30 agosto, 2012

Joly, Clos de la Coulée de Serrant 96

Clos de la Coulée de Serrant 1996 jpg
Appellation Savennières-Coulée de Serrant contrôlée. Escrito así puede que a más de uno suene a poco, pero se trata de una de las poquísimas personas que, en Francia, posee una bodega identificada y reconocida como denominación de origen controlada. Nicolas Joly. Persona y personaje. Controvertido, polémico, siempre genial, para lo bueno y para lo malo. Sus vinos, como todo, hay que probarlos, conocerlos.  Sin dogmatismos. Y entonces...el hecho mismo de tener una etiqueta como esa puede tambalearse. ¿Cómo? Que el mundo que le compra vaya abriendo botellas, en muchas ocasiones de añadas no recientes, y se encuentre con problemas/sorpresas. Hasta el punto de que el propio Joly tenga que publicar en su página web que ""Nous souhaitons informer nos consommateurs qu'aucun vieux millesime (antérieur à 2002) de la Coulée de Serrant n'a été vendu durant ces dix dernieres années en grande surface ou à des sites internets. Nous ne pouvons en aucun cas garantir la qualité des vins acheté par ces biais et ne pourrons donc proceder au remplacement de ces bouteilles si celles ci s'averent defectueuses. Merci de votre comprehension. N. JOLY".

Problemas con botellas que, quizás, no han sido guardadas en condiciones siempre han existido. Si compras en internet y no ves ni qué ni cómo ni sabes quién te vende, puede sucederte algo, tanto como si lo haces en otros sitios, presenciales, que tampoco controlas. Creo que no hay que demonizar a las grandes superficies ni a la venta por internet. Y Nicolas lo hace. Yo he comprado botellas de Joly que me han salido maravillosas y otras que no. Y las he comprado en sitios que me merecían toda la confianza. He hablado con vendedores que han tenido serios problemas (Joly no suele aceptar la devolución de botellas en mal estado, como habéis leído, desde hace años y no sólo las que se puede demostrar que han sido compradas en internet o en grandes superficies) y otros que no han tenido ninguno. Cuando creas un mito, un personaje, que llega a superar a los vinos que el personaje hace (el caso de Joly es paradigma), cada botella abierta se convierte en un doble, triple examen: buscamos al apóstol de la biodinámica; buscamos la chenin blanc del Loire de excelencia; buscamos la luz y la energía en cada botella.

Y eso es imposible. Y Nicolas Joly sufre como pocos de los que yo he podido conocer personalmente este tipo de problemas. Las últimas botellas que he comprado del Clos de la Coulée de Serrant (una de las tres parcelas de Joly, la que menos rendimiento le da) son del 2008, un año que él considera muy bueno. Hay que tener paciencia: sus vinos necesitan años de botella. Con un querido amigo estamos esperando el momento de tomar un 1982, el primer año en que Nicolas se tomó en serio, y bajo control, la aplicación de la biodinámica en sus parcelas. Él dice que saldrá un desastre. Yo, que hay que esperar el momento oportuno. Lo encontraremos. Pero mientras tanto, me apetece abrir de vez en cuando alguna botella suya. 1996 pasa por ser una añada excelente en Savennières, aunque las botellas del Clos no se cotizan a precios desorbitados. Mejor para mi bolsillo, claro. Este 96, con 13,5%, fue abierto el pasado 26 de agosto, en un día de calor y fruto, con la luna en cuarto creciente. Un buen día para él. El vino no ha decepcionado, al contrario, y ha evolucionado como suelen hacer los buenos vinos de Joly: de menos a más, ganando consistencia, volumen, matices y finura con los días. Todavía no ha empezado a caer.

