22 julio, 2012

Por qué COS Frappato 2010

Han sido quince días negros y me planteo si voy al médico ¡porque lo he pasado de muerte! Estas cosas suelo hacerlas cuando estoy de estrictas vacaciones. Pero este año...tardan tánto en llegar, nos las están poniendo tan largas, tan cuesta arriba los que "gobiernan" en Berlin, en Bruselas, en Madrid y en Barcelona...que me dije "empieza a ponerte algún tráiler, caramba!".Y sí: han sido quince días llenos de muertes, crueles asesinatos, escenas de vudú escalofriantes, suicidios voluntarios (qué pleonasmo...: pero quienes hayan leído lo mismo que yo lo entenderán!), suicidios inducidos, juguetes muertos, muñecas rotas. Demasiado joven muerto. Quince días negros y duros en Barcelona. Voy a empezar la historia por el final. Toni Hill, El verano de los juguetes muertos, Barcelona, Random House Mondadori, 2011. No sé si lo es, pero Toni Hill se merece el honor y el placer del seudónimo. El libro huele a la Barcelona escenario de los crímenes más sórdidos, de las historias más ocultas, de las venganzas más amargas. La Barcelona de los pijos frente a la de los emigrantes. La Barcelona de unos reivindicados Mossos (para mí, es la primera vez que un inspector de los Mossos, Héctor Salgado, llega a la categoría de estrella de la novela negra: a su joven autor le tendrán que dar algún día la Creu de Sant Jordi...), tan activos y astutos como humanos y vulnerables, vuelve con una fuerza casi carvalhiana. Por "desgracia", sus protagonistas sólo beben combinados y cafés. No hay aquí recetas ni vinos...Una pena.
Cos Frappato 2010 2
La trama cambia de escenario, pero la historia suena muy parecida. Estamos en Atenas y Petros Márkaris, en Suicidio perfecto, Tusquets Editores, Barcelona, 2012, nos mete en un pegajoso (sus asientos son de escai), caluroso y andrajoso Mirafiori para que nuestro amado Kostas Jaritos nos conduzca (paso a paso, es imposible perderse en Atenas con sus indicaciones) a la resolución de otros tres suicidios inducidos. Jaritos, como Salgado, hace una investigación extraoficial, y el juego que da esa vida casi al borde de la hoja de servicios (ambos quedan a un tris de que les echen de sus puestos) es enorme. Como suele suceder en estos casos, su resolución no aporta la felicidad. Ni mucho menos. La negritud de estas novelas no está tan sólo en sus muertes. Sus protagonistas se nos hacen mayores y no están para milongas, aunque siempre nos queden los tomates rellenos y las hojas de parra para una redención eterna. Exactamente allí encontramos a nuestro admirado Salvo Montalbano, en la renovada, soprendente L'edat del dubte de Andrea Camilleri, Edicions 62, Barcelona, 2012 (por cierto, un aplauso para la traducción de Vidal). La sorpresa, el azar le ponen ante sus narices un caso por completo inesperado. La rutina, aunque persiste (sus almuerzos en Enzo, sus paseos hasta el puerto en función de la digestión necesaria), salta en mil pedazos, y entre Vigàta (Porto Empedocle), Montelusa (Ragusa) y la Marina di Vigàta (Donnalucata), surge con tanta fuerza como los salmonetes (sin duda, el otro gran protagonista de la novela)  la figura del fantasma de la edad: la teniente Belladonna. Qué mal termina todo.

