13 enero, 2012

Born Digital Wine Awards

Por segundo año consecutivo, los organizadores de la European Wine Bloggers Conference (EWBC), entre los cuales y de manera muy destacada Ryan y Gabriella Opaz, convocan el concurso Born Digital Wine Awards. El objetivo fundamental de estos premios es promover una hipótesis de trabajo: en un futuro no muy lejano, y como ya sucede en otros campos del conocimiento, también en el mundo del vino muchos contenidos se publicarán primero en digital (a través del medio que sea, pero en la red). Sólo algún tipo de selección natural (que, la verdad, no sé cuál va a ser: la hipótesis es de mis amigos, no mía) acabará llevando a algunos de estos contenidos a un formato de publicación en papel.
Logo Born Digital Wine Awards
Así se explica el nombre de los premios: se busca reconocer contenidos publicados sólo en la red a lo largo de 2011, contenidos que han nacido, pues, para ser leídos en formato electrónico. Contenidos, claro, que tengan que ver con el mundo del vino, en distintas categorías. El plazo está abierto hasta el 31 de enero de 2012, a medianoche (GMT). Yo concursé el año pasado y  todavía no sé ni cómo quedé en las deliberaciones del jurado. Éste es internacional y lee sólo los posts en inglés. Las personas que redactamos en castellano, francés, alemán, italiano y portugués vamos a ser leídas en traducciones al inglés, que la organización (muy amablemente y con un coste notable, seguro) proporciona a los miembros del jurado cuando uno no tiene tiempo o manera de hacerlas por sí mismo. De éste forma parte un nutrido grupo de expertos del mundo del vino, ninguno de los cuales tiene como lengua propia el castellano. Esto plantea, en mi opinión, un problema porque por muy buena voluntad y competencia que pongan los traductores (y me consta que la ponen), el creador del post (pongamos yo mismo el año pasado) ni leyó ni controló ni supo qué tipo de texto, a partir de su original castellano, era pasado a la consideración de los jurados. El resultado final fue (aunque ya sé que no tiene por qué haber una relación de causa-efecto directa) que no hubo ni un premiado en la primera edición (textos publicados el 2010) que no fuera del mundo anglohablante. Da qué pensar.

Yo cumplo con el deseo de mis amigos Ryan y Gabriella Opaz. Difundo, como ya hice el año pasado, la convocatoria y os pido que consideréis la posibilidad de concursar. Yo también lo haré. Creo, con sinceridad (y Gabriella comparte esa opinión), que sería genial que un jurado como el de este año acabara premiando algo sobre el mundo del vino escrito en castellano. Pero, como ya pensaba el año pasado, no lo veo fácil por la sencilla razón de que este jurado no va a leer nuestros originales y no creo que tenga tanta competencia lingüística como para disfrutar de la misma forma los matices de algo escrito en castellano, como lo puede hacer con los de un post escrito en francés o inglés (por hablar de las lenguas dominantes entre los miembros del jurado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario