18 mayo, 2012

Vins dans sa primeur

Providence Pomerol 2011
La degustación "en primeur" es todavía algo poco habitual en España. Más propio de las DOs, diría, que de las empresas que se dedican a distribuir, beber los vinos "en primeur" es arriesgado. La primera acepción del Petit Robert se dedica, no por casualidad, al vino. En Francia es gran tradición y saben bién cómo organizar estos acontecimientos. "Primeur: caractère de ce qui est tout nouveau. Vin dans sa primeur, tout jeune". Tan joven es que el vino se bebe cuando todavía no ha nacido, de muestras que proceden (dos, tres días antes) directamente de la bodega. Que el bodeguero sepa escoger esas muestras para empezar a dar una idea de qué va a suceder con su vino es, también, un arte, una muestra de sabiduría y de complicidad con aquello que estás ayudando a crecer. A este delicado y comprometido ejercicio dedicó la jornada una de las empresas que más me gustan, por su profesionalidad, por la seriedad de su compromiso en la selección de bodegas y por el trato que tienen con los clientes. Primeras Marcas. No, no, no cobro nada por escribir esto, lo hago porque me da la gana, sin más. Y sobre todo porque aprecio el trabajo bien hecho, las personas que lo hacen y valoro muchos de los vinos que venden. Se bebió una buena selección de vinos del Bordelais y una pequeña muestra de vinos españoles, de la Rioja, de Ribera del Duero, de Mallorca y catalanes.

Hablamos siempre de 2011 y de vinos en botellas de muestra, que tardarán bastante o mucho en ser comercializados. Es importante tener en cuenta, pues, que este cuaderno, hoy más que nunca, es tan sólo el de un potencial comprador que tiene el privilegio de interrumpir el nacimiento de un vino y ver, casi al modo de una ecografía, cómo será la criatura que todavía reposa en el vientre de la barrica.  En la Gironde, 2011 ha sido un año complejo y alejado de los parámetros habituales. Un año de profunda sequía durante los primeros seis meses, con lo que el viñedo afrontó el crecimiento de la planta y del fruto en malas condiciones, con pocas reservas en el sustrato. Lluvias importantes en julio y temperatura por debajo de lo habitual. Finales de julio y agosto secos y con sol, que permitieron a la uva madurar en condiciones, aunque algunas variedades sufrieron más que otras (Cabernet Sauvignon la que más sufrió, con una vendimia baja en rendimiento). A lo que se bebió, podría llegar a ser una gran añada de blancos, sobre todo en Graves. Y una buena añada para aquellos vinos que tengan un aporte significativo de Cabernet Franc en sus ensamblajes. Creo que el Sauternais puede llegar a ofrecer, también, vinos con un frescor  y una lozanía que hacía años que yo no olía ni bebía. Lo iremos viendo, pero de mis anotaciones me atrevo, en mayo de 2012, a recomendar algunas cosas. El Domaine de Chevalier  Blanc, con apenas 15 mil botellas de Sauvignon Blanc y Sémillon, me atrajo mucho. Austero, con equilibrio, más terruño que fruta y una boca que apenas tiene ya trazas del bâtonnage, vivirá muchos años.

Los laureles que coronan  las 4 Ha que poseen los de Jean-Pierre Moueix en el corazón de Pomerol van a reverdecer con este 2011. Con 90% de merlot y 10% de Cabernet Franc, creo que han encontrado el mejor equilibrio de todos los pomerol probados. Con, de nuevo, apenas 15 mil botellas, el Providence es un vino fresco y balsámico, con una nariz que te sumerge en las mejores virtudes de su ensamblaje: carnoso con un toque de franciscana austeridad. En boca cae un poco, pero al tiempo. Un tercer vino francés me desbordó. Por la experiencia que tengo en concursos, sé que los vinos dulces (sean del tipo que sean) y los espumosos siempre reciben una gran valoración por la sencilla razón de que tus olfato, paladar y encías los agradecen mucho tras, pongamos, 35 tintos salidos de barrica. Pero este Château Doisy-Vedrines me devolvió los mejores aromas de la flor de azahar  y el frescor azucarado del lemon curd. Sauternes sufrió de otra manera el 2011, con más sequedad y calidez, mayor concentración y deshidratación más rápida de la fruta. Con sus distintas pasadas por la cepa, en general esta gente vendimió tres semanas antes de lo normal. No olvido la acidez y frescura de este vino.

De los vinos españoles, compraria una caja de cada uno de estos. Ribera del Duero puede acabar ofreciendo, en 2011, una añada importante de veras. Una maduración sostenida y sin sorpresas meteóricas, acaba ofreciendo una vendimia pausada, en la que la fruta llega siempre en sazón a la bodega. De Viña Sastre, su Regina Vides me devolvió las buenas sensaciones tan a menudo olvidadas. La madera nueva queda en un segundo plano, como siempre debiera, y la fruta de esa maravillosa, escasa y vieja tempranillo aflora de nuevo. De la república independiente de Felanitx (que, por si alguien no lo sabe, es la Macondo del Mediterráneo)  probé un nuevo paso hacia la profundidad de los de Ànima Negra Viticultors. Su Son Negre 2011, sobre todo de callet de tierras muy pobres cerca de la carretera de Campos antes de llegar a Felanitx (su producción por cepa es inferior al 1/2 kg!), es de veras emocionante: me impresiona la capacidad que tiene este vino, de nuevo, de ofrecerte el Llevant mallorquín dentro de una botella, pero con una finura y una extracción muy suaves. Algo parecido me sucedió con un vino que conozco bien. Conozco bien a quienes lo hacen y la tierra donde se hace y digo sin rubor, que el de 2011 es el mejor Els Escurçons (de Mas Martinet) que yo haya probado a día de hoy. Apenas 5 mil botellas de una garnacha que jamás había tenido esa carga frutal (con un contrapunto de fragor, nada discreto, de la syrah). Una calidad de fruta y, de nuevo, un frescor y una finura casi impropios del lugar donde se hacen esas cepas, que habrá que revisitar tantas veces como sea posible. Hay que ver crecer a este vino como crecen sin cesar las personas que lo hacen.
Els Escurçons 2011 DOQ Priorat de Mas Martinet

2 comentarios:

Vicente Vida dijo...

Hola Joan
Hablando con algún productor del Priorat, en el pasado salón YVINIA, discutía con ellos la inclusión de variedades foráneas como la syrah en sus vinos. La mayoría defendía que aporta frescura, y que ha sido una uva tradicionalmente usada en los coupages prioratinos. Me encantaría conocer tu opinión sobre el tema
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Pues es cierto, Vicente, es una variedad que lleva ya bastantes años en el Priorat y que, sobre todo, en las zonas del sur, más calientes y con suelos francoarenosos y cantos rodados, quita peso a la garnacha y le da algo más de frescor y ligereza. A mí no me gusta que esta u otras variedades pesen en los ensamblajes, pero es una opinión muy mía y de mis gustos. Prefiero sentir lo que se llama "tipicidad" del Priorat a través del predominio de las cepas históricas, tanto en blancos como en tintos. Pero ahora que escribo esto, también he de confesar que no sé con exactitud cuándo se plantó la primera syrah en el Priorat. Tengo que averiguarlo! Ahora resultará que lleva más años de los que yo pensaba!!!
Saludos,
Joan

Publicar un comentario