30 octubre, 2010

Si fóssim Joan Solà

Joan Solà publicada a bages.omnium.cat

La mort de Joan Solà m'ha trasbalsat més del que hauria imaginat. Mai no hi vaig tenir tracte professional ni personal, a pesar que tots dos (com tants d'altres...) hem convertit la llengua i les paraules en un dels motors de la nostra vida, del nostre aprenentatge i del nostre ensenyament. N'havia (secretament) admirat l'enteresa davant l'enveja acadèmica, la integritat davant les venjances d'algun dels seus "iguals" i la capacitat d'obrir-se a la finestra pública (més de 1000 articles setmanals a la premsa!). Sent, en un sentit estricte, profundament polític (com jo em sento també), no tenia cap filiació política reconeguda, ni usava la llengua com a "arma". La política, entesa a l'aristotèlica, anava amb ell, sense més: la posició clara i argumentada davant de qualsevol fet. El raonament, dit o escrit, li sortia natural amb paraules i girs que, a estones, tenien la flaire de Pla: brillant, net, transparent, tallant com el matí d'hivern a l'Empordà, després de la tramuntana. M'ha trasbalsat la seva dimensió humana, també, que he conegut després de la mort (de mortuis, nil nisi bene...) i la seva voluntat, sabent-se a la vora del moment que ens ha de convertir a tots en ombra, de dir adéu amb la dignitat que ha estat el seu senyal distintiu. Ho va fer al diari Avui, ara fa poc més d'una setmana.

El títol que encapçala aquest "post" em ve de la tarda del dia de la seva mort. El programa de la Sílvia Coppulo a CatRàdio va llençar la pregunta, que m'ha deixat pensant durant hores i dies: què faríem si fóssim Joan Solà? Quina hauria de ser la nostra actitud, m'atreveixo a dir, davant del món, en relació a la llengua que ens ha vist néixer i créixer, la llengua que ens ha fet, senzillament, ser com som? De llengües, a la vida de les persones inquietes, n'hi ha moltes (i jo sóc dels que les fa servir amb delit), però només una t'uneix, com a individu, amb un poble, amb una història, amb una cultura. La meva llengua, com la de Solà, és la catalana i, tal i com ell ens aconsellava al darrer article, la visc amb dignitat i confiança, l'uso amb orgull com a hereu d'un patrimoni del que no vull ni puc renunciar. I com que això no és un "post" sobre llengua i política (cauríem en la temptació de vincular el que dic amb la conjuntura actual), sinó sobre l'ús de la llengua catalana a partir de l'exemple de Joan Solà, em dic (amb ell): de què ens serveix una llengua si no és per crear-hi comunicació i bellesa? De res. Què hauria de fer si fos una mica Joan Solà? Comunicar i crear bellesa en català.

Els Bassots 2007

Em quedo amb el primer verb i deixo la consideració del segon a l'amable lector. Aquest bloc parla de vins i del seus menjars. I no vull que sigui altra cosa. Si fos Joan Solà, fruiria en públic de la meva llengua, de la mateixa manera que ho faig en privat. Si fos Joan Solà, convertiria la meva finestra de contacte amb vosaltres en una eina més d'aquest gaudi i la faria servir amb més consciència. Si fos Joan Solà, escriuria més en català. Sobre vins i els seus menjars, és clar. M'agradaria pensar que aquesta reflexió en veu alta no espantarà els lectors que viuen altres realitats lingüístiques. No deixaré d'usar altres llengües per comunicar-me. Només dic que si tots fóssim una mica Joan Solà, la dignitat i el plaer que ell reclamava en l'ús del català serien tota una altra cosa i tindrien un pes diferent en la nostra consciència. Ara que ens falta, si tots fem una mica de Joan Solà i ens considerem dipositaris del seu llegat intel.lectual, les coses milloraran. Lentament, sí. Amb dificultats, també. Però milloraran. Som-hi doncs!

