20 septiembre, 2010

Escribir el vino, ¿para qué? ¿Por qué? ¿Cómo?

Llevo días dándole vueltas a esas preguntas. Tengo la sensación de que estamos tocando fondo, como colectivo, en este asunto de escribir sobre vinos y comidas a través del apoyo técnico de un blog. Tengo la certeza de que las cosas seguirán sucediendo en la red y que lo que, ahora, se llaman "ventanas de oportunidad", seguirán dándose también en la red. Esto seguirá afectando al vino y a su comunicación, a la información y a su jerarquización: cómo se distribuye la información, quién la ofrece, desde donde, qué credibilidad le da el consumidor, qué credibilidad le da el intermediario vendedor, cual el productor. El resumen es, para mí, sencillo: el centro de la comunicación, el poder que ejercía sobre ella quien (¡todavía!) la hace, ha dejado de existir en un lugar fijo para convertirse en un árbol de comunicaciones, en una maraña de raíces donde nadie tiene el control de la savia que sube a la parte alta de la planta. El control, ahora, es de quien reconstruye las informaciones recibidas para hacerlas suyas, no de quien las emite.

Arcos por Soledad Felloza

Ahí los blogs tuvimos una oportunidad desde la perspectiva del consumidor que, por fin, opina. Y la usamos en exclusiva (o casi: hay muy pocos ejemplos de bloggers que sean viticultores profesionales, bodegueros o distribuidores/vendedores; menos todavía de sumilleres), pero hemos entrado ya en una fase colectiva de declive. No hay renovación en las formas y en los contenidos, no hay formación, no hay aire nuevo. Todo el mundo está haciendo cosas muy parecidas en todo el mundo. Esto produce exceso de información no diferenciada y, por lo tanto, hastío, aburrimiento, pérdida de credibilidad.

He pensado en ello porque dos personas que tienen, en mi opinión, criterios muy fundamentados sobre el mundo del vino, han soltado algunas frases contundentes en los últimos tiempos. Cuando opina según quién, no puedes dejar de atender. El uno lo ha hecho desde la parte pública del asunto. Todos le conocéis: Manuel Camblor. Es cierto que sus opiniones, como él reconoce, han quedado algo mediatizadas por su intenso trabajo personal en los últimos tiempos; por una dieta que da poco juego en la combinación de vinos y comidas y, "last but not least", por la modorra que sufre uno de sus principales divertimentos (el "Dossier Pancho Campo MW"). Pero no se ha cortado en decir, en las últimas semanas, cosas como: "La internet del vino últimamente como que anda algo parca en general. Poco de interesante se ve. Y para andar escribiendo más de lo mismo, pues…". O "de nuevo estoy pensando en poner un restaurante. Me he maravillado de lo increiblemente aburrida que ha estado la cultureta del vino en el par de meses que llevo sin escribir aquí". O "He estado ocupadísimo en el trabajo de verdad, sin tiempo ni particulares ganas de bloguear sobre vino y mucho menos sobre su (en estos momentos aburridísima) cultureta."

Mi otro personaje opinador va a permanecer en el anonimato porque sus escritos pertenecen a la esfera de lo privado. Pero tengo su permiso para resumir alguna de sus ideas, que son muy fundamentadas y proceden de la experiencia de muchos años en el mundo profesional del vino. Por ejemplo, le "horroriza esa carrera de fondo en que se ha convertido el asunto de catar vinos. Me horrorizan todos esos comentarios de aficionados, profesionales o blogueros, que les da por presumir de los miles de vinos que catan en un año, eso de tratar de demostrar que cato más que tu...". Por ejemplo, le "horrorizan los comentarios sobre los vinos. A nivel profesional y aficionado, no puedo con las metáforas, menos aún con la pseudopoesía de gente que no ha leído ni siquiera las rimas de Becker o sus leyendas...no soporto que todos los vinos tintos huelan a frutas rojas del bosque y no soporto a los que no toleran que mi opinión pueda ser tan buena o respetable como la suya".

