20 marzo, 2011

Molí dels Capellans trepat 2009

Ossobuco con risotto al zaferano

Una receta tradicional de ossobucco a la milanesa te puede solucionar, de forma muy agradable y barata (no pasó de 6€/kg lo que compramos: para cuatro glotones, bastará 1 1/2 kg...), una comida sabatina. En casa, con tanto deporte y tipo con la testosterona a niveles altísimos, la pasta fresca es, casi, la orden del día. Saltarse esa rutina estuvo bien. Nos faltó algo de tiempo y de paciencia para que el tuétano se fundiera más y más lentamente. Pero la carne era sabrosa y, casi siempre es así, tierna y melosa. A mi cargo anduvo el risotto al azafrán que ofició de acompañante. Es una de las posibilidades: hay quien acompaña sólo con arroz hervido, hay quien perpetra otro tipo de risotti. En este caso, me conformé con hacer un caldo corto de verduras y pollo, al que añadí el azafrán ligeramente tostado. No quería una explosión, quería sólo una pinzelada porque mis hijos son algo pejigueros...La cosa anduvo sólo correcta. El vialone nano que usé estaba ya demasiado viejo, mezclé además dos añadas y la cosa no pasó del "bien".

Se me arregló bastante el asunto en cuanto abrí la botella que tenía prevista para esa comida: Molí dels Capellans trepat 2009 (sabe mal pero esta web no da todavía información...). El vino me lo había recomendado mi amigo Xavi, de Clap de Ceps, que es una de las mejores y más completas tiendas de vinos, aceites y exquisita alimentación enlatada que hay en Tarragona. Merece la pena hacer el "pequeño" esfuerzo de acercarse (junto a la escalinata que sube a la catedral, en la C/ de la Merceria), porque Xavi y su selección siempre tienen cosas interesantes que recomendar. Y algún tesoro escondido en las alturas de los anaqueles... Una de ellas fue este monovarietal de trepat de la DO Conca de Barberà, que con 12,5% y seis meses de roble francés de segundo año, ofrece atisbos de la gran tipicidad que atesora el trepat. Es un vino zalamero, con aromas de pimienta de Sechuán, de clavo y de flor de violeta, delicado y bastante penetrante. Quizás le reprocho eso: que se muestra muy contenido en la expresión del varietal, como si sus hacedores no terminaran de confiar en sus posibilidades., Las tiene, ¡y muchas! De nuevo esa pimienta, roja ya y en el árbol, con un punto agradable del resto del carbónico (¡es 2009!) en su primera hora de vida fuera de la botella. Y siguen esos aromas de violeta en primavera: una combinación atractiva de acidez y de perfume algo dulzón. A las 24 horas el vino cae (es un vino que hay que abrir y beber, sin más), ganan mucho los terciarios, el algarrobo maduro, un poco de cuero viejo. En cualquier caso, se trata de un trepat interesante (tomado sobre los 14-15ºC) que tiene ahí el poder y la gracia de esa uva pero al que falta todavía un paso más para ser un gran vino.

Es un vino * * ↑

Molí dels Capellans trepat 2009

14 comentarios:

Jose dijo...

Has abierto mi sed de trepat para acompañar la ropa vieja de hoy.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues ya nos dirás con qué has saciado tu sed, Jose!!! Eso no es tan sencillo de improvisar lejos de la Conca de Barberà!
Saludos,
Joan

Jose dijo...

Con el ya conocido trepat de Carles Andreu. Que decía mi inventario que tenía una botella y tras leer tu post he tenido que dar mil vueltas hasta que he encontrado la caja en la que se escondía una botella del 2008.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Probablemente sea, de todos los qtrepats que he probado yo, el que mejor exprese las características de esta variedad. ¡Buena elección!, aunque mis botellas no suelen durar dos años largos a su embotellado.
Buenas noches!
Joan

Orly dijo...