Els Bassots 2007, d'Escoda-Sanahuja (Prenafeta, DO Conca de Barberà). Joan Ramon Escoda: idees clares, consciència de terrer, amor per la fruita. Mínima intervenció, respecte pel cicle de la planta i de la terra que l'alimenta. Llevats de la vinya i de la pruïna, fermentació natural. No hi ha filtratge, clarificació ni estabilització. Biodinàmic que completa el cicle (persones, animals, natura). N'hi ha molt pocs com ell a casa nostra. Els seus vins s'han de conèixer. Els Bassots 2007 (des d'aquesta anyada, no afegeix sofre): vi d'una sola vinya, a 450 metres. Terreny d'argila i calcari. 12,5%. 15 €. Quatre mesos de roure francès. Mel d'acàcia. Blat de moro torrat. Fresc i salí. Pedra foguera. Cos i estructura. Cotna de porc. Fòsil. Òxid de ferro. Necessita aire i temps, aquest vi, però qui hi té paciència, és recompensat! Farigola. Espígol florit. Fusta vella. Navalla i fred cru d'hivern. S'aprima amb les hores, balla lleuger al paladar. El millor elogi? M'ha recordat no poc Les Fouchardes 2007 de Mark Angeli, pel meu gust, un dels millors chenins (en monopole) del Loira. 27 €. El mateix raïm. La mateixa sensibilitat cap al terrer. Estilet vestit de seda groga. Acer que entra profund. Sec. Tallant. Mineral. Altre cop l'espígol. Mel d'acàcia. Més netedat i frescor que Els Bassots. Vet-ho aquí el camí.

La foto de Joan Solà procedeix de la pàgina web d'Òmnium al Bagés.

27 octubre, 2010

Llach y Porrera en Catalunya Ràdio, ahora mismo

Voy al trabajo en coche y escucho el programa matinal más popular en Catalunya: "El Matí de Catalunya Ràdio, amb Manel Fuentes". Admiro de este periodista su capacidad para reinventarse: humorista, cronista del día a día, investigador mordaz, muy independiente. Ha remontado esa franja horaria a lo más alto. Hoy, para mi agradable sorpresa, está hablando, a lo largo de todo su programa (de 6 a 12, creo...sólo lo escucho a primera hora) desde Porrera (DOQ Priorat). Lo hace desde el Celler Vall-llach, propietario del cantante Lluis Llach y quiere, en sus palabras, "probar sus vinos, pasearse por sus viñedos, conocer la realidad desde ese lugar apartado y privilegiado que es Porrera". Escucharé con atención la grabación del programa en cuanto pueda (araño minutos de mi tiempo para escribir esta apresurada nota).

Espero, deseo, casi ansío, que no caiga en el mismo error en el que cayó otro presentador, amante de la música y de los vinos, cuando sacó en otro programa (éste de televisión) a nuestro otro gran cantante, involucrado en el mundo de los vinos: Joan Manuel Serrat. En esa ocasión, el programa fue una burda propaganda de los vinos de Mas Perinet. Eso: espero, deseo, ansío que en esta ocasión el espíritu abierto y crítico de Manel Fuentes le permita hablar de los vinos de Vall-Llach (de lo más serio y mejor que hay en Porrera), pero también de las otras bodegas y vinos que hay en el pueblo. Tendrá poco menos de 500 habitantes, sí, pero también una de las mayores concentraciones de buenas tierras, cepas y talento vitivinícola de la DOQ Priorat. Si entran en la web de la DOQ, verán que no menos de 15 bodegas trabajan en Porrera. Pues eso...

25 octubre, 2010

¿Excentricidad?

Hotel W en Barcelona

¿Podría parecer excéntrico, quizás, que uno pase una noche de hotel en su propia ciudad? A veces sucede: cuando uno pasea por el lado oscuro de su luna, por ejemplo, o cuando uno se separa, quizás...Puede suceder, también, cuando te hacen un regalo. Unos amigos deciden que lo mejor que te puede pasar es que disfrutes del lado más guiri de tu ciudad (DRAE: "coloq. Turista extranjero. La costa está llena de guiris") en un hotel que ofrece, sin dudas, la vista más excéntrica de la ciudad: el W. Atropello urbanístico aparte, cuando uno está en lo más alto de este hotel tiene una perspectiva única de Barcelona, casi como la de la planta 24 del edificio de la Caixa en la Diagonal, pero sin que te cueste tanto llegar allí. Toda la ciudad a tus pies pero desde el mar. Valía la pena vivir a fondo la experiencia y lo hicimos, mi santa y yo, aplicados guiris en un hotel y en una ciudad donde, por defecto, todo el mundo se te dirige en inglés. Cuando contestas en vernácula, las caras de asombro son muchas: casi no entra en su cálculo de posibilidades...