En cambio, le gusta "saber cómo, quién, dónde y por qué se ha elaborado ese vino. No me gusta que se hable del vino para encontrarle solamente los defectos que buscamos todos los enteradillos para demostrar que descubrimos más defectos que los demás y somos más listos y mejores catadores. Las puntuaciones son tan subjetivas que no acabo de entenderlas. Me gusta aprender todos los días cuando leo un blog, pero aprender con conocimiento de causa. Me gustan los post útiles, no solo tienen porque hablar de vinos en concreto, me gustan también aquellos de los que aprendo". También le "gusta la humildad y dar a entender que uno nunca sabe de todo, esto es un continuo aprendizaje. También tengo claro que sé lo que me gusta sin que tenga que venir nadie a imponerme sus criterios. Igual que no me gustan las críticas rotundas y dañinas sin una base aparente (el criticar por criticar) tampoco me gusta la perpetua coba." Hasta aquí las opiniones de mis amigos que más me han llamado la atención.

Raio de Luz por Soledad Felloza

Mi respuesta, tras unos días, ha sido el post de Thalarn 2008. Aunque estoy seguro de que puede haber otras muchas a ese genérico para qué, por qué, cómo del título. En primer lugar, me planteo de nuevo: ¿sigo? Sí. Me apetece y lo paso bien. Cuando no sea así, lo dejaré. Sin más. En segundo lugar: ¿Por qué, para qué? Creo que una opinión estrictamente libre e independiente, que no esté a sueldo de nada ni de nadie, sigue siendo necesaria. Los bloggers y las páginas web de aficionados al vino ofrecíamos eso. Pero no todo el mundo ha seguido el mismo camino y los cambios de intereses se notan. Todos muy legítimos, no lo critico, pero se notan. Y no todos los lectores los agradecen...Y no basta ya con escribir como si esto fuera el "diario de...", a corazón abierto, a tripas descubiertas y siendo muy sincero. Esto enlaza, en tercer lugar, con el cómo. Hay que formarse más, hay que prepararse más, hay que documentarse mejor, hay que fundamentar también mejor lo que uno dice. No tenemos el apoyo de los grandes periódicos o revistas que "transmiten" credibilidad a sus firmas, sea ésta merecida o no. Aquí estás solo ante el lector, tú eres tu única empresa y el aval te lo das o te lo quitas a base de años y de posts. La credibilidad la ganas o la pierdes tú solo. Una cosa más: ha dejado de interesar el medio per se. Todo el mundo sabe qué es un blog. Todo el mundo tiene un blog. Y la gente se comunica, también y con intensidad, a través de otros medios sociales. Los focos que ofrecen información para que cada cual se haga su "dossier" de un vino siguen desplazándose y cada vez hay más. Si alguien tiene interés en mantener o atraer lectores (ésa es una de las razones por las que estoy aquí: me gusta compartir experiencias, sensaciones e información sobre el vino y sus comidas con alguien más que conmigo mismo), tiene que repensar contenidos, tiene que buscar cómo potencia sus características propias, tiene que decidir qué ofrece su blog que no ofrezcan los otros. Si no lo hace, tampoco pasará nada, claro. Añadirá más hastío y hartazgo al que ya existe. Y ya se sabe: mucho de lo mismo acaba provocando deserción y desafección.

Hacía mucho que no "metablogueaba" (con perdón) y, con sinceridad, es la última vez que lo hago. Mis amigos, cuyas reflexiones me han dado el impulso, ¡son los "culpables"! Seguiré buscando esos caminos que me hagan sentir cómodo con mi blog: las fotos, cómo tratarlas y buscar las más idóneas compañeras de los textos; la imagen en movimiento: cómo incorporarla sin añadirme a la legión sinfín de "yutuberos" que vocean, histriónicos, imitando a Gary (se ha vendido con tal intensidad el tipo que le quedan dos telediarios); el texto (para mí, la parte más importante): cómo mimarlo, cómo darle vida, cómo hacer que transmita eso tan personal que es tomar una copa de vino y beberla con quien te lee, ¡precisamente en su ausencia! Para qué y por qué: todavía lo tengo claro. El día que dejen de tener respuesta estas preguntas, este blog morirá con languidez y un gran vino a su lado, ¡eso sí! Y yo buscaré otras formas de seguir alimentando mi pasión.

