31 enero, 2010

Con las manos en la tierra

He pasado más de un mes sin publicar una nota sobre vinos. He aprovechado para descansar, para pensar cómo seguir, para rehacer algunas cosas de la parte gráfica del cuaderno y para replantearme mi modo de hacer en él. Quedó ya dicha la cosa en el post anterior.

Pero no he dejado de beber, claro. Ni de leer, tampoco. Ni de buscar y probar cosas que conocía poco o nada, por supuesto. Me doy cuenta de que cada vez aprecio más los vinos que mejor puedo identificar con una tierra, con un tipo de uva, los vinos que de una forma más natural (no necesariamente armónica) me hablan sin tapujos del trabajo del bodeguero, del viticultor y de su relación con el viñedo. No hablo sólo de vinos naturales, ecológicos o biodinámicos, certificados o no. Cada vez me importan menos las etiquetas (dan tan poca información...) y las certificaciones (hay un montón de boguereros que hacen cosas interesantes y pasan de ellas por completo) y más conocer la historia dentro de la botella, la mano en la tierra y la cepa y su entorno.


Plantation au Domaine Coffinet-Duvernay

Las mínimas notas que he tomado durante este mes largo se han concentrado. He intentado tan sólo (casi nada) captar aquello que me parecía más esencial del vino que bebía, y traducirlo en una expresión, en una frase, en una palabra escueta. El vino al desnudo, la palabra mínima que acompaña. Por supuesto, si alguien quiere detalles, estoy a su disposición, pero ahora me apetece tan sólo contaros qué vinos me han impresionado durante este tiempo y por qué detalle lo han hecho.

Claude Cazals blanc de blancs grand cru 2000: todo es uno, decía Horacio, la integración perfecta de la burbuja. François Pinon, Goute d'Or, Vouvray 1990: qué hermosa oxidación... Simon Bize et fils, Savigny-les-Baunes, premier cru "Aux Guettes" 2001: la violeta y la flor seca. Grans-Fassian Trittenheimer Apotheke Auslese 1997: la fruta en la alacena, qué gran postre. Drappier Cuvée Antoine Brut Rosé: seda y fresa de bosque en agosto. Edi Simçic, Goriska Brda. Rebulla Reserve 2005 (Primorska, Eslovenia: ribolla gialla): descarnada autenticidad, radical austeridad. André Clouet Un Jour de 1911, botella 488 de la cuvée 16: finura y frescor del raso, tócalo con los ojos cerrados, seda en la noche. Toni Gelabert, Negre de Sa Colònia 2007 (callet): la tierra en la copa. Priorat Tocs 2005: hay fruta, hay madera, démosle tiempo. Priorat Dits del Terra 2004: la fiera domada, dócil, tierna pero con su carácter intacto. David Léclapart blanc de blancs à Trepail, L'Apôtre: no tengo palabras, quiero vivir con él. Priorat Mas de Masos 1999 de Cellers Capafons-Ossó: pureza de un estilo, qué bien sabe envejecer. Valdeorras, Louro do Bolo 2008 de Rafa Palacios: lección, en una botella, de cómo la godello te lleva a Montrachet. Skerk Teran Carso-Kras (Terano) 2006: enorme para la comida, zarzamora y grosella. Larmandier-Bernier Terre de Vertus premier cru brut nature blanc de blancs: amabilidad y tensión de la mejor chardonnay. Nikolaihof (Wachau) 1999, Sussënberg grüner Veltliner: monumento a la botritis contenida, firme dulzor. Cédric Bouchard Inflorescence brut blanc de noirs: la pinot que te envuelve, delicada, casi de textura chardonnay. Larmandier-Bernier extra brut vieilles vignes de Cramant 2004: poderío y sutileza de uno de los más grandes. Está en su mejor momento. Didier Joris, Valais Chamosite 2004 (syrah): la profundidad de la noche, oscuro, sedoso, profundo impacto: mi gran descubrimiento, un camino por empezar (grazie, Antonio!). Rebholz Kastanienbusch Birkweiler 2001: una nariz palatina, una boca napolitana, voluptuoso y seco al mismo tiempo. Único. Rebholz 1990er Siebeldinger Königsgarten Muskateller BA: mi primer momento Theise del año, Sevilla en sus noches de primavera, me embriaga ese fresco y dulce azahar, el limonero en el patio. Citronela. Éxtasis. Amistad.

Por si alguien no se había dado cuenta: éste va a ser un año jubilar para un servidor de Ustedes. Agradezco a mis proveedores habituales la complicidad y la entente cordiale. Quien quiera aprovecharlo y regocijarse conmigo, ya sabe: que me busque.