Una de las mejores de barril de Barcelona, la flauta de El Vaso de Oro

Pensé que la mejor forma de lanzarse a vivir la experiencia era a través del shock. Salir de un hotel (en la punta de la Bocana Nueva del Puerto de Barcelona) "cool", "high tech", lleno de gente joven, bonita, pija y guiri (con un notable mal gusto, por lo demás, tanto en el estar, como en el vestir, en el comer o en el beber) y pasear por el nuevo paseo marítimo hasta llegar a la Barceloneta, lo es ya un poco. Pero adentrarte en el corazón del viejo barrio de pescadores de la ciudad (junto con La Ribera), lo es mucho, muchísimo más. El barrio, no nos engañemos (como la ciudad entera) está perdiendo, mejor vendiendo, su alma al mejor postor. Mucha gente local, todavía, pero cada vez más guiris guía en mano y más extranjeros residentes en la ciudad que van a la búsqueda de (palabras textuales) "algo auténtico". Poco queda, la verdad, de la Barceloneta: andar por el Paseo Juan de Borbón es casi calamitoso y encontrar, en el interior del gran cuadrado, algún espacio de la Barcelona que fue y está desapareciendo a grandes zancadas, cuesta demasiado. Incluso el mercado ha dejado de ser lo que era, para convertirse en...en no sé qué, la verdad, pero su alma, la ha perdido, sin duda.

La mejor tostada con tomate y anchoa en el Vaso de Oro

Pensaba. Dos sitios hemos encontrado donde hemos respirado esa Barceloneta que fue y casi ya no es. Uno: la parroquia del barrio, Sant Miquel del Port (merece la pena ser visitada: barroca tardía, debe ser la única de la ciudad que tiene dos cúpulas alineadas en su nave central). Nos sentamos un rato antes de la misa de las 20,15 y vimos entrar a los feligreses: poco a poco (la edad media no perdona: sólo había un niño y una joven), la gente iba saludándose, interesándose los unos por los otros y, claro, quedamos enseguida en evidencia: ¡éramos los únicos desconocidos de la iglesia! Entramos pensando que estaban pasando el rosario, cuando lo que se oía era la animada terulia pre-misa de la gente del barrio. Nos gustó. Dos: el Vaso de Oro. Por supuesto, sale ya en todas las guías e incluso había una pareja de jóvenes suizos con un niño de año a cuestas. Pero la esencia de la Barceloneta sigue allí: en los camareros, sobre todo, con una gracia y un saber estar, incluso en las situaciones de mayor compromiso, enormes. En las patatas bravas, que siguen siendo de lo mejor de la ciudad. En sus flautas, por cuyo vientre circula la mejor cerveza mezclada (lleva Voll Damm) y tirada de la ciudad. En sus tapas más sencillas, que siguen siendo deliciosas y salen, frescas y suculentas, sin parar: la ensaladilla rusa, las tostas con tomate y anchoa (en esa noche, superiores, junto con las bravas), las croquetas (no tomamos el rey de la casa, el solomillo con foie: se salía de marco). Pagas una cantidad muy medida (cenamos por 20 euros los dos) y sales bien satisfecho.

Volvimos por el paseo Juan de Borbón, saboreando todavía el paisaje humano y sápido del viejo barrio. Cuando enfilamos el paseo de la Bocana Nueva y vimos la silueta enorme del W, con esa vela tremenda al "viento" que corta el litoral, nos dimos cuenta de dónde estábamos y dónde estamos ahora. Nuestra excentricidad, el regalo de nuestros amigos, nos había puesto en un brete: ¿pasado o futuro? La respuesta, con una relajada copa de Albet i Noia Brut Nature en la mano (sabroso, algo amargo en su posgusto, vegetal y auténtico), me vino sola, más templada que cuando había empezado la tarde: ¡presente! Tenemos que aprender a pensar menos y a disfrutar más de lo que tenemos a mano en cada instante, en cada lugar. ¿Qué Barcelona prefiero? La de hoy, la que me permite cenar en el Vaso de Oro y ver la luna llena desde la planta 17 de W. No me gusta el hotel ni lo que representa, pero tiene cosas con las que he disfrutado: la atención y amabilidad del jovencísimo servicio; el desayuno en el restaurante de Carles Abellán y, sobre todo, que es tan excéntrico como yo y su situación nos ha permitido reconocer a nuestra Barcelona desde una perspectiva nueva. Brindaré por eso y por el presente, hasta que deje de serlo.