Tan mal que cuando cierro la tercera novela y voy a la nevera a por uno de esos blancos frescos sicilianos que tanto gustan a Montalbano (carricante, grecanico quizás...Camilleri nos deja con las dudas) y a la teniente, topo con la dura realidad. Ni una sola botella de blanco siciliano para mi restitución...desesperado por aliviar mis penas en este negro, duro, julio barcelonés, escudriño mi mapa sentimental: Ragusa (Montelusa) está apenas a 25 km de Vittoria (Vittoria), en el corazón del sureste siciliano. Aunque Salvo no suela beber tintos, ¿no le apetecería tomar un buen frappato di Vittoria?  ¡Y ahí  sí! Giusto Occhipinti y Giambattista Cilia sonrien desde la esquina de su portentoso, fino, delicado COS Frappato 2010. Quince días duros, intensos, de lectura desenfrenada y de paseo por la parte más oscura del Mediterráneo merecían un final como éste. Cilia Occhipinti Strano en los orígenes. COS, llamada a revolucionar desde las raíces el vino en Sicilia. Uno de los primeros en volver a la biodinámica para devolver a la tierra el equilibrio, y a sus vinos, un frescor (por latitud) inusitado. Los pimeros (desde la marcha de los Cartagineses de la isla: ¡yo sé quién ha probado esas ánforas!) en volver a las vasijas de barro para la fermentación y reposo de sus vinos (Cerasuolo di Vittoria, IGT Frappato, Nero d'Avola, pero también Pithos, blanco de Grecanico, etc.). Los primeros en la isla en atreverse con una DOCG. La uva de este COS Frappato procede de los pueblos de Bastonaca y Fontane, de suelos arenosos, con cal y sílice mezclados con arcillas frescas. 250 msnm. Fementación en cemento vitirificado y doce meses de reposo. 12,5% para beber fresco (sobre los 15ºC). Color de zumo de granado. Perfumado. Fresco. Fragante. Barro y pedernal. Cereza. Laurel seco. Romero. Clavo. Pimienta negra. Es un vino tan fácil y agradable de beber. Seco y jugoso al mismo tiempo, con taninos pequeños pero agradecidos.

Me recuerda a las mujeres que han iluminado estas tres excelentes novelas negras: Regina Ballester, la madre de Gina, antes de la muerte de su hija. Laura Belladonna, la teniente que fue todo y nada para Montalbano en el suspiro de una novela. Kula, o la revindicación del talento juvenil. Occhipinti y Cilia son un trasunto de Sicilia, como Montalbano lo es de Carvalho, MVM, Camilleri  y, también, Sicilia. Jaritos lo es del Ática y Salgado está a medio camino entre la Barceloneta y la Boca. Ya sabéis por qué, hoy, COS Frappato 2010. Me interesan los que me hablan de una tierra. Occhipinti, Cilia, COS lo hace con sus vinos. Camilleri, Márkaris y Hill con sus personajes. Está resultando un buen tráiler, éste. Y me alegra que Barcelona se reivindique, gracias a Hill, como escenario de este tipo de novelas. Dónde andará, ahora mismo, David Serafín...

Los vinos de COS se pueden comprar ahora en la Enoteca d'Italia. Las novelas, en cualquier librería.

8 comentarios:

Jorge Díez dijo...

Ciudad especial para leer -y sentir- novela negra. Pero esto es mi pretexto para hacer un comentario en el que debo pedir disculpas. Estuve estos días algo lejos de la web (realización de cursos, visitas...) y dejé sin respuesta tu pregunta del post anterior. No, no probé ese Guitián en concreto, lo decía por esa discusión un tanto vana sobre el envejecimiento de blancos gallegos. Unos cuantos ya lo han demostrado, no deberíamos sorprendernos por ello.
En fin, disfruta de los vinos con la literatura que más desees armonizar con ellos. Tan interesante como asociarlos con comida.

Jose dijo...

Me gustó tu recomendación del verano pasado: La Acabadora. Leo con atención las de este. ¿Sabes si se ha traducido y cómo al castellano el referido "L'edat del dubte"?

