26 enero, 2011

Occhipinti: dalla terra alla terra

Così ho conosciuto Arianna Occhipinti

Una corriente de viticultores amantes de la tradición de su tierra, conocedores de las técnicas ancestrales, cercanos al mayor respeto hacia las características que la uva y su vinificación tienen en su zona, sacude la vieja Europa. No daré nombres que, por otra parte, salen regularmente en este cuaderno. Diré tan sólo que existe la esperanza: la producción industrial que, por definición, todo lo homogeneiza, no puede con todo. Empezando por el Mosela, pasando por el Ródano, siguiendo por el Loire, el Piemonte y la Irpinia, parando un poco en les Corberes, deleitándonos en el Priorat, en Méntrida o en la Manchuela, sorprendiéndonos en Alicante y parapetándonos en Ragusa, hay nombres y vinos que uno tiene que escuchar, que uno tiene que conocer y beber.

Arianna Occhipinti pertenece a esta corriente. La conocí tal y como la véis en la foto: con gran seriedad, sirviendo y explicando sus vinos. Lo dejé escrito: en TerroirVino 2008 la busqué (me contaban maravillas de su frappato) pero lo que vi, escuché y bebí superó cualquier expectativa. Tremendamente joven y bien preparada, lo mejor que tiene no es eso sino su sensibilidad. "Lo que me da la tierra, a la tierra se lo tengo que devolver" (el lema de su bodega, en Vittoria, territorio del Cerasuolo di Vittoria, provincia de Ragusa, en el sur sur de Sicilia, tierra de frappato y de nero d'avola). Hablar con la tierra sedienta donde libaron las abejas de Virgilio (Monti Iblei), escuchar al viento que sopla y enardece centenarios olivos desde el cercano mar, acariciar las arenas rojas, entender cómo se puede capturar el perfume de una isla milenaria y metamorfosearlo en vino. Ésta es Arianna Occhipinti. Desde el 2008 he probado todos sus vinos (menos un dulce que, parece, va a sacar pronto...) y veo, siento cómo sigue creciendo y aprendiendo. Lo dice la gente que sabe de veras de esto (la impresionante, imprescindible nueva guía de Slow Food, Slow Wine 2011, p.1176): "fare tesoro dei propri errori con una velocità disarmente".

Su vino quizás más emblemático se hace con la variedad más difícil de aprehender de Sicilia, el Frappato 2008. La variedad local, el frappato di Vittoria, procede de terrenos situados a cierta altitud (270 m), de arena y cal, con vetas de arcilla fresca en el subsuelo. En Fossa di Lupo se encuentra el viñedo, muy joven (apenas 8 años). La agricultura es natural por completo. No hay otro tratamiento que no sea remover la tierra del viñedo al principio del verano y hacer dos pasadas con azufre. La uva madura hasta mediados de octubre (detalle no baladí), fermenta con las levaduras del viñedo y del hollejo y permanece en tonneau de 600 litros durante 10 meses. No hay estabilización, ni clarificación, ni flitrados. Lo digo porque el resultado final es fascinante en cuanto a color, brillo y limpidez. Tras dos meses de botella en bodega y unos pocos más de merecido reposo, nos situamos en diciembre de 2010. 13% para ser tomado a 15-16ºC como mucho. Renuevo mi fe y mi amor por esta tierra siciliana y por esta mujer que, sin más, se convierte en cuanto yo anhelo para el vino y el viñedo. Su fuerza está en la persuasión, no en el músculo. Es un vino fragante, ligero, muy sugerente. Es un vino fresco y envolvente que muestra su poderío en la relación con la tierra: es profundo, telúrico (yesca y pedernal). Conecta con las entrañas a las que volveremos. Sabe a brotes de cassis, a arándanos rojos, huele a las hojas estrujadas del árbol de la pimienta, tiene ese aroma tan peculiar en bodega de la brisa tras la maceración. Este 2008 ha ganado en complejidad sin perder un ápice de su ligereza y frescor. Me hace feliz, por fin, haberlo podido encontrar en Barcelona. Por unos discretos (¡para lo que da el vino, claro!) 18 euros, te llena la copa de felicidad y de Sicilia: de Arianna.

