26 abril, 2011

Flor d'Albera moscat sec 2008

Flor d'albera moscat sec 2008

En mi experiencia como bebedor contumaz de blancos de este país y con la firme convicción de que una parte importante del futuro vínico pasa por ellos, aquí tenemos a uno de los grandes. Celler Martí Fabra, Sant Climent Sescebes, DO Empordà. 12 meses de crianza en roble francés, siento que usado por lo menos una vez. Pero tampoco lo sé con seguridad. Moscatel de Alejandría. 13,5%. Dos años de botella le han sentado de maravilla. Sigue con unos aromas delicados y complejos pero ha ganado en estructura. Es fresco y algo glicérico. Es ácido (vivirá seguro unos cuantos años más) y meloso. Me sabe y huele a sol, bien protegido por la sombra de un limonero. A corteza de ese cítrico en un pastel de yogurt. Sabe a pera conference. Sabe a membrillo. Sabe a ese racimo de Teulada en su punto. Sin estridencias, con suavidad. Lo he tenido cinco días abierto en la fresquera y sigue entero, vivo y coleando, dando muestras de manzanilla en la apoteca, de espliego y tomillo. De campo y mineral calizo. Arenisca tras la lluvia. Lo compré en la tienda de referencia de mi barrio (La botiga d'Uve-i). Pagué 8,5€ por él y es, ahora mismo, un vino * * * *

21 abril, 2011

La felicitat possible, la felicitat trobada

La Sara Pérez va afirmar, fa anys en una entrevista, que va aprendre més a fer vi estudiant filosofia que no enologia. Jo encara no la coneixia. Havia begut algun vi seu (estic parlant de fa més de set anys) i no em deia res especial més enllà d'allò de connectar amb les arrels del nou Priorat (el seu pare i el seu sogre són al pinyol de la recreació de la zona). Amb els anys, hem canviat molt, tant ella com jo. Jo he anat entrenant els meus sentits i la meva manera d'escriure, he begut i estudiat (sí, estudiar és el verb) vins de tot el món, però sobretot de casa nostra, i, per bé i per mal, he educat un criteri, un punt de vista. Des de fa cinc anys, a més, intento explicar-lo...Per bé i per mal, doncs, he de lluitar ara sovint contra aquest criteri perquè sempre que bec un vi (sigui conegut o no), no vull ser injust amb ell i no el vull beure amb cap apriorisme al cap, al nas i al paladar. Però el criteri, el punt de vista hi és...

I què diu aquest punt de vista? Doncs ben senzill: la feina del pagès que té raïm als seus camps ha d'estar el més arrelada possible a la tradició de la seva terra. La seva feina ha de ser tant respectuosa com sigui possible amb la vida que dona vida als ceps. I el seu vi ha de transmetre, tant com sigui possible, les característiques del seu territori. Això té implicacions en el tipus de raïms que es treballen, en la viticultura que es fa a les vinyes i en la feina que converteix el most en vi. Hi afegiré dues coses que no sempre tenen a veure amb la qualitat final del vi, però que jo aprecio especialment: quanta menys intervenció humana i més respecte per la feina que, d'una manera natural, desenvolupa la vinya en el seu entorn, millor. I un adjectiu que, ho reconec, està per complet passat de moda: quant més control tingui el viticultor sobre tot el procés que acaba duent un raïm a l'ampolla, millor. Hi incloc la venda! D'això se'n diu fer una feina artesana, en català: una persona que respecta les tradicions del seu entorn, que les coneix, reconeix i usa i, sobretot, que les mecanitza el menys possible. Una persona que controla tot el procés i és capaç d'explicar-lo.

