10 diciembre, 2011

J.-P.Thévenet Morgon "Vieilles Vignes" 2010

Thévenet Morgon 2010 Vieilles Vignes
Se lo digo con sinceridad: es realmente excitante, para un amante de los vinos naturales (más: biodinámicos en este caso, desde 2008) tener a tiro de piedra en Barcelona a Jean-Paul Thévenet. Estamos en Villié Morgon (corazón del Beaujolais, appélation Morgon), en contacto directo con uno de los herederos espirituales de la persona que revolucionó (casi me atreviría a decir, "involucionó" por el tipo de prácticas que defendía tanto en viñedo como en bodega) el Beaujolais, Jules Chauvet. Sus otros tres compañeros de "armas": ni más ni menos que Marcel Lapierre, Guy Breton y Jean Foillard. Jean-Paul tiene (propiedad familiar desde 1870) apenas 5 ha de gamay en Le Clachet, en suelo granítico y con cepas de entre 45 y 100 años de edad. Thévenet está en el corazón físico y espiritual de la gamay y de Morgon y su cuvée "Vieilles Vignes" representa (en mi humilde experiencia), una de las mejores aproximaciones posibles al más puro, sencillo y viejo estilo de esta zona de Francia.

No les mareo con detalles (todo lo que la práctica de Chauvet y, ahora, de la biodinámica aconsejan, Jean-Paul lo sigue al pie de la letra, con una uva bastante madura, eso sí, y unas fermentaciones lo más largas posibles, hasta donde las bajas temperaturas las paren). Este "Vielles Vignes" 2010 tiene 12,5% y conviene tomarlo sobre los 15ºC con una buena ventilación previa de la botella (que no decantación, por favor). El corazón de este vino, sin duda, es el de la maceración semicarbónica. No sé cuánta uva habrá pasado por este proceso, no sé ni tan siquiera si ha pasado por él, pero el primer sorbo de vino te lleva, sin más, a ese carbónico que libera la fermentación y que la botella mantiene, aunque de forma muy tenue y casi en reposo. Cuero y brisa de la uva, chocolate con agua y zarzamora, son las primeras impresiones. Alma vegetal, agua y corazón de viñedo. Frambuesa ácida con más ventilación. Sarmiento y ceniza en invierno. Mina de grafito. Con el vino en copa y la botella abierta unas horas, el camino de la fruta se abre de una forma espléndida: en su alianza con el oxígeno, se convierte en un vino limpio, abierto por completo y muy bien perfilado. Tiene un tanino grande y voluptuoso y ofrece sensaciones de "vuelta a casa". Un vino serio y de pieza entera, sin aristas. Es un vino que reconforta y reconcilia con la naturaleza. Es un vino que te hace entender de forma clara que el camino no es otro que el del más profundo conocimiento de las tradiciones de cada lugar vitivinícola junto con el máximo respeto hacia la tierra que alimenta la cepa. Tenemos otra suerte por aquí...Jean-Paul tiene un hijo, Charly, que además de ayudar a su padre, vinifica en Régnié. ¡¡¡Próximamente en esta pantalla, su Régnié Grain et Granit 2010!!!

Compré esta botella de Jean-Paul Thévenet en La Part dels Àngels por unos 17€.

17 comentarios:

Dani Coll dijo...

Joan, fantàstica descripció. Sóc un enamorat de la pinot i de la zona. M'apunto aquest per tastar-lo. Et retwitejo.

Dani Coll
Envinats.

J. Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies, Dani! Però consti que aquesta zona i els vins dels Thévenet són amb gamay (Beaujolais), no pinot noir. Salut! Joan

Jose dijo...

Hay gamay que pinotea y pinot que gamea. He terminado recientemente una botella de JPBrun Bourgogne '09... encantandor.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Jose, y perdón por contestar tan tarde...andaba por el corazón de Catalunya (Montserrat, donde por cierto, he descubierto un queso de oveja de leche cruda brutal!!!). Llevas toda la razón, aunque confieso que el perfil de una pinot noir que gamee no es el que más me gusta. Si hablamos de passetoutgrain, entonces la cosa cambia, claro!!! Lo contrario, que una gamay, pinotee no es muy habitual, por lo menos en mi experiencia. Brun, incluso en su genérico, no es del caso. Y Thévenet, como sus amigos, hace una gamay que gamea con tesón y mucha disciplina.
Saludos!
Joan

Jose dijo...