22 octubre, 2010

Mercat de Mercats a Barcelona

Els mercats i els cementiris són les coses que cal conèixer per saber com és una ciutat. Mai no em perdo ni una cosa ni l'altra, vagi on vagi. Les emocions es viuen sempre a la vora de les vísceres, com se sap des de Galè, i mercats i cementiris t'ofereixen oportunitats de primera mà, intenses, properes a les essències de la persona. Barcelona, però, és molt diversa i ningú que conegui els seus mercats s'atreviria a dir que són iguals. La cosa va per barris i les seves històries, per butxaques, per sensibilitats... Ara, però, l'Ajuntament de Barcelona s'ha inventat una cosa interessant, innovadora i que val la pena assenyalar i explicar: el Mercat de Mercats!

16_00_Mercats
Com que és difícil poder visitar-los tots, el que han fet és ajuntar-los al Pla de la Catedral i davant de Santa Caterina, durant tres dies: avui, 22 d'octubre, demà i demà passat, 23 i 24. És així com, de divendres a diumenge, us podreu passejar, tastar i conèixer un munt de coses: Menja de mercat (amb tastos de parades de tots els mercats de la ciutat); Compra a pagès (una fabulosa iniciativa que t'apropa el productor i el seu producte sense intermediació); Cuina de mercat (tapes a l'instant d'un munt de restaurants de prestigi); Mercats de la Mediterrània (una mostra de productors d'Itàlia i França, amb coses espectaculars!); Aula gastronòmica (els cuiners en directe!); Espai Cava (caves de luxe, amb els escumosos de vint cellers) i el Celler dels Sumillers (amb explicacions en directe i copa en mà dels vins de casa nostra).

M'hi he estat passejant aquesta tarda i m'he quedat sorprès de l'esperit festiu que hi regnava, de la quantitat de coses bones i interessants que s'hi oferien i del pas endavant que aquest Mercat de Mercats representa perquè els productors i venedors ens diguin als consumidors: "mireu quantes coses bones i ben fetes fem. Veniu i estimeu-nos una mica!" Jo ho he fet i penso tornar-hi. Però de la primera tongada ja n'he tret algunes idees i conclusions. De la xerrada que ens ha fet en Jordi Bort, per exemple, amb una "Panoràmica dels vins catalans": "manca imaginació en això de reinventar el vi català per culpa de la globalització" i "els consumidors tenim una mancança en això de conèixer els vins que es fan a Catalunya" duen, directament, a pensar que amb les varietats autòctones o molt arrelades a casa nostra es poden fer grans coses. I nosaltres les hem de descobrir i beure! De la Compra a pagès n'he sortit encantat: he descobert, així de clar ho dic, la millor merlot del Penedès (que jo hagi begut, és clar!), la de Coma Romà 2009 (semblava gairebé del Médoc), fragant, subtil, delicada, austera (sí, sí, merlot!). I he descobert un celler de Poboleda (DOQ Priorat), del que havia tastat alguna cosa del 2005, que no m'havia interessat gens (ho confesso), però que m'ha fet badar la boca i els ulls, amb el seu 2007 i, sobretot, amb el 2009 que han tret del dipòsit només per dur al Mercat: Celler Pahí 2009 serà un priorat a tenir molt en compte quan surti al mercat, per qualitat, per idees clares, per brutal i fina transmissió del terrer i, nogensmenys, per preu!

I de l'Espai Cava, me n'he endut tres confirmacions (de moment, eh!, que hi tornaré): l'escumós de Parés Baltà, el Blanca Cusiné, em sembla un dels grans criances que es beuen més de gust darrerament (sobretot si l'agafes en màgnum). Tota la gama dels germans Jovani, de Berdié, és remarcable i anirà a més amb els anys. I finalment, el Brut rosat d'Oriol Rossell, fet de trepat, m'ha fet sortir del Mercat de Mercats amb un somrís als llavis i la llaminadura del gerd a la boca: quin posgust més agradable! No cal que us ho repeteixi, oi? Aneu al Mercat de Mercats (demà i diumenge). Sereu una mica més feliços, us endinsareu en les vostres arrels, menjareu la vostra cultura i us beureu el món en català!

Para la traducción automática: aquí tenéis una buena herramienta.

El logo dels Mercats de Barcelona és de Jordi Casañas.

21 octubre, 2010

Fideos de arroz con Franck Grux

Me gustan mucho los fideos de arroz. Antes tenía que comprarlos en tiendas especializadas de comida asiática, pero ahora el barrio entero se ha convertido en un supermercado 24 horas/ 7 días a la semana, regentado por paquistanís o por chinos. Unos y otros tienen siempre fideos de arroz. Bastan dos minutos en agua fría (en verano) o caliente (ahora mismo) para tener a punto una pasta que conviene tratar con mimo. Pasar de la textura suelta y fina, casi de cobre, del fideo de arroz cocinado al punto, a la masa gelatinosa y pegajosa es cuestión de segundos...

