05 marzo, 2012

Luberri cosechero 2011

Luberri cosecha 2011
Tiempo gozoso de cosecheros. La avanzadilla del vino de la añada 2011 está llegando a las tiendas. Destaca sin duda una de las especialidades de este país, una especialidad hecha tradición en La Rioja y en Euskadi, pero que se practica con muy buenos resultados en otras zonas (Sierra Norte de Sevilla, Alicante, Toro...): la maceración carbónica y la semicarbónica. Los grandes protagonistas, ahora, son los vinos de maceración carbónica: los racimos se despalillan enteros (quien afina mucho recoge, para este tipo de vinificación, solo una parte de los mismos, normalmente las puntas) y las uvas van enteras a los depósitos de inoxidable. La fermentación sucede, entonces (normalmente a temperatura controlada), dentro del propio racimo (intracelular) a partir del propio gas carbónico que libera la fruta. Las levaduras tienen un papel secundario por unos días y el proceso, anaerobio, acaba produciendo un vino en el que los aromas primarios, de la fruta, y secundarios, de la fermentación, dominan claramente. Junto, por supuesto, con las leves y agradables punzadas que el carbónico liberado produce.

Este sistema de vinificación tiene la ventaja de la inmediatez (haces y consumes en un breve lapso de tiempo) y la gracia de los colores y aromas liberados que, por supuesto, nada tienen que ver con los tipos mayoritarios de vinificación, en que se rompe la fruta y la fermentación tiene lugar por efecto inmediato de las levaduras. Es el vino de la casa, el vino de los potes, el vino de las tapas, el vino que suele salir bien barato y agrada. Pero no es oro todo lo que reluce, por supuesto. Y por mucho que los cuatro o cinco euros (a veces hasta 11-12€...), sean atractivos, hay que saber distinguir. Y cada maestrillo con su librillo, claro...Hay ya vinos "clásicos" que, año tras año, están entre los que más me gustan: siguen ahí, en 2011, el Fariña Primero 2011, de Toro (a 6€); R. 2011 de Remírez de Ganuza (sobre los 10€); Albiker 2011 (sobre los 4€), ambos de La Rioja; Colonias de Galeón maceración 2011 (6€), VT de la Sierra Norte de Sevilla. Añado a mi lista el Piedra Azul cosecha 2011, de Estancia Piedra, de Toro (5€).  Tengo que probar el Muga Eneas 2011 (con más viura de la habitual), que promete (por lo leído...).

Por supuesto, también este Luberri cosecha 2011, de la familia Monje Amestoy (en Elciego, Rioja Alavesa: por cierto, qué bonita página web), que condensa un poco las virtudes (no hablo de defectos en estos vinos porque ya sabemos qué vamos a buscar en ellos y estoy aquí sólo con aquellos que más me gustan) de los vinos tintos de maceración carbónica. Suelen llevar, en la Rioja, un pequeño aporte de uva blanca, viura (en este caso, un 5%), que aporta estabilidad y brillo al color del vino y, por supuesto, algo de aromas. El resto, claro, es tempranillo a 13,5%. Hay que tomarlo sobre los 14ºC y bien conservado y tapado en la nevera, es un vino que mejora, sí, sí, mejora a las 24 horas de abierto. Tiene un hermoso color rubí, intenso, brillante y limpio. Y todos los sabores de la fermentación: a copa parada, es como cerrar los ojos y entrar en la bodega en el apogeo de la fermentación en los tanques. A eso huele este vino. Vino atractivo, vino zalamero, con golosinas de mora y de regaliz (pero no de palo, sino de goma roja). Me recuerda mucho el sirope de grosella, que los niños tomábamos con sifón: esa punzante, mínima, aguja...Dulzor acuoso de la grosella como protagonista. Tiene un punto herbáceo también, de la zarza de la mora. Y un posgusto mínimo de almendra amarga. Es, ahora mismo, un vino opulento pero que con las horas va ganando perfil y discreción. Empieza hablando casi a voz en grito y acaba en agradable conversación. Lo mismo le sucederá (a él y a todos los buenos de este tipo) con unos meses de botella. Irán afinando cualidades y perdiendo ese matiz de exageración que fomenta la maceración carbónica. En seis meses estará mejor que ahora. Aunque ahora, él y sus colegas, están ya bien apetecibles.

6 comentarios:

SIBARITASTUR dijo...

Hola Joan, aquí te dejo mi cata ya que hace poco probé Luberri. me parece un buen vino pero no me gustó tanto como a tí. Me falta mas acidez /frescura, demasiado goloso y me cansa un poco. Guardo muy buen recuerdo de un artuke 09 que era mas del estilo que a mi me gustan, mas fresco y menos goloso.

Luberri 2011

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy bastante de acuerdo contigo, Jorge, aunque tengo claro que este mismo vino en seis meses pederá algo de ese goloso y ganará perfil. A mí me ha gustado porque es un gran ejemplo de buen MC. Pero es lo que es, sin duda. Puede que las maceraciones semicarbónicas (como las que hacen en el Beaujolais y Rafa Bernabé, por ejemplo) sean más del estilo que comentas tú. Artuke 2009: no he probado. No puedo comparar con este Luberri. Pero todos los que he puesto en la lista van bastante por aquí, con las lógicas diferencias en la uva entre Colonias del Galeón, Estancia Piedra, Cipreses de Usaldón y estos de la Rioja.

Smiorgan dijo...

Los MC son vinos que me gustan bastante. Me parecen los tintos ideales para un chateo o un copeo en verano, y los tintos para acompañar platos de bacalao u otros productos del mar contundentes.
También he de reconocer que me llegan a saturar pronto.
Casualmente, acaban de confirmarme por teléfono que ya está en camino mi pedido de Fariña Primero 2011 y de este Luberri Cosecha 2011.
Joan, estas casualidades nuestras nos las hemos de mirar, eh?
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues a disfrutarlos, S., a disfrutarlos. Aunque lo dicho: si les das un poco más de reposo, mejor! Y lo de las casualidades, pues sí, habría que mirárselas, pero a ver si es posible: a través de una buena copa de vino lo hacemos!
Saludos!
Joan

Anónimo dijo...

Todo aficionado y todo aspirante a "connaisseur" debe aprender a disfrutar de estos vinos joviales; son ideales para un disfrute desenfadado y maravillosos mientras preparas unas chuletas al sarmiento en la puerta de la bodega...
Te recomiendo Muñarrate, de Abalos.
Pedro Barrio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Llevas mucha razón, Pedro. Uno tiene que buscar siempre la calidad pero sabiendo qué está bebiendo. En Ábalos hay otra bodega de vinos jóvenes que me gusta li suyo, Solabal. Muñarrate 2011 no se me ha puesto a tiro, pero siento tuya la recomendación, lo buscaré! Un abrazo! Joan

Publicar un comentario en la entrada