Las fotos de este post son de Soledad Felloza: la primera, "Arcos". La segunda, "Raio de luz".

53 comentarios:

Clos Dominic - Paco Castillo dijo...

Jo fa temps que ho vai dir al meu blog, que em donava aquesta sensació de que el món de l´opinió vinicola anava cap abaix.
Como todo en esta vida, subidas y bajadas, cambios de sentido etc
Creo que hay una saturación aparente y sobretodo una individualización demasiado grande de las perspectivas, de tal manera, que se ha covertido en una especie desierto donde cada cual está en su propia duna intentando sobrevivir.

Habría que inventar los "multiblogs", aunque para eso ya están los foros, quizás algo intermedio.

Creo que a nivel sociológico, también la gente anda cansada de tanto individualismo, vivimos una época de reconversión de los valores. Nos han dicho que Dios no existe. Nos hemos convencido de que el mundo del dinero es tambén un espejismo. La crisis nos ha servido para apoyarnos más en la gente. Cuando las sociedades andan en crisis, es cuando sale a la luz e potencial humano. La excesiva riqueza proteje la individualidad. La crisis aporta un gran caudal de colectividad, de solidaridad.
En el mundo del ciberespacio creo que hace tiempo que se barrunda este cambio de sentido.
No estamos solos, y ese es el mensaje.
Ni tampoco somostan importantes: eso lo supimos siempre, pero nos daba tristeza reconocerlo. Como ahora nuestros problemas metafísicos se han convertido en problemas más diarios, más solidarios, hemos bajado en un escalón o tres, da igual, ynos hemos acercado a la masa de individuos que "rondan nuestra casa", queremos interactuar, queremos escuchar y queremos también controlar, la diferencia entre un blog y un foro es el control sobre los caminos y los destinos en que se mueve la información, no queremos perder el control, pero queremos abrirnos paso, bueno, alguien tendrá que invntar algo...
seguro que lo encontrarán.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ideas muy interesantes, como siempre, las tuyas, Paco. Y yo que pensaba que el ideólogo de la familia era otro...
Creo que este medio no está agotado pero sí que necesita de gente que le dé nuevos contenidos, nuevas formas de expresarse. Por supuesto, también, menos énfasis en el YO y más en el "yo" que forma parte de un colectivo. En mi caso, el colectivo es el de los bebedores que quieren estar informados y que quieren formarse más y más y compartir todo esto.
Cuando miro los blogs de los grandes popes mundiales de la comunicación, cómo están escritos, incluso cómo son físicamente, me doy cuenta de que hay que reinventarse!!!
Nada nuevo, en el fondo, ¿verdad? Todos lo estamos haciendo constantemente y quienes no lo hacen se quedan en cualquier recodo del camino...
Un abrazo, Paco!
Joan

Jose dijo...

Comparto forma y fondo, caro Joan. Se asemeja el asunto de los blogs a la taradez esta del TDT. Ahora hay ¿cuántos? ¿cien canales? Y resulta que 99 son de teletienda.

Incluso el formato de videoblog parecía ya caduco un segundo antes de estar de moda. Facebook y Tweeter ¿cuánto van a estar de moda? ¿dos pausas publicitarias?

También el mundo del vino es ciértamente desencantador cuanto más se va viendo. Mucha paja y poco grano. Demasiados intereses creados que redundan sobre sí mismos en una espiral que en ocasiones hiede.

Sip, en ocasiones a todos nos da por pensar que esto de escribir acerca de lo que nos gusta, del vino y lo que lo rodea, es una mísera pérdida de tiempo que no aporta nada ni a uno mismo, ni a nadie. Pero, ¿sabes qué? que en esas mismas ocasiones recuerdo una frase muy tonta: Todo lo que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada.

