uno de los miembros del grupo directivo de Verema publique un comentario en el que indica que “un amigo suyo, que conoce a muchos de los bloggers más relevantes, le ha dicho que conoce al menos uno, que no va ni a la mitad de los restaurantes que comenta”. El hilo continua con un velado ataque a los blogs publicados por particulares.
Tenía yo esbozada una entrada para mi blog precisamente sobre las críticas, pero me parece que se va a quedar en la papelera. Al final lo que personalmente me vale es la relación de confianza, casi personal, que establezco con los bloggers a los que sigo. Cuando trato de repetir sus experiencias y me resultan positivas, continúo. Caso contrario, me olvido. Es bastante simple. En tu blog, por ejemplo, Villa Paramesa (del que después escribí una entrada) y Colet han sido algunas de las referencias para establecer confianza. Aparte, por supuesto, de ser una persona con nombre y apellidos, identificable.
Me temo que me he enrollado demasiado.
Saludos
Vicente Vida

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido Roberto, cuando compro, compro. Da igual donde esté y qué haga!!! Teléfono y portátil. Sólo falta una buena Visa...
Abrazo,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Vicente, gracias por tu comentario. Esto es como todo: la gente dice mucho pero prueba poco. Que uno de Verema ha dicho que un prominente blogger (por su barriga...???) no va ni a la mitad de restaurantes de los que hace críticas o comentarios. Que den nombres y apellidos. No hay más. La credibilidad, un bien escaso, se gana a pulso y con los años, escribas donde escribas y trabajes donde trabajes. Se pierde, eso sí, con rapidez. A mí me han ofrecido publicar artículos de promoción en el blog, de cosas variadas, siempre relacionadas con el comer, con el beber o con los libros. Si alguien que tiene un blog se deja publicar con su firma, pongamos unbn comentario de restaurante que ha escrito otro, está muerto como bloguero. Como lo estaría uno que escribiera crónicas para un periódico. Ya ha sucedido y hemos visto qué ha pasado. Se compran las cosas, se vende con un aura de impecable profesionalidad, transparencia y objetividad. Y se acaba en la calle, despachado. Sean críticas de vinos o de restaurantes.
La gente sabe en quién confiar y no es tonta. Como haces tú,, como hacemos todos, contrastamos nuestras experiencias. Si Tripadvisor me pone por las nubes un restaurante que Toni me pone a parir, de entrada ya digo que no será fácil que pase por ese restaurante. Porque me fio de Toni, sin más. Y sé que Tripadvisor hace cosas raras y feas. Ahora lo sé de primera mano: no controlan lo que se publica en su portal y, por lo tanto, no son fiables. Si voy a ese restaurante, terminaré de contrastar mi opinión. Pero todos hacemos lo mismo.. Yo confiaba poco en un periodista del mundo del vino cuyo nombre no diré. Hasta que me di dos oportunidades de charlar con él y de hablar de vinos. Ahora sé que es uno de los mejores (por lo que ha probado y por lo que tiene en la cabeza) y sé que, por desgracia, no siempre puede escribir lo que quiere, porque no le dejan, sencillamente cuando hay dinero de anunciantes por medio.
Yo antes tenía muy poco apego por uno de los grandes periodistas gastronómicos de este país: mucho lugar común, mucho compadreo veía yo, mucho negocio por medio. Hasta que he podido charlar un par de veces con él y he visto que, por lo menos (como antes),, el tipo sabe de veras y, además, tiene una curiosidad innata por conocer y probar.
Todos tenemos, sobre todo si usamos la red como una fuente más de información, nuestras fuentes fiables. Y las no fiables. Y cada cual se cava su propia tumba o se "eleva" a su pequeño cielo, a base de artículos y opiniones.

El "problema" de los nombres y los apellidos es que con ellos no basta: pueden ser "comprados" o teledirigidos como los seudónimos.
Hay que dejarse de patrañas y decir a las claras que es igual dónde publiuque la gente. Lo importante es su índice de credibilidad. La que les damos los demás, claro.
Saludos!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Toni, lo siento mucho pero soy un torpe... Esto de manejar Blogger a través de un iPhone me mata por lo minúsculo del teclado! En la moderación a tu último comentario, en vez de publicar, mi dedo apretó a suprimir... Nada más lejos de mi intención, claro. Podrías volver a escribirlo? Blogger no me permite recuperarlo. Mil gracias y perdón! Joan

Toni dijo...

Pues nada, decía que no se si harás bien en fiarte de mi. No olvides que soy un diletante. ;-)

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias! Es que no quería que se perdiera esa palabra tan bonita...diletante!!! Yo confío plenamente en los diletantes y en los heterodoxos sobretodo si no son marginados. En los marginados también, pero necesito hablar antes con ellos...
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Ahí estamos, en la suplencia estiva de Jose!

Anónimo dijo...

Joan,
No me sorprende nada tu comentario acerca del rosado Son caló (de hecho me sorprende más que te gustase en años anteriores).
Te recomiendo que pruebes el "rosat ecològic" de bodegas Binigrau (los mismos que hacen el Nounat), y si quieres probar un rosado diferente el "Flaires" de bodegas Mortitx (en plena Sierra de Tramontana).
Y disfruta mucho de tu estancia en "Sa Roqueta".

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tienen uno nuevo que se llama Ánima, creo, lo probaré también. He bebido estos días el Nou nat 2011 blanco que tiene su qué realmente, y probar´ñe el rosado. También conozco los blancos de Mortitx (sobre todo su malvasía de Banyalbufar, buena!), pero no he tenido delante el rosadoi. Lo buscaré! Gracias. He bebido estos días, el rosado de can Majoral, Butibalausí rosado 2011, con callet, ull de llebre y syrah. De largo es el más fresco y alegre que he probado hasta ahora, aunque me gustaría qwue se notara más la callet. Buscaré el Mortitx!
Salut,
Joan

Publicar un comentario