Hoy vuelvo a casa, nadie ha tocado la botella y aquí está la vieja chenin, en un día de luz y flor, dando lo mejor de sí tras cinco días de botella abierta. Empieza siendo un vino delgado, fino, que gana esbeltez con los años. Miel de brezo. Espliego seco en su bolsa, perfumando la ropa en un cajón de buena madera. Con horas de oxígeno, va ganando en intensidad y volumen. Energía y brillo que se concretan en  un punto de hinojo salvaje y de salazón. Cierto aire de caramelo de jalea de limón, aunque su sequedad es grande. Los vinos de Joly son característicos. Con los días, la salinidad recuerda a una manzanilla pasada, seca, bien arropada por la arcilla, la madera vieja y suaves encurtidos. La copa (siempre es así con los buenos vinos) ocupa con sus aromas la habitación entera. Pocas veces lo hago: hoy, mientras terminaba esta nota, tengo una copa del Clos 96 de Nicolas Joly frente a mí, y ese color de miel y los aromas de océano lo llenan todo. Hoy, la persona que ama la tierra y sus cepas, el Nicolas que hace vino con pasión y respeta la tierra, ha vencido al personaje y al mito. Qué bien. Qué feliz reencuentro, además, con Barcelona. Aquí estamos, de nuevo, con Joly empezando una nueva época de mi vida.

14 comentarios:

Jose dijo...

Me sorprendió mucho leer en (creo que) 'Adventures in the Wine Route' que precisamente este viñedo, hace muchas décadas, era un ejemplo de lugar asolado por el intervencionismo en el viñedo :-o

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Es así, Jose. Este viñedo está en producción desde el siglo XII y Joly empezó a trabajar con él a finales de los años 70. Hasta donde yo sé, un viñedo como comentas, asolado por el intervencionismo químico y maquinario, puede regenerarse en unos cinco años. Hablamos de suelo y de fauna en un lugar que, además, es monopolio de la familia.
Saludos,
Joan

Jose dijo...

Sorprendente. Sólo cinco años :-o Como suele decirse, si las abejas desaparecen la vida en la Tierra desaparecería en pocos meses. Si desaparecemos los humanos ¡florecería!

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Es mejor que vuelva a florecer, creo, siendo muchos conscientes de que podemos hacer algo para mejorar la situación!
Lo de las abejas me preocupa más, la verdad: he pasado muchas horas observándolas este verano y han perdido el norte, por lo menos en el sur de Mallorca...
Saludos,
Joan

Vicente Vida Lanzas dijo...

Hola Joan

Feliz retorno a la normalidad! Con respecto a lo que comentáis de la recuperación de terrenos, puede ser incluso en menos de cinco años. Supongo que el grado de intervecionismo tendrá mucho que ver.
Dos productores, Goyo García Viadero y Alfredo maestro, con los que he tenido ocasión de conversar recientemente, me comentaban que al cuarto e incluso tercer año de eliminar los tratamientos sistémicos en la viña, ya podían empezar a considerar la utilización de la uva.
No conocía a Joly. Voy a tener que buscar esos aromas a mar. No puedes imaginar lo que echo de menos la costa.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias, Vicente. Será una temporada distinta y llena de novedades para mí: espero saber aprovecharlas. Conozco bien a ambos viticultores, aunque con Goyo sólo nos hemos saludado una vez. Con Alfredo hemos hablado un par. Conozco bien sus vinos y, ya lo comentamos, el rosado de Alfredo me parece superlativo; y los riberas de Goyo me parecen de lo mejor de su zona, y es mucho decir!
Cuando volvía en el barco de Mallorca y empezaba a perfilarse la ciudad de Barcelona en la lejanía pensaba, en efecto, que es una suerte poder vivir en una ciudad que tiene puerto de mar bien activo. Es una sensación que me gusta mucho, esa de llegar en barco a tu ciudad, desembarcar y en diez minutos estar con el coche en casa. He vivido en muchos sitios y me lo he pasado bien en casi todos ellos (los únicos momentos realmente duros siempre han sido en Bélgica, por enfermedad pasada en solitario o por estar quince días lloviendo sin parar!!!), pero cuando vuelvo a Barcelona, pienso "qué bien".
Saludos!
Joan

homogastronomicus dijo...