:^)))

Abrazotes,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

En el fondo, amigo Jose, esto es un asunto de decantación. El tiempo acaba dejando cada cosa en su lugar. Sucede con los medios, sucede con los blogs, cómo no. La decantación natural, la filtración, la etabilización por frío acabará congelando lo que deba ser congelado y permitirá que lo que tenga que fermentar, fermente.
Por seguir con la metáfora (y que me perdonen, pero CONSTE que no pretendi hacer poesía!!!), cada cual tiene que encontrar su mejor medio de cultivo y las levaduras que favorezcan su fermentación. Quien no fermente, se quedará en mosto. Hombre, malo no es el mosto (a mí el zumo de frutas me gusta), pero cuando lo pones al lado de un buen vino...
Buena semana!
Joan

víctor dijo...

És ben cert, la teva reflexió. Fa un any que "intento" desenvolupar el blog i hi ha moments en què m'he d'aturar durant uns dies per pensar com millorar i reinventar sense perdre la personalitat.
Cada cop és més difícil lluitar contra la cultureta de masses, ho veig dia a dia: el pentinat (aquells que poden ;-)), la forma de vestir, els gustos,etc.. i si penses diferent et miren com un bitxo estrany.

Gràcies per ser un bitxo estrany...

Víctor
www.armaridespecies.blogspot.com

Adictos a la Lujuria dijo...

Adictos a la Lujuria intenta mejorar desde la humildad y la formación, creo que hay que dar una oportunidad a aquellos que llegan y simplemente intenta expresar lo que sienten cuando catan un vino, si la blogosfera se esta convirtiendo en un tedio quizás los que llevamos más tiempo tenemos que crear puentes de comunicación entre nosotros para mejorar, yo recientemente lo he intentado espero que otros cojan el testigo y lleven iniciativas parecidas a mejor puerto.

Saludos

labodegadelin dijo...

Saludos Joan, solo quiero que sepas que tu blog nos interesa a muchos, y que lo echaríamos en falta si un día tiras la toalla; estoy muy de acuerdo contigo en la metáfora del decantador, quizás porque yo sea uno de los posos, pero creo que es justo que quienes mas entienden, mas valorados sean, y que el futuro me permita ser uno de ellos.
No me acaban de convencer los blogs que se limitan meramente a nombrar un vino y darle las notas de cata, aunque haya algunos que son fantásticos, ni tampoco de aquellos que cuentan su vida (lejana de la viña casi siempre) y de refilón tocan el vino, pero mas alla del gusto del lector, está el estilo del bloguero, que considera que esa es la mejor manera de contar su historia.
Todos tenemos bajones, momentos que, cual tentación perversa, te dicen que es mejor no seguir, pero igual que otros somos prescindibles, tu blog no lo es, eres vino no poso. Animo.
R.

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Víctor, no hi ha com saber parar a temps, deturar-se i reflexionar, pensar cap a on vols tirar a partir del que has fet. Jo hi crec molt en això, cada vegada més.I una altra cosa: cadascú ha de trobar el seu camí. Hi ha gent que pot sentir-se molt còmoda en un perfil que a mi o a tu no ens digui res.
El que és important, i aquesta és una cosa que voluia subratllar, és que tothom intenti ser ell mateix i no imitar ni copiar.
M'agafo lo de bitxo com un compliment!!!
Salut i bons vins!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Entiendo lo que dices, David, pero yo no me siento con la necesidad o la obligación de tender puentes no de compartir mis experiencias especialmente con nadie y, seguro que no, con "noveles". No me malinterpretes, por favor: quiero decir que no me siento con capacidad para enseñarle nada a nadie y que, como decía uno de mis interlocutores cuando preparaba esta nota, "a mí también lo que más me importa es aprender". Así es que si estoy en fase de aprender, poco voy a enseñar. Creo que todos evolucionamos y de eso sí estoy contento. Mi cuaderno es una cosa mejor o peor, pero viva sí es. Mirolos primeros posts y qué decía y hacía y casi me estremezco...
Por lo demás, tú eres una persona que se ha formado mucho en estos años, lo sé bien! Y eso es bueno, para ti y para los que te leemos.
Salut!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, R., muchas gracias por lo que comentas y por considerarme vino! Como tal, sí me siento en constante evolución y ya sabemos donde acaban al final...Ahora, si algún día llego a convertirme en Castillo de Ygay del 1925, ese día seré feliz!!!
Bromas aparte y de que ese vino, al única vez que lo he probado, me deslumbró, te diré que no quería mandar el mensaje de que yo esté harto. Sé qué quiero hacer y, más o menos, cómo lo quiero. Cuando deje de gustarme lo que hago aquí y me quede sin argumentos para evolucionar, entonces seguiré dedicándome al vino, pero buscando otros caminos. Es sólo eso.
Un abrazo,
Joan

víctor dijo...

