06 mayo, 2012

DOQ Priorat: Tast de Finques i Viles 2010

Sota la protecció del Montsant
Con este atractivo título se anunciaba la celebración de la décima sesión (diez años consecutivos) en que un número abundante de expertos (sobre los 50, entre enólogos, sumilleres, restauradores, bodegueros, periodistas, bebedores contumaces -yo...-), amantes y muy buenos conocedores de los vinos de la DOQ Priorat, se encuentran para someter a análisis y calificación los vinos de vila y los de finca de la única DO calificada de Catalunya. Organiza la degustación el Consell Regulador de la DOQ y el Parc Científic del Vi (VITEC), vinculado a la URV y se proponen, a mi parecer, tres objetivos fundamentales: 1. Tener más opiniones a la hora de calificar o no un vino. 2. Elaborar, con los datos de varios años consecutivos, un mapa de las características de los vinos de la DOQ Priorat en el que las constantes que aparezcan, vayan definiendo una identidad de esos vinos. 3. Aunque no se dijera con claridad, era el gran tema de conversación: ¿qué características fundamentales vemos los catadores en la añada 2010 para los vinos de vila y de finca? La información se procesa a través de una hoja de degustación (parcialmente, en la foto inferior, de A. Pasanau) que intenta medir en escalas de intensidad (de 0 a 5) valores fundamentales para cualquier vino: su aspecto visual; los descriptores organolépticos que muestra; la armonía; la cantidad y calidad de taninos; el impacto de la madera en nariz y en boca; el grado de identificación del vino con lo que se considera más típicamente prioratino. De largo, éste último aspecto, es el más complejo y polémico de todos, porque, aunque pueda parecer que hay un consenso sobre eso (qué es típico de un vino de la DOQ Priorat), las personas que hacen los vinos evolucionan y éstos con ellas. Y los que los beben, con el conjunto. Y el concepto, poco o mucho, está cambiando...

Sobre el objetivo número 1, poco puedo decir. Cada catador tiene un número de serie y los vinos que se van probando (36 + uno de muestra, genérico con uvas y mostos procedentes de todas las vilas de la DOQ, ¡un vino excelente, por cierto!), aunque sean los mismos para todos, nunca son los mismos en cada momento. Así se evita que, codo con codo, un catador pueda influir en otro. Al mismo tiempo, si no te dan las claves de cada vino (y no te las dan), es imposible saber qué vinos se han calificado mayoritariamente y qué vinos no. Por razones estrictamente técnicas (defectos), propuse no calificar 3 de los 36 vinos. Pero no sé cuáles son. Ni quiero saberlo. La gracia de este asunto es que el proceso es estrictamente aséptico, anónimo y lo más científico posible. Sobre el objetivo número 2, los responsables de la DOQ (con Toni Alcover de nuevo presidente y un montón de proyectos interesantes para llevar a cabo con su equipo) todavía no se atreven a decir cuándo habrá resultados públicos. Además de VITEC, el Tast se organiza con la colaboración inestimable del INCAVI (Estación de Viticultura y Enología de Reus). Precisamente su responsable, Xoan Elorduy, firma con otros colaboradores el primer fruto de estos trabajos de definición de características de vinos de vila de la DOQ Priorat y contesta con claridad la pregunta clave: ¿la zonificación de estos vinos dentro de la DOQ es meramente administrativa o responde a realidades distintas, en términos territoriales vinculados a parámetros analíticos? La respuesta muestra ya un claro indicio, aunque tiene el fallo de la escasez de muestras en que algunas conclusiones se basan: sobre todo a los niveles de polifenoles totales, de antocianos totales, de intensidad y variabilidad del color, se puede demostrar que la zonificación de los vinos de vila es correcta. Se pueden diferenciar, analíticamente, los vinos producidos en una vila determinada e, incluso, los vinos producidos dentro de cada zona. Otros datos, sobre todo los del grado alcohólico, la acidez volatil y el ácido tartárico, muestran mayor cohesión en todo el territorio.