Occhipinto Frappato 2008

Imagino una escena imposible: el comisario Salvo Montalbano llega tarde a casa, tras un día de extenuante trabajo en la comisaría. Demasiados asesinatos en apenas quince días...Abre la puerta de la nevera y encuentra unas sardinas en escabeche. Dos detalles excitan sus papilas: ¡pasas y azafrán! Llevan allí 24 horas, macerando lentamente, esperando su momento. Se sienta en la terraza, cautivadora vista sobre el mar. Su experiencia le dice que hay que compartir los buenos momentos. Hace una llamada telefónica. Se pone el bañador y se regala un reparador chapuzón vespertino. Pone la mesa: dos cubiertos, dos copas. Un poco de hielo para el vino. Las sardinas recuperan calor y sabores, se acomodan a la suave brisa que sopla del mar. Un coche frena en el patio trasero y Arianna surge alegre de la oscuridad, entra directa al porche, con esa sonrisa desarmante, con esos ojos de almendra que prometen todo pero no conceden nada, con ese frappato recién embotellado en la mano. El comisario piensa: Genova queda tan lejos...

Sigo echando de menos a Manolo Vázquez Montalbán. A ratos tengo a Andrea Camilleri y a Salvo Montalbano, pero no es lo mismo. Desde hace tres años, también a Arianna Occhipinti. Creo que a MVM le hubieran gustado mucho sus vinos...que por cierto, no pueden ser tomados en días en que, en el campo, se realizan las operaciones con plantas de raíz. Anteayer en Monvínic, estuve en un gran, y muy bien documentado por Antonio Giuliodori (qué auténtico crack, de veras), recorrido por algunos vinos de cepas italianas. Volví a probar el Frappato 2008 en día raíz: nada que ver con las botellas que había abierto en días y con lunas más favorables. Asumo las sonrisas y las críticas, pero mi nariz y mi paladar no me engañan. Por ahora...

Postscriptum. Este post está dedicado a Dominik. Él ya sabe por qué...

14 comentarios:

Jose dijo...

Lunas y días... Me has recordado esto de "Funciona en la práctica, pero ¿y en teoría?" :-)

Occhipinti. Que extraordinariamente rico el SP68 (que es el único que he probado).

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Querido Jose,
la teoría, la verdad, es que no puedo formularla porque apenas entiendo y descifro las evidencias que vengo acumulando desde hace dos años y medio. Per haberlas, haylas!!!
SP68, qué bonita forma de expresar el Cerasuolo di Vittoria como a ella le viene en gusto. Estas últimas semanas me he tirado más al Siccagno (monovarietal de nero d'avola) y al Frappato pero ese SP68 es buenísimo también.
Saludos,
joan

Anónimo dijo...

Bona nit Joan,

a l'Anima del vi també tenen els vins de L'Arianna, però veig una diferencia notable en els preus. Il frappato 2008 el tenen ha 26 euros. Demà em passo per Mary's market a fer-me alguna botella. Per cert, has probat el SP68?

Salutacions.

Xavi.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bon dia, Xavi,
tampoc no vull aixecar falses expectatives,eh!? No tinc el ticket de la compra darrera del Mary's Market i ho vaig escriure de memòria, però juraria que no estava pas a 26 euros.
Pel que fa als atres vins de l'Arianna, el Siccagno (nero d'avola) és també boníssim, però al meu gust personal li agrada més el frappato. Aquest "autopistero" SP68 (és el nom de l'autopistaque passa a la vora de la casa de l'Arianna), és un vi que m'agrada molt. sens dubte, el millor i més atípic (no pertany a la DOC) Cerasuolo di Vittoria.
Salut,
Joan

Alfredo Ketterer dijo...

Ah.. Arianna... Una materia pendiente conocer personalmente a esta mujer que conozco solo por medio de sus vinos.
Maravillosos. Un Frappato Occhipinti es siempre un placer en mi casa. Y pensar en que hay que ir a visitar esos terruños, y pasarse por COS y tomar Phitos directamente de las anforas...
Y on top of all of it, Arianna se parece muchísismo a una amiga mía de Argentina que no veo hace añares.
Demasiados motivos para querer importar sus vinos, o invitarla a comer a nuestra casa!
Salud Joan, y entusiasmo!