Evidentment que és un compliment... je, je!!
I totalment d'acord en què tothom sigui com vulgui, però em sap greu que la gent es deixin arrossegar per la majoria. "...que si tal no diu que és bó, no ho és..." "...que si qual fa el vi és boníssim..." aquestes frases, entre d'altres les sento gairebé cada dia i al final em cansa, m'entristeix.

Víctor
www.armaridespecies.blogspot.com

J. Gómez Pallarès dijo...

És una de les coses que el meu interlocutor anònim i jo mateix, seguint el seu fil, volíem subratllar, Víctor: jo ja en tinc prou (llegit des de qualsevol bloc, pàgina web o El País, fins i tot...) de llegir "especias" o "és bo". Què caram vol dir això? El País es pot permetre, potser (jo no ho faria, és clar, ni ho permetria a la gent que treballés amb mi, si jo ho fes allà...), fer aquestes coses perquè "¿quién le tose"?, però nosaltres crec que no. Si t'hi poses, sigues clar i precís i sàpigues distingir entre els diferents tipus de pebre, o el clau d'espècia o la nou moscada, etc. I si no en saps, tampoc és que passi res, és clar, però potser que llavors la gent es dediqui a altres coses. També és el que volia dir amb això de que cadascú faci el que vulgui, però llavors que les desercions i desafeccions no estranyin a ningú.
Salut,
Joan

CarlosGonzalez dijo...

Joan, tal vez deba primar ante todo el objetivo, sea cual sea, del que decide crear un blog sobre vino o para hablar del último partido de tu equipo favorito.
Me refiero con esto a que aunque nos quieran colgar la etiqueta de "prensa", no lo somos ni lo pretendemos. Yo no lo pretendo y por lo que yo sé, tú tampoco. Por tanto cuál es el problema? No deberíamos respetar los estilos muy diferenciados sin más, sin pretender sentar cátedra en cada momento?. Yo no quiero influir en nadie y lo que pretendo al escribir no es ni crear estilo ni ser el más formal,estricto y veraz. La figura del que "escribo porque me apetece" está mal vista, parece. Si no me parece bien un vino soy libre de decirlo, con el estilo y las formas que considere, ya que no intento que todo el mundo me lea, ni siquiera que le parezcan bien mis palabras. Por eso la "reinvención" debería ser algo no impuesto, algo más allá de modas, como dices, y fruto de la propia evolución personal. En el momento en que sea una losa, esté desmotivado o por cuestión de tiempo me sea imposible escribir, dejaré de hacerlo, sin considerarlo un trauma. Pero ante todo creo que deberíamos respetar todos los estilos, desde aquellos que se limitan a escribir una cata y una valoración numérica hasta aquellos que adornan sus escritos yendo más allá. Nosotros exponemos y el resto de la humanidad decide qué leer. Yo asumo mis enormes limitaciones, que son muchas, pero me da igual, no pretendo ir más lejos, cada uno a su ritmo, respetando al que quiera comerse el mundo también.
Salut Joan.
Carlos

Toni dijo...

Yo creo que todo es mucho más fácil. Uno cuenta si un vino le gustó ó no y los demás lo leen y sacan conclusiones. No se trata de ninguna competición sino de aprender de todo y de todos.

Saludos.

vosgos dijo...

¿Metabloguear sobre infracultura vinícola? Bueno, hay cosas peores. Aprender o enseñar: ¿por qué deberían ser excluyentes? Al fin y al cabo un blog como éste es una (meta)reflexión sobre lo que su autor hace, piensa y desea. Pero según cómo parecería que uno ande justificándose. ¿Por qué, si el blog se defiende por sí mismo?

Mike Tommasi dijo...

