21 octubre, 2010

Fideos de arroz con Franck Grux

Me gustan mucho los fideos de arroz. Antes tenía que comprarlos en tiendas especializadas de comida asiática, pero ahora el barrio entero se ha convertido en un supermercado 24 horas/ 7 días a la semana, regentado por paquistanís o por chinos. Unos y otros tienen siempre fideos de arroz. Bastan dos minutos en agua fría (en verano) o caliente (ahora mismo) para tener a punto una pasta que conviene tratar con mimo. Pasar de la textura suelta y fina, casi de cobre, del fideo de arroz cocinado al punto, a la masa gelatinosa y pegajosa es cuestión de segundos...

Acompañamiento fideos arroz

Los tomo de mil maneras, pero esta última, que "inventé" sobre la marcha hace unos días, me supo a gloria. Por culpa de mi trabajo actual tengo tan poco tiempo para cocinar algo que, cuando lo hago, me ilusiono como un crío. Esto es una chorrada, sin más, pero lo dicho, me supo a gloria. (Sobre cantidades no hablo). Lavé y corté un calabacín, con su piel, en trozos de a cm. Limpié y corté unos pocos champiñones. Todo en un bol generoso, maceró durante una hora con limón, sal de cocó, algo de pimienta, aceite de argudell y soja. Rayé al instante un trozo de raíz de gengibre. Durante la maceración, le fui dando vueltas. Puse el horno a 220 y cuando estuvo a punto, introduje el contenido del bol en un azafate, 10 minutos de horno a tope. Y listos. Dos minutos para los fideos y este acompañamiento por bandera.

La eterna pregunta...receta oriental, delicado sabor de arroz, pimienta, aceite, gengibre...¿con qué lo bebemos? Tiene mil respuestas, claro. Que si unas burbujas de aquí, que si unas de allá, que si un riesling seco con algo de carbónico, que si un buen Sancerre, etc. etc. etc. Yo nunca había probado con un Mersault y, la verdad, el resultado me gustó mucho, aunque el vino abierto estaba como para guardar unos cuatro años más...pero cuando algo me pasa por la cabeza. cae. Mersault Les Meix Chavaux 2008, de Franck Grux. La parcela de la tía de Franck en Les Meix (Chavaux es apellido, el de un antiguo propietario de las cepas) es el orgullo del viticultor y de él sale un gran mersault, ¡pero a unos precios que nada tienen que ver con los de sus vecinos! Orientación este-oeste, suave pendiente, insolación permanente, suelo arcillocalcáreo. Fermentación en barrica de roble, reposo con sus lías durante más de 12 meses, un año mínimo de botella. Franck Grux se ha ganado el respeto y la reputación con los vinos que hace para Olivier Leflaive, pero lo que él vinifica bajo su etiqueta y nombre, es una joya que merece ser conocida. 13,5% para ser tomado sobre los 11-12ºC y subiendo un poco. Todavía mandan las lías y el carácter algo untuoso que dan al vino, pero esa gran chardonnay, ese frescor y acidez, esa fruta está ahí. Agazapada, empieza a salir ese poco de hierbaluisa, esa finura que se irá puliendo con los años, tornando en ligereza y agarre. Un poco de avellana poco tostada y, sobre todo, el recuerdo de un equilibrio que irá ganando peso con los años. Franck Grux es un tipo discreto que sabe trabajar bien. Conviene tenerle presente.

Franck Grux es distribuido en España por La Part dels Àngels, uno de mis sitios preferidos en Barcelona, por quien lo lleva y por cómo lo hace.

2 comentarios:

Mariano dijo...

Lo que tienes con los fideos me ocurre últimamente con las obleas de papel de arroz. El sistema es practicamente el mismo, mojarlas 15 segundos (mas tiempo=argamasa) y rellenar con cualquier cosa (cerdo y gambas es lo más socorrido), aunque esto que propones ofrece también un relleno interesantísimo. Luego se moja en all i oli de verdad con un pelín de jengibre rallado... mmm

Me dejas intrigado con eso de la sal de cocó y el aceite de argudell... y qué decir de Meursault, de las zonas de Borgoña en blanco que más he disfrutado, si no fuera por su precio. ¿Sabemos por donde anda este Les Meix Chavaux 2008?

Por cierto, me encanta esta clase de posts que, simplemente, surgen.

J. Gómez Pallarès dijo...

EStoy de acuerdo contigo, Mariano, este relleno quedaría también perfecto con las obleas de arroz.
Lo de la sal de cocó (esos cuencos naturales en el sur de Mallorca donde el agua de mar se mezcla con la de lluvia y donde se cosecha los mejores, para mí, cristales de sal) es porque es la sal que tenía a mano que más me apetecía usar, una sal muy pura, con unos cristales muy planos y bastante grandes. Lo del aceite de argudell es porque casi tan loco como estoy por ir conociendo todos los vinos monovarietales de uvas autóctonas (en cada lugar donde se producen), estoy por probar los aceites que se hacen de la misma forma. Y la argudell es una variedad del Alt Empordà, discreta, fragante pero delicada, que me tiene el corazón robado desde hace tiempo. La que compro la envasa, como monovarietal, la Cooperativa de Pau-Roses y, eso, fue el aceite que me apeteció usar.
Les Meix Chavaux 2008 está sobre los 30 y pico euros.
Y sí, estoy muy de acuerdo contigo. A veces me pierdo documentando, escribiendo, casi aburriendo con detalls técnicos sobre vinos (aunque a mí, personalmente, me interese sobremanera esa información) y cuando me decido a sacar un post así, espontáneo, me lo paso muy bien!!!
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario en la entrada