22 junio, 2012

Rodri y la Sra. Lola

La Sra. Lola y Rodri por David Sampedro 2
Es la historia de un encuentro feliz. Estamos en O Salnés, una de las zonas en las que se divide la Denominación de Origen Rías Baixas. El Salnés es, un poco, su corazón y abarca una buena diversidad de terrenos y de climas, desde las playas de Cambados hasta la dorsal de montes que lo separa del interior. Con viñedos que están en la playa y otros que se encuentran a 400 metros. Rodri Méndez es el viticultor de una de las bodegas que más ha llamado la atención en Galicia y, me atreviría a decir, en España. Forjas del Salnés. Podría uno pensar que es por su personalidad: un hombre extrovertido, simpático, generoso, ávido de conocimientos, curioso, buen comedor, mejor catador, excelso bebedor y conversador. ¿Bastaría con eso? Claro que no...Rodri, que estudió en la escuela de viticultura que su abuelo tenía a cielo abierto y se doctoró con Raúl Pérez (su media alma, el que le ha apoyado, enseñado y aconsejado desde su primer vino, en 2003, creo recordar...), hace alguno de los vinos más interesantes de España entera: albariños sin barrica de buen frescor y suave salinidad; albariños fermentados en barrica que vivirán muchos años; tintos que recuerdan, de inmediato, a los grandes tintos atlánticos franceses, siempre con variedades autóctonas, caíño, loureiro, merenzao, sousón, espadeiro (aunque alguna sorpresa dará con variedades de fuera también). Frescura, suaves extracciones, fragancias sin velos, alcohol muy medido, autenticidad, terruño sin más. Sus vinos son como él. Él es el paisano al que uno siempre quisiera tener cerca. Su tierra y él están en sus vinos.

Pero...Lucio Dalla cantaba que "nella vita c'è sempre un però". A Rodri le faltaban uvas de cepas realmente viejas, uvas que, de forma todavía más radical, transmitieran no sólo aquello que tienen las hojas y la parte alta de la pérgola bajo la que maduran, sino también aquello que vive bajo tierra, en raíces profundas. Ahi encontró, justo hace cinco años, a la Sra. Lola. Apenas diez km les separan, en la misma zona, en el mismo concello (Meaño). Pero no se conocían. El azar, los contactos le llevaron a la finca de la Sra. Lola. Con ella, son ya cinco las generaciones de mujeres que llevan la Ha y media de viñedo. Su madre, la Sra. Genoneva fue la que dio el empujón definitivo: cuidó con tesón sus cepas, replantó aquello que moría, transmitió el amor por las castas albariño y caíño y sus vinos a su hija. Ella siempre vinificó, incluso se hacía construir los toneles en la bodega, cuando esto era posible en Rías Baixas. Ella cuidó cepas más que centenarias de albariño con una madera que recuerda la de los bosques de Tolkiehn. Le impresiona a uno pensar en el esfuerzo de la savia cuando hace su trabajo en semejantes plantas. Rodri y la Sra. Lola se encontraron y el acuerdo fue surgiendo con los años. Ahora él y su padre cuidan con tesón ese jardín y las uvas, en 2010 por primera vez, irán al vino y a la botella bautizados con el nombre de la madre: Leirana Finca Genoveva es el nombre que conviene retener.

