01 enero, 2012

Si ayer era sábado, existe la perspectiva razonable de que hoy sea domingo

Cleopatra con Astérix y Obélix
Y si ayer publicaba, porque era sábado, mi post 899, existe la razonable posibilidad de que éste de hoy sea mi post 900, porque es domingo. Me acuerdo de uno de mis álbumes preferidos de Astérix y Obélix, Astérix y Cleopatra: "14 litros de tinta china, 30 pinceles, 62 lápices de mina blanda, 1 lápiz de mina dura, 27 gomas de borrar, 38 kilos de papel, 16 cintas de máquina de escribir, 2 máquinas de escribir y 67 litros de cerveza han sido necesarios para la realización de esta aventura". Y me acuerdo de él porque el divertido guiño de Goscinny y Uderzo a las grandes y épicas producciones de peplum de Hollywwod (el álbum es de 1965 y Ben Hur del 1959; Espartaco, del 1960...), me hacen pensar en lo que los amateurs, que seguimos escribiendo en nuestros blogs de vinos, hacemos desde hace años: no menos de 5 años y medio de trabajo; 899 posts; más de 10.000 comentarios contestados; más de 20.000 lectores mensuales de  promedio de los cinco continentes (con gran predominio de Europa, América del Norte y del Sur y Asia) y más de 1000 botellas bebidas han sido necesarias para llegar a este post 900.

¿Será que ayer fue sábado y hoy es domingo? Es una explicación razonable. Y aunque me pregunto con demasiado frecuencia por qué lo sigo haciendo, la habitual falta de respuesta me produce desasosiego, y entonces me concentro en el cómo y en el cuándo. Porque hoy es domingo, el Señor descansó. Porque ayer fue sábado 31 de diciembre, hoy es domingo 1 de enero. Porque hoy es 1 de enero de 2012 y nunca más volverá  a ser 1 de enero de 2012, me he concentrado en el cuándo y en el cómo. Lo mejor de este fuego de trincheras cruzadas en que se han convertido mis "vacaciones" navideñas: la selección de salmones ahumados de Carpier, natural, con alga nori y con eneldo. Compramos los troncos y hacemos nosotros los tacos. Con un poco de rúcula como único acompañamiento y un vino extraordinario, que casa a la perfección con el mejor ahumado que se hace en España, el Génesis y el reposo dominical que Dios se tomó (hace más de cinco mil años), cobran una dimensión inusitada. Porque ayer era sábado y Dios creó a hombre y mujer a su imagen y semejanza. Porque hoy es domingo y la tierra, aún sin labrar ni haber llovido, se muestra feraz, miro de nuevo al Sarre y saco de mi nevera uno de los grandes Kabinett de 2010, el Scharzhofberger Kabinett 2010 de Egon Müller. Con poco azúcar residual y un carbónico que envuelve y arrastra la untuosidad del salmón salvaje noruego (9,5%), es un vino de una verticalidad y una acidez desorbitantes. Frescor por completo jovial, suave envoltura, guante de cal, caramelo de limón con corazón de petazeta. Dios se sentó, porque era domingo, y contempló su creación.

Hombre y mujer retozando al Oriente, entre el Tigris y el Eufrates. La tierra virgen alrededor. Las estrellas que brillan con fuerza primigenia en el cielo para un solo ojo, que es el de todos. Me imagino a Dios tomando con su diestra una copa de este delicioso Kabinett, mientras saborea con placer homérico (acabarían siendo casi colegas...) un delicado taco de salmón con eneldo. Porque era y es domingo y todos merecemos el mejor de los descansos posibles.
Surtido de salmones Carpier

24 comentarios:

Jose dijo...

El Kabinnet Abtsberg '06 de Maximin Grünhauser, en las meriendas de luna mentirosa de la semana pasada, me ayudaron a ponerle un poco de orden y concierto a este sindiós (parajodas de la vida) en que se convierten las navidades...

Saludotes,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Cinco años para un Kabinett del pago de los abades es una buena medida. Lo mío, sin duda, ha sido un infanticidio, pero siempre he creído en la versatilidad de los Kabinett, que dan para mucho desde bien temprano y después crecen durante bastantes años. En mi disculpa tengo que era lo mejor que había en casa para combinar con un salmón tan excelso.
Ánimos, que ya falta menos!
Joan

Jose dijo...

