09 marzo, 2012

Clerico Barolo Vigna Colonnello 2004

Monforte d'Alba vigneti
Alessandro Masnaghetti nos ha explicado con detalle dónde y cómo son todos los  viñedos de Barolo, Castiglione Falletto, Monforte d'Alba y Serralunga d'Alba (además del entero Barbaresco y zonas de la Toscana). Se trata de un auténtico tesoro que uno disfruta tanto como amante de los vinos del Piemonte como, sin más, amante de la cartografía. El mapa de los crus de Monforte d'Alba muestra con el detalle superior, los propietarios clave en Bussia Soprana (también existe la Bussia Sottana). Puede que el menos conocido de ellos sea Francesco Clerico (primo de Domenico), que posee 4,5 ha cultivadas en biodinámico desde hace 15 años. Es un tipo de una sola pieza, que pasa todo su tiempo en el viñedo, socarrón y hablador, que vive a la sombra de los grandes nombres de su pueblo. Sus vinos son accesibles, son baratos y, aunque no tenga mucha experiencia con ellos, puede que se puedan beber antes que la mayoría de barolos (también tiene un Langhe Nebbiolo muy interesante y unos barbera y dolcetto d'alba que no me gustan tanto. También comercializa el langarolo -nebbiolo y barbera- y sus grappe de barolo). Le conocí en su tenderete del mercado al aire libre de Turín el año pasado y le compré todo lo que tenía.

Es el Mercatino delle Erbe y su parada está en la Piazza  Palazzo di Città con Via IV Marzo. Su producción es muy limitada: si tengo que creerme lo que él mismo declara, no hace más de 3000 botellas, lo que es muy poco...En fin, sólo usa enólogo para los análisis y lo que sale del Colonnello, en la botella está. Su estilo y manera de hacer las cosas me parecieron un buen homenaje en la comida-funeral que hicimos en honor de Dalla. Hojarasca rojiza de otoño. Flor seca de violeta. Suave extracción. Moderada evolución. Entra uno en este vino y se siente como en los viñedos de la tierra del Barolo en otoño. Pámpanos entre el rojo, el naranja y el cobre. Ese es el color y el olor del vino. Es delicado y de taninos secos y pequeños. Esféricos y discretos en este 2004. Hay una pequeña huella de hidrocarburo y de tartufo blanco. Azafrán y agua cristalina. Vino maduro con las horas, algo cálido. Caramelo de lilas. Se me perdone: es un barolo muy femenino. Hoja de tabaco de Virginia. Puede que no esté catalogado entre los grandes, pero su precio (pagué 35€ por botella) se me antoja realmente bueno. Es una pena que los vinos del primo menos famoso de Clerico no lleguen aquí. O una suerte, según se mire: yo los compré directamente del productor, pude charlar un rato con Francesco  en el mercado y esa imagen de padres e hijo rodeados de vino y de tartufos se me quedó grabada ya para siempre. Volveré.
Clerico Barolo Vigna Colonello 2004

6 comentarios:

Andrés Marcaccini y Noemí López dijo...

Aplaudimos la nota Joan... Desde hace poco más de dos años, desde que leímos y nos empapamos del Piamonte, la Nebbiolo y el Barolo, estamos obsesionados con uno de ellos. Pero queremos probarlo allí mismo, en plena tierra madre donde se produce. Todo el mundo dice que es un vino que hay que entender y vivir allí mismo... Tu relato nos reavivó la llama que apaga un poco la distancia. Este verano Europeo, si el destino lo permite lo probaremos ahí mismo. Gracias por compartir tus sensaciones. Un fuerte abrazo y salute!

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, queridos amigos! Gusto en verles por aquí de nuevo! Ya lo decía uno de los grandes del vino en general y del barolo y otros vinos italianos en particular, Juancho Asenjo. Al barolo cuesta lo suyo llegar, no es un vino quizás de juventud. Pero cuando se llega ya no se deja! Bienvenidos al club, pues, y ojalá que puedan disfrutarla en el Piemonte: sin duda es la mejor manera de hacerlo, como de hecho con cualquier vino.
Un abrazo y salute!
Joan

Plotter HP dijo...

Excelente mapa para los aventureros de los vinos peculiares y quienes quieran empezar un viaje de degustaciones de alto nivel :D

J. Gómez Pallarès dijo...

Sin duda, Plotter. A mí siempre me ha entusiasmada la literatura de viajes. Y siempre que he viajado he intentado documentarme y leer cosas interesantes sobre el lugar al que iba. Y en el lugar, escribir y tomar notas. Pisar algunos de los pueblos del Piemonte o de la Toscana de la mano de Masnaghetti es un lujo al alcance de muy pocos sitios del vino en el mundo, muy pocos.
Saludos,
Joan

EuSaenz dijo...

Que gran zona, verdad? Hace unos días abrimos un Percristina 96 del otro Clerico (Domenico) realmente imperial, este no lo he catado, solo he probado los Colonnellos de Aldo Conterno, grandes igualmente.

Un saludo,
Eugenio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Eugenio! Yo proponía ese encuentro sobre la Bussia porque hay algunos viñedos realmente de vértigo allí (Romirasco, Cicala, Colonnello). Este 2004 creo que va a aguantar muchísimos más años en Conterno que en Francesco Clerico. Me dio como que la fruta era más madura y tenía menos acidez en Clerico. Pero la primera hora y media del vino fue realmente interesante. Aunque, sin duda, un peldaño inferior a su primo más famoso y a Conterno. Pero la materia primera, creo que ahí está también, aunque no sé qué clon y qué variedades de nebbiolo tiene plantadas Francesco.
Saludos,
Joan

Publicar un comentario en la entrada