J. Gómez Pallarès dijo...

Amigo Alfredo, no puedo decir que conozca mucho a la persona. Nos hemos escrito alguna vez, he hablado con ella otra vez, he intentado traerla con sus vinos una vez a Barcelona (no fue posible). Pero por lo menos conozco bien sus vinos y su forma de trabajar y, con eso, sí puedo decir que conozco más a la persona. Rigorosa, emotiva, muy amante de su tierra y muy apegada a ella. Sus vinos hablan por la tierra y por ella. Ayer abrí otro SP68 del 2009: impresionante el bouquet que tiene ese vino, de veras. Cualquier esfuerzo que hagas para importar sus vinos, creo que se verá recompensado!
Y tienes que decirme qué vino hace esa amiga argentina. Hoy he comprado una botella de unos franceses afincados en Chile, Clos Ouvert, del que me han hablado maravillas también. Todo en la misma línea: vino puro le llaman ellos. Tomenelo 2007: le tengo unas ganas ya...
Saludos!
Joan

Antonio S dijo...

Cultivo mi viñita con los principios biodinámicos y los de Fukoaka. Hay documentación sobre estas dos maneras de fertilizar la tierra, base fundamental para que las uvas estén sanas y con los elementos que requiere un vino equilibrado.
No sé cómo aplicar los principios biodinámicos al consumo de vino. Me gustaria que dedicaras una entrada, con la generosidad que te caracteriza, a este asunto.
Muchas gracias.
Antonio S.

Antonio S dijo...

Cultivo mi viñita con los principios biodinámicos y los de Fukoaka. Hay documentación sobre estas dos maneras de fertilizar la tierra, base fundamental para que las uvas estén sanas y con los elementos que requiere un vino equilibrado.
No sé cómo aplicar los principios biodinámicos al consumo de vino. Me gustaria que dedicaras una entrada, con la generosidad que te caracteriza, a este asunto.
Muchas gracias.
Antonio S.

samuel cano dijo...

Grande Arianna y sus vinos. Cuando empiezas a hablar con ella (ella en italiano y yo en castellano pero es igual) te cuenta como hace las cosas en la viña te pregunta con ansioso interes, te explica apasionada en lo que confluye y en lo que diverge y al final terminas a carcajadas con ella, con esos ojos grandisimos que derrochan pasión por lo que hace y... por la vida.

La conocí en La Stoppa, con Elena. Mi chica y yo pasamos uno de los mejores dias vacacionales que hemos tenido.

Sin duda su frapato es super interesante y la idea de las variedades autoctonas y complicadas para sacar el mayor rendimiento a una tierra dura y dificil, pero que da los vinos más autenticos que puedas imaginar.

Salud y buen vino.

samuel cano dijo...

Grande Arianna y sus vinos. Cuando empiezas a hablar con ella (ella en italiano y yo en castellano pero es igual) te cuenta como hace las cosas en la viña te pregunta con ansioso interes, te explica apasionada en lo que confluye y en lo que diverge y al final terminas a carcajadas con ella, con esos ojos grandisimos que derrochan pasión por lo que hace y... por la vida.

La conocí en La Stoppa, con Elena. Mi chica y yo pasamos uno de los mejores dias vacacionales que hemos tenido.