¿Lo disfrutasteis? ¡pues ole y bendito infanticidio! :-)

Saludotes,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

De hecho, ya has visto que le concedido al asunto el premio de "momento Theise"!!! He disfrutado enormenente la combinación de Kabinett con salmón ahumado noruego de una calidad brutal. Reconozco, además, que el eneldo me pone, la alga nori me parece estupenda. Alguna vez lo he probado con un Spätlese (el último, uno de Fritz Haag, Jufersonnenhur) y la cosa funciona. Pero con un Kabinett funciona mejor!
Joan

Smiorgan dijo...

900 posts...900 oportunidades de aprender...900 oportunidades de conocer a la persona...900 momentos de disfrute.
Pedir otros 900 será poco. Necesitaremos más.
Y jugando con tu introducción...pero que nariz...
Un abrazo.

Jose dijo...

Vi el etiquetado de Momento Theise, sí :-)

En mi caso el Kabinett fue acompañando quesos. Especialmente bien con uno de cabra; suave, cremoso y con todo su sabor. Delicadeza por parte de ambos.

Jose.

J. Gómez Pallarès dijo...

Una hermosa nariz, sin duda...una nariz por la que perder la cabeza, sí señor! Aunque a mí, eso del vino perlado no me vaya mucho!!!
Saludos,
Joan
PS. Yo creo, S., más bien tengo el convencimiento de que no habrá 900 + 900...

J. Gómez Pallarès dijo...

Es complicado, Jose, esto del Kabinett con quesos. Yo nunca me he atrevido a tomarlo con ninguno más que con raclette. Le daré vueltas a lo que hiciste porque da que pensar que casaran tan bien.
Joan

Jose dijo...

Iban de la mano queso y vino. Sin mezclarse, pero acompañándose y, sobretodo, haciéndome sentir bien y eso habría de valerme.

Mientras comía y bebía pensaba que me habría sentido aun mejor con una quiche de queso fresco y tomates secos.

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Con lo de la quiche estoy muy de acuerdo. Yo me imagino un Kabinett más bien con un queso de vaca tipo Tome de Savoya o del Jura o incluso del Piemonte (allí se llama Toma), de pasta más bien blanda. hay otras provincias italianas que lo hacen y el tipo poco curado, de pasta algo blanda y un poco dulzón creo que casaría bien con el Kabinett.
Lo probaré un día. Buenas noches!
Joan

Mariano dijo...

Supongo que el uno de enero es una entelequia, un dogma de fe, que con la edad ;-) va cobrando existencia. Yo por ahora me limito a creer que lo que decís es verdad... Por lo demas veo ese kabinett y subo a spatlese trocken.

Un abrazo y Feliz 2012

J. Gómez Pallarès dijo...

Además, mariano, tal y como anda el mundo de mezclado, uno está aquí y sabe que su año empieza ayer, pero a su lado tiene a otro que lo empezará dentro de una semana; y a otro que lo empezará en un mes y medio y si está en Samoa resulta que le han birlado un día de su vida. Y si eres maya y te ha ido bien en esta era, apresñurate a hacer cosas porque en el próximo solsticio de invierno, va a cambiar (que no morir) todo!
En fin...que para mí la auténtica alma del riesling, siempre lo he pensado, está en esa capacidad que tienen de coger la uva ben madura y convertirla, sin chaptalizar, en Kabinett o Spätlese. Disfruto con los secos sin más, pero donde encuentro mi verdadera dimensión está en la escala entre el Kabinett y el Spätlese.
Feliz Año Nuevo!!!
Joan

Smiorgan dijo...

Pues espero sinceramente, Joan, que ese convencimiento tuyo sea equivocado. Aunque yo también flojeo a veces y me pregunto si debo seguir, si tiene sentido, si importa, si merece la pena...
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

La flojera es cíclica, S., eso ya me lo tengo bien diagnosticado. Y ya sé que si tengo tiempo libre para mí, esto va a seguir. Con más o menos intensidad, pero va a seguir. Lo que ha puesto más de una vez en peligro el blog es el hechod e sentirme con la obligación de escribir y, por culpa de mi otra agenda, tener que asignarle espacio y tiempo como si fuera una tarea más. Eso sí que no me lo aguanto. Para mí és un placer (además de un motivo de onda satisfacción, claro...) escribir y compartir experiencia en manteles y botellas, pero ha habido momentos en que, por no matar al invento, se ha convertido casi en obligación. 2012 puede ser un año raro y duro para mí en varias cosas profesionales. Y puede decantarse hacia que tenga mucho más tiempo libre o no...ahí está el quid de la cuestión!
Saludos,
Joan

Rumbovino dijo...

