10 marzo, 2011

Xococrash con Miquelius bobal 2005

Xococrash d'Isaac Balaguer bona

Isaac Balaguer, su barrio, su pastelería. No le conozco más que a través de lo que he comido de él, pero es un tipo que me cae bien. Sin fuegos de artificio, sin ruidos innecesarios, en una pastelería de barrio, con la única pretensión de hacer el trabajo bien hecho, con buenas materias primeras y el objetivo de "endulzar los momentos mágicos de la vida". Es un pastelero de escuela, que ofrece acabados discretos pero de gran calidad estética. El placer, como no puede ser de otra forma, empieza en la vista, sí, pero culmina en el paladar. "Xococrash" se llama el pastel que comimos en la última celebración familiar, y es un "semifreddo" de dos texturas de chocolate con crujiente de barquillo. Delirantes las tres capas del pastel en la boca: la inferior, base sólida del pastel, de barquillo casi crujiente. La central, el "semifreddo" con dos sabores de chocolate, suaves y delicados. La superior, con una gelatina de caramelo y fresa. Hay que conocer las sencillas y deliciosas cosas que hace este pastelero llamado Balaguer. De veras.

Necesitaba un buen argumento de chocolate para contrastar con una botella que nos había regalado un amigo de mi santa, Marc. Ya la etiqueta llamaba poderosamente la atención: Miquelius. Tinto 2005 bobal. Vino en estado puro. "Caramba", pensé, "y yo sin enterarme de qué es un vino en estado puro". El amigo había dicho "cuidado, que es un tinto dulce", como si fuera una rara auis. Y en la nevera se quedó hasta que llegó la ocasión que despertó al ladrón que llevo en mí...Indagué un poco: Bodegas Dagón, en la DO Utiel-Requena. Miguel Jesús Márquez, que estudió en Francia e hizo prácticas con Pierre Overnoy. Buena tarjeta de presentación, sí señor. Bobal de la finca de Los Pedriches (no sé la edad de las cepas, pero esa bobal parece vieja), a 800 metros de altitud, en tierra cultivada sin desherbantes químicos, productos fitosanitarios ni abonos químicos. Márquez se deja llevar por las lunas y no usa otra levadura que la del viñedo y la fruta. 14 meses de roble viejo francés para una sobremadurada bobal con un muy discreto azúcar residual. Es un vino especial, sin duda, de taninos recios y boca más bien aspera. No es un vino empalagoso, sino directo, contenido en alcohol (¡13,5%!), con cierto aire de taller de carpintería y acetaldehído, que no molesta para nada. Tiene el aroma del chocolate hecho con agua, sabe a pan de higos y posee un frescor grande. Compensa a la perfeccción la sedosidad del pastel porque este vino es, en el buen sentido del término, rústico. Habrá quien no me crea, pero a ratos casi me sabía a uno de los últimos LBV de Niepoort.
Sin saber qué vale, este vino me supo a * * ↑

Xococrash 2 d'Isaac Balaguer

14 comentarios:

Lo Ferrer de Carxot dijo...

Doncs si, Joan, no saps el que és passar dues vegades al dia per davant la pastisseria de l'Isaac sense caure en la tentació...croissants, torrons, bombons, pedres de xocolata amb avellanes...per plorar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Em faria veí del barri només per això!!! Poder berener les coses de cada día...hummmm...de moment em conformo amb algunes celebracions familiars que, com pots veure, són ben sonades!
Salut,
Joan

marta dijo...