Acompañamiento fideos arroz

Los tomo de mil maneras, pero esta última, que "inventé" sobre la marcha hace unos días, me supo a gloria. Por culpa de mi trabajo actual tengo tan poco tiempo para cocinar algo que, cuando lo hago, me ilusiono como un crío. Esto es una chorrada, sin más, pero lo dicho, me supo a gloria. (Sobre cantidades no hablo). Lavé y corté un calabacín, con su piel, en trozos de a cm. Limpié y corté unos pocos champiñones. Todo en un bol generoso, maceró durante una hora con limón, sal de cocó, algo de pimienta, aceite de argudell y soja. Rayé al instante un trozo de raíz de gengibre. Durante la maceración, le fui dando vueltas. Puse el horno a 220 y cuando estuvo a punto, introduje el contenido del bol en un azafate, 10 minutos de horno a tope. Y listos. Dos minutos para los fideos y este acompañamiento por bandera.

La eterna pregunta...receta oriental, delicado sabor de arroz, pimienta, aceite, gengibre...¿con qué lo bebemos? Tiene mil respuestas, claro. Que si unas burbujas de aquí, que si unas de allá, que si un riesling seco con algo de carbónico, que si un buen Sancerre, etc. etc. etc. Yo nunca había probado con un Mersault y, la verdad, el resultado me gustó mucho, aunque el vino abierto estaba como para guardar unos cuatro años más...pero cuando algo me pasa por la cabeza. cae. Mersault Les Meix Chavaux 2008, de Franck Grux. La parcela de la tía de Franck en Les Meix (Chavaux es apellido, el de un antiguo propietario de las cepas) es el orgullo del viticultor y de él sale un gran mersault, ¡pero a unos precios que nada tienen que ver con los de sus vecinos! Orientación este-oeste, suave pendiente, insolación permanente, suelo arcillocalcáreo. Fermentación en barrica de roble, reposo con sus lías durante más de 12 meses, un año mínimo de botella. Franck Grux se ha ganado el respeto y la reputación con los vinos que hace para Olivier Leflaive, pero lo que él vinifica bajo su etiqueta y nombre, es una joya que merece ser conocida. 13,5% para ser tomado sobre los 11-12ºC y subiendo un poco. Todavía mandan las lías y el carácter algo untuoso que dan al vino, pero esa gran chardonnay, ese frescor y acidez, esa fruta está ahí. Agazapada, empieza a salir ese poco de hierbaluisa, esa finura que se irá puliendo con los años, tornando en ligereza y agarre. Un poco de avellana poco tostada y, sobre todo, el recuerdo de un equilibrio que irá ganando peso con los años. Franck Grux es un tipo discreto que sabe trabajar bien. Conviene tenerle presente.

Franck Grux es distribuido en España por La Part dels Àngels, uno de mis sitios preferidos en Barcelona, por quien lo lleva y por cómo lo hace.

17 octubre, 2010

Don't give up on him



"The Wonder Boy Preacher" ha muerto. Como los buenos. Al pie del cañón y a punto de dar su concierto en Amsterdam. Solomon Burke, un talento en estado puro, un ritmo que ni sus 200 kg paraban. El hombre que fusionó como nadie el rock y el soul y que predicaba su amor por los demás (sobre todo si eran mujeres) desde el púlpito, desde su vida, desde sus canciones. Llegué tarde a él, con su nuevo álbum del 2002, "Don't Give Up On Me". Canta con una voz increíble, se rodea de grandes músicos y le dice a la gente lo que tantas veces le habían negado a él: "que no os echen", "no dimitáis de la vida", "todas las monedas tienen dos caras: explora tu otra cara". Creed en vosotros mismos. No hay nada imposible: "Nothing's Impossible" (su último disco). Le he disfrutado sobre todo solo, en el coche, paladeando su ritmo, pensando en sus letras, gozando con su alma, un cruce que siento muy mío, entre el rock y el soul. Un querido amigo ha escrito una bella nota, con el enlace a otro vídeo, que no os podéis perder: cantar, con los Blind Boys of Alabama, que "there'is people still in darkness" tiene su miga...