900 post, 10000 comentarios contestados, más de 1000 etiquetas, 20000 lectores mensuales, 5 años y medio de trabajo... te merecés descansar Joan, aunque sea el domingo!! Feliz 2012... Un fuerte abrazo..

J. Gómez Pallarès dijo...

De hecho, queridos amigos, tengo que confesar que también me he tomado el lunes!!!
Feliz 2012 para todos vosotros y para la Argentina entera. Ojalá las cosas les vayan como se merecen!
Un abrazo,
Joan

Javier dijo...

Qué de recuerdos me trae ese álbum de Astérix, buenísimo, se notaba que el guión todavía lo escribía Goscinny, y esa nariz de Cleopatra que cambió la Historia... La combinación del Kabinett con el salmón parece realmente exquisita. :-))

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Javier,m me pareció una buena opción! La combinación triple, quiero decir: la de este famoso y estupendo álbum de Goscinny-Uderzo (cómo cambiaron las cosas tras la muerte de René...), con la de los esfuerzos "titánicos" que uno tiene que hacer para mantener vivo el blog y con la preparación de una buena mesa para inicio de año. Nunca se sabe cómo seguirá la cosa, así es que hay que empezar bien!
Joan

Toni dijo...

Y que sean 9000 más.

J. Gómez Pallarès dijo...

Amén! Joan

Antonio S. dijo...

Ánimo Joan, pensar en novecientos más es difícil pero pensar en el siguiente es más fácil y así hasta milquinientos.
Saludos
Antonio S.

J. Gómez Pallarès dijo...

Así lo haremos, Antonio, ya desde Valladolid y con unas tapas cojonudas en Milvinos Parrilla: hablaré de ello!!!

Herr Direktor dijo...

El día que confiemos plenamente en los kabinette como los mejores vinos en cuanto a versatilidad nos abriremos un mundo infinito de maridajes, acompañamientos, armonías o llamémosle como queramos. Desde jóvenes de añadas clásicas, con liviana sensación dulce apto para escabechados, ahumados o incluso pescados blancos a la brasa, pasando por jóvenes de añadas maduras (como el Abtsberg 2006 que apunta Jose) fantástico como sustituto de un spätlese (por su cantidad de azúcar más del nivel superior del Prädikat que no de un propio kabinett) inclusive para determinados quesos de pasta blanda y leche cruda a los brutales kabinette con 10 años o más que hacen las delicias de una menestra de verduritas, alcachofas de Vinaroz a la brasa o un sustituto de lo que definiríamos como un semiseco pero "con estudios". Lo más viejo que he probado ha sido un kabinett del '70 del mejor productor (EMHO) del Ruwer, Carl von Schubert desde su bodega Maximin Grünhaus pudiendo apreciar la evolución ya no de la fruta sino del carácter más telúrico de un vino: la mineralidad, en este caso de la pizarra que evoluciona del fósforo a las ceras humeantes y ya en este punto de madurez al hierro...
¡Benditos kabinette tan grandes como humildes!

J. Gómez Pallarès dijo...

Es cierto que cada vino tiene su ocasión, Herr. Pero en lo que hace a los riesling, cada vez tengo más claro que la escala de posibilidades que te ofrecen los Kabinett es la mayor de todas, desde su posibilidad de azúcar hasta las de envejecimiento. Confieso que tengo muy poca experfiencia en Kab. viejos (tipo el de von Schubert que apuntas) y ahí poco puedo opinar. Pero la perspectiva de este que este Egon Müller del 2010 me la imagino grande y espléndida en veinte años, vaya que sí. Y con una capacidad de perfilarse y acerarse que le convertirán en un auténtico galgo de las praderas en nuestros paladares.
Ayer terminaba mi estancia en Valladolid con una cecina ligeramente ahumada. Y ya sé que a ti no te sorprenderá, pero ese pequeño retrogusto dulzón de la cecina bien curada y no pasada de tiempo, con ese mínimo ahumado, me llevó la cabeza directamente o a un buen brut BdB o a un Kabinett. Pero pensaba precisamente eso, más viejo, con más reposo y botella.
Un día harmeos esa prueba del algodón!!!
Feliz Año, Herr!
Joan
PS. Por cierto, esa cecina con un palo cortado o un oloroso viejo, también para echarse a llorar, vamos.

Publicar un comentario