La foto es de Vincent Dancer, "Plantation au Domaine Coffinet-Duvernay".

25 enero, 2010

Teranga: refundación


branca navidad

He pasado una semana de trabajo en Senegal y he vuelto con dos palabras en la cabeza, dos ideas que se quedan conmigo para siempre: volver a casa y “teranga”. Volver a casa no sólo porque, hace miles de años, todos salimos de África, sino también por la teranga de la gente que te acoge. Teranga, en wolof (una de las lenguas mayoritarias del país), es capacidad de acoger a quien llega; teranga es hospitalidad, la sonrisa cómplice en los labios; teranga es la mano siempre abierta y el apretón siempre generoso. Teranga es algo que aquí, en este civilizado país que es el nuestro, hemos olvidado con rapidez: casas abiertas, corazones abiertos, mentes preparadas para recibir al visitante. Teranga: importa más dar que recibir.

el futuro

“Teranga” me ha parecido la mejor palabra para describir con brevedad el futuro de este cuaderno y para daros la bienvenida en él de nuevo. El cuaderno será bilingüe a partir de ahora. Cuando escriba un texto en catalán, publicaré también mi traducción al castellano en pocos días. No me gustan los traductores automáticos y prefiero hacer yo el doble esfuerzo. Cuando el post sea en castellano, así se quedará. Siento que ya ha pasado el tiempo de escribir un post cada dos o tres días. Voy a escribir menos y, en la medida de lo posible, voy a escribir con más cuidado, más reposadamente y, sobre todo, con mejores fotografías. Creo en la fuerza de la gran fotografía, bien compaginada y con un texto alusivo que me permita hablar de lo que más me gusta: los vinos y sus comidas. No cierro, con todo, la posibilidad de escribir de vez en cuando sobre otras cosas que me pasen. Por suerte, nadie ha comprado este cuaderno y ¡sigo siendo su responsable editorial único!
27Marcelo
Utilizaré, por ahora, los trabajos de tres grandes fotógrafos: Sole Felloza (su foto de la blanca Navidad, con el sol naciente que empieza a fundir la nieve, me sirve de metáfora!), Vicent Dancer y Marcelo Isarrualde. A veces habrá incorporaciones necesarias por el tema (la foto central de este post, pongamos por caso). Os presento al último colaborador fijo del blog: Marcelo es artista, es sensible y fotografía de todo, aunque las lentejas se las gane con la foto gastronómica: sensibilidad y calidad. A partir de hoy no voy a hablar de ninguna botella recibida. No se trata de que haya tenido malas experiencias y sigo agradeciendo la confianza que me han mostrado no pocos productores. Pero creo que si quiero hablar con absoluta libertad y sin ataduras sentimentales, tengo que hacerlo sobre botellas y comidas que haya pagado siempre yo. Sólo voy a escribir, con respeto y absoluta libertad, sin presiones (por mucho que fueran autoimpuestas), de lo que me parezca mejor (¡o peor!) y sólo cuando me apetezca hacerlo.

Cuando me parezca, comentaré también noticias de actualidad u ofreceré información sobre convocatorias que sean de interés. Por ejemplo, si fuera ahora, criticaría con dureza las afirmaciones de Carlos Delgado sobre el propietario de Vallegarcía, en El País Viajero de 2.1.10 y la conclusión que extrae: “Alfonso Cortina sabe y goza del vino, luego Alfonso Cortina tenía que hacer vino". Pasión y conocimiento por el vino los hay en muchas personas. Personas, en cambio, que tengan los dineros de Cortina, hay bien pocas. ¡Por eso hace vino, caramba! Nuevos tiempos para mí, nuevas obligaciones, nuevas pautas también. Hoy me es imposible comentar cosas en todos los blogs que sigo considerando interesantes. Prefiero decirlo de entrada antes que parecer maleducado o falto de interés. Cuando empecé el cuaderno tenía muchas horas libres, para formarme en esta pasión del vino, para leer de todo, para escribir doquier. Las cosas han cambiado en el último año y ya no puedo hacerlo. Pero no he perdido el deseo de la escritura: hacer que las cosas que me pasan y vivo tengan una traducción en palabras, me sigue gustando. Intentaré, como pedía Camblor, ser más breve cuando hable de vinos o de comidas, ir a la esencia de mis pensamientos y sentimientos y capturar el momento preciso de la belleza que las cosas me provocan: expresar mi punto de vista, no el tópico. Si algún día consigo ser un poco Bashô en la prosa breve, seré feliz.

Bienvenidos, pues, a vuestra casa, bienvenidos a esta nueva etapa del cuaderno: ¡que la podamos disfrutar juntos mucho tiempo! Quiero que haya más cambios estéticos (¡ya llegarán!), pero los que afectan a contenidos, resumidos quedan en esta entrada.