Pero la Sra. Lola siempre hizo vino, casi antes de que naciera Rodri...Para su consumo diario, por aquello de las visitas, para quedar bien. ¡Y guardó botellas! Su pequeña bodega, su tesouro la llamaría yo, tiene botellas de caíño y de albariño que llegan casi a los treinta años. Por supuesto sin etiquetar, la memoria flaquea pero ella tiene claro que la que nos regaló (no tengo palabras para adjetivar ese verbo) está entre 25 y 30 años. De albariño. Sin filtrar. Sin maloláctica. Rodri y yo nos la llevamos para cenar frente al mar, en Sanxenxo. La abrió rápido (¿y si sale mal?, pensaría, habrá que pedir otra cosa), llenó las copas, acercamos la nariz al borde. Nos miramos con un gesto de complicidad que jamás olvidaré y soltamos un unánime "¡¡¡Para llorar!!!" Era mi primera botella, mi primera experiencia ante un albariño de esas características (lo de Marcial Dorado está muy bien pero habrá que ver dónde acaba en 20 años), pero no la de Rodri. Iba repitiendo, ensimismado: "creo que es la mejor botella que he abierto".  Me, nos tocó la rifa. Una experiencia única, con un amigo único, con una uva hecha vino únicos. En casos como éste, suelo transcribir literalmente mis notas: "para llorar. López de Heredia en estado puro pero con madera de castaño, la del país. Al rato, la cosa está ya en un cruce entre López de Heredia y Heymann-Löwenstein. Mentolado. Balsámico. Miel de azahar. Mineral, fósil. Hidrocarburo. No tiene maloláctica!. Verde, ácido. Con mucha vida por delante y la hemos abierto a los 30 años...Un auténtico Finca Genoveva avant la lettre. Hierbaluisa. Manzanilla en flor. Flores marchitas..."

Ahora lo tengo claro: Rodri va hacia atrás en su manera de vinificar porque sabe muy bien qué se hacía y cómo se hacía hace bastantes años con ese albariño. Y sabe que son vinos que van a vivir. Dos pasos atrás para dar uno adelante. Su Leirana Finca Genoveva 2010 será así: "Un vino que arranca y fermenta de forma espontánea. Para a los tres meses. De los fudres 5 y 3. El estrés hídrico del 2010 calará en la fruta. Él nunca riega. La hierba permaneció entre las cepas.  1 año en lías finas sin bâtonnage. Un vegetal enorme, de gran potencial sápido. Hinojo silvestre. Es un vino que empieza a beberse por las hojas y la fruta y termina en sus raíces: granito puro. Será un gran vino". Hace 30 años, la Sra. Lola hacía los vinos que Rodri anda persiguiendo hoy. Nosotros podremos beberlos, los dos en uno: la fruta de la Sra. Lola, el vino de Rodri. Qué suerte.
Albariño de 30 años de la Sra. Lola
La foto de Rodri y la Sra. Lola fue hecha por David Sampedro.

45 comentarios:

Vicente Vida dijo...

Hola Joan

Tuve ocasión de charlar un rato con Rodri en la inauguración de La Tintorería, hace una semana, y es un tipo extraordinario. De sus vinos, ya lo has dicho tú todo y mis experiencias no han podido ser más positivas.
De Marcial Dorado he tenido oportunidad de catar todas sus añadas, y no se donde estará dentro de 20 años. Lo que si puedo asegurar es que hace un par de años su Dorado Superior 2000 estaba hecho un chaval.
Saludos
Vicente

Xoán Elorduy dijo...

Buenas tardes Joan.

La verdad es que la suerte te tiene que encontrar trabajando. Es un gran tesoro y un valor que se debería tener mucho más en cuenta toda la sabiduría que se esconde bajo las manos de muchos de los viticultores de nuestros países (en plural y hablando de países vitícolas).

Sin embargo algunas costumbres y formas de hacer de determinados paisanos míos no se si son demasiado recomendables por muy tradicionales y antiguas que estas sean (vaya este comentario más en relación con tu anterior post sobre “furanchos e furancheiros”).

Animo y continuanos descubriendo placeres materiales (vinos y comidas) y espirituales (conversaciones, relatos, incluso discusiones).

Unha aperta e moito pulo nas tuas vindeiras aventuras.

