08 marzo, 2011

Mis valoraciones * * ↑

Se trate de vinos o de restaurantes, en mis notas suelo indicar una valoración que me permita situarme en una escala de valores. Estas semanas pasadas, algunos amigos, en público o en privado, me han pedido que empiece a hacer públicas estas apreciaciones. Nunca me han gustado las escalas numéricas, con cifras que ocultan una falsa objetividad tras el velo de la evidente, necesaria e intransferible capacidad subjetiva de quien está comiendo y bebiendo. De forma por completo natural (eso fue lo que primero anoté cuando me encontré ante una gran cantidad de botellas que tenía que probar), empecé hace años con este sistema de asteriscos y flechas. Los asteriscos indican una gradación, de menos a más interesante para mí. Las flechas indican capacidad de mejora y de llegar al siguiente asterisco. O incapacidad de mejora y, por lo tanto, posibilidad de que vaya para atrás mi valoración.

Esto no tiene mayor secreto: no pretendo que nadie comparta o asuma lo que escribo o valoro. Es, sin más, mi sistema. Y si a alguien puede ser útil esta indicación, estaré encantado. Asumo, por lo demás, las críticas habituales a cualquier sistema subjetivo de valoración porque el mío, claro, también lo es y no tiene más valor que ése. Si unís valoraciones con las palabras que describen, tendréis una idea más precisa de por dónde van las cosas. Uno de esos amigos se quejaba, precisamente, de esto: dos vinos excelentemente descritos, con palabras parecidas y que uno podría haber pensado que merecían una puntuación parecida, eran en realidad valorados de forma muy distinta. Asumo, aunque no me guste, que con las palabras no basta. Ahí van, pues, mis valoraciones a partir de hoy.


*
* ↑
* ↓
* *
* * ↑
* * ↓
* * *
* * * ↑
* * * ↓
* * * *
* * * * ↑
* * * * ↓
* * * * *
* * * * * ↓


Puesto que mi límite siempre ha estado en los cinco asteriscos, no ha lugar una flecha hacia arriba que apunte a una mejora tras ellos. Para mí, un vino o un restaurante con cinco asteriscos es el máximo. El mínimo no es un asterisco, es , y representa un vino o un restaurante como ejemplo de catástrofe absoluta en todos los sentidos, tambien el de la presentación. Para mi suerte, muy pocas veces he tenido que anotar eso en la libreta. Jamás para un restaurante. Más de una vez para un vino...

30 comentarios:

Orly dijo...

Valorar, puntuar, no deja una manera más de subjetivizar.

J. Gómez Pallarès dijo...

Por supuesto, Orly. Sólo que yo no oculto que un 16,5 sobre 20 sale muchas veces de un "esto es un 16,5 sin más", como he visto que sucedía y se decía, ante mis pasmadas narices...Es mi subjetividad, claro, que no tiene más valor que el que quiera darle el lector de este blog que, poco o mucho, confie en el criterio que ha visto desarrollarse en este cuaderno a lo largo de más de 800 posts.

Adictos a la Lujuria dijo...

Aunque me sorprenda que acedas a compartir tus asteriscos con todos me alegro, he de confesarte que son muchas las veces que no me ha quedado si el vino, restaurante, plato... te ha gustado o no.
Seguro que algún reproche y critica te caerá, sobre mis @ algún chaparrón que otro ha caído, pero yo no sé otro modo de dar luz y claridad a lo experimentado.

Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, David, supongo que ésa es una de las razones por las que introduzco mi sistema, por otra parte habitual pero sólo de puertas adentro.
De todas formas, ya estoy viendo que muchas de las cosas que me mueven a valorar de una manera u otra no salen exactamente reflejadas en las palabras que uso. Tengo que tendir a ser más claro, creo...
Veremos si mi experiencia se parece a la tuya o qué sucede...
Un abrazo,
Joan

Oscar Gallifa dijo...

Bon dia Joan,

Me llama la atención tu sistema, más que nada porque también es el mio!
En esas catas tan multitudinarias, (en las cuales muchas veces compartimos impresiones y vinos) utilizo esa misma forma de calificar... no sobra el tiempo y dicho sistema es rápido y efectivo: cuando llegas a casa y revisas las anotaciones basta con una simple ojeada para descartar a algunos y valorar a otros cómo se merecen.

Una pregunta me queda por hacerte... cuando pones la flecha hacia abajo ¿es mejor o peor que no ponerla? En 'mi' sistema eso no existe, a cambio utilizó hasta dos flechas hacia arriba (cada una vendría aser equivalente a 1/3 de asterisco...)

Saludos

OG

Un abe

Jose dijo...