Yo he probado tres vinos de Joly. La Coulée de Serrant en el Dos Cielos hace unos días y le Vieux Clos y Nicolas Joly en junio en El Celler de Can Roca que fue además mi primera vez con un vino biodinámico. Los tres me parecieron excepcionales, pero debo decir que La Coulée de Serrant me descolocó mucho. Yo no soy un gran experto en vinos y supongo que este vino me descolocó y me sobrepasó. Lo encontré tremendamente complejo y mis sentidos se colapsaron. Por si a alguien le interesa, os dejo el link a una entrevista que le hice a Nicolas Joly y que publiqué en mi blog.
http://bit.ly/PAqYvw

Mike Tommasi dijo...

Los vinos de Joly son como la roulette. Hay veces que ganas, pero son raras. Por la mayoria sus botellas sufren malamente de oxidacion, y las recentes siempre mas. Tal vez hay una que sale maravillosa, sublime. Este hombre deve comenzar a pasar mas tiempo a hacer vinos y menos a viajar y hacer el guru.

Joan Gómez Pallarès dijo...

H.G., m alegra que te gustaran. Como apunta Miek Tommassi más abajo, mucha gente tiene la sensación de que los vinos de Joly son un poco una ruleta...yo he tenido más suerte y casi siempre me han salido bien o muy bien. Por eso los sigo comprando y siguiendo. Intento desligar a la persona del personaje que ella misma creó. Y cuando he podido llegar más o menos al fondo de la persona, me gusta cómo es, lo que dice y representa y la energía que transmite. Cuando todo ese se encuentra en uno de sus vinos (y no siempre pasa), es realmente fantástico. Muchas gracias por el enlace a la entrevista, que se me pasó. La leeré con placer!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Mi estadística con los vinos de Joly es mejor que la tuya, Mike, pero es cierto que mucha gente comparte tu opinión. Siempre he pensado que los mejores vinos salen de las personas que más íntegramente se dedican a sus viñedos y a su bodega. Y la actividad frenética de Joly, ciertamente, no permite un estar encima de las cosas día a día.
Por eso, cuando abro una botella y me gusta, como pasó con ésta, me alegro y proclamo la bondad de la persona que sabe qué hacer con su tierra y sus vinos, aunque no siempre lo haga...
Su faceta de gurú, por lo demás, me importa tres pimientos, aunque soy de los que ha leído sus libros y siempre ha sacado cosas de provecho de los mismos.
Un abrazo!
Joan

EuSaenz dijo...

Hola Joan, cómo andamos?

Nunca se me olvidará (por coñazo) lo mal que lo pasé en Lavinia en una presentación con el susodicho. Estuvo dos horas hablando de esoterismo vinícola y a punto estuve de largarme en medio del charlazo. ¿Los vinos? Bien, pero. Un Clos del 96 bien, del 2000 y pico para arriba…a evitar. Y caros, muy caros. Sinceramente ni Joly ni Marc Angeli son mi perdición, reconociendo que han aportado mucho al vino, pero…tengo otras preferencias.

Si no has probado “La Charpentrie” de Domaine su Collier, hazlo. Es otro tipo de chenin, pero a mí me encanta.

Saludos,
Eugenio.

Joan Gómez Pallarès dijo...