En cualquier caso, la lectura de este artículo y la muy amable invitación de la DOQ Priorat a participar en el 10º Tast (que agradezco profundamente), me ponían en una situación inmejorable para intentar comprobar, en presencia de todos los vinos de vila del 2010, si esa zonificación que tanto interés viene levantando (a lo lejos, pero estaríamos hablando de los Priorat Villages), podía tener un rastro organoléptico que yo fuera capaz de identificar. En otras palabras, y en una cata a ciegas de todos los vinos de vila de la DOQ Priorat de 2010, ¿sería yo capaz de distinguir los vinos de Torroja, Gratallops, El Lloar, La Vilella Alta, La Vilella Baixa, Scala Dei, La Morera, Poboleda, Porrera, Masos de Falset, Bellmunt y Solanes del Molar? En segundo lugar, mi objetivo fundamental era el de todos, creo: el tercero que citaba antes. ¿Cómo percibo la añada 2010, sobre todo antes de que en la web oficial de la DOQ salga la calificación? ¿Mala, regular, buena, muy buena, excelente? ¿Y cuáles son las características que la definen ante la última añada probada, la 2009, calificada de excelente? A la primera pregunta: soy incapaz, ahora mismo, de asegurar qué vino de los probados era de Poboleda, cuál de Torroja y cuál de les Solanes del Molar. Puedo distinguir zonas por climas, tipología del suelo, casta de la uva, pero no por vilas. ¡Hay que seguir aprendiendo! A la segunda pregunta: percibo esta añada 2010 como de mayor regularidad y homogeneidad en los 37 vinos de vila probados. No noté grandes diferencias entre ellos. Puede que el clima de 2010, en general, junto con un mayor dominio de garnachas en los ensamblajes, ayude a esta percepción. 2010 es una añada más accesible y que va a necesitar menos tiempo en botella. Es una añada que, en los vinos de vila, se podrá beber en muy pocos meses y con un placer más inmediato que 2009, por ejemplo (una añada más compleja y de evolución más lenta). Los vinos estaban más abiertos, eran más redondos, tenían en general menos aristas, menos taninos y éstos eran más redondos y bebibles al corto plazo. Es una añada más fresca que 2009 y parece que la gente, por las razones que sea, ha empleado la madera de forma más mesurada. Hay menos madera agresiva, más madera de segundo y tercer año y su impacto negativo sobre el vino es menor que en otras añadas. En cuanto al color, es una añada intensa y con muy poca evolución. Los vinos son alegres y brillantes. Sobre los descriptores organolépticos, y ligado un poco a los procesos de vinificación que intuyo, los empireumáticos y los vinculados a la acción de la madera agresiva, brillan casi por su ausencia. Sucede lo mismo con los lácticos, mientras que la parte más vegetal y primaria de la uva empieza a sobresalir, sobre todo las hierbas aromáticas. Disminuye el impacto del sotobosque (moho, tierra húmeda, champiñón: curioso por lo que comentaré al final) y aumenta el balsámico (pino, menta) y el especiado (regaliz, anís). La fruta empieza a mostrarse también bonita, por la parte de las frambuesas y de las fresas de bosque y en cuanto al mineral, destaca el grafito. Sobre la cuestión más "arbitraria" (en mi opinión, claro): sí, creo que 2010 en los vinos de vila, es una añada típicamente prioratina, aunque sus condiciones climáticas no lo fueran precisamente. Por lo menos, no en relación a los últimos años.

En efecto, creo que hay que buscar una explicación a lo que acabo de describir en el clima de 2010 y en cómo los viticultores y enólogos han tenido que trabajarlo en su uva: ha llovido más que en 2009 (517,9 mm  frente a 439,8 mm) y sobre todo, lo ha hecho en los momentos en que la uva estaba madurando con intensidad (en agosto y septiembre, cayeron 115,5 mm en 2010 frente a 59,1 en 2009). Al mismo tiempo que el agua, la temperatura que marca el progreso de la maduración de la uva fue más fresca en agosto de 2010 (24,3ºC de media frente a 25,3ºC en 2009). La humedad relativa fue prácticamente la misma pero la irradiación solar media diaria fue mayor en 2010 que en 2009. No puedo hablar de la diferencia térmica día-noche: en 2009 fue muy grande en agosto y septiembre, pero me faltan los datos de 2010, aunque supongo que sería menor que en 2009. Estos datos se reflejan en las copas de vino de las uvas procedentes de cada vila de la DOQ Priorat. Dan como resultado una añada que veo como muy buena, con unas características que permitirán disfrutar de estos vinos de forma más rápida e intensa que la habitual en el Priorat. Ahora ya es cuestión del gusto y tendencias de cada cual para decidir qué vino de qué vila es de su mayor preferencia. Yo todavía no lo sé porque no he pedido a la DOQ Priorat que me resuelva las claves "número de botella-número de catador"...Pero creo que lo haré, porque anoté los números de botella que me gustaron de veras...
Finques i Viles 2012 DOQ Priorat

18 comentarios:

Vicente Vida dijo...