Sara Pérez o de l'essència del Priorat, foto de Malena Fabregat

L'objectiu és clar: el pagès que té raïms als seus camps és en una posició privilegiada per mantenir i enfortir el vincle amb la natura que l'envolta. El que més aprecio en una ampolla, encara que tècnicament no sigui una meravella, és saber trobar-hi la natura d'on procedeix. Amb les menys trampes possibles, de la forma més descarada i descarnada possible. El vi que més m'agrada m'ha d'emocionar i m'ha d'explicar d'on ve. Ha de fer-ho, a més, sense cridar, en diàleg suau i reposat. La Sara Pérez, d'una manera per complet natural i espontània, però molt meditada al mateix temps (tal i com treballa la natura, tal i com és ella mateixa), ens va explicar d'on ve, on és i on vol arribar. Sense moure's del Priorat i formant part, ara, d'una manera íntima i profunda de la comarca. Ens va explicar com hem trencat el diàleg entre home i natura. Com, del diàleg, hem passat al monòleg dèspota de l'home contra la natura. Ens va explicar com l'home ha decidit, després de segles de viure amb la natura, buscar la felicitat fora d'ella. Ens va descriure com ella, ara, perquè forma part del paisatge i s'hi ha integrat plenament, pot restablir aquest diàleg.

Ens va explicar com, al Priorat i a cops de pedra, ha après que no es pot dominar la natura, que no s'ha de dominar la natura. Ens va explicar que la vinya, quan ella va començar a treballar-hi, era fràgil perquè depenia per complet del que la Sara li donava. No tenia vida pròpia...Va decidir passar al conreu ecològic i fer que la vinya comencés a trobar les seves pròpies maneres de defensar-se. Com sempre havia passat, la vinya va "tornar a classe" per aprendre a ser ella mateixa. Van ser dos anys molt durs, d'extrema debilitat, de crisi regeneradora i curativa. De pors, tant de la Sara com de la vinya. Fins que va arribar la tercera primavera. La vinya havia canviat. I la Sara amb ella: les textures eren diferents, les olors també. La Sara mateix havia canviat amb la seva terra: ara començava a sentir que formava part del paisatge. Va arribar la setena primavera i un exèrcit de fauna autòctona es va arrenglerar amb la Sara per treballar junts, ella, ceps i insectes i animals. El cercle virtuós, el cercle de la perfeccció, començava a tenir sentit de nou: cereals, bosc, vinya, animals, petits cercles tots ells dins del cercle de la producció del raïm i del vi que han fet que la connexió s'hagi restablert i que el diàleg hagi recomençat. La Sara sap escoltar de nou les mil paraules de la natura. Pot intervenir en la viticultura, pot fer-ho en el paisatge, però els seus ceps prefereixen parlar amb ella abans que els toqui massa. Al celler acabarà passant el mateix. La Sara, ara, embotella petites dosis de natura, petites porcions de Priorat, petites gravacions del seu diàleg permanent amb ell. I té l'esperança (li veig als ulls), encara que la formuli com una pregunta, que els que bevem els seus vins poguem sentir aquestes veus, assaborir aquesta melodia i, fent-ho, poguem ser una mica més feliços: sent-ho, li tornarem a la natura allò que, d'una manera tan generosa (i amb la Sara de demiürg), ens ha ofert. I completarem, de nou, el cercle.

El dia de la xerrada de la Sara, dia de fruita, amb la lluna en quart creixent des de feia un parell de dies, amb la terra i la llum del Priorat dominant-ho tot, vam beure una copa de Mas Martinet 20007: terra i pedra foguera. Brots de grosella negra i matoll. Farigola i agulla de pi.

La foto de la Sara, feta durant el debat, és de Malena Fabregat, qui ens ofereix, a més, un gran complement a aquest post mateix.

16 abril, 2011

José Luis

Jean Macle, Château Chalon  2003

José Luis Matos es de aquellos tipos que, si no existieran, habría que inventarse. Sencillo, discreto, amable, apasionado de los vinos, genial comunicador y hábil buscador. Estudioso y sabio sin ostentaciones. Es, además, generoso y uno de los animadores de una poderosa y recóndita congregación enófila barcelonesa: los Impitoyables, un grupo que parece, a ratos, una cofradía de la Semana Santa andaluza. Con la cata a ciegas a cuestas, cual cruz se tratara, reparten humildad y conocimiento a espuertas. José Luis es, además, propietario de una pequeña distribución de vinos que también vende en una tienda de Vallvidrera. Vinos dulces.com. Él sueña con poder vivir algún día en exclusiva de este negocio. Y a fe que si sigue perseverando en su selección tal y como le he visto progresar en estos dos últimos años, lo va a conseguir. No hagáis mucho caso del nombre de la empresa porque si bien es cierto que hay algunos grandes vinos dulces, José Luis tiene de todo. Y algunas de sus cosas son sobresalientes de veras. És el quien trae los vinos de los Pato, Luis y Filipa, a España. Es él quién trae los de Château du Breuil. Los de Guy Charlemagne. También los de los Goisot. Quien distribuye a Salvador Poveda. A Clos Uruolat. A Jean Macle. A los Plageoles. A Boxler. A Eric Morgat. A Piñol. Etc., etc., etc.