Hola Joan, ja que comentes un negre dolç, has tastat el Monastrell d'Emendis? És boníssim, realment quan el vaig tastar em va sorpendre perque no n'havia tingut la oportunitat, això sí ben fresquet.
La info a la web d'Emendis www.emendis.es és molt completa : el recomanen per aperitius i postres amb xocolata amarga mhhhhhhh quina delícia o a la nostra botiga www.vinscatalans.cat ;D

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí que l'he estat, Marta, i em sembla un bon vi negre dolç. El de Miquelius té un punt més gran de fusta vella i petita oxidació que l'acosta més al que deia, a una mena de LBV a la llevantina. I el d'Emendis és més fresc, tipus el Mataró dels d'Alta Alella, més floral, més alegre per així dir.
Totes elles bones opcions, realment, per acompanyar unes postres de xocolata d'aquest tipus! (d'altres tipus, no...).
Salut,
Joan

Jordán Cortés dijo...

Hola Joan,

Se me ha hecho la boca agua con ambos manjares... un pastel así es lo que me hubiera comido después de disfrutar de la comida de hoy regada con Inurrieta Norte 2007, un tinto que me ha sorprendido gratamente teniendo en cuenta su precio.

Saludos Joan.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Jordán, ese mismo Inurrieta Norte 2007 (que està por debajo de los 10€, ¿verdad?), si se hubiera hecho con vendimia tardía (sobre todo por la merlot) hubiera acompañado bien a este pastel!
Saludos y buenos vinos!
Joan

Jordán Cortés dijo...

Coincido plenamente contigo Joan.Por otra parte y como apreciación devo decirte que desde que he leido tu post en el cual comentas el cierto recuerdo de ese bobal con el LBV de Nieport me apetece teletransportarme a la calle La Bisbal 29 (aunque este cerrado...)con algún LBV que conservo (Croff, Ferreira, Calem...y todos de añada 2000) aver si se le parece, en fin creo que me estoy poniendo demasiado empalagoso...

Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Sería un LBV más tierno, Jordán, con cinco o seis años como mucho...yo me tiraba a uno de los dos primeros. El tercero me cuesta más. La gracia de un LBV reciente es que la fruta está casi por encima del empalago!
Buen vino!
Joan

barriles de roble dijo...

blog interesante, saludos desde cordoba

marc dijo...