Xoán Elorduy

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sí, Vicente, tienes razón. A día de hoy, los vinos de Dorado son vinos que aguantan muy bien. Su manera de vinificar ayuda a ello, claro.
Acaban de entrar a casa dos botellas del Goliardo Finca Genoveva Caíño 2010! Seguro que cuando las abra todavía me saben mejor: ahora que conozco bien la historia y he pisado el viñedo y conozco a la Sra. Lola y a su marido y sé por qué se llama el vino como se llama.
Todo ayuda!
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tienes mucha razón, Xoán: al margen de prácticas vitivinícolas mejores o peores, el patrimonio de cepas y de sabiduría que se ha conservado y que se está transmitiendo es realmente de impresión.
Los furancheiros hacen y hacían su vino como Baco les dió a entender, como sabes perfectamente. Tienen una ventaja los que conozco: que al vino no le hacen nada. Entra la uva, se hace el mosto y lo que sale sale. Y la ventaja es que vas pisando viñedos, vas probando vinos y acabas llegando a la conclusión de dónde está el potencial. A partir de ahí ya es una cuestión de tiempo y paciencia que alguno de ellos llegue a una buena alianza con alguien que sí sepa hacer vino.
En el fondo lo de la Sra. Lola y Rodri es más o menos eso. Con una gran ventaja para la Sra. Lola: sus vinos aguantan lo que no está escrito porque la madera que usaba en su momento, de castaño, ha dado un gran servicio.
El próximo post, si todo va bien, irá de restaurantes y de comidas!!!
Apertas, Xoán, y ojalá nos veamos pronto!
Una abraçada,
Joan

Smiorgan dijo...

Amigo Joan, que dos fantásticos post sobre tu visita a Galicia. No he comentado nada hasta ahora, porque me han resultado hasta abrumadores.
Lo de ese albariño de la señora Lola me ha recordado el ir a comprar albariño, entrar por la cocina de casa, llegar al salón donde se daba a probar el vino, con algo de comer, y probar ese vino sin etiquetar, almacenado en grandes barricas de mil usos, y que está realmente delicioso.
Yo espero este verano, cuando suba a casa, a Galicia, lograr por fin quedar con Rodri.
Un saludo y enhorabuena por el viaje y las experiencias.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Caramba, S., muchas gracias por tus palabras. Pues todavía falta un post sobre restaurante y comidas: la gran ventaja de Galicia es que tiene extraordinario producto en todo, venga del mar, del monte, de la huerta, todo. Y hay un montón de gente que cocina bien. Eso, con los vinos y el interés que ponen muchos en juntar ambas cosas, forma un binomio casi imbatible.
Saludos!
Joan

Jose dijo...

Sólo el vino nos lleva a esos caminos y nos depara esos momentos.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Los caminos del Señor del Vino son inescrutables, amigo Jose. Si yo contara todo lo que me ha pasado yendo por esos mundos de ese Dios, no me creeríais...
Saludos!
Joan

Jose dijo...

I've seen things people you wouldn't believe :-)

Regards,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

All those moments will be lost in time, like tears in rain. Time to die.
A time to live, a time to drink, a time to eat, a time to remember. A time to die.
We'll always have Paris or a blog from Lisbon.
Pessoa will never die.
John

Jorge Díez dijo...

Ese encuentro es un gran paso para Rodri. Si ya eran profundos sus vinos ahora podrán llegar del todo a las entrañas.
Y es cierto, aunque no sea mi tendencia preferida, sé que hará algo grande con varietal foráneo.
Salud.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo he probado 2010 y 2011 de esa pinot noir, Jorge, y por ahora me gustó más la primera que la segunda. Es cuestión de tiempo, pero no olvidaré la primera vez que la probé, a ciegas, en Bagos. Primero pensé en Rully. Después, en el Loire. Al final me dijeron que era de Rías Baixas...joder, qué buena estaba. Creo que será un vino interesante de veras.
Salud y fuego!
Joan

Jorge Díez dijo...