Él tiene un criterio claro, a la hora de elegir las bodegas con las que quiere trabajar: pequeñas, de producción limitada y bien conocidas. Por él, claro...Le interesa más el perfil del productor y que se acomode a lo que representa su catálogo, que no volverse loco trabajando con centenares de referencias que no controla personalmente. Algunos de los productores que he citado forman parte de mi pequeño Olimpo de preferidos: Eric Morgat y, también, sus parientes de Château du Breuil, en Loire. Los Plageoles en Gaillac. Salvador Poveda en Alicante. Jean Macle en Jura. Los Goisot en la Borgoña. Además, tiene una virtud que a no todos los comerciantes del vino adorna: ¡es contenido en sus precios! El otro día nos juntamos unos cuantos locos del vino en el altillo que tiene encima de su almacén, que será, dentro de bien poco, un lugar de referencia para los enogastrófilos de este país: a la que eche a andar la cocina, se convertirá en un txoco de muy padre y señor mío. Probamos un poco de todo, de las últimas cosas que José Luis ha incorporado a su catálogo. Por encima de todos, comiéndose cuanto encontraba a su paso, se situó un extraordinario Château Chalon 2003 del Domaine Macle.

Ocho años para este vin jaune, monovarietal de savagnin, con una crianza mímima de seis años (este 2003 estará recién salido al mercado), es una mínima caricia de paso del tiempo. Jean Macle lo considera su vino de guarda y no exagero un ápice si digo que tiene muchos, muchos años de vida por delante (más de 50 seguro). Su proceso biológico permite, a ratos, comparar a estos vinos con los de Jerez. Pero hay que dejar bien claro que son cosas distintas: éste, por ejemplo, me pareció sanluqueño en nariz, fresco, brisa marina, salino pero discreto. Y, en cambio, sonaba a más jerezano en boca, acetaldehído, un pequeño tono herbáceo, almendras verdes amargas. Es un vino que lo tiene todo pero que, ahora mismo, da más en nariz que en boca. Mucha paciencia y mucha guarda para un vino que, ahora mismo, es ya un * * * * pero irá a más, seguro. Este vino vale 50€ pero justifica cada céntimo invertido en él.

Mauzac Nature de Plageoles

Me llevé de la tienda algunas otras maravillas que me apetecía probar. La que más, quizás, el Mauzac Nature 2009 del Domaine Plageoles. Bernard Plageoles es uno de los más fervientes admiradores de las variedades de cada terroir francés y, además, un férreo defensor de los vinos naturales. Hace cuatro días justos, ha sido uno de los artífices del Petit Festival des vins naturels de Albi, donde ha reunido, ni más ni menos que a René Mosse, Domaine Arretxea, Eric Nicolas y los Foillard, entre otros. Con un grupo así de amigos, se puede uno echar a la sombra de una higuera...con una buena copa de vino en la mano, claro. En su territorio, Gaillac, una de las tres uvas características es la mauzac. Para este Mauzac Nature (Appellation Gaillac Mousseux Naturel) utiliza las variedades "gris et rose". Y la gracia del asunto es que se trata de un espumoso natural, con una sola fermentación del mosto, pero en dos arranques. El método ancestral (en Gaillac, llamado "rurale ou Gaillacoise") consiste en una fermentación a baja temperatura del mosto de mauzac que se alarga durante el invierno hasta que casi para. El parón, con todo, mantiene suficientes azúcares y levaduras como para que, una vez pasado a la botella y recobrada la temperatura de la primavera, el mosto termine de fermentar y se convierta definitivamente en vino, con un carbónico muy débil, aunque bien visible y palpable, y apenas azúcar residual. Por supuesto, no hay licor de expedición por medio. Digamos que es una rareza muy agradable, sobre todo ahora que empiezan los calores, que José Luis trae, precisamente del viticultor que ha convertido en arte su trato con la mauzac. Tiene sólo 10,5% y hay que tomarlo bien fresco, sobre los 8ºC. Tiene un primer aroma muy peculiar (confieso mi poca familiaridad con la mauzac), entre cedro, sándalo y polvo de incienso o más bien ceniza. Es seco en boca, casi astringente, el carbónico se desvanece con cierta rapidez, su burbuja permanece poco en boca, pero deja un rastro de sequedad, de posgusto vegetal y de estructura consistente y recia. Es un vino de Gaillac que no encontraréis jamás en otra zona, distinto y muy de estos calores. Por 10€ merece la pena que hagáis la prueba (* * ↑).

