30 agosto, 2011

El alma de Mallorca

Puesta de sol des de San Salvador
Durante estas vacaciones he leído un libro que me ha emocionado. Me ha abierto el alma de Cerdeña con sabiduría, con delicadeza, con conocimiento profundo de cómo son las cosas allí. L'acabadora de Michela Murgia es su título (Proa, Barcelona, 2011. La acabadora, La Salamandra, Barcelona, 2011, en castellano. L'accabadora, en el original italiano, Einaudi, Torino, 2009) y me ha recordado tanto a Mallorca en alguna de sus cosas (sobre todo en esa parte del alma, la agrícola, tan presente en las islas del Mediterráneo, sobre todo en las grandes), que no me resisto a terminar el cuaderno de 2011 sin proponeros la lectura de un fragmento. He leído la versión catalana de Mercè Ubach (extraordinaria, elegante, impregnada de espíritu sardo, incluso en su sintaxis. Una maravilla) y, puesto que no tengo la castellana a mano, ofrezco mi traducción (pp.39-40). ¡Es tiempo de vendimia en el Mediterráneo!

"Nunca se sabía con certeza cuándo empezaría la vendimia, porque era el viejo ciego Chicchinu Bastíu quien decidía cual era el momento adecuado, a saber, exactamente el día antes de que el aire oliera a uva a punto de convertirse en mosto. Los nietos le llevaban cada día al viñedo y él, con los ojos cerrados, olfateaba solemne el viento ligero que llegaba del mar y acariciaba las cepas. El viejo afirmaba que percibía, en el paso del aire que agitaba pámpanos y correteaba entre prietos racimos, la voz del vino que estaba por nacer, como una partera experta. María nunca se cansaba de escuchar esa leyenda." Qué bonita historia, en tiempos de refractómetros...

Acabamos de marchar  de Mallorca, con la vendimia en marcha, y ya estamos pensando en volver. Esto no tiene remedio, lo sé, y si los dioses nos son favorables, el año que viene seguiremos con esta exploración del alma mediterránea. Vivir unos días al año en la isla (sucedería algo parecido con Cerdeña y con Sicilia, por lo menos...) es, ni más ni menos, que conocer un poco mejor cómo somos. Con eso me conformo...para el tema de "hacia donde vamos", necesito una nueva selección de vinos y espumosos en la que ya ando...¡Gracias por haber seguido un año más este Cuaderno de Mallorca!

16 comentarios:

Smiorgan dijo...

El domingo, en el taxi de camino al aeropuerto, venía pensando en qué tendrán esas islas, que enganchan.
Yo quiero volver a Mallorca y disfrutarla como es debido, y quiero volver a Menorca y diluirme entre sus gentes y sus paisajes.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Es un buen propósito, amigo mío, lo es! Yo hace años que estoy en ello... Hace falta tiempo y voluntad! Saludos! Joan

CUATRO ESPECIAS Por ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

vale, vale, yo también quiero ir a Mallorca, el problema es ¿cuando?
Sigue disfrutanto, es como si me transportaras a esas tierras...ummm que envidia....

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya terminó, Elena...tampoco hay que abusar de las cosas buenas!
Besos,
Joan

Anónimo dijo...

Qué bonito..... la cita que has apuntado de La acabadora me ha recordado lo que aparece en El alquimista de Paulo Coelho. Es fantántico dejarse guiar por ese tipo de cosas.....Nuria González

J. Gómez Pallarès dijo...

Núria, esta novela de la Murgia es de aquellas que uno tiene que intentar leer en un par de sentadas. Se disfrutan más y se percibe mejor la unidad de contenidos. También se puede valorar con más intensidad el trabajo, en este caso, de la traductora.

Antonio Sánchez dijo...

Ha sido un placer. Ya me gustaría saber por el olor del viento el momento de vendimiar, qué bonito.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Antonio, pues anteayer estaba cenando con alguno de los viticultores de más reconocido prestigio en el Priorat y les conté esta historia. Alguno de ellos tiene un sistema que se acerca bastante al del viejo Bastíu aunque para mí que la novelista se olvidó algo: estoy casi seguro que Bastíu pedía a sus nietos que le pusieran un grano de uva en la boca...

Antonio Sánchez dijo...

Hola Joan.
Acertar en el momento óptimo para vendimiar parece que es difícil para todos, mucho más para los que estamos empezando en esto. Hace unos días me hablaba un viticultor de Ronda de los sabores de las pepitas y de la piel para saber que la uva está madura para el vino, muy curiosas sus apreciaciones. Este fin de semana he intentado repetidas veces de pillar esos sabores, no se si es que todavía no es el momento o que hay que tener el paladar más afinado pero no. Insistiré.

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues si no utilizas aparatos para medir el nivel de azúcar de tu uva y el grado potencial y te basas sólo en en el sabor de los granos, en su color, en su textura, hacen falta años de experiencia y, sobre todo, años de relacionar aquello que has probado con el vino que ha acabado resultando. Por supuesto, hay que insistir, pero yo conozco gente que le ha pillado el truco, por así decir, en aquellos cinco años. Con resultados excelentes, por cierto. No hace falta que diga que diga que tambiés es clave tener claro qué tipo de vino quieres hacer y con qué medios lo harás, para encontrar tu punto justo de recogida de la uva, que, por todo eso, difícilmente será el mismo que el del vecino...
Saludos y suerte!
Joan

Antonio Sánchez dijo...

Gracias Joan, lo llevo todo para adelante porque los errores hay que corregirlos al año siguiente y los años son limitados.

J. Gómez Pallarès dijo...

Así es como se hace uno "vigneron". Va mi admiración, Antonio!
Joan

Iker Vazquez Iturriaga dijo...

Buena recomendación la de este libro. Por lo poco que he leído recoge bastante la esencia de la vida en una isla mediterránea, como tú comentas tan ligada a la gastronomía.

J. Gómez Pallarès dijo...

La vida y la muerte, Iker, y su íntima relación con la fermentación, En Cerdeña, como en Mallorca, la harina y su fermentación, el mosto y su fermentación, el queso y su fermentación, juegan un papel fundamental. La novela se concentra en la muerte pero en la descripción de los sardos con ella, la harina en sus mil formas (Cerdeña tiene un patrimonio increíble en eso) y el mosto en forma de vino, tienen también su "papel".
Joan

Iker Vazquez Iturriaga dijo...

Joan, me gusta la forma en la que describes siempre en tu blog laa gastronomía mediterranea. Yo estaba pensando en crear un foro sobre Gastronomía Malloruqina en este site del Club Torres como punto de encuentro entre conocedores e interesados. Pienso que a los lectores de tu blog puede interesarles
http://www.clubtorres.com/es/la-comunidad

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues si lo creas, Iker, intentaré participar en la medida de lo posible, que será poca...ando cerca del colapso y como quien dice, lo único que ahora puedo mantener (y cada seis/siete días) es el blog...Además, mi amor por Mallorca es permanente pero mis estancias muy temporales...sólo tres semanas, cuatro a, año.
Saludos,
Joan

Publicar un comentario