Yo tuve la ocasión de probarlo gracias a Mariano, el Mileurista Gourmet. En una cata a ciegas -también estaba presente Sibaritastur- no lo ubiqué pero quedó entre mis favoritos, junto con otro francés "de verdad". Entonces, al destapar las botellas, vino la gran sorpresa. Creo que tengo que estar hablando de 2010. Si Mariano me lee y lo recuerda, le agradecería confirmación.
Este año en Oviedo tenemos la hoguera "exiliada" (cosas del ayuntamiento) así que ha pasado más desapercibida esta noche, pero esperemos que San Xuan nos ayude a quemar lo que nos sobra y nos estorba. De paso, felicidades (si lo celebras).
Un saludo.

Jose dijo...

Yep, un saltito.

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo probé 2010 en boetllay a ciegas, Jorge, y 2011 de la madera directamente. Puede que sea poco, pero la cosa cambia. No es solo cuestión de añadas...De lo que no tengo ni idea (no le pregunté) es de dónde salió el clon de pinot noir que usa. En cualquier caso, y a "pesar" de esa variedad, no deja de ser un vino muy "Rodri". No sé si me explico...
Aquí hubo tanta hoguera y petardos que se quemaron también 270 chavales y unas cuantas Ha de bosque muy, pero que muy cercanas a Barcelona (Torre Baró). Las noticias hablaron de noche tranquila. No entiendo nada...
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Jose, yo dándole al tinto Pedralonga do Umia 2010, Rías Baixas, 70% mencía, 20% caíño, 10% espadeiro, que estaba espectacular. La parte floral y frutal de la espadeiro y la caíño tenían un día grande hoy...Y tú, aquí, cumpliendo con la obligación de todo buen amigo: cubriendo las espaldas. Vbi amicus, ibi opes.
Gracias!
Joan

Jose dijo...

Ha llegado la caló, como es de recibo, y no me veo yo con cuerpo de tinto. He cogido con ganas los rosados. Abierto un Docetañidos Pago de Valdeátima que me está pareciendo más alegre que añadas anteriores.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Confieso que llevo un año raro con los rosados españoles. Cada vez me interesan menos los rosados de lágrima y los de maceración, ya nada. Supongo que es por algo que llevo en la cabeza y que espero perpetrar en esta vendimia, pero los rosados que más me llaman y me gustan en estos momentos son los que aciertan en la combinación de una uva tinta y una uva blanca. Ya no hablo de franceses, pero de los españoles lo que más me ha llamado por ahora es el Muga rosado 2011, con un (sic!) 30% de viura. Me parece soberbio. Y ya he encargado una botella en formato mágnum para ver qué tal le sienta la cosa.
De todas formas, ya sabes que muchos de estos tintos gallegos son otra cosa...Este Pedralonga do Umía, no siempre me había convencido, pero hoy se ha mostrado frescamente revelador y frutal.
Saludos,
Joan

Jose dijo...

El rosado de Muga de este año pinta tener los mimbres de las buenas añadas para este rosado. Cuando tiene el año bueno (y como ya he escrito en algún lado) es un vino vibrante como la cuerda de una guitarra. En los años en los que no, es sólo un rosado más. ¿Formato magnum? ¿Para dejarlo dormir un tiempo?

Creo que el Docetañidos también lleva algo de uva blanca. El que me ha sorprendido es Viña Aljibes Syrah; no me esperaba gran cosa y ha resultado un rosado de lo más majete y por apenas 3 EUR, sin nada de golosuras de adorno.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Estoy de acuerdo, Jose, con lo que dices de Muga. Hay que decir también que es un rosado al que hay que dar un poco de reposo en botella. Tomado a primeros de diciembre de 2011 no valía, para mí, la mitad de lo que vale ahora. Y el secreto está, claro, en encontrar la justa proporción en el ensamblaje. Creo que este año han dado en el clavo al subir la proporción de viura.
Docetañidos, en efecto, siempre lleva uva blanca también. Probaré este 2011 que dices. Todavía recuerdo mi primer Cigales rosado de Docetañidos, en Le Quatro Staggioni, un buen restaurante italiano de Barcelona. Siempre me ha gustado ese rosado, sí señor. Y Viña Aljibes, que no tiene mucho que ver en cuanto a su vinificación, suele ser de los que, siendo monovarietales y por sanngrado, no pesan en boca, al contrario. Tiene una buena tanicidad pero también mordiente. Siempre suele estar entre los 4/5 que más me gustan desde hace 3/4 años. Y ese precio...
En cambio, todo lo que llevo probado ahora en Catalunya...incluso el habitualmente bueno Roigenc (por hablar de syrah también) estaba pesado y blando, muy alcohólico, cuando lo bebí hace un mes.
Joan

Anónimo dijo...