11 abril, 2011

Comer y beber. Vivir. Pensar y escribir.

En la página de Cultura de El País del domingo 4 de abril de 2011, Antonio Fraguas publicaba un interesantísimo artículo sobre La filosofía del "pienso, luego 'tuiteo'". Me llega la reflexión recopilatoria de Fraguas en un momento interesante. Hace ya tiempo vengo pensando (a ratos en voz alta) que el formato de imagen y texto que ofrece este cuaderno está casi a punto de extinción. No se me entienda mal: no es que me aburra bebiendo, comiendo y escribiendo sobre mis experiencias. Es que creo que el formato, tal y como lo concebimos, está llegando a su fin. Hablo de formatos, no de capacidad o voluntad de comunicación. La cosa puede tener derivas interesantes (que no son la mía) hacia los videoblogs sobre vino, por ejemplo. O hacia las plataformas que ofrecen variedad de contenidos y formatos, entre ellos los relacionados con el vino (también con una sección en formato blog). O hacia el formato directamente digital de revistas del mundo del vino, que poco tienen que ver con la versión papel de las mismas. En todas ellas encuentro una característica común que me impide poder desarrollar proyectos parecidos: hay un amplio apoyo logístico detrás. Hay inversión detrás. Hay varias personas trabajando detrás. Se trata de proyectos que, aunque hayan empezado desde el puro amateurismo, acaban con una clara vocación profesional, es decir: quieren ser rentables, en su conjunto, para quienes ponen su dinero en ellos.

Todo muy loable e interesante, todo apetecible. Pero no son mi camino. No se me malinterprete: puedo colaborar con ellos (¡de hecho, lo hago!), pero es la vía de otros, no la mía. Porque ¿dónde encajamos, en este nuevo mundo, los amateurs que estamos solos, que queremos seguir solos, que queremos seguir opinando desde la estricta intimidad? Puede que en el concepto del "pienso, luego tuiteo" se encuentre parte de la respuesta. Y hablo de concepto, no sólo de formato. Es cierto que la forma del Twitter es más propia de un teléfono inteligente o de una tabla o de un ordenador "de bolsillo". Yo mismo, hasta ahora mismo, así lo utilizaba: me he enganchado al Twitter y distinguía claramente entre el fogonazo, el titular, la sensación mínimamente desarrollada y siempre con foto echa desde mi teléfono, de lo que desarrollaba en extenso en este cuaderno, documentado, investigado, reflexionado y siempre con fotos desde mi cámara fotográfica o con fotos de amigos profesionales. Fraguas, Carr, Neuman, Andrés, todo ellos escritores/pensadores que participan en el artículo que mencionaba, me muestran otro camino.

Dibujo_Eulogia_Merle_para_El_Pais_3_4_11

Como casi siempre, todo está ya inventado...los líricos griegos arcaicos. La poesía epigramática de un sólo dístico. Apio Clauido el Ciego. Catón. Varrón. Isidoro de Sevilla. Casiodoro. Beda. Basho. Montaigne. Johnson. Renard. Carr. Wittgenstein. Fénéon. Neuman. Andrés. Gómez Dávila. ¿Qué tienen todos ellos en común? El aforismo. La lectura breve. La profundidad del pensamiento condensado. El límite de 140 caractéres que impone Twitter ¿puede ser considerado más allá de la abreviatura incomprensible, de la falta de ortografía, del fogonazo, del "estoy aquí y me duele la rodilla"? ¡Por supuesto! La presencia del formato breve en internet tiene varias ventajas: "este fenómeno contribuye a despejar el malentendido de que hay que elegir entre las tradiciones del pasado o los formatos del presente. Es una señal más de que las nuevas tecnologías no sólo son un instrumento de amnesia. Es dignísimo que aforismos clásicos se cuelguen en Twitter". Andres Neuman dixit.

Más. "El pensamiento breve (en el espacio) no tiene porqué ser limitado". Ramón Andrés dixit. Como ya sucediera con el formato epigráfico en la Antigüedad (y así nos lo cuentan los lectores de esas épocas), la brevedad exige un momento de atención. El aforismo, como resalta Neuman, "obliga a detenerse al lector que va con prisa. Un texto breve ha de leerse lentamente". Cierto. Añadiría yo, y en ese camino voy a andar: un texto breve exige tiempo para ser escrito, paciencia y tesón para ser construido en los límites que el espacio (antes y ahora) te impone. Un texto breve exige lucidez, tanto a quien lo escribe como a quien lo lee. Un texto breve te conecta de forma muy directa con lo que describe. Un texto breve no excluye, por supuesto, la convivencia con otros formatos de expresión en este mismo medio. Todo parecen ventajas, pues. ¿Vivir para beber y comer? No. beber y comer para vivir y ser felices a ratos. Pensar para vivir. Escribir para compartir, para ser feliz y para hacer feliz siquiera a un lector. Y por supuesto, si alguien te lee y no te olvida, no morir. No es poco bagaje. Beber y pensar el vino, comprender para rehacer el vínculo roto con la naturaleza, con el viñedo, con el viticultor que se integra en ellos. Entender (o no, por lo menos intentarlo). Transmitir y compartir la emoción. Era això, oi, Sara?

El dibujo publicado en el artículo de El País y reproducido aquí es de Eulogia Merlé.

06 abril, 2011

Redoma Douro Rosé 2009

Redoma Douro Rosé

Nunca había probado un rosado hecho por Dirk van der Niepoort. De hecho, creo que éste es el único y lo hace desde el 2004. Me gusta seguir sus experiencias. Es un hombre sabio e inquieto. Es un hombre de enorme cultura vínica y de amplia sensibilidad comercial. Su rosado es de los que me gustan. Con alcohol (14%) pero sin que pese. Con tanicidad controlada (suelos de esquisto de la Quinta de Nápoles, tinta amarela, touriga franca y otras), con peso en boca (fermentó en fudres de madera francesa) pero ligero al trago. Poderoso en la nariz y bellísimo, atractivo, en el color.

Es un vino multiusos: para tomar como aperitivo, con pescado al horno o a la plancha, con un buen pollo u otras carnes blancas. En un atardecer cerca ya del verano. Por supuesto con una buena pasta o pizza. Es un vino que no se arruga. Ligeramente tánico, sí, con la presencia de esos rosados de carácter que no quieren perder su alma tinta. Endrinas. Bayas. Ligeramente carbónico todavía (¡es 2009!). Madroño y ciprés. Suavemente vegetal. Fresas del bosque. Asilvestrado como su dueño, es este vino. Regaliz roja. Tiene un posgusto amargoso muy atractivo. Es de esos rosados que agradecen un año de botella bien conservada. Me costó 8€ y es un vino, ahora mismo, * * * .

05 abril, 2011

La felicitat, és possible?

La felicitat és possible, Paisatge

Voleu respostes a una pregunta transcendent com la que ens planteja la fantàstica idea d'Oriol Pérez de Tudela, perpetrada amb la complicitat d'Arts Santa Mònica? No conec l'artista, però estic segur que la filòsofa i viticultora Sara Pérez ens en donarà alguna de bona! Jo no m'ho perdo!!!