Hola Joan,
generalment, quan algú escriu un blog sobre el que constitueix un veritable bloc, ho fa de manera que l'únic bloc que compleixi tots els requisits és el seu.
Per això m'agrada llegir el teu!
;-)

Es sorprendente observar que la estructura de los blogs ha cambiado muy poco y casi no ha reagido a la aparicion de Facebook etc..
La caracteristica que habia distinguido los blogs de la paginas web, la posibilidad de hacer comentarios, ya no esta necesaria porque por mucha gente es mucho mas facil hacer comentos en Facebook, y ademas van ser leidos mas, y van ser mas interactivos, que los comentos directos al blog.

El hecho que tecnicamente el blog se ha fosilizado implica que los contenidos tambien siguen siendo en el mismo formato clasico de la escuela de sommelier - a quien puede interesar LEER que un vino tiene olor de canela o clavo? Es oenopornografia. :-)

Mike

Smiorgan dijo...

Va a ser que estos días nos ha entrado a todos la misma comezón...
Hace nada me planteaba yo si lo que escribía merecía la pena ser leído, si decía algo interesante, si aportaba algo, y tengo mis dudas.
Yo también he visto con cierta comezón como se "profesionalizan" algunos blogs. Por supuesto que cada quien debe hacer lo mejor para sí y los suyos y aprovechar oportunidades, pero no deja de provocarme cierta melancolía.
Mi interés cuando empecé con el blog era simplemente compartir experiencias, "oye, he probado esto, y me ha gustado". ¿Es suficiente eso? No lo se. ¿Quiero o necesito hacer más? Tampoco lo tengo claro.
Yo sentía esto como un grupo de amigos que nos contamos cosas. Siempre hay el amigo que sabe más y te enseña, y quien simplemente aporta su granito de arena. Luego se va añadiendo gente que pasaba por ahí y aprovecha lo que sirva. Sin más. Pero igual esto, como dices, ya no sirve.
Habrá que reflexionar y decidir.
Pero tu no amenaces más con la huida, que se te echaría mucho de menos.
Un abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Por supuesto, Carlos: el repensarse a uno mismo como escribiente de un blog está en directa relación con la necesidad que un tenga o sienta de hacerlo. Si uno se siente cómodo con lo que hace y escribe, pues adelante. De hecho soy yo que no me siento cómodo repitiéndome ni viendo cómo la gente, en general, se repite.
Pero eso, también, forma parte de la gracia del asunto: cada cual tiene que encontrar su lugar bajo el sol! Tanto si eres lector como si eres escriba, como si cambias los roles en función de lo que haga en cada momento. Yo, como tú, a ratos soy "sólo" lector, a ratos escribo para que otros lean. Y cada cual, también claramente, pone sus niveles de exigencia / autoexigencia, donde le parece mejor.
Un abrazo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Cierto, Toni, pero yo tengo la sensación de que no basta ya con eso. Decir que te gusta algo estábien pero hay que dar más. Por lo menos, ésa es mi sensación: hay que decir por qué, por lo menos.
Pero también eso es miy personal. A mí por lo menos, no me basta ya con saber si a alguien le gusta algo o no. Quiero saber más, sobre todo si no conozco personalmente al "alguien", claro, que es lo que nos pasa a la mayoría de lectores cuando leemos blogs.
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Hombre, S., que no es una amenaza. Como todos, yo estoy aquí para disfrutar, bebiendo primero, contando después. A la que me aburra más de la cuenta a mí mismo, me conozco: cambiaré y miraré hacia otro lado. Esto está por pasar, pero la sensación de "déjà vu", en general, pues la tengo.
Y veo que, poco o mucho, también tú la compartes. Como comentábamos antes, un alto en el camino, un reposo, un momento de reflxión, siempre viene bien. Yo lo hago con frecuencia, también lo he hecho con el blog, aunque ahora no pienso parar!
Saludos!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo me gano la vida, Vosgos, enseñando en otros menesteres, y no hay cosa peor, como dirían mis estudiante, que el que se pasa la vida aprendiendo para enseñar (y no es un tópico en muchos casos), raye, aburra, canse. Lo he vivido tantas veces que me lo sé muy bien. Si lo aplico al mundo de la "enseñanza/ aprendizaje" en el blog, donde todo es voluntario, tengo la sensación de que necesito aplicarme mucho más para que la gente no deserte. Y no veo que eso, como muy bien comenta Mike,sea de recibo en el mundo de los blogs: nos estamos fosilizando un poquito. No sé si es bueno o malo, claro, porque a mí me encantan los fósiles, pero no de seis meses o dos años!!!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Me hacía falta tu aportación, Mike!!! Con tu increíble experiencia en el mundo de la telecomunicación, has dado en uno de los clavos: uno de los hecho diferenciales de los blogs era (y es, como demostramos todavía a menudo!!!) la participación. Pero eso está siendo comido con mucha rapidez por otros medios sociales de comunicación (Facebook, Twitter, etc.). De ahí una parte de mi reflexión: si ya no tenemos valor añadido por la participación y reacción inmediata, ¿qué nos queda? Evidentemente, hoy, la calidad de las fotos que proponemos; la extensión y documentación de nuestros textos sobre vinos, siempre en combinación con la frescura e inmediatez de la reacción. Y otras cosas que podemos inventar, sin tener que ser Gary V.!!!
Hay que seguir reinventándose, pero sobre todo, hay que seguir descubriendo grandes vinos!!!
Una abraçada pel teu extraordinari català, també!!!
Joan
PS. I per molts anys, que em sona que ha estat el teu aniversari fa poc!!!