Para llorar es tu post Joan! De emoción! Que historias tan buenas y tan bien contadas. Y lo de Rodri...sin palabras, es uno de esos iluminados quensalen muy de vez en cuando y que va camino de convertirse en una referencia mundial del vino. Pasión, amor a la tierra y trabajo. Un genio y encima una bellísima persona, despuésmde este post, el abrazo cuando lo vea será más grande!

Pedro.

Jose dijo...

Todo los días los paso corriendo; para las cosas importantes, no. Vino, comida, personas. Me dejo esperar en los rosados hasta que llega el calor. Este calor.

Es curioso para mi esto del Docetañidos. Todos los años lo pruebo y todos los años me pregunto porqué no lo bebo más.... y luego lo olvido :-?

El Roigenc sólo lo he probado en una ocasión. No se le ve mucho por aquí. Me pareció sólo correcto en su momento, si bien quizá soy un pelo injusto habiéndolo probado sólo una vez.

Todavía hay alguno que tengo pendiente de probar a ver en qué están esta añada.
Por cierto, el Gran Feudo, desde que apareció el FB se convirtió en algo perfectamente prescindible. Este año parece que ha vuelto a su (antigüo) ser. Echo de menos algo más de acidez, pero esta añada sí que apetece repetir y no bostezar, como en las anteriores.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Tú que me lees con buenos ojos, Pedro! Muchas gracias por tus palabras y por seguir ahí siempre. Rodri es de esas personas que en cuanto las bebes, sabes que te gustarán. Y en cuanto las conoces, sabes que sus vinos te agradarán también.
Saludos!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hasta lo que llevo probado, el único fermentado en barrica rosado que me gusta de verdad es el Alma de Tobía, aunque suele ser un vino que agradece también meses de reposo en botella.
Pero ya te digo: este año mi obsesión esté en otro tipo de rosados. No he probado muchos de los que solía...
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Llego un poco tarde pero a tiempo. Rodri es una de esas personas que apetece conocer, es abierto, afable y su trato ya te predispone positivamente a beber sus vinos, y eso para mi es muy importante.
A Rodri tenemos que agradecerle - y mucho- su "atrevimiento" embotellando monovarietales y enseñárnoslos a los profanos, eso es cultura. No se si fue el primero en comercializarlos ni en hacerlos pero es del primero que tengo noticias y para mi es como si lo fuera.
Con sus vinos he tenido mis más y mis menos. Con el caiño rara vez puedo aunque me guste, necesito tiempo de botella para apreciarlo, esa acidez marcada..., aunque la calidez de las últimas añadas me lo hace más accesible. El Loureriro me parece muy bueno y recuerdo especialmente la 07 probada hace 6 meses, para llorar. Y el que creo que me gusta más es el Espadeiro, es el más voluminoso quizá pero me gusta su tacto y sus matices. Me gustan todos, qué carajo.
Y sus blancos, los "básicos" los prefiero de segundo año, siguen pareciéndome de los mejores albariños que podemos tomar. Y su Leirana barrica- corrígeme si me equivoco- entendí a Rodrí que se pasaría a llamar finca Genoveva pero no que cambiasen las uvas de su composición como comentas. El Barrica con tiempo son palabras mayores, el 09 está ahora de escándalo.
El Bastión de luna como dice Mariano Mileurismo "me bebería la producción", pues eso.
Y el Pinot Noir que probamos nosotros en verano del año pasado dio absolutamente el pego como francés. A mi al contrario que Jorge que gustó más que un vosne romane 06 de Guyon que era otro de esa ciega.
Y quien pillara ese Albariño con tantos años, a ver si algún día tengo esa suerte.