01 abril, 2011

Quinta Casa Amarela na Casa Portuguesa

A Casa Portuguesa es el espacio privilegiado de Portugal en Barcelona. Tenía hambre por comentar una noticia así porque, a ratos, tengo la sensación de que Portugal casi no existe al otro lado de la Península. Eso terminó aquí. A Casa Portuguesa tiene, además, dos sedes en el barrio de Gràcia. La de la c/ Verdi 58 es un espacio muy acogedor, casi de casa de hobbit, donde se pueden comer o comprar las pequeñas delicias que cada día se cocinan allí. Desde hace muy poco tienen un segundo ambiente, en la c/ Or, 8. Se trata de una preciosa tienda, abierta a la plaça del Diamant, que se integra a la perfección en ella. Se puede comer, se puede beber, se puede charlar, se pueden conocer un montón de vinos interesantes que busca y selecciona Mannel. Incansable viajero, empedernido descubridor, Mannel se ha empeñado en abrir hueco para los vinos portugueses en nuestra ciudad. Y a fe que lo está consiguiendo. Tiene toda mi admiración.

Quinta Casa Amarela branco 2010

Cada miércoles organiza una cata distinta, a veces con una bodega como protagonista, otras con una zona concreta, a veces simplemente sorpresa. Yo tuve la suerte de poder estar el pasado miércoles 16 de marzo y me llevé varias gratas sorpresas. Conocer el local fue la primera (de ambiente muy agradable y distendido, con todas las botellas en exposición y, cómo no, el pequeño "tesouro" al alcance de unos pocos). Ver cómo la mayoría de participantes en la cata era gente joven y muy interesada fue la segunda. Comprobé, en tercer lugar, que es una cata fuera de normas, casi mejor la llamo degustación: cada vino presentado era acompañado por pequeñas y deliciosas tapas preparadas en la cocina y la gente, tras la presentación, comía, bebía y comentaba. Divertido. Finalmente y no menos importante, conocí algunos vinos de Quinta Casa Amarela (DOC Douro, además de tener varios Portos) presentados por su propietaria Laura Regueiro, muy amable y atenta con todos, junto con su esposo Gil, todo un caballero. Instalados desde 1875 en Val de Cambres (pero con una tradición viticultora medieval en la zona, que les viene del Císter), trabajan ahora con unos viñedos de edad media de 45 años.

Lo que más me gustó de su presentación fue la alabanza sin medida de las variedades autóctonas. Conocen a la perfección su tierra y saben qué uvas se adaptan a ellas como la mano al guante. Confieso que su Porto Branco, hecho con malvasia fina, Viosinho y Côdega, no me gustó mucho (* ↑) me temo que por culpa del alcohol vínico usado, que pesaba tanto en aroma como al paladar. Pero su Branco Selection 2010 me devolvió a la pureza de un blanco racial hecho de nuevo con malvasía fina y Viosinho, pero con adición de Rabigato (ésta última es para tomársela en serio). La uva es pisada, fermentada en acero a 15ºC y madurado el vino con tres meses de roble francés en batonnage. El vino es una explosión de tilo y de flor de camamilla, con una estructura redonda y sápida en boca (* * ↑). De los dos tintos que probamos, y después de darle muchas vueltas, mis notas se decantan por el Douro DOC Reserva 2006. Un vino hecho con uvas de cepas mucho más viejas (media de 60 años), con una mayoría de Touriga franca (80%) y aportes de Tinta Roriz y Touriga Nacional (10% cada una). Es un vino con una expresión balsámica impresionante, entre el bosque de eucaliptus en plena reproducción y el tarro antiguo (de mi época, vamos...) de vicks vaporub. Tiene regaliz, tiene chocolate oscuro y la gran virtud de una madera muy tenue y en segundo plano. Es un vino elegante pero potente con un matiz final de humo de hogar (* * *). La experiencia fue gratificante, los vinos y la comida, también. Y lo mejor es que los amantes del vino portugués ya tenemos nuestro local de A Casa Portuguesa en la c/ Or, 8, cómo no, ¡en Gràcia!