Ando todavía en estado de shock cuando leo en la crónica desaventurada de Captain Tumor Man (qué tio es éste Joe Dressner), que otro "rey" acaba de morir: Marcel Lapierre. También he llegado tarde a Lapierre porque hace ya muchos años que, desde Villié-Morgon, propone vinos con la gamay que superan cualquier expectativa que las campañas publicitarias surgidas con el Beaujolais nos arrojen. Lapierre no tiene código escrito, Lapierre jamás ha teorizado sobre cómo trabaja en el viñedo o en la bodega, pero Lapierre es uno de los estandartes del vino natural en Francia. Nadie pone en duda qué significa "vin naturel": sencillamente, se bebe un vino de Marcel Lapierre y se sabe. Aquí no hay secretos: él decía que hacía el mismo vino que habían hecho y bebido su padre y sus abuelos. Quizás un poco mejor...decía. Su hijo Mathieu está en el mismo sitio que él, pero eso no nos quita el desconsuelo por la muerte de un hombre en lo mejor de su vida. Siempre tendremos el vino de los Lapierre muy cerca, como la música de Burke.

Mientras dudaba en escribir una nota de este tipo, preparaba la comida y sin meditarlo mucho, mi mano se fue a una botella que se ha convertido en mi pequeño homenaje para estos dos hombres. La bebía, la disfrutaba y el vino me hacía pensar en Burke y en Lapierre: quizás ni sabían el uno de la existencia del otro...Un vino hecho por un tipo que, se me antoja, es un poco como ellos. Toni Gelabert. Un hombre de una pieza, discreto, cabal, íntegro, sin códigos escritos pero con las ideas claras. Su Pinot Noir 2007 me gusta casi tanto como la 2006 (quizás necesite un poco más de botella) y digo, sin rubor, que es un vino que me recuerda al Morgon de Lapierre: un vino que se toma algo fresco y que, con 13%, parece de cualquier sitio menos de Manacor. Un vino que acompaña y seduce en la comida. Zumo de cerezas. Pinot delicada como la de Volnay. Mermelada de mora ácida. Frescor de manantial. Zarzaparrilla. Hierbabuena. Cereza picota. Nuez moscada y un toque leve de canela. Muy varietal, es un vino que tiene el poderío y la garra de la música del Burke tardío y la amabilidad, el frescor y la fragancia de la gamay de Lapierre. Un vino que te agarra a la vida: a Burke y a Lapierre, no les echéis de vuestras vidas. Si todavía no habéis llegado a Toni Gelabert, ¡no tardéis!

Toni Gelabert por Marcelo Isarrualde

La foto de Toni Gelabert es de Marcelo Isarrualde.

13 octubre, 2010

Egly-Ouriet Brut Rosé Grand Cru NV

Francis Egly dans le Blog de Jacques Perrin

Francis Egly. Su padre Michel. Su abuelo Charles. Ambonnay sobre todo, pero también Bouzy y Verzenay. Grandes viñedos para la pinot noir. Grand Cru. Ahora también cepas viejas (entre 30 y 50 años) en Vrigny, de pinot meunier. Bajas producciones gracias a la vendimia en verde. 12,5% para este rosado. Fermentaciones en roble. No hay filtrados. Los vinos reposan con sus lías entre tres y cinco años. En el caso de este rosado, las botellas han estado 48 meses en rima. Mi botella fue degollada en julio de 2008 y tomada en septiembre de 2010. Dos años tras el degüelle empieza a ser un buen momento para disfrutar este extraordinario vino. Base de 2005, con 65% de pinot noir y 35 chardonnay. 2 g/l de dosaje.



Comprad cualquier cosa que veáis de él, sobre todo si es Vieilles Vignes de Vrigny (100% pinot meunier). Siempre será caro (pequeña producción, enorme demanda...), pero merecerá mucho la pena. Fijaos en especial en los datos de la contraetiqueta antes de comprar la botella. Ésta me costó 40 €. Sí, caro, caro para mi bolsillo. Pero merece la pena. Su Côteaux Champenois 2004 (el vino tranquilo, de pinot noir) es de lo mejor que he bebido en los últimos años.

La foto de Francis Egly procede del blog de Jacques Perrin.