¡Nada que disculpar hombre! Yo soy bastante canuto para esto del catar, ya sabéis, pero este PN me parecía muy gamay. Quizá algo más seria, menos dicharachera.

Caigo ahora en que no he probado nada de Thévenet.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues tienes, desde hace cinco años, la posibilidad de probar dos Thévenet distintos. El padre. Jean-Paul, en Morgon; y el hijo, tras aprender con uno de los amigos del padre (Marcel Lapierre) y siguiendo las huellas de otro (Guy Breton), en Régnié. Su Grain et Granite es un vino a tener muy en cuenta también!
http://kermitlynch.com/our_wines/charly-thvenet/
Saludos!
Joan

Jose dijo...

Tienen toda la pinta de ser de los vinos que siempre apetecen :-)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues sí, Jose, como dice un amigo, "son de esos vinos que uno se bebería por palés", tan aptos para acompañar tantas comidas y platos, tan, en ese sentido, comestibles!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Por cierto, Jose, la gamay de Dutraive, de Fleurie, que estaba extraordinaria en tal día como hoy, pinoteaba lo suyo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Me olvidé el enlace, perdón...:
http://twitpic.com/7rw7ec

Jose dijo...

No te preocupes, que también te leo en Twitter ;-)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Entonces ya sabes que suelo replicar en Twitter lo que publico en el blog. Pero de vez en cuando saco alguna cosa especial que me conmueve de veras. Twitter no da más que para pinceladas pero ésta de Dutraive hoy la he sacado porque he pensado, precisamente, en tu comentario: es una extraordinaria gamay, además ni filtrada ni clarificada, tersa, brillante, pura, con una acidez y una fruta delicadas. Eso, ¡pinoteaba! Y, vaya, tampoco controlo mucho lo de Twitter. Hay gente que sólo se comunica a través de él (por ejemplo, Víctor de la Serna, que casi habla más de básket que de vinos!), mientras que tú eres de los pocos que siempre entra por el blog. Puesto que no puedo (ni debo) mirar quién repite aquí o allá, he decidido seguir una "política editorial": lo que publico sale en el blog y se replica en FB y en Twitter. En FB no publico contenidos ad hoc más que compartir algún enlace o comentar las cosas que publican mis contactos. Y en Twitter, eso, pego un graznido de vez en cuando, muy de relámpago, de fogonazos de placer.
Y perdón por el rollo...
Joan

Jose dijo...

Hago algo parecido. El blog se replica en FB y Twitter. En FB... creo que escribo poco, aunque lo leo. Y en Twitter cosas muy puntuales y concretas, algo de pan, algo de comida, algo de vino (¿cosas que fermentan?); pero contenido que no va ni al blog, ni a FB, ni a ningún otro foro.

Me sigue gustando leer y leerte en formato blog. Que aparezcan todas las palabras que sean necesarias. Si sobran palabras, será que sobran todas las palabras, pero no por un corsé de caracteres. Si sobrasen palabras, mejor silencio-radio. Mientras tanto, prefiero seguir leyéndote en el blog con toda la extensión que te apetezca.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Una vez más coincidimos, Jose. Siempre procuro respetar el formato del blog que, aunque no tenga límite de palabras, sí suele tenerlo de paciencia de los lectores (= tiempo de permanencia en un post, vaya...). Pero, vaya, si uno quiere extenderse, pues lo hace y punto. En este sentido, me sigue pareciendo lo mejor la versatilidad que me da, con la posibilidad de que la gente que sólo se mueve por FB o Twitter también pueda leer a través del enlace. Si quiero microbloguear en el blog, lo hago. Y si quiero macrobloguear, pues también.
Ciao y buena semana!
Joan

Dani Coll dijo...

Sí, sí, i tant Joan, gamay! Gràcies per recordar-ho. Ai, Dani...

J. Gómez Pallarès dijo...

De fet, Dani, diguem que la frontera és, a estones, tan petita que existeixen coses com el passetoutgrain! Per no parlar del Dutraive que comentava, que tot i sent gamay 100% i tota ella amb maceració carbònica, té uns deixos, més en boca que en nas, ben de PN!
Joan

macc dijo...

Excelente descripción que un año más tarde se mantiene tan fresca y jugosa como este Morgon.
Un trabajo bien hecho y una añada que creo que nos va a dar alegrías en un futuro.

Publicar un comentario en la entrada