Hola Joan
Muchas gracias por tu artículo. Soy un enamorado del Priorat, procurando aproximarme a sus productores y vinos a poca ocasión que me den.
Con respecto al concepto vi de vila, con el que se pretende diferenciar las características de los vinos de diferentes pueblos, permíteme sin ánimo de polemizar que sea algo escéptico.
La impresión que tengo es que no está excesivamente maduro o que quizás sea algo artificial, y que esta es la razón principal por la que no hayas podido apreciar diferencias sustantivas entre los vinos de las diferentes vilas. Creo que fue el año pasado cuando en la UEC tuvimos la ocasión de catar la mayoría de los “vi de vila” producidos hasta aquella fecha y el sentir general fue que era extremadamente difícil la diferenciación. Hablando con los productores que presentaron vinos del Priorat en el pasado salón IVYNIA confirmaron en buena parte ese sentimiento.
En mi opinión, es un proyecto bonito y que debe ser ilusionante, pero no sé si el compromiso de los productores no es suficiente o realmente la diferencia entre los diferentes pueblos no permite una diferenciación realmente apreciable de los vinos.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Vicente, y muchas gracias por tu comentario! Tiene tanta enjundia la cosa que voy a esperar a mañana, a estar ante un teclado como Dios manda, para contestar. Ahora mismo ando con el miniteclado de mi teléfono, que me pone de los nervios!!! En Falset a punto para la cata 2010 de Montsant y Priorat en Marçà!!! Esto va a seguir!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Vicente, y muchas gracias por tu comentario! Tiene tanta enjundia la cosa que voy a esperar a mañana, a estar ante un teclado como Dios manda, para contestar. Ahora mismo ando con el miniteclado de mi teléfono, que me pone de los nervios!!! En Falset a punto para la cata 2010 de Montsant y Priorat en Marçà!!! Esto va a seguir!

Anónimo dijo...

Bon dia.
Sens dubte el tema es molt interessant i pot donar lloc a molts estudis i discussions.
No cal dir que la meva opinió es molt positiva sobre la idea del “vi de vila”; crec que iniciatives com aquesta donen sentit a bona part de la feina dels Consells Reguladors en defensa del reconeixement per part del consumidor final de la complexitat existent dins de cada territori. Aconseguir apropar les diferents realitats que es poden gaudir passejant i tastant vins de diferents “terroirs” crec que es un bon sistema per que el consumidor final valori i estimi mes els seus vins.
Però, com quasi de tot, em podem parlar ....

Xoán Elorduy

Vicente Vida dijo...