¿Qué tal, querido Eugenio? Aquí, encantados con el cuerpo que nos han dejado las vacaciones y con ganas ya de empezar cosas nuevas! Espero que vosotros hayáis podido disfrutar de las vuestras también!
Recuerdo muy bien la última experiencia personal con Nicolas Joly: una presentación de vinos en Monvínic en que el bueno, buenazo, buenísimo (una extraordinaria persona, y qué vinos...) de Chus Madrazo fue casi comido en público por Joly. La luz y el público le pierden, cierto, justo lo contrario de Chus...
Pero cuando charlas con él sin focos ves el potencial del tipo y qué representa lo que él ha hecho. Yo dejo de lado los esoterismos y me quedo en cómo la tierra responde a su manera de tratarla. Le pierde lo que le pierde y por eso paga mucho más que los demás, claro. Pero eso no quita que de vez en cuando topas con algún gran vino suyo. Es cierto, qué te voy a decir a ti, que la energía, electricidad y poder de un Domaine Huet Haut-Lieu sec del 2006 (por poner un ejemplo que no me quito de la cabeza) está unas cuantas cabezas por delante del Clos. Pero si pillas un buen 86 de Joly o este 96 (un paso por detrás), también disfrutas.
Domaine du Collier, Saumur en chenin blanc, sólo he probado una copa en mi vida y no puedo opinar con fundamento. Conozco ese trabajo y se me antoja cercano al de Richard Leroy y sus les Noëls de Montbenault. Creo que en unos años será como el vino de Foucault, pero no puedo opinar. Tengo que buscar un par de botellas con algunos años. Un Charpentrie del 2006, por ejemplo...
Sobre Angeli: sus perfiles de chenin son bien distintos y sus Vieilles Vignes de Blanderies me parece un vinazo. Aunque confieso que he bebido más la Lune y tengo muy buen recuerdo de algun mágnum de la Lune (de nuevo un 2006!). De todas formas lo que más me gusta de Angeli son sus heterodoxias semidulces, sean en chenin o en groilleau. También son irregulares, pero cuando pillas una buena botella, alucinas. Le Rosé d'un Jour me gusta, es una debilidad.
Saludos!
Joan

Individu Vins dijo...

Querido Joan,

Permíteme una puntualización.
Joly no está en contra de las tiendas online. De lo que está en contra, es de las tiendas online (por suerte no todas) que son un escaparate muy bonito, con grandes eslóganes que anuncian millones de referencias, pero que no tienen segunda ni tercera dimensión. Éstas, no es que tengan el vino en buenas o malas condiciones, pues para ello debería cumplirse la premisa que tengan vino. Son sólo una fachada. Luego, una vez captado el pedido, a correr para encontrar la botella y enviarla. Todo a low cost, por supuesto. A mí me suena razonable estar en contra de esas tiendas online. En mi opinión son un fraude.

Y luego...hombre, uno agradecería algo más de rigor en las afirmaciones de 'la mayoría de sus botellas sufren...'. No sé qué porcentaje de las aproximadamente 60.000 botellas elaboradas por Joly se ha tomado el amigo Tommasi para hablar de mayorías. Insisto en que, uno (y probablemente cualquier lector, por no hablar de lo que sería justo antes de apedrear a alguien en público) agradecería más rigor explicando el universo de una estadística.
Para decir que una (o 200) botellas te han gustado o no, no hace falta más explicación. Y todas las opiniones son respetables (incluso las de aquellos que son incapaces de saber de qué demonios están hablando). Para juicios, un poquito de seriedad.

Pero es lo que tiene Joly, siempre acosado por las botrytis. En el viñedo, una, en el universo de los egos, la otra.

Ya sé que soy parte interesada del asunto, por eso no entro a valorar los vinos, ni si éstos gustan o no. Pero hay cosas ante las que cuesta no decir nada.

Saludos!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Querido F., Joly está en contra de devolver botellas. Se ha cogido como clavo ardiendo a lo del online y las grandes superficies, pero yo conozco de primera mano (nada de dimes y diretes) dos pequeñas/mínimas superfícies(es decir, tiendas propiedad de una sola persona que se lo curra todo), que vendían Joly y ya no lo hacen por esa dificultad. Sobre los %,en efecto,hay que hilar fino cuando se afirma según qué. Pero Mike Tommassi es persona seria y muybien bebida. Si lo dice por algo será...Yo,en efecto, sólo puedo hablar de mi experiencia. Y esta nunca ha sido la de tener la necesidad de devolver una botella. No la extrapolo,por supuesto: sólo sirve para decir que yo, como consumidor, no entraría en ese % de devoluciones.
Salut!
Joan

Publicar un comentario