Sigh... tu quoque... ¡Acabo de bajarte en 3.36 puntos en el baremo por el que mido los blogs! }:-PPPPP

Saludotes,

Jose

SIBARITASTUR dijo...

jajajaja, pues mira que hay casualidades en la vida y esta es una de ellas.
Cuando hago una cata para el blog siempre utilizo una ficha con puntuaciones y tal. Pero cuando voy a una feria donde pruebo muchos vinos, a parte de escribir unas notas sobre ellos- me ha hecho muchas veces pensar en desarrollar un sistema de anotaciones mas rápido- utilizo los * y las flechas.
Sino pongo ningún ascerisco es que no me llama la atención y voy de 1 a 3 con flechas hacia arriba o abajo para reconocerlos en mi libreta poblada.

J. Gómez Pallarès dijo...

Caramba, Òscar, ésta no me la esperaba!!! Por supuesto, para nada pretendía ser original pero que coincidamos precisamente tú y yo que hemos compartido unas cuantas de estas sesiones de asteriscos y flechas...
Yo me siento cómodo así. Cuando bebo un vino me da esas sensaciones de consolidación en lo que pienso sobre él (entonces no hay flechas) o de que va para arriba pero todavía no me da, ese día, como para ponerle otro asterisco (entonces flecha para arriba); o lo contrario, de que percibo esa valoración pero dudo de que sea sólida (y entonces la flecha la pongo para abajo).
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sabía que me arriesgaba a perder tu aprecio, Jose...veremos cuánto aguanto esta presión de saber que he bajado en tu escala de valores!!! Aunque no se me escapa que TÚ también tenías una escala escondida de puntuación de blogs con DOS decimales!!!
Sigamos bebiendo y disfrutando, compañero. Y quien quiera que se fije en las palabras, quien en los precios, quien en la valoración.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Ya definitivamente, Sibaritastur y OG: a esto se le llama poligénesis. Los tres hemos llegado a sistemas parecidos surgidos de necesidades parecidas y, claro, sin decirnos nada el uno a los demás!
No está mal!
Salud y buenos vinos!
Joan

Malena dijo...

Sólo leí tu post. No los comentarios. Hace algun tiempo escribiste que 5 años están bien para un blog y yo desprendía que te apetecían otras cosas. Pensé que alguno de estos buenos amigos que tienes, supongo que también en el ámbito editorial, te habría planteado que hace falta cantidad de contenido con la calidad del que tu publicas y te tentaría en la empresa de escribir contenido para descargar en diferentes soportes: libro de papel, cosa que la edición digital actualmente permite muy bien, pero también en códigos xtml para descargar en e-books. Yo sigo esperando esto. Porque me encanta estar leyendo a Therry Teise, pero me hace falta contenido en versión original en español que no tenga que estar adaptando a mi sensibilidad; no todo el tiempo. El buen material en materia de vino, desde cualquier ámbito, está producido en francés y en inglés. A veces no hace falta agregar otras veces es casi obligatorio. Podría haber una editorial dispuesta a publicar excelentes contenidos y capital...
Con los símbolos o puntos o lo que sea pasa que primero los negamos, después nos comienzan a resultar más simpáticos y después será que si no hay símbolo, no tendremos idea de qué actitud tener frente a ese vino.
A mi los símbolos siguen sin hacerme falta. Con leerte tengo más que suficiente, espero libros:) Salut Joan y queridos compañeros de comentarios también.

Jose dijo...

"¿Cómo te definirías? - preguntó -
Tendrás que tomarte el tiempo de conocerme - respondí - " ;-)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas tardes, querida Malena!
En efecto, tengo buenos amigos en el mundo editorial y alguna vez han comentado vagamente la posibilidad de una publicación. Pero nunca se ha concretado nada y, la verdad, tampoco he tenido yo las prisas o la urgencia de que se concretaran...
Me gusta esa idea de Theise en el bolsillo (así lo llevo yo!!!) y del 2.0 aplicado a los contenidos en el mundo del vino. Pero soy también recalcitrante consumidor y amante del papel cartáceo y no me disgustaría otras posibilidades. Puesto que en mis otras vidas, he saciado ya mis ansias de publicación, por así decir, voy a ser prudente y a esperar que alguno de mis amigos concrete algo. Y entonces, trabajaremos!!!
En cuanto a símbolos y palabras, me remito a mi querido Marcial: cada escrito, cada palabra, cada poema, cada símbolo tiene tantas interpretaciones posibles como lectores. A uno le interesará sólo la valoración (que antes no tenía aquí); a otro, sólo las palabras. Otro buscará desesperadamente el adjetivo necesario; otro se quedará con el adverbio sobrero...
En este "supermercado", yo me quedo con la parte oscura de la luna, que me protege!
Besos y recuerdos a tu santo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Te contaría, querido Jose, la historia (que, poco o mucho, ya escribí aquí hace cierto tiempo) de Toni "Figaseca" de Felanitx y sus sismógrafo personal.
Si lo aplicamos a los vinos, en efecto, no hay ni palabras ni símbolos que valgan: beber es conocer!!!
En cuanto a las personas, la cosa se complica un poco, ¿no? Yo estoy bastante cómodo conmigo mismo, en estos momentos, y la imagen que tengo de mí se acerca bastante, creo, a lo que la gente ve en mí. En la escala de Figaseca estaría entre un 2 y un 3, creo...
El resto, ante una copa de mejor palo cortado!!!
Joan

Malena dijo...