SIBARITASTUR dijo...

Y hablando de rosados. Tengo en la libreta marcado como interesante el Aljibes syrah rosado 09 que probé en su día,pero tengo "goloso" como adjetivo, habeís seguido añadas y ha cambiado?. Coincido con Joan en el Alma de Tobia pero tambien me pareció goloso (un 09 probado en noviembre 10), mucho palote pero me gustó para guardarlo, había materia.
Quizá el rosado que mas me ha gustado hasta ahora sea el Pricum 09, un rosado fb de Raúl Pérez con prieto picudo, me aguantó una vinagreta y todo. Pero al igual que Alma de Tobia no los definiría como "rosados" son otra cosa.
Intentaré probar ese Docetañidos y el Muga 2011, no le pillé el punto a una añada anterior, mucha acidez y poca fruta roja, me recordó mas a un blanco que un rosado, aunque me pareció muy "serio" y con empaque. Ese es el vago recuerdo que tengo.
De ese Doumia 10 hablaba
Carlos de Roco & Wines
en una cata con su grupo. Hace poco que probé el 09 y no me convenció, a ver el 2010, creo que es bastante superior por lo que comentais.

Joan Gómez Pallarès dijo...

A mí suele pasarme al revés, Jorge. Y así fue también en el caso de Rodri: primero bebo los vinos y si me gustan mucho o me interesan por la razón que sea, intento siempre conocer al productor. Habrá casos (en Australia, Nueva Zelanda, los EUA) en que eso será imposible (aunque a algunos les tengo muchas ganas...), pero los que tengo más cerca, procuraré que no se me escapen. Lo de Rodri fue casualidad, pero se presentó a una cena en el invierno pasado en Pontevedra (de hecho ya vino a la precata del concurso de Mariano, por la tarda en Pepe Vieira) y hubo casi un entendimiento epidérmico, que no ha hecho más que confirmarse este mes de junio.
Sí, el Leirana Barrica es el Finca Genoveva. Y el Goliardo Caíño es ya el Goliardo Finca Genoveva Caíño. Ya tengo un par de botellas en casa...
Lo que cuentas no hace más que describir las características de cada uva. Cuando uno prueba la caíño da terra o la tinta femia, sabe qué tiene delante y cuánto hay que esperar para que la uva se muestre entera. En cambio, la espadeiro tienen una entrada más amable y frutal mucho más rápida. De loureiro he probado todavía poco y no tengo una opinión muy formada. Probé el último de Eulogio Zárate (en la que Rodri echó también una mano), 2010, y no me convenció del todo. He probado el de Rodri y me gustó mucho más. ¿Razón? Cuatro años de reposo en botella, si no recuerdo ma entre uno y otro. Tendemos a pensar que los vinos tintos gallegos, por esa característica general (no hablo de mencía, claro) de suave extracción, antocianos más bien débiles, taninos poco ariscos, se pueden beber ya. Y en general, son vinos que están mostrando que hay que dejarles reposar bien para dar lo mejor de sí mismos.
Ese albariño, como ese caíño...es cuestión de cultivar sin esperar nada a cambio ese don de la amistad!
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

En lo que comentaba antes no era importante el orden de los factores. Yo conocí los vinos y luego a Rodri pero si que es importante la persona que hay detrás de en vino.
Un gilipollas por muy buenos vinos que haga nunca me van a interesar. De momento como hay muchos que no conozco, sigo bebiéndolos o no, simplemente por el gusto.
En cuanto a los tintos de Rodri, esa es la definición del espadeiro, es el mas amable de todos.
El año pasado con Rodri - después del concurso- probé un Caiño del 06 y me sorprendí del cambio, era otro vino diferente y con calidez al final, sorprendente.
No me dió mas por el Loureiro de Zarate pero habrá que ver como evolucciona.
¿Quieres decir que el Caiño Genoveva es el mismo que el de antes y sólo cambia el nombre?, creía que era una parcela nueva y que habría Caiño y caiño Finca Genoveva...