La primera foto es de Sole Felloza. La tercera, de Marcelo Isarrualde. La segunda, la he tomado prestada de un atractivo blog que acabo de descubrir: Sevilla-Dakar. Es una bonita alusión al futuro, este niño!

24 enero, 2010

Teranga: refundació


branca navidad

He passat una setmana de treball a Senegal i he tornat amb dues paraules al cap, dues idees que m'han quedat per sempre més: tornar a casa i "teranga". Tornar a casa, no només perquè tots, fa mil.lers d'anys, vam sortir d'Àfrica. Tornar a casa, sobre tot, per la teranga de la gent que t'acull. Teranga, en wolof (una de les llengües majoritàries del país), és la capacitat d'acollir qui arriba; teranga és l'hospitalitat, el somriure còmplice als llavis; teranga és la mà sempre oberta i l'encaixada generosa; Teranga és una cosa que aquí, en aquest civilitzat país, que és el nostre, hem oblidat amb rapidesa: cases obertes, cors oberts, caps preparats per rebre el visitant. Teranga: és més important donar que rebre.

el futuro

"Teranga" m'ha semblat la millor paraula per descriure breument el futur d'aquest quadern i per donar-vos la benvinguda de nou. El quadern serà bilingüe a partir d'ara. Quan escrigui un text en català, hi posaré també la meva traducció al castellà al cap d'uns dies. No m'agrada cap traductor automàtic i prefereixo fer jo el doble esforç. Quan el post sigui en castellà, en castellà es quedarà. Sento passat el temps d'escriure un post cada dos o tres dies i escriuré menys i, si m'és possible, escriuré més cuidat, més reposat i, sobretot, amb millors fotografies. Crec en la força de la gran fotografia, ben compaginada i amb un text al.lusiu que em permeti parlar del que més m'agrada: els vins i els seus menjars. No em tanco, però, la possibilitat d'escriure de tant en tant d'altres coses que em passin. Per sort, ningú no ha comprat aquest quadern i en segueixo sent el responsable editorial únic!
27Marcelo
Faré servir, per ara, els treballs de tres grans fotògrafs: Sole Felloza (la seva foto del blanc nadal, amb el sol que neix i comença a fondre la neu em serveix de metàfora!), Vincent Dancer i Marcelo Isarrualde. A vegades, hi haurà incorporacions necessàries pel tema (la foto central d'avui, posem per cas). El darrer col.laborador fix us el presento avui: Marcelo és artista, és sensible i fotografia de tot, encara que les garrofes se les guanya amb la foto gastronòmica: sensibilitat i qualitat. A partir d'avui no parlaré de cap ampolla rebuda. No es tracta que hagi tingut males experiències i segueixo agraint la confiança que m'han fet molts productors. Però crec que si vull parlar amb absoluta llibertat i sense cap lligam sentimental, ho he de fer d'ampolles i de menjars que hagi pagat jo, sempre. Només escriuré, amb respecte i absoluta llibertat, sense cap pressió (per més autoimposada que fos), del que em sembli millor (o pitjor!) i només quan em vingui de gust fer-ho.

Quan em sembli, també comentaré notícies d'actualitat o oferiré informació d'alguna convocatòria que em sembli interessant. Per exemple, si ara m'hi posés, criticaria amb duresa les afirmacions de Carlos Delgado sobre el propietari de Vallegarcía, a El País Viajero de 2.1.10 i la conclusió que en treu: "Alfonso Cortina sabe y goza del vino, luego Alfonso Cortina tenía que hacer vino". Passió i coneixement pel vi n'hi ha en moltes persones. Persones que tinguin els diners de Cortina n'hi ha ben poques. Per això ha fet vi, caram! Nous temps per a mi, noves obligacions també, noves pautes: ara m'és impossible llegir i comentar coses a tots els blogs que em segueixen interessant. Prefereixo dir-ho d'entrada abans que semblar maleducat o desinteressat. Quan vaig començar el quadern tenia moltes hores lliures, per formar-me en aquesta passió del vi, per llegir de tot, per escriure arreu. Les coses m'han cambiat el darrer any i això ja no pot ser. Però no he perdut el desig de l'escriptura: fer que les coses que em passen i visc tinguin una traducció en paraules, m'agrada encara. Intentaré, com demanava Camblor, ser més breu quan parli de vins o menjars, anar a l'essència dels meus pensaments i sentiments i retenir el moment precís de la bellesa que les coses em provoquin: expressar el meu punt de vista, no el tòpic. Si algun dia aconsegueixo ser una mica Bashô, en la prosa breu, seré feliç.