Claro Joan pienso en contenidos, pero no nos pongamos prosaicos, uno quiere leer en el soporte que mejor le venga aquello que disfruta por descubrimiento o reconocimiento. Por ej. acabo de visitar el blog de Jose y me emocionó y así lo comenté. Me veo que tanto he defendido y defiendo los blogs como herramienta de auto publicación del que tiene cosas de valor para decir, pero siento una cierta angustia de tener las cosas un poco desperdigadas de más. Cuando tus "agentes editores" (lo digo con gracia antes que saltes) te lo propongan me apunto a colaborar. Un abrazo fuerte, Malena

Jose dijo...

Recuerdo aquel post. Soy el que soy (qué bíblico... o cuan cinéfilo, a elegir) y hasta en eso ando despreocupado de si estoy en el 2 o en el 6 ;-)
Tiempo, personas y vinos. Las personas son vinos ¿o era a la inversa? ;)

Saludos,

Jose

Anónimo dijo...

Hola Joan,

Agraeixo el post, i el coparteixo, no és fàcil de vegades donar una visió tant subjectiva desde la objectivitat o, més ben dit, la simplicitat d'una escala.El tema és que l'escala és la pròpia, la de cadesqún, i això, és dir molt!!!!

gràcies

slts

rnr

J. Gómez Pallarès dijo...

Primer fui del Antiguo Testamento, después de Charlton Heston...Pero las dos van por el mismo camino, que es muy anterior, más o menos de la época de la segunda generación de dioses del Olimpo...En Dioniso está la clave, claro: de la tierra venimos y a la tierra volveremos. Cuanto más cerca estemos de ella, mejor. Y una de las maneras más directas es la de asociarse con la cepa!
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Nada de prosaicos, Malena, es tiempo de poesía!!! Ahora mismo paso por el blog de Jose para ver de qué se trata.
Y tomo buena nota del ofrecimiento!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Ja veus, benvolgut Ramon, en quin "liu" ens hem posat!!! Fa cert temps que li donava voltes, m'ho havien comentat un parell d'amics que sabien això dels asteriscs i les fletxes (pel demés, un sistema ben compartit, com veus!) i ja només em faltava el teu comentari!
Bromes apart, hi posarem la millor voluntat, nas i paladar, i a veure quant dura!
Joan

Jose dijo...

Charlton Heston? :-? Ouch... ¿en qué película?
Yo tenía más en mente al buen Yago en el 'Otello' de Orson Wells.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Digamos que me había quedado en el Antiguo Testamento, Jose. Pensé en Noé, de Noé pasé a Dioniso y enmedio quedaron Las tablas de la ley, con Heston de iracundo Moisés...
Joan

Jose dijo...

Ah, pues también es verdad, no me acordaba de Heston como Moisés. Intentaba recordar si en algún momento Ben-Hur lo decía...

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Es una de aquelles imágenes que, no creo que sea por casualidad, me llevan al Moisés de San Pietro in Vincoli. Creo que copiaron a Miguel Ángel cuando maquillaron a Heston...es de lo poco bueno que habrá hecho...
Buenas noches!
Joan

Malena dijo...

Gracias por el intercambio cinéfilo, he despertado con una súper sonrisa:)
Estoy Joan para la poesía y el agregar contenido que hace muchísima falta! Abz a todos!

J. Gómez Pallarès dijo...

No te vayas muy lejos, que con las sonrisas cinéfilas podrás "desayunar" ahora un poc de delicioso chocolate de Isaac Balaguer!
Besos,
Joan

Jose dijo...

Aun hoy, como el Miguel Angel interpretado por Heston, si alguien me pregunta cuándo acabaré, respondo "Cuando lo termine" :-)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Uno se pregunta, al fin y al cabo: ¿habrá sensibilidad en ese pedazo de bestia? No cualquiera podía aceptar el papel que aceptó en El planeta de los simios...
Joan

tonecor dijo...

interesante la informacion, que escribis en el blog, espero tener tiempo y seguir leyendolo. un saludo desde cordoba, barricasbarricas

J. Gómez Pallarès dijo...

Saludos, amigo Tonecor, desde Barcelona. Oajlá ambos encontremos ese tiempo!
Joan

Publicar un comentario en la entrada