Jose dijo...

Hola Jorge,
tenía yo en mente que ese Viña Aljibes Syrah sería goloso por las notas de cata leidas y relativas a añadas precedentes. Eso no me hacía estar demasiado bien predispuesto y quizá de ahí el que al no encontrarle ese punto goloso o dulzón me haya gustado bastante más de lo que esperaba.

Tengo también una botella de Pricum esperando ocasión. Veremos qué lleva dentro.

Saludos,

Jose

Joan Gómez Pallarès dijo...

Llevo bastante tiempo (por lo menos dos años) sin prieto picudo, Jorge. Así es que buscaré este Pricum de Raül, a ver qué tal se da. Dos años y medio pueden ser una buena medida para ver cómo evoluciona un rosado FB.
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Yo no testoy de acuerdo contigo, Jorge, sobre eso de que un gilipollas, por muy buenos vinos que haga, no me va a interesar. Es como la gran literatura: ¿estamos obligados a que nos guste el escritor? Para nada. Con los vinos me pasa lo mismo. Es cierto que suele verificarse esa ecuación de que un vino que me gusta mucho suele tener una persona detrás que me acaba interesando mucho. Pero no hace ni cuatro días que me sucedió lo contrario: un vino que me atrae mucho y un viticultor que me dejó como un saco de hielo...Veremos, tengo que darle una oportunidad en su territorio porque podía ser timidez o cansancio o una combinación o yo qué sé...
Y por supuesto, hay grandes escritores que son auténticos gilipollas (por usar tu expresión). Es cierto que cuanto mayores se hacen, más gilipollas y peor suele ser su obra. Pero no dejé de leerles.
Hablaría de otros tipos de arte y no pararía.
Con lo de los nombres ya me hice un lío. Así que habrá que ir a la fuente: ese tipo cojonudo que hace unos vinos de narices, para que nos aclare qué va dónde!
Me voy a preparar, mentalmente y físicamente, que esta tarde-noche tenemos una sesión de las grandes: Brunello di Montalcino 2004 con Juancho Asenjo, en Monvínic!!!
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan entiendo lo que dices, estoy de acuerdo, una cosa no quita la otra. Es evidente que puede ser un soplagaitas y hacer un muy buen vino pero es una decisión que he tomado hace mucho tiempo.
Me importan mucho las personas, no todo está justificado y menos por mi egoismo personal de satisfacción. Hay mucho donde escoger para dar negocio de ciertos tipos "dudosos". Yo me lo pierdo?, lo sé y lo asumo.
Y lo de monvinic, tienes últimamente la habilidad de ponerme muchas veces con los dientes largos, jejejejejejeje

SIBARITASTUR dijo...

Ese Pricum rosado lo probé con un año y medio, no recuerdo ahora si pudiera envejecer ni cómo son las añadas posteriores pero no había probado ningún rosado así.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sí, lo he dejado caer como quien no quiere la cosa especialmente para espíritus sensibles...2004: la añada de la reivindicación casi unánime tras los desastres de 2002 y 2003, tras Brunellopoli! Si te dijera bodegas y vinos, te fundías. No lo haré!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muy alto le estás poniendo el listón a ese rosado, Jorge. Salgo a por él en cuanto el asfalto deje de deshacerse...
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Mi bagaje con Italia es muy pequeño por lo que estoy deseoso de probar y aprender de zonas que por el momento no me puedo permitir. Si piones en una misma ecuación, monvinic, brunellos y Juancho Asenjo se me ponen los dientes largos, disfrute, aprendizaje, Oportunidad...
Probé no hace mucho un col d´orcia del 02, no me disgustó pero tampoco me convenció, claro que tengo muy en cuenta el precio.