10 octubre, 2010

Blogs: opinión e información

Darío Rodríguez, director de Desnivel, en El País Semanal 1775: "En un mundo donde Internet obliga a darlo todo al instante, donde hay mucha opinión pero poca información, donde muy pocos contrastan sus datos porque todo hay que darlo rápido, una anciana de 86 años, que funciona con las mismas fichas de papel de hace 40 años...que utiliza un sistema informativo tan arcaico que nadie entiende...¡es la referencia mundial!"

carlos_pauner_manaslu_al_campo1

Da que pensar, sin duda, porque no basta ya con ofrecer opinión (ésa era la base de los blogs), por muy independiente que ésta sea. Hay que completar con información, hay que contrastar datos y hay que ofrecer innovación. Todo ello sin descuidar la expresión escrita, gráfica y sonora (si cabe) y lo que hace que un blog sea un blog: ¡la rápida interacción!

La foto que representa las dos ascensiones (la de Pauner y Soria al Manaslu) y la de los blogs, ha sido publicada en Desnivel por Tente Lagunilla.

06 octubre, 2010

Les Tallades de Cal Nicolau 2008

Quatre viticultors, fills del Masroig, que tenien un bon camí fet en el món del vi (molt o poc camí, tots ells venen d'una llarguíssima tradició familiar que, a més de deixar-los terres, els ha marcat amb una empremta especial) decideixen, ara fa poc més de dos anys, crear el seu celler. Joan Asens, Jordi, Beltran, Josep Maria Beltran, Josep Maria Jové: Orto Vins (DO Montsant). Coneixen la terra, coneixen la tradició cooperativa i fan el vi a les instal.lacions del Molar. Treballen parcel.les separades, en terrers diferents, amb algunes varietats autòctones i sempre amb el màxim respecte per la tradició. Fan les coses com cal, d'una manera recta i sincera. "Orto" pot voler dir força coses, en les llengües que deriven del llatí i prenen moltes paraules del grec. A mi m'agrada pensar (i és una de les coses que ells tenien al cap!) que Orto Vins ve del grec "orthós", "dret, recte, planer, just, sensat". Els seus vins són molt així: parlen de la seva terra sense maquillatges i d'una manera dreta i planera. Sensata i agradable.

De tot el que fan (comencen a tenir un catàleg respectable! Jo els hi compro a Vinialia), m'ha cridat des del primer moment molt l'atenció el que anomenen "Les singularitats d'Orto", vins que, per una o altra raó, representen alguna cosa especial. Les Tallades de Cal Nicolau és un vi de Joan Asens, el nom del qual està sentimentalment i orgànicament vinculat a Álvaro Palacios i els seus vins al Priorat. Però en Joan fa temps que vola sol...i amb els d'Orto Vins, vola més alt i millor que mai! El nom li ve al vi de la toponimia: Les Tallades és una partida del terme de Garcia (al Masroig), una part de la qual va comprar el rebesavi de n'Asens, que nomia Nicolau. Vinyes prefiloxèriques de picapoll negre: qui, que s'estimi el vi, no vol provar un monovarietal d'aquesta nissaga?


Les Tallades de Cal Nicolau

Terra calcària orientada cap al sud i amb poc pendent. 2008: any d'hivern sec i estiu i tardor plujoses, amb temperatures d'equilibri. Frescor, suavitat, relaxament al cep i a la fruita, que van patir poc i van "parir" vins més frescos i tranquils del que és habitual en aquests indrets. Verema feta a la mida exacta de la fruita, segons anava madurant (com al Sauternais, vaja...), entre el 28 de setembre i el 14 d'octubre de 2008. Els gotims van perdre per complet la rapa i la fermentació es va fer en bots de fusta de 5 Hl, durant 28 dies i amb temperatura controlada a 28ºC. La criança va ser en botes de roure francès de quart any durant dotze mesos. El vi es va clarificar amb clares d'ou i es va filtrar molt lleument. Es va embotellar el 6 de maig de 2010, suposo que a partir de les 13 hores...

No és casualitat, és clar, que l'ampolla triada per Asens hagi estat una borgonyona Domaine ni que el seu color permeti la possibilitat d'un bon envelliment. Com gairebé sempre, l'ànsia m'ha vençut. Estic segur que aquest Tallades 2008 serà millor vi amb un parell d'anys més d'ampolla. Jo el vaig prendre (el primer tast, vaja) el 22 de setembre de 2010, a les 10 del vespre, més o menys a 15-16ºC. No tenia cap experiència amb un monovarietal de picapoll negre i per tant, escrivia sobre "fusta amb cera nova".. O no...perquè després de donar-hi no poques voltes (i dies) el record més viu que em deixa aquest vi és el de la seva semblança amb varietats de raïm negre ben diferents i de terres llunyanes, però que tenen gran frescor, elegància continguda i fragància discreta (per no parlar dels tanins, que són més aviat feréstecs però no fereixen gens, al contrari, són gairebé transparents): la carrasquín, amb certesa; però també la pineau d'Aunis. Curiosament, les dues es beneficien dels aires atlàntics...Cireres d'arboç, fluidesa de manantial, melmelada de mores casolana (en tinc una a la nevera, de Felanitx, que recorda molt aquest vi!) poc ensucrada, brisa. Amb 48 i 72 hores obert el vi millora: segueix sent fresc però té més sabor, guanya en cos i s'acosta més a la cirera madura d'una syrah que no pas a la d'arboç.