Sin duda su frapato es super interesante y la idea de las variedades autoctonas y complicadas para sacar el mayor rendimiento a una tierra dura y dificil, pero que da los vinos más autenticos que puedas imaginar.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Buanas, Antonio S. Pido disculpas porque no sé por qué, pero este comentario y el de Samuel han salido publicados por duplicado. No sé si lo dices en serio o hay un poco de broma en tu petición...ya se sabe que esto de los blogs tiene muchas cosas buenas, pero una de las malas es que la cadena suprasegmental del lenguaje (entonaciones, lenguaje visual, etc.) no entra. Y uno pierde parte de la comprensión de los mensajes. Si va de broma, ya está. La acepto con la sonrisa con que la mayor parte de mis amigos se toma estas cosas cuando les comento algo.
Si va en serio, que es posible porque eres la única persona que conozco que dice haber leído y, por lo tanto, seguir los principios de agricultura de Masanobu Fukoaka, te diré que muy probablemente no pueda hacerte caso.
Las risas y el cachondeo, si publicara un post sobre mis prácticas de consumo del vino acordes con algunas de las normas / prácticas (mejor) de la biodinámica, llegarían hasta la antigua capital imperial del Japón. Alguna querida amiga japonesa me llama "sensei", pero es porque siempre que me lo pide le explico cosas de vinos españoles. No me atreviría jamás a publicar algo sobre lo que, como el comentaba a Jordi Alcover, sólo acumulo experiencias y algunas evidencias, pero ninguna explicación.
En el fondo lo que hago es tratar al vino que nace de un cultivo directamente biodinámico o respetuoso al máximo con la naturaleza (en el viñedo y en la bodega!!!) de la misma forma que a la tierra misma. La esencia para intentar comprender algo es conocer al máximo qué hacen en el campo estas bodegas y cómo hacen sus vinos. Hay que conocer bien el terreno, el clima, lás prácticas...y después, cuando vas a beberlo, miras los calendarios, bebes y sacas conclusiones. Por supuesto, nada es tan lineal como "día para los vegetales en los que domina la flor" = ideal para beber vino. Eso es una simpleza. Pero aquí paro, porque es como si ya estuviera escribiendo el post!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, querido Samuel, qué placer leerte por aquí de nuevo!!!
Yo he tenido la suerte de conocer y poder comentar los vinos de Elena Pantaleoni con ella y los de Arianna también con ella. Pero, puñetero, esa circunstancia tuya, de poder compartir con ambas y juntas la pasión por el vino, no ha he tenido jamás. Sin duda, La Stoppa y Occhipinti son dos puntales de la nueva viticultura en Italia y disfruto enormemente sus vinos. Y, claro, estoy de acuerdo con Arianna en que tu airén es un salto cualitativo brutal en La Mancha en a relación que la gente mantenía con esta uva.
La botella que abrí del SP68 2009 el jueves pasado estaba hoy perfecta, de hecho bastante más interesante que hace dos días. Y mañana estará mejor todavía. Por cauces y de formas bien distintas (tú sabes mejorquenadie que hacéis las cosas de forma distinta), unos días de botella abierta le van de maravilla a su frappato+nero d'avola y a tu airén. Me haría feliz poder montar algo para juntar en Barcelona a algunas de estas gentes que tanto me gustáis. Veremos cómo se juntan las estrellas...
Un abrazo y buenos vinos, compañero!
Joan

samuel cano dijo...

Me sorprenden tus palabras de que Elena y Arianna son dos puntales de la nueva vitivinicultura y, no conozco el terruño de Arianna ni sus viñas, pero si he estado en la Stoppa y cuando hablas de nueva, se me esboza una sonrisa en la cara porque si este es el concepto de la nueva y futura vitivinicultura, por fin lo hemos encontrado. La nueva forma de hacer vino es la misma que se ha utilizado en los ultimos 2000 o 3000 años y creo que tiene que ser así. Es como cuando escuchas un area la la lampara maravillosa o un tema de accept o lees algo de Platon, eso es antiguo? o por el contrario es igual de revolucionario y satisfactorio que cuando se creo? Entonces en el vino, lo que hace Elena o Arianna, es nuevo? Si claro, casi nadie lo hace, pero es lo mismo que hizo el padre de Elena y lo mismo que hizo el anterior dueño de la finca. Fue genial cuando a Elena le preguntamos Eva y yo: ¿Tu haces vino natural, vino sin sulfuroso? y ella nos contestó: "No lo se, yo hago vino, igual que mi padre hizo vino y el anterior dueño también y alguna botella de 1920 se puede beber, yo no necesito etiquetas, yo confio en mi viña y en mi gente". Ala, ahora vas y te tiras horas discutiendo lo que es vino natural, vino sin sulfuroso, vino bio, biodinamico, duodinamico o todas las etiquetas que queramos buscar para encasillarnos en un recinto de altos muros.

Creo que en esto del vino, igual que en la musica algo es clasico, cuando en la actualidad sigue siendo igual de autentico que ayer y resistirá la llegada del mañana y lo que tenemos que hacer, como dice Elena es vino y punto.

Salud y buen vino.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ahí PRECISAMENTE le han "dao", Samuel!!! La nueva y más rompedora viticultura vuelve a los orígenes, a las raíces, es respetuosa con la tradición cultural de su entorno, jode lo menos posible a la tierra y a la cepa (es decir a la savia de la planta) y alimenta de la forma más natural posible a sus uvas. Vinifica con la mínima intervención y sale lo que sale: zumo de uva fermentado!!!
Ese es el camino de Elena, el de Arianna, el de Samuel, el de los vinos que más me emocionan y gustan.
Sí señor, esa es la conclusión!!!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario en la entrada