Hola Xoan.
Discúlpame si te respondo en castellano, pero aún cuando entiendo el catalán más o menos correctamente (mi mujer es valenciana), no soy capaz de expresarme con corrección.
Estoy completamente de acuerdo contigo en que es positivo que al consumidor final se le de una idea de las características del vino indicando la zona geográfica o "vila" del que procede. Si simplificara al extremo mis gustos enológicos me clasificaría fundamentalmente como borgoñón, y la clasificación de "vi de vila", me trae recuerdos de los vinos que me apasionan.
Sin embargo, mucho me temo que la diferenciación sensorial de los vinos de las diferentes vilas del Priorat es increiblemente difícil incluso para aficionados medios/avanzados. ¿Que utilidad tiene pues para el consumidor final? A no ser que sean vinos destinados a consumidores extraordinariemante expertos.
Como dije en mi anterior comentario la idea me seduce tremendamente, pero me temo que hace falta un verdadero esfuerzo/compromiso por parte de los productores.
Repito que Priorato es una de las zonas de cuyos vinos más he disfrutado últimamente, que sigo con mayor asiduidad, y que tiene una capacidad de proyección probablemente mayor, siempre en mi opinión. El hecho de que este concepto se haya desarrollado, dice ya mucho en favor de las miras de la DO.
Tal como dices, siempre se puede hablar. Una buena discusión, bien argumentada es para mi uno de los mejores complementos a un buen vino.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Buenas a todo el mundo, principalmente a los que han publicado sus comentarios al post sobre els vins de vila, Vicente y Xoan. Siento ponerme a conestar tan tarde, tan fuera de lo que es mi costumbre, pero he pasado el día en Falset y Marçà, probando la añada 2010 (con algunos flecos de 2009 y 2011) de la DO Montsant y la DOQ (Priorat). Todo muy edificante para mi aprendizaje, sin duda. Y lo digo sin el menor retintín.
Ahora ya ante un teclado normal (tendré que pensarme lo el iPad...?) me pongo a contestar con calma, primero al comentario inicial de Vicente.
A lo mejor no me he explicado bien, Vicente, pero por lo menos yo no he querido mostrar escepticismo ante la zonificación de vinos de vila de la DOQ Priorat. Lo que he mostrado es mi incapacidad por identificarlos. Lo he comentado hoy mismo con no poca gente, del mismo Consejo Regulador de la DOQ, y la mayor parte de la gente, desde un punto de vista organoléptico y a ciegas, difícilmente distingue Torroja de Poboleda, por poner dos pueblos cercanos y que comparten características (en general!) de suelos, orientaciones y clima. Pero eso no quiere decir que la zonificación sea política o artificial. Puede que naciera así, pero precisamente mi tesis con este artículo es que desde un punto de vista científico y analítico (y aquí no valen opiniones, Vicente, porque los fríos dotos son los que son y están a disposición de todo el mundo en el artículo que he enlazado en el post), se está demostrando que existen diferencias claras. Puede que hayas tenido ya tiempo de leerlo o que lo hubieras hecho antes porque eres persona que conoce muy bien este mundo y estos vinos. Los datos son irrefutables en los supuestos analíticos que he mencionado, tanto como tienen que ser confirmados por bastantes más muestras en los demás supuestos.
Por lo tanto, mi conclusión es que existen razones para defender una zonificación, sí, pero que estas razones todavía no trascienden a mi nariz y a mi paladar. La gente que llevamos más de 30 años bebiendo vinos del Priorat sabemos bien de las diferencias que hay entre los suelos de grava, de arcilla, de cantos rodados, de licorella y mezclas con distintos minerales, lumaquelas, etc. Sabemos bien, también, de las diferencias de maduración de la fruta y de clima entre los pueblos según sus alturas y según su orientación para recibir la brisa del mar o la del Ebro. Y sabemos, de una forma quizás intuitiva pero que mis maestros en el asunto siempre citaban, que hay zonas más frescas o otras más cálidas, y etc. Mi conclusión: siempre ha existido, de facto, una zonificación en la hoy DOQ Priorat, pero probablemente esa zonificación era más amplia que la de los municipios que ahora pueden etiquetar como "vi de vila". Es posible que cuando empezó este asunto se hiciera aquello tan romano del "currus bouem trahit", es decir, "el carro tira del buey", poner el carro antes que el buey, vamos. Pero el trabajo que se está haciendo desde hace años, por lo menos desde el INCAVI y la DOQ es el de poner el buey donde le corresponde. Otra cosa es, después, que hace cada bodega con esa posibilidad de etiquetado, por una parte, y qué pasa con las características de cada añada. Por eso he insistido tanto, también, en las características del 2010: intrínsecamente, es una añada que unifica las cosas a mi parecer. Y por eso es más difícil todavía hacer distinciones. En añadas extremas, como 2009, las diferencias son mayores.
En cualquier caso, muchas gracias por tu contribución: aquí, a mi modesto entender, no se trata de polemizar, sino de opinar y aportar argumentos que tienen que nacer, sin duda, de lo que uno bebe y percibe y, por otra parte, de lo que uno analiza.
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Xoan (con una pequeña nota para Vicente: en este cuaderno sigo la costumbre, que después me copió Guardiola!, de contestar a todos en el idioma en el que me escriben) i moltes gràcies per llegir l'article i comentar què en penses.
Jo estic molt d'acord amb la primera part del que dius i no tant amb la segona. M'explico. Una tasca com la dels vins de vila, en efecte, explica i justifica (si calgués, que crec que no cal) l'existència d'un Consell Regulador. Cada CR ha de saber què ha de posar en valor a la seva DO o DOQ i ha de trobar les maneres de fer-ho. En aquest sentit, parlar de terrers a la DOQ Priorat té ple sentit, sens dubte. Però, i aquí ve la meva discrepància amb el que comentes, crec que per entendre els terrers de la DOQ Priorat no s'ha d'anar de poble en poble tastant els vins de vila, sinó de "lieu-dit" en "lieu-dit", de vi de finca a vi de finca, de vi que surt d'una sola vinya a vi que surt d'una sola vinya. No posaré exemples ara perquè no es digui que parlo d'uns i menystinc altres, però tots sabem de què parlem. Si tot el raïm que va al vi d'una ampolla surt d'un sol terrer, d'una sola vinya, llavors sí que la gent pot passejar pel Priorat i entendre què passa, on passa i què es transmet a una ampolla. Però el que hi ha dins de les ampolles de vi de vila encara (i subratllo el "encara": el que estem describitn ara mateix tu i jo és un procés en evolució) no és això. Aquí sí que podem parlar de pobles que, geològicament tenen de tot: Poboleda, per exemple, que té vinyes en terrers d'argila sobre torrentera; o en terrers de pissarra trencada o en terrers de pissarra molt compacta o en terrers de còdols també. Un vi de vila no pot, per raons óbvies il.lustrar les característiques de tots els terrers de Poboleda. Una altra cosa és que totes les mostres de vins de vila de Poboleda mostrin una clara diferenciació en relació, posem per cas, amb les Solanes del Molar o Bellmunt. Això ara, i gràcies al vostre treball, ja està fora de discussió: és així i punt perquè les anàlisi ho demostren. Però cal encara treballar molt per tal que els el.laboradors entenguin el que tu proposes i realment bevent els vins de cada vila, el passejant pugui anar distingint terrers.
Moltes gràcies de nou per la teva aportació. Podem petar-la amb gent tan preparada i amb tanta experiència com tu és un luxe.
Salut!
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