Gracias amigos por estas dos recomendaciones; reconozco mi falta de conocimiento sobre las vinificaciones de trepat; siempr vas dejando este descubrimiento para otros momentos y al final no encuentra dicho instante.
Tomo nota de estas dos, y si me podéis sugerir alguna expresión más de trepat, os estaría muy agradecido
un abrazo
Orlando

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Orlando, y muchas gracias por tus palabras. A lo dicho, añadiría que, en mis sensaciones, uno de los ámbitos donde el trepat ya da alegrías pero puede dar muchas más, es en el de los vinos espumosos. El cava de Carles Andreu mismo es un vino jugoso y fresco, ácido y agradable, que ahora que empieza la primavera invita a todo. A tener en cuenta también!
Un abrazo,
Joan

Ricard Sampere dijo...

Sense desmereixer el trepat, avui m'ha entrat pels ulls el teu ossobucco i la fotografia espectacular que mostres... Es un dels meus plats preferits i que acompanyo sempre amb un senzill basmati fet al vapor, que utilitzo per absorbir el suc del plat... I no dubto pas de el trepat hi anava a la perfecció.. :)

J. Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies, Ricard! Les fotos sempre les tiro com puc (no sóc un expert...), però intento treure el suc de la meva petita màquina!
Va quedar l'arròs una mica estrany per la barreja de collites i, una mica, de coccions, però el conjunt era saborós! I el trepat i va casar molt bé: si hagués estat una mica més salvatgement varietal, hauria estat millor, però va casar bé!
Bona cosa el basmati, també, sí senyor!
Salut,
Joan

ELENA ZULUETA DE MADARIAGA dijo...

DE VINOS NO PUEDO DECIRTE NADA, TU ERES TODO UN ESPERTO.
DEL OSSOBUCO SI.
CREO QUE PARTE DE SU EXITO ESTÁ EN LA COCCIÓN LENTA, MUY LENTA DE LA CARNE Y EN AÑADIRLE UN BUEN VINO TINTO, YO SUELO USAR UN RIOJA DE CALIDAD MEDIA ALTA.
TAMBIÉN ES IMPORTANTE QUE LA SALSA NOS QUEDE ESPESA, CON CUERPO Y CON UN BUEN SOFRITO DE CEBOLLA, QUE AÑADO AL PRINCIPIO DE TODO.
EL TUÉTANO DEBE QUEDAR JUGOSO Y SIN SALIRSE DEL HUESO.

NORMALMENTE LO ACOMPAÑO DE UN ARROZ CARNAOLI O E UN BOMBA.
A VERDAD ES QUE UN ARROZ LE VA QUE NI PINTADO Y UN BUEN TINTO DE ACOMPAÑAMIENTO ES INDISCUTIBLE, POR EJEMPLO EL ALIÓN ES UNO DE MIS FAVORITOS PARA EL OSSOBUCO.

MENUDO ROLLO TE HE SOLTADO, PERDONA.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchísimas gracias, Elena, por compartir tus consejos sobre el ossobucco. Llevas razón: para todo en la cocina, pero sobre todo para el tuétano hay que ir poco a poco, con lentitud y, diría, cariño. La receta no salió mal pero falto algo de tiempo y paciencia. Tiempo y paciencia, de lo mejor que uno puede tener en una cocina...
Nosotros, mi mujer y yo, nos resistimos como gato panza arriba a dejar de cocinar en el día a día, a pesar del cansancio y de los pocos momentos. Pero creemos tener una obligación con nuestros hijos: hay que esforzarse para que sus paladares y estómagos tengan una mínima educación de sabores y texturas!
Besos,
Joan
Y por supuesto, que ese Alión es un aliado estupendo para un ossobucco!!!
Besos,
Joan

el pingue dijo...

Uff! ¡Ese tuétano! (Paulov a tope)

J. Gómez Pallarès dijo...

En el fondo, querido amigo, ahí está la esencia de todo, en la perfección del agujero!!!
Un abrazo,
Joan

fina dijo...

Avui estem fen ossobuco a casa.
La recepta que tinc és de Milà i posen vi blanc.
Tot és possible i tot és bo¡¡
Després de preparar-ho s'ha de posar al forn mínim 1h 3/4.
Salut i felicitat

J. Gómez Pallarès dijo...

Bon profit hàgiu tingut, Fina!!! Jo em reconec d'escola antiga i una mica especial en això del vi que faig servir per cuinar. En la mesura de les disponibilitats, el que més m'agrada i trobo que més escau, és cuinar amb el mateix vi amb el que després he decidit menjar el plat!
Salut i bons vins!
Joan

Publicar un comentario