03 octubre, 2011

En el vientre del otoño...

Baudry Les Grézeaux 2009
está Chinon. Y en el corazón de Chinon está Baudry. Cuando pienso en otoño, me vienen a la cabeza no pocos vinos, pero este año, 22 de septiembre y pensando en ese viernes 23, una uva llenó por completo mi pensamiento: cabernet franc atlántica. Primer frescor. Concentración en el vino. Viento ligero al mismo tiempo. Recogimiento. Sombras madrugadoras. Hogar. Pámpanos en el suelo. A esa memoria selectiva, llegan los grandes momentos pasados con la Croix Boissée o Le Clos Guillot. No tenía ya ninguna de esas botellas y cayó otra. Qué más da. Era del Domaine de Bernard y Matthieu Baudry, en Cravant les Coteaux (Apellation Chinon Controlée, Vin Rouge de Loire). Bernard empezó con dos Ha hace más de treinta años y ahora, con hijo y nieto junto a él, controla más de treinta de suelos y características diversas.

Les Grézeaux es el viñedo de cabernet franc más antiguo que posee. Cepas de más de 50 años. Suelos de grava con cantos rodados en la parte baja del coteau de Sonnay. Subsuelo de arcilla y sílice. Cabernet franc en pureza y conocimiento profundo de qué y cómo hay que tratarla. Cada parcela, cada vino con su vinificación. ¿El objetivo con Les Grézeaux? Dejar que la vejez de la cepa y la mineralidad de ese suelo se expresen con soltura. Viñedos en el primer otoño de su vida, como Bernard, como un servidor, sirven para invitar a ese recogimiento. Mientras escribo cae la primera lluvia de otoño sobre Barcelona y el mar se contrae de placer. Se insinúa la neblina en el puerto. Viñedos que no han sufrido ningún ataque químico dispuestos a dar lo mejor en su fruto. Fermentación en depósitos de cemento, sin más. 12 meses en barricas de 3 a 5 años. 13%. Abrámoslo media hora antes. Dejemos que respire. No decantemos. La botella, si somos pacientes y la dejamos a su aire, nos hablará unos cuantos días. Los justos para celebrar esa primera conversación con el otoño.

Les Grézeaux 2009. Mi primer pensamiento para el otoño: pureza de aromas. Hojarasca en la profundidad oscura del bosque. Madera vieja. Madera sabia. Es un vino que seduce por su concentración, que llama a la intimidad de quien lo bebe con su copa. Silencio. Recogimiento. Mineralidad de arcilla. Envuelve. Te domina. Odre de cuero viejo. Vino de la tierra. Vino de antes. Arándanos negros en compota. Tinta china de mis primeros dibujos. Pimientos rojos y verdes. Mezclados. Asados. Calor de hogar. Sutileza y soltura, al mismo tiempo. Pureza de una madera vieja y una uva joven, que se confabulan y alían con el otoño para ofrecer un primer momento de paz y de íntima satisfacción. Los Baudry y el cabernet franc. Qué bonito entendimiento. Aunque duela, termino en prosa, necesaria: 12€ en La Part dels Àngels. ¿Quién se resiste a eso?

4 comentarios:

PONTE VECCHIO (revista cultural) dijo...

buono...

Toni dijo...

Así como me gustan mucho los blancos del Loira en general no puedo con los tintos. Demasiada acidez y muy ásperos en general los que he probado.

J. Gómez Pallarès dijo...

No tengo las analíticas de este Baudry, pero de todas las botellas que recuerdo no destaca por trener unos niveles de acuidez muy altos. Aquí la longevidad se gana por otros caminos. Pero bien, sobre gustos, colores. Con todo, Baudry, siendo un enorme representante de Chinon, no te hacer ver los vinos y sus taninos cuadrados o muy ásperos. Rústicos, sí, pero no se te van las encías con el vino. No sé si habrás probado la Croix Boissée. Si la alcanzas algún día puede que te camnbie ese parecer....
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Eh, sì... Grazie!
Joan

Publicar un comentario