En cuanto a tu último comentario, Vicente, y sin querer para nada pisar lo que pueda decir Xoan, creo que ya he apuntado un poco mi opinión: le veo un valor real a lo que propone Xoan porque el paisaje y los terrruños y viñedos de la DOQ Priorat son tan excepcionales en su conjunto que ver convertida en realidad la idea de que ese paseo para nada virtual por los pueblos se convierta, realmente, en algo bebible en botella, me pone los pelos de punta. Eso ya existe ahora, pero se da más en los vinos de finca o en los vinos de aquellos elaboradores que identifican con nombres y apellidos los viñedos únicos de los que procede el vino de su botella. Eso sucede en Porrera, en Gratallops, en Poboleda, en La Morera, etc. Yo puedo tomar una copa, una botella subir hasta la Morera y beber el vino de un viñedo único mientros lo piso y me inspiro (a veces incluso pienso que me gustaría expirar allí...) en el Montsant que me acoge a 500 metros. Todo se andará y el camino que se está haciendo con los vins de vila lleva camino de poder llegar a eso, pero ciertamente todavía no lo ha hecho. De todas formas, y por volver a uno de tus (y de mis) lugares preferidos, la Borgoña. Lo que sucede con los vins villages en la Borgoña es algo bastante parecido, por no decir muy parecido, a lo que está sucediendo en la DOQ Priorat. Las appellations communales: un vino de Pommard, pogamos por caso, es "fácilmente" distinguible de un vino de Givry, pero tú sabes la gran variedad de viñedos que después encontramos en Pommard o en Givry. Yo no sé si este es el modelo que la DOQ y su CR quieren seguir, sólo sé que quieren trabajar para, por lo menos, que la gente sepa qué es y dónde está y qué se produce en La Morera frente a los que hace en los Masos de Falset. En la Borgoña, eso sí, tienen una gran ventaja: los años de experiencia que nos llevan. Pero eso se soluciona fácilmente!
Saludos y gracias de nuevo!
Joan

Vicente Vida dijo...