Benvinguts, doncs, a casa vostra, benvinguts a aquesta nova etapa del quadern: que la poguem disfrutar plegats força temps! Voldria que hi hagués més canvis estètics (ja arribaran!), però els dels continguts queden resumits en aquesta entrada.

La primera foto és de Sole Felloza. La tercera, de Marcelo Isarrualde. La segona, l'he manllevada d'un bloc atractiu que acabo de descobrir: Sevilla-Dakar. És una bonica al.lusió al futur, aquest nen!

17 enero, 2010

Ayuda a Haiti

Haiti Population Graphic by The Huffington Post

No era mi intención, todavía, escribir un post antes de explicar cómo voy a actuar en la nueva etapa de este cuaderno. Pero las circunstancias y el destino determinan nuestras vidas. Por desgracia, las de los Haitianos han quedado mucho más marcadas todavía. Cada cual encontrará, estoy seguro, su forma de ayudarles, pero algunos amigos de Verema están poniendo lo mejor que tienen en casa: sus botellas. Enlazad con esta página, pujad por las botellas que los foreros sacan de sus bodegas y bebedlas más a gusto que nunca (si pujáis fuerte, ¡ganaréis!) porque lo estaréis haciendo por una causa que merece ese esfuerzo.

La ilustración que me ha parecido más elocuente es la del impacto del terremoto. Ha sido publicada en The Huffington Post.

10 enero, 2010

Incorporaciones


Pommard village Les Perrières


Junto con Soledad Felloza, he conseguido otra incorporación de lujo al blog, por sus fotos y por sus vinos. Se trata de Vincent Dancer, viticultor en Chassagne-Montrachet. La crónica de su relación con la naturaleza, con los viñedos, se puede seguir en sus botellas tanto como en sus fotografías. Debo la revelación a uno de los amigos lectores del blog, apasionado de los vinos y de la cocina. Conocía los vinos de Vincent pero no sus fotografías. Me pasé dos días mirando, admirando, reconociendo ante la pantalla. Y me decidí, sin más, a explicarle en qué consistiría la renovación de este cuaderno. En horas me decía que sí. Estoy encantado porque voy a poder usar, para mis textos, las fotos de tres personas que viven de forma muy distinta su relación con la naturaleza y sus frutos. Sole tiene un punto de artesanía mágico en su relación con la luz. Tener las fotos de Vincent es un lujo porque es vigneron y porque su relación con el vino y su tierra son intensas. ¡Y es tierra de grandes vinos! Pronto os presentaré a mi tercer fotógrafo.

La foto de Vincent Dancer es de Pommard village Les Perrières.

01 enero, 2010

Amanece 2010


el-bulli-118SOLE

Amanece 2010 y quiero desear a todos los amigos, lectores de este cuaderno, un año lleno de salud, prosperidad en vuestras cosas personales y profesionales y ¡buenos vinos! Sigo madurando algunas ideas para sentirme más cómodo tras la letargía y una de ellas es la que hoy os muestro (aunque el formato cambiará). Un blog es imagen, a no dudarlo. Y un servidor, tampoco hay que dudarlo, no es un buen fotógrafo: fotos de ocasión, fotos de reportero, muestras de detalle de lo que uno cuenta. Poco más. Me apetece ir por otro camino: me gustaría intentar que cada nueva entrada del blog tuviera una sola foto y, a ser posible, hecha por un gran fotógrafo.

Cuando no sea posible, sacaré fotos mías, pero quiero que sean las menos. Intentaré siempre que sea una foto alusiva a algo de lo que cuente en cada entrada y que sus autores hayan mostrado especial sensibilidad hacia las cosas del vino, de la gastronomía y de la naturaleza. Dos buenos amigos, dos grandes fotógrafos ya me han dicho que sí, que quieren colaborar conmigo en la nueva etapa. Y yo estoy encantado de poder empezar el año explicándoos que una esas personas es Soledad Felloza. Sus creaciones me servirán, de forma estable, para acompañar los textos de este cuaderno. La foto superior se titula "Amanecer en Cala Montjoi". El mar que ha captado Sole es el de los primeros griegos que llegaron a la Península, en la bahía de Roses. Es un mar de morfología homérica, y de textura casi vinosa. Me recuerda el hollejo maduro, cerúleo, de la garnacha. El cielo me lleva directo a la creación del Mundo (hace ahora 5771 años) en la bóveda de la Capilla Sixtina de Miquel Ángel. Es una hermosa forma de empezar el año.

¡Nos vemos pronto!

"Amanecer en Cala Montjoi" by Soledad Felloza.