Una mica de pebre vermell completa el dibuix d'un vi que he intentat fer amb mà minuciosa, però molt inexperta, i gràcies a totes les informacions que m'ha passat el celler. No coneixia la picapoll negre com a monovarietal i ara, en el mapa dels meus records vínics, l'uneixo a un fil que passa per algunes de les expressions més genuïnes de terrers molt especials, al nord, entre Cangas del Narcea i Lhomme. Confesso que el vi m'ha sorprès (estem parlant del Montsant!), però m'ha agradat i, segur, em seguirà agradant els propers anys. (si en queden ampolles...: 578!). El millor, però, ha estat comprovar que en un lloc com el Masroig es poden fer vins amb una frescor i una subtilesa tant notables i recuperant varietats molt oblidades.

Nota bene. Os paso un ensayo de traductor automático de páginas web català-castellano. No he tenido tiempo de preparar una buena traducción de mi propio texto...Espero que no provoque problemas. Si hay dudas, ¡ya sabéis!

02 octubre, 2010

¿777?: ¡zumo de fermentación!

Zumo de fermentación

Las cosas pueden hacerse de muchas formas. Pero al cabo de los años acabas encontrando la esencia. Y la esencia del vino es la fermentación. No cualquiera...Las bodegas pueden llegar a grandes complejidades tecnológicas. Pero cuando encuentras una (no voy a dar ni nombres ni apellidos ni zonas) que tiene las ideas claras en cuanto a cultivo y maduración de la uva y recoge su fruta en ese momento que el vino que llevan en la cabeza les dicta. Si encuentras una bodega que tiene las ideas claras en cuanto a la naturalidad con que hay que hacer las cosas. Si entras en esa bodega bastantes días después de la vendimia, ¿qué encuentras?

Encuentras depósitos (tómese la palabra como un genérico "lugar o recipiente donde se deposita": no hablo ni de materiales ni de medidas) en los que las uvas han ido explotando y liberando su zumo poco a poco (también gracias a la acción "mecánica" de los pies de quienes hacen ese vino, a diario...). Encuentras hollejos en contacto con el zumo. Encuentras el raspón en contacto con los hollejos y el zumo. Ves que la fermentación, gracias a cosas que no comentaré pero que nada tienen que ver con los artificios del frío, arranca sola y se mantiene constante a temperatura ambiente (no estoy hablando del Mosela...). Ves que va a durar lo que le dé la gana. Con cuidado, metes la cabeza y tu nariz en la vasija. Hueles.

El golpe es tremendo. El efecto, devastador para tu memoria: son cosas que no se olvidan. La fruta no quiere dejar de serlo y seguirá allí porque saben bien cómo no matarla. El mosto quiere hacerse mayor pero no tiene prisa alguna. Coges una copa. Sumerges tu brazo hasta el codo y notas, en tu piel, en tus sentidos, cómo está naciendo el vino. Escalofrío de placer. Ese líquido, zumo de fermentación, te dice todo, ya ahora, del vino que será. Profundidad, tanicidad, madurez, espíritu del terreno. Sube de las profundidades y se instala en tu copa. Luz y alegría. Fruta y azúcar. Oscuridad, también, del mineral, del matorral, del bosque. Nada me gusta tanto como el aroma y el sabor de ese zumo, el zumo de la fermentación. Cada año, la vida renovada en tu copa.

Esta entrada es la número 777 del cuaderno. No soy demasiado fetichista, pero me gusta la magia de los números. Es un número bonito y quiero dedicar este breve relato de una sensación que renuevo cada año, a todos los que la hacéis posible: a todos los bodegueros que me hacéis feliz cultivando mis uvas preferidas y convirtiendo ese zumo de fermentación en vino que me dará momentos de placer casi siempre compartido.