Hola Xoan
Muchas gracias por tu respuesta. En ningún momento he pretendido decir que la división pro pueblos del Priorat sea artificial. Tuve ocasión de leer la normativa antes de la cata de la UEC a la que hacía antes referencia, y es evidente que al hacer la división se basaron en diferencias climáticas y edafológicas, principalmente. Como bien dices son hechos constatables.
Es por otra parte evidente que si existen esas diferencias, son trasladables al vino. Borgoña es una buena muestra. Un Chambolle de "Les Baudes" es diferenciable de otro de "Combe de Orveau" del mismo productor, cuando entre un pago y otro hay poco más de un kilómetro.
¿Por qué esta diferenciación entre pueblos es entonces tan difícil en el Priorat? De la misma forma que tú seguiré catando y leyendo, dentro de mis posibilidades que no son tan buenas como las tuyas, para que mis limitaciones no sean la causa. ´
Lo que me llama la atención en este tema es el poco convencimiento de los productores. Mi muestra no es muy amplia, he tenido la ocasión de hablar con poco más de una docena de ellos, pero cuando se saca el tema del "vi de vila" se ven caras escépticas.
Es probable que como dices sea necesaria una agrupación de pueblos muy cercanos y de características similares, o tal vez como respondes a Xoan (si lo he entendido correctamente) sería bueno impulsar los vinos de finca, donde si he visto mayor ilusión en los productores y las diferencias serían más notables.
Como dices en Borgoña llevan años de experiencia de ventaja. Las veces que he estado allí (este año produciré una barrica de denominación genérica borgoña), me ha asombrado el conocimiento de los agricultores de la viña y de las características concretas que proporcionan a los vinos. La experiencia si hay voluntad es conseguible.
En mi opinión el camino que ha iniciado el CR es apasionante, y si se ve coronado por el éxito (lo que deseo fervientemente) será un hito histórico en la enología de la zona.
Por mi parte seguiré catando, aprendiendo, observando y charlando con las gentes de la zona, siempre que se me presente la ocasión. Esta tarde en el Salón 5 Estrellas de Peñín espero encontrarme alguno.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Vicente, primero me has confundido porque creo que has confundido Joan con Xoan. Creo que tu última respuesta viene a seguir a la que yo te daba, no a la de Xoan. Xoan firma así porque es gallego y así es su nombre en esa lengua, mientras que en catalán, como bien sabes, es Joan. Creo que ahora hablabas conmigo porque Xoan todavía no ha comentado nada a tu respuesta.
Cuando yo hablaba de "artificial " en relación a la primera zonificación, y lo ilustraba con esa máxima latina, no era por contraargumentarte sino porque creo que esa fue la realidad. Quizás lo haya explicado al revés y empezando por el final: primero existió la evidencia que tú mencionas, por ejemplo, en la Borgoña. La gente que hace el vino y que bebe el vino de los demás, sabe perfectamente qué diferencias produce en sus vinos las distintas alturas, climas propios de la situación de cada viñedo y terruño. Eso no se trasladaba jamás a la etiqueta pero era fuente permanente de comentarios entre lso entendidos: que si esta cariñena es de la zona más fresca de Porrera; que si esta garnacha recién plantada está en una orientación donde difícilmente podrá hacerse bien, etc. Ese conocimiento que solo los muchos años de trabajo y vida sobre el terreno te pueden dar. Y que yo no tengo, por supuesto, ni pretendo atribuirmelo. De esta "zonificacción" natural, que la experiencia ha ido sedimentando, se pasa a una zonificación "política", en el sentido de que no es por casualidad que la zonificación de vins de vila coincida, a ratos sólo parcialmente, con los límites municipales de los pueblos que tienen viñedos en la comarca. Y paralelo a ese esfuerzo "político"/regulador de la DOQ nace el esfuerzo por demostrar que tanto la primera "zonificación" natural como la segunda tienen una base científica demostrable. Y entonces los equipos del INCAVI recogen y sistematizan muestras durante varios años y acaban escribiendo el artículo que enlazo en el post, que encabeza (como primer firmante) precisamente Xoan Elorduy. En este artículo se demuestra que la zonificación de vins de vila actual tiene una razón de ser porque las muestras analizadas así lo indican. Eso es una cosa, claro, y la otra es que después en la copa, se acaben notando las diferencias. Cuando hablaba de mi incapacidad para distinguir zonas de vins de vila me refería a esto último. La realidad de lo que sucede en el Priorat no es tan lejana a la de la Borgoña: porque como tú bien dices para Chambolle (qué decir de un pago como Jesuitengarden, que tiene una hilera donde termina la propiedad de una bodega y la siguiente muestra el letrero de inicio de la propiedad de otra?), también hay viñedos (no voy a dar nombres pero los entendidos saben a qué me refiero) que tienen un nombre concreto, viñedos perfectamente delimitados por ese nombre y, por ejemplo, dos propiedades. Las cepas y la uva de uan de las dos propiedades de este viñedo van a una botella que se etiqueta como DOQ Priorat con el nombre del viñedo, mientras que la otra propiedad vende la uva de sus cepas y va a un vino que NO identifica en su etiqueta esa procedencia.
NOTA: CORTO ahora porque mi html no me permite publicar más de 4096 caracteres, sic! Sigo ahora!