vosgos dijo...

De acuerdo. Pero 'enseñar' son muchas cosas. Y lo de menos son las 'quisicosas' del mundillo del vino que mantienen a los lectores en una adolescencia perpetua. Hablo de otra cosa. Por ejemplo, este blog enseña algo (en otro sentido, de forma equivalente al del admirado Camblor): que hablar de forma madura y reflexiva sobre vino y lo que le rodea se hace sobre la base de una "forma de pensar", que se adquiere con constancia, pasión y formación de criterio propio. Enseñar esto me parece valioso, vaya. Y esto no quita que al mismo tiempo tú estés en un proceso permanente de aprendizaje. Pero se trata de un proceso de aprendizaje-enseñanza inconsútil, o sea, al que no tienen por qué vérsele las costuras.

J. Gómez Pallarès dijo...

No puedo negar, Vosgos, que lo has descrito muy bien. Y que me comparen con Camblor (con lo que él lleva bebido) es un honor.
Bromas aparte, creo que lo fundamental de lo que comentas y que es, también, una de las cosas que he querido destacar en este post, es que (PARA MÍ) es necesario tener un punto de vista, el que sea, pero propio. Desde aquí, cuanto se aprende y cuanto se enseña se enriquece y enriquece.
Creo firmemente en esto.
Lo de inconsútil, confieso, me ha llegado al alma. Conociendo la etimología, desconocía (DRAE) que se aplicara especialmente a la túnica de Jesucristo. Ese sí fue un buen trabajo...

angel dijo...

La verdad es que, al menos para mí, este no es un blog exclusivamente de vinos. Creo que, aquí, la forma en que se analizan las sensaciones que produce el vino, van mucho más allá de lo que sería una mera nota de cata por muy depurada que nos la puedan presentar. Yo, personalmente, aprendo con cada post tuyo y con las intervenciones de mucha gente que, aunque no conozca personalmente, he aprendido a apreciar y a valorar. Por supuesto qué van saliendo más formas de compartir y comunicar, pero para mí, un blog se acreca más a una reunión de amigos y aplicaciones como Facebook me parecen reuniones puramente sociales.

Dicho esto, si no existieran sitios como este ¿a quién le contaría yo que, hace un par de días, me he bebido una botella de Clos de Mesnil de 1992? ;)

Smiorgan dijo...

Cambiando totalmente de tercio, Joan, me permito un off-topic.
Cenando en un restaurate de Amsterdam el otro día, recordé tu frase sobre llegar al alma de una uva autóctona italiana, cuando probamos un Barbera d'Alba de Beni di Batasiolo (mis impresiones donde sabes). No creo que haya llegado a esa alma, pero te aseguro que me hizo disfrutar mucho mucho.
Saludos.

IGLegorburu dijo...

Interