11 abril, 2012

Girona, Plaça del Vi, 7

Plaça del Vi 7, interior
Todavía no he comido en Plaça del Vi, 7 (Plaça del Vi, 7, 17004 Girona, telf. 972215604). Llegué por la tarde, después del tentempié de cumpleaños de una querida amida, y mi cuerpo pedía sólo burbujas. Charlé un rato con Roger Viusà y le felicité, como corresponsable del invento, por lo que suponía no para Girona, sino para Catalunya, su actualización del concepto de bistró. Más allá de las luces y la decoración (aquí hay opiniones para todos los gustos. A mí me gustan más los bistrós donde la luz es más directa), el ambiente que se ha conseguido es cálido y acogedor. Madera, espacio bien distribuido y mesas que no se agobian las unas a las otras. Dos concesiones al concepto decimonónico de bistró en Francia: una mesa grande (aunque alta) a compartir con comensales anónimos (o no, en cualquier caso, no previstos) y una mesa ovalada con sillas móviles y una parte fija adosada a la pared. Tomé una copa de Jacques  Lassaigne (de las colinas de Montgueux, junto a la antigua capital de la  Champagne, Troyes), BdB (cupage de 2007 y 2008), mucho más agradable y montrachetiano de lo que había resultado mi última botella. Me dediqué, después, a mirar con calma la carta de vinos.

Creo que nunca había escrito un post con este único motivo. Pero cuando pasa, pasa. Es la primera vez en España (con dos excepciones, por supuesto: Monvínic y Celler de Ca'n Roca, pero esos dos locales tienen objetivos y filosofías bastante distintos a los de Pl. del Vi, 7) que me sucede leer una carta de vinos y pensar "qué bien hecha y pensada está". "La firmo en un tanto por ciento muy alto y el resto, no lo hago porque hay cosas que todavía no conozco". Es coherente, sigue una línea clara aunque no única (vinos naturales sobre todo) y tiene una calidad en sus botellas (más allá incluso de los nombres) que impresiona. Aquí, en realidad, se buscan vinos, no nombres. Aquí hablamos de la tierra, de sus cepas más cercanas y de las personas que las miman. Si a la cantidad, le unes la calidad y la atención por el servicio, ya sólo queda desear ¡larga vida al local y a sus propietarios! Pongamos los nombres para que los "wine geeks" del mundo sepan que Girona está, ahora mismo, en el mapa vínico por dos razones. Ésta es una de ellas: Léclapart. Prévost. De Souza. Jacquesson. Larmandier. Tarlant. Bertrand y Hélène Gautherot. Selosse. Lassaigne. Mata y Rubió. Colet. Albet i Noya. Can Ràfols dels Caus. Raventós i Blanc. Puzelat. Angeli. Leroy. Daguenau. Dancer. Sabre. Morey. Pico. Dauvissat. Overnoy y Houillon. Pantaleoni. Foradori. Pepe. Valentini. Cos. Bürklin-Wolff. Rebholz. Wittmann. Heyman-Löwenstein. Von Schubert. Prüm. Escoda-Sanahuja. Barbier. Doix. Nin y Ortiz. Huber y Sadie. Pérez y Barbier. Massard y Brunet. Domènech. Asens. Jiménez-Landi. Ponce. Burgos. Goyo García. Jambon. Foillard. Lapierre. Métras. Dutraive. Arlaud. Barral. Prüfer. Fhal. Gauby. Occhipinti. Bufff...voy a empezar a estudiar lo de un abono de tren mensual Barcelona-Girona.

8 comentarios:

Jordán Cortés dijo...

Hola Joan,
Por los nombres que has citado, no me cabe duda que la carta esta bien escogida, en su día elabore alguna carta para diferentes hoteles donde trabaje. De hecho la ultima la conservo en un archivo, ésta es modificada cada vez que pruebo un vino nuevo y entiendo que deberia estar en ella,"Mi carta de Vinos". Es apasionante y gratificante mantener el trabajo de años.

Un saludo desde Londres Joan!!!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Hola, Jordán! Y muchísimas gracias por tener un ratillo, en plena vorágine londinense (cómo hecho de menos esta ciudad) para pasar por aquí.
Me da un poco de miedo el mantenimiento y renovación de una carta de vinos como ésta. En Girona hay una gran cultura del vino, por supuesto, y en el Empordà y en la Catalunya Nord (Rosselló) se hacen grandes vinos, pero no sé (repito, no sé: por lo tanto es puro desconocimiento) si hay la suficiente masa crítica como para alimentar ese mantenimiento y renovación de la carta en una ciudad y zona de esas cracterísticas. Dicho en pocas palabras, porque llevo ya muchos años de mi vida dando vueltas por ella y por las comarcas que la rodean: existe una gran pasión por comer bien y un menor interés por beber bien. EStoy hablando de la media de restaurantes que conozco en la provincia, que son muchos. Y de lo que he visto hacer en ellos en los últimos quince años. Sitios como Plaça del Vi, 7, unidos al trabajo de los grandes restaurantes con carta de la zona (desde Villa Mas, en Sant Feliu de Guíxols, del otro padre de la criatura; pasando por el Celler de Ca'n Roca, con una de las dos mejores cartas de vinos del país; y terminando en el Roser2, de l'Escala) acabarán haciendo ese trabajo. Por eso hay que apoyar el trabajo que hacen, que hacéis, para que comer sea un ejercicio mucho más que algo físico. Si no hay los vinos adecuados en la mesa, deja, casi, de ser un acto de culrura, es decir, de cultivo de uno mismo.
Buena estancia! Y gran envidia!
Joan

EuSaenz dijo...

Pues este fin de semana vamos por allí, Joan. Tenemos “quedada salvaje” en El Celler y por la noche, si los hermanos Roca nos dejan vivos, daremos una vuelta por esta vinoteca para abrir algún Champagne y picar algo. Los productores, desde luego, son de primera, magníficamente escogidos.

Saludos,
Eugenio.

Joan Gómez Pallarès dijo...

En términos generales, querido Eugenio, esto de "quedada salvaje" sonaría fatal...pero si se trata del Celler i de gente como tú, suena pero que muy bien. La referencia, claro, es Sam Peckinpah y su Grupo Salvaje. Estaría bien saber quién hace de William Holden y de Ernest Borgnine, Robert Ryan, Edmond O'Brien, Warren Oates...¿Y cómo se hace eso de una quedada salvaje...? Ya me contarás. Si os quedan fuerzas (si son gente como tú, casi apuesto que sí!), ya has visto que podréis disfrutar de algunos grandes cavas y champagnes, sin duda!
Buen viaje y estancia!
Joan

Mariano dijo...

Ostras tú!, ¡qué desfachatez de carta! ¡qué envidia! dudo que en toda la capital exista haya algo tan friki y tan irreverente... envidia insana... Puzelat, Pantaleoni, ¡Jambon!, qué poca vergüenza, la última vez que les ví en negro sobre blanco fue en la tristemente difunta Cave du Petit,...¡ que grandes momentos que los madrileños no supieron entender!
Tras volver del Piamonte (creo que "morriña" viene de La Morra), alegra ver que todavía quedan rincones, y posibles momentos. Tú me sigues debiendo uno.

Abrazos!

Joan Gómez Pallarès dijo...

Sí, señor, te debo uno! Seguí tus pasos en la partida hacia el Piemonte y después ya no pude volver a conectar. Veo que has vuelto sano y salvo. Me alegra! Quizás sea uno de los puntos más flojos de la carta: la nebbiolo, la barbera. Hay cosas muy interesantes de Italia, por supuesto: Pepe, Valentini, Foradori, Pantaleoni, pero quizñas faltaría algún buen biodinámico (sea Barolo, Barbaresco, o no) de la zona.
Ya contarás, menudos regalos te hacen...
Abrazo!
Joan

EuSaenz dijo...

Muchas gracias, espero que todo salga perfecto por allí.

La verdad que sí, formamos un “grupo salvaje” de mucho cuidado, 12 personas venidas de varios puntos del país y dispuestos a pegarnos el homenaje eno-gastronómico del año en casa de los hermanos Roca. Ya te contaré. Luego nos daremos un paseo por la preciosa parte vieja de la capital gerundense y terminaremos en esta vinoteca para culminar con algún buen espumoso. Y el domingo tenemos otra en L’Escala…

Un abrazo y a ver si podemos vernos con más tiempo, el mismo domingo tarde nos volvemos para la capital.

Saludos,
Eugenio.

Joan Gómez Pallarès dijo...

Menudo montaje estupendo, Eugenio. El tipo de cosas que un amante del vino sueña en el lugar más adecuado posible...Creo que disfrutará tanto Josep preparando los vinos como vosotros bebiéndolos! Pasamos de Peckinpah a Lumet: Doce hombres (personas, vamos) sin piedad ante el mundo de los Roca. Casi nada.
Y la escala de l'Escala no será en el Roser2, con Rafel Sabadi...?
Si es así, ya podemos casi pasar a hablar de delito!!! Eso no es ya un homenaje, es una reencarnación en toda la regla!
Yo tampoco quedaré cojo, vaya: no podré recoger vuestros restos si hace falta porque andaré de bebiendas de vinos tranquilos y de espumosos en la Champaña- No te doy nombres para que no te dé un síncope...
Suerte y ya cambiaremos cromos!
Joan

Publicar un comentario en la entrada