Joan Gómez Pallarès dijo...

SIGO con la respuesta a Vicente, y perdón por esta tontería que me acaba de perpetrar Blogger.


En este sentido, todo lo que sea avanzar en la información al consumidor y darle sentido, algún tipo de sentido, a lo que uno bebe me parece muy bueno. Son primeros pasos, cierto, pero como tú dices al final, es un camino importante el iniciado por el CR y si los productores se lo creen, acabará bien, sin duda. Confieso que no he hablado con tantos productores como tú sobre els vins de vila. Ayer, por ejemplo, lo hice con dos, en Marçà, en el Tast Profesional de Montsant y Priorat que culminó la 17 Fira del Vi de Falset (gran éxito, por cierto), en la que ssólo (con alguna excepción...) se probaban 2010s. Los dos son productores muy reconocidos, mucho, y los dos han apostado por su vi de vila del pueblo en el que están sis viñedos. Los dos tienen claro que quieren ganar en identificación con su territorio. Y te pongo un solo ejemplo de eso: uno me decía "este vi de vila 2010 lleva todavía pequeños porcentajes de CS y merlot, además de garnacha y cariñena, pero es el último año. A partir de 2011, en el vi de vila ponemos ya solo las dos variedades tintas con que mejor se identifica el Priorat". Este es el camino, ¿no? Yo sé que el vi de vila de este productor está muy bien valorado, pero me atrevería a decir que está sobrevalorado gracias a sus hermanos "mayores". Si los productores se toman en serio el discurso que apuntaba Xoan y que el CR quiere seguir trabajando, como demuestra la acción de este vi de vila, avanzaremos en el camino. Si no, la cosa se quedará en los genéricos communales borgoñones, con la gran diferencia (no precisamente a nuestro favor) de que uno puede distinguir más o menos un Volnay de un Givry. Pero no tan fácilmente (por lo menos yo, claro) un Givry de un Rully. Y el Priorat ahora mismo, en els vins de vila, está más en lo segundo que en lo primero.
Que tengáis una buena sesión esta tarde!!! Me hubiera encantado poder estar allí, pero la "vaca" no da ya para tanto.
Saludos,
Joan

Joan Gómez Pallarès dijo...

Per cert, si algú estés interessat, vull dir-vos que inicio ara una etapa de col.lboració amb la revista CUPATGES.CAT, Els Vins Catalans a la xarxa. http://www.cupatges.cat/
Per començar els vaig proposar una adaptació i traducció al actalà dels principals arguments que hi ha a aquest post.
L'enllaç curt és aquest: http://bit.ly/ITgEJu
Salut!
Joan

Vicente Vida dijo...