Gracias & saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

En efecto, Jorge, es vana porque no hay discusión: muchos blancos gallegos van a envejecer bien. Mi pregunta concreta era: ¿por qué este Guitián 2006 paró su estancia en bodega más o menos a los 50 meses? Yo creo que era porque ya empezaban a notarse síntomas de que estaba en su momento más álgido. Este en concreto, vaya.
Y sí, aunque esta ciudad está perdiendo a pasos de gigante esa alma que la hacía tan atractiva para según qué historias, esta novela demuestra que queda todavía esperanza!
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Conste, Jose, que esto es calemtamiento de novela negra para el verano...No sé como andará la cosa en las vacaciones. Esle listón de Michela Murgiu está alto, alto...
Pero vamos, Kostas Jaritos y el Inspector Salgado te darán buenos y muy distintos momentos. Jaritos y Montalbano tienen alguna semblanza mayor.
En castellano la tienes en La Salamandra:
http://www.casadellibro.com/libro-la-edad-de-la-duda/9788498384598/1994814
La edad de la duda. Y no puedo responder de la traducción. Las que hace Pau Vidal al catalán son extraordinarias: le tiene tan el tranquillo pillado a eseo complicado idiolecto camilleriano (sobre todo el de los subalternos de la comisaría...).
Saludos,
Joan

Cuina Cinc dijo...

Hola, Joan,
Mira aquesta entrada em sembla que et pot interessa:
http://charladesobremesa.blogspot.com.es/2012/07/la-gastronomia-y-el-arte.html
abraçada,

Joan Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies per indicar-me aquesta entrada, CC. Ara ho miro!
Salut,
Joan

Marc dijo...

Hola Joan,

només una petita reflexió que m'he fet al llegir la teva darrera frase:

Los vinos de COS se pueden comprar ahora en la Enoteca d'Italia. Las novelas, en cualquier librería.

Coneixent una mica els dos sectors dels que parles, editorial i vinícola (per formació i vocació) mai m'havia parat a pensar en la diferència conceptual de distribució. Fixa't, en el cas dels llibres, només cal anar a una llibreria i agafar-los (si hi són) o demanar-los (ens els podran trobar sense gaire dificultat). En el cas del vi, cal anar a un lloc específic, concret, que s'ha treballat intensament la relació amb el productor i que ha de lluitar contra tot per establir ponts amb el consumidor/amant, amb poques garanties d'arribar a un públic objectiu que s'interessi pel seu producte. I sense dret a la devolució... (evidentment, entenc que és en aquest detall on hi ha la diferència abismal, ja que si no vens, el producte torna a l'origen per, de nou, tornar a recircular, sense "perjudici" econòmic). En el cas del vi, el risc és assumit i per tant, és un factor limitant.

Hi ha un model de distribució "bo"?

En un cas demanes o trobes amb certa naturalitat, en l'altre busques i amb sort pots trobar, però en un lloc concret i enlloc més. Conceptualment res podria estar més allunyat.

Salut i bon estiu!
Marc.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Doncs sí, Marc, quan vaig escriure això ho vaig fer amb tota la punyeteria perquè és evident la diferència dels models. Tal i com estan ara les coses, és cert que si jo em poso davant d'un ordinador amb una tarja de crèdit, no trigaré massa a tenir-ho tot a casa, tant els llibres com el vi. Això és el que ara els iguala. Però si baixes al detall de la distribució com tu la descrius, no hi ha model bo. Per molt que vagis a una vinoteca, si encarregues el vi i no tenen els acords que han de tenir, no el tindràs allà al cap de quinze dies. I amb un llibre és més senzill, però no sempre et surten les coses com voldries.
L'únic model bo, i penso només en el client que sóc jo, és el que em posa les coses a casa i aviat. El cost...? Ja es un altre tema.
La logística de la distribució i els seus costos...ja n'havíem parlat alguna vegada. Si qui té les grans dsitribucions no està disposat a repartir una mica de pastís entre grans i petits, està clar qui patirà més i qui assumirà més risc, d'una manera proporcional.
Jo no conec, ja des de la perspectiva que ara et dona a tu l'experiència qu ehas viscut el darrer any, cap model bo com a venedor/distribuidor. Ja saps que és tema que no he tocat mai i no en sé prou...
Salut i bon estiu!
Joan

Publicar un comentario en la entrada