Muchas gracias por tu comentario Joan. Es un bonito detalle que me hace feliz. Es como un re-regalo. Te lo agradezco mucho.
La verdad es que este viernes le va a caer otra botella a Marta, una de cava. Esta vez se la regalaremos todos los del Àrea del Llibre, los que hemos compartido con ella despacho estos dos últimos años. Se la ofreceremos, con mucho cariño, porque se va. Sí, nos deja, aunque no es esta una noticia triste, para nada, al contrario. Nos deja para asumir el merecido cargo de directora de la por fin Àrea de les Arts Visuals. Felicidades!
Des de que se alojó entre nuestras cuatro atiborradas paredes Marta ha sido literalmente mi horizonte humano en el despacho. El resto, en línia recta, han sido dos pantallas, montones de papel polvoriento carpetas colgantes i botellas de agua Viladrau, Ribes y Sant Aniol. Calidad-precio preferimos la Ribes. Durante estos años, que son muchos días, amenas conversaciones han surcado esas pantallas y esos montones de papeles mientras ella bebía elegantemente en un vaso que encajaba cuidadosamente sobre la botella y yo lo hacia a morro y...nos hemos llevado bien!
No es extraño pues que habiendo compartido tantos gratos momentos en el trabajo, cuando hace algún tiempo fuimos (mi familia y yo) por unos días a Roma, a parte de las maletas, Martí (nuestro hijo) llevase un tractor en la mano, Maria (mi compañera) 8 o 9 libros sobre iglesias en la mochila y yo unas fotocopias de De Vinis plegadas bajo el brazo. Leí y releí tus lúcidos y sugerentes comentarios y fuimos a algunos de los sitos, los que pudimos, que mencionas en tu blog con tanto amor y nostalgia.
Por eso tampoco es extraño que me acordase (agradecidamente) de vosotros cuando durante las pasadas vacaciones, ese lapso de tiempo en el que nos pasamos las dimensiones espacio-tiempo por el forro, nos acercamos hasta las proximidades de Requena para visitar las bodegas Dagón. Mi madre, nacida en un pueblo del interior de Valencia, conoce un poco a su responsable que a parte de enólogo es un apreciado sanador. No sé si esa faceta suya habrá contribuido a crear ese espectacular eslogan: “vino en estado puro”. En fin, es una suposición. Quizá le interese realzar mucho mucho el valor ecológico del vino. No sé.
Lo de la advertencia de que es un vino dulce simplemente responde a la desilusión que me llevé cuando lo olí y me percaté de que era dulce. Creíamos haber comprado tinto sin más! La desilusión se me pasó cuando lo probé, pero de ahí que le dijera a Marta que no era un vino normal, como yo imaginaba, es dulce!-le dije- además de explicarle algunas peculiaridades que a mi me parecían un tanto especiales: vendimiado por la noche, nada de productos químicos, una vendimia muy tardía...dulce!
La cata que has hecho me parece muy buena. Además, después de haber dejado tan alto el listón, cualquier cosa que añada, como principiante que soy, muy posiblemente estaría fuera de lugar.
Sobre el precio, qué decir: ni caro ni barato. Creo recordar que mi madre me dijo que exporta bien a Inglaterra i Alemania pero le falta consolidar el mercado nacional. No sé si el precio tendrá algo que ver. Quizá lo encarezcan un poco el valor añadido que le aporta al vino los esmerados cuidados con los que cultiva i vendimia las vides de su finca. Parece buscar una complicidad total con la naturaleza para lograr el resultado. Bueno, añadiré algo: la cápsula, el tapón y la etiqueta me parecieron de mucha calidad.
Seguramente en adelante veré un poco menos a Marta, es inevitable, pero valgan estas palabras como homenaje personal a una mujer “excel•lent professional i millor persona” que por encima de todo es una madraza. Un petó.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Marc,
es un placer y un disfrute ver cómo algo que uno escribe sirve para, por lo menos, dos cosas: reconocer el trabajo bien hecho (sea más o menos popular, este vino tinto dulce es algo que se deja beber muy bien!), por una parte; y que las vivencias que a uno le han hecho vibrar (Roma, por supuesto, siempre!), pueden servir a otros de miniguía para tener algunos buenos momentos en el caput orbis, osea la VRBS!
Sobre lo de Marta, nada puedo decir en público, más que me encanta que tengáis tan buen concepto de ella: ¡lo compartimos!
Una abraçada,
Joan

Vins i més dijo...

Como bien imaginas por aquí por la zona se conoce el trabajo de Bodegas Dagón, pero unos precios "irreales" hacen que no haya tenido el gusto de probarlos...

Están todos a 50€ y que decir del Dagón 250€...

http://www.dagonbodegas.es/index.php?option=com_virtuemart&Itemid=16&lang=es

Además sus características no se corresponden con su precio según algunos apuntan...

http://elmundovino.elmundo.es/elmundovino/fichavino.html?param=11309

http://sites.google.com/site/clubakata/catadagonbodegas

J. Gómez Pallarès dijo...

Sí, claro, ViM, ya me comentó también Rafa Bernabé algunas peculiaridades del hacedor del vino, que es persona a la que no conozco y por lo tanto, de la que no puedo opinar. De sus vinos, tampoco: sólo de éste que es el único que he probado. Me sorprendió, sí, el tipo de información de su página web. Y sobre los precios, pues queda ya escrito que la botella fue un rehalo, ya veo ahora que un regalazo...
Había leído las opiniones de El Mundo Vino y vaya, se diga lo que se diga, creo que mi valiración de la botella se ajusta bien a lo probado. Ya has visto dónde se sitúa mi escala pero, claro, me faltaba el referente del precio, aunque, como también has leído, junto a mi valoraciín ya apuntaba al tema. Si este vino vale 50€, que no tengo ni idea, con seguridad está sobretasado de origen...Tú que conoces bien lo que pasa por allí, ¿venden?
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

y 14!!!
Joan

Publicar un comentario