Tienes toda la razón, confundí Xoan por Joan. Mis disculpas.
Probablemente los productores que estaban en la cata a la que te refieres están más implicados que los que acuden más habitualmente a Madrid, que son con los que yo he tenido ocasión de contrastar opiniones. No debo posponer mucho tiempo más un nuevo viaje al Priorat, mi "vaca" tampoco da para mucho más.
Estoy completamente de acuerdo contigo en que si los productores se toman en serio el discurso de la CR se avanzará en el camino. Creo que en todos mis comentarios hay referencias en ese sentido.
Procuraré seguirte también en cupatges.ca dentro de mis limitaciones, espero que eso no le reste efuerzos a este blog que encuentro tan interesante.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

En Cupatges.cat, eso sí, escribiré solo en catalán, Vicente, mientras que aquí suelo publicar en castellano. Por lo demás, mi "tesoro" (como diría el entrañable Smeagoll/Gollum) es mi tiempo ahora mismo, y si me he comprometido con esa revista (en su versión electrónica) es porque puedo compaginar ambas cosas sin problemas. De hecho, en Cupatges publicaré sin compromiso de periocididad, sólo cuando haya alguna cosa que crea que puede interesar a su público. En el blog procuro publicar cada tres/cuatro días y aquí el tema ya es el vino en el mundo mundial, es decir, el vino que me interesa sin más y cualquier cosa que gire a su alrededor, sobre todo, sus comidas.
Gracias de nuevo por tu interés y apoyo!
Joan
PS. Y si purebas algo interesante o sacas alguna conclusión de la sesión de esta tarde en el Salón Peñín, pásate por aquí y nos lo comentas! Peñín estuvo hace poco en Falset, en un encuentro entrañable al que por desgracia no pude asistir: se juntaban, creo que de manera formal y pública, miembros de la Familia Barril, con Doña Magdalena al frente, con miembros de la Familia Rovira, que fueron quienes compraron la propiedad y los viñedos en Bellmunt, ahora llamada Mas d'en Gil, ya sabes. Parece que la cosa fue increíble, con un blanco de Masía Barril del 89, cuyo cadáver vi ayer mismo en el escaparate del Celler de l'Àspic!

Vicente Vida dijo...

No tengo problemas para leerte en catalán, acabo de leer la versión de este artículo en cupatges y he podido hacerlo de corrido. Como decía antes mi mujer es valenciana, y tanto ella como mis tres hijas se expresan en catalán con fluidez. Algo se me ha “pegado”.
En mi humilde e incipiente blog haré una reseña del salón Peñín, si encuentro algo destacable. De cualquier manera me encantará comentar por aquí si hay algo interesante. Gracias por la invitación.
Saludos
Vicente

Joan Gómez Pallarès dijo...

Perfecto, Vicente, pues esperaremos al post en tu blog, pero si hay algo destacable a tu en entender en vins de vila, estaría bien que completaras lo que estamos comentando aquí con tus impresiones, sólo vins de vila, claro. Y pásame, por favor, la URL de tu blog, que no me sale con tu firma, no sé por qué...
Muchas gracias!
Joan

Anónimo dijo...

Buenas tardes Joan y Vicente.

Agradezco sinceramente vuestras opiniones y rectificaciones a mis palabras. Creo que es muy enriquecedor que con la calma necesaria todos los actores de esta obra (viticultores, bodegas, enotecas, etc...) sean capaces de presentar delante del público (los consumidores) un producto cada vez más diferenciado y ligado al terreno donde nace.

sin duda el piso superior de la pirámide, los "vins de finca" o vinos de pago, si se delimitan con criterios responsables y serios darán lugar a un cuadro mucho más completo y complejo (por lo tanto mucho más placentero) sobre los vinos de los que disfrutamos todos.

Atentamente

Xoán Elorduy

Joan Gómez Pallarès dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, Xoán: creo que es un valor añadido serio de verdad el que la gente pueda ir diferenciando. No hay nada más castrador, en mi opinión, que ser incapaces de diferenciar una garnacha del Priorat de una de Sudáfrica o una de Australia: terrenos distintos, climas distintos, personas distintas, cepas (clones) distintos...vinos distintos!!!
Así es que aquí estaremos andando juntos, pero siempre varios pasos por detrás de los que tenéis que liderar este tipo de procesos. Viticultores, enólogos, DOs y DOQ, reguladores con las ideas claras para que los consumidores sepamos qué estamos bebiendo. Por qué ya será cosa de cada cual!
Saludos y hasta pronto (espero!),
Joan

Publicar un comentario en la entrada