SIBARITASTUR dijo...

Jose no había leido tu comentario anterior porque no me llegó el comentario al mail. Hoy me han pasado cosas muy raras contigo. En mi blog me aparece un comentario tuyo en el mail al respecto del último vino publicado pero no aparece en el blog y ahora en el de Joan no me aparece tu comentario en el mail pero si publicado. Jose "y sus misterios" jejejejeje.
De que añada guardas ese pricum rosado con barrica?

SIBARITASTUR dijo...

Os dejo la cata que hice de ese rosado en aquel momento :PRICUM ROSADO BARRICA 2009 .
Me hubiera gustado seguir las añadas pero no fue posible. No se si las distintas añadas son del mismo perfil, ni lo que opinaria hoy, pero cuando aquello se convirtió en el rosado - por llamarlo de alguna forma, es otra cosa- del que guardo mejor recuerdo.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Bueno, chicos, no os cortéis, eh? Como en vuestra casa! Yo voy pasando, que pued ser un día duro para las encías...
Joan

Jose dijo...

Caminad confiados y esperad lo inesperado ;-)

El Pricum que tengo en casa es 2010. Parece que ya lo bebí el pasado noviembre, aunque no lo recordaba, con lo que eso signifique.

Saludos,

Jose-desde-Area-51

Joan Gómez Pallarès dijo...

Si bebiste en noviembre un vino que tienes guardado, tenemos que acudir, ya, a la consulta del Dr. Wells!!!
Nos pasamos cuando quieras: tengo un cierta curiosidad por el Château d'Yquem del 1832.
Joan
PS. Sal en cuanto puedas de esa Área, por favor, y encuentra la puerta. Acabaré sufriendo por ti.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Jorge y Jose, ¿otro rosado con alma de tinto? No, por Baco, no!!! Yo cometí ese error más de una vez...cada vino es lo que es y no existen los vinos esquizifrénicos. Pasa que, a mí me sucede el primero, no siempre sabemos cómo describirlos porque no siempre sabemos todos los detalles de su vinificación.
Joan

Jose dijo...

Eeeeesto sí, menuda redacción la mía. A este paso me van a quitar hasta el EGB :-/

Y ahí coincido, creo, contigo. No me gustan los rosados con alma de tinto, ni los blancos que alma de idem, ni los vinos con espíritu borgoñón, ni leches en vinagre. Cada cosa ha de ser la que es y si no es capaz no puede ser otra cosa.

Rosados, rosados. Blancos, blancos. Tintos, tintos; asche zu asche. Cada vino lo que es y de donde es.

Saludos,

Jose

PacoBerciano dijo...

Muy buen texto Joan, me ha hecho recordar muchas cosas. Conocí la finca hace tiempo y me enamoré de ella al momento. Por otro lado, Rodri es mejor persona todavía que bodeguero. Pocas personas tan generosas he conocido. Para mi es un orgullo trabajar con él.
Sólo una aclaración. Los vinos que llevan el nombre de Finca Genoveva éstán elaborados únicamente con vinos de la finca de la señora Lola. Hay, por lo tanto, también Goliardo Caiño elaborado con las uvas de las viejas cepas de Rodri. Son dos vinos diferentes, el Genoveva no está despalillado, pero los dos muy interesantes. Para mi el Caiño 2010 es uno de los mejores que he hecho hasto ahora Rodri.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por la aclaraciòn, Paco. Tenemos entonces Goliardo Caíño y Goliardo Finca Genoveva Caíño. Sólo el segundo, ahora, procede de las cepas de la Sra. Lola. Y en cuanto al albariño, tendríamos, por ejemplo, el Goliardo A Telleira y el Goliardo Finca Genoveva albariño, como más descollantes?
Tengo mis botellas ahí guardadas del Goliardo Caíño Finca Genoveva, compradas donde los cazadores de gourmets, y una caerá muy pronto...
Un abrazo y gracias por tus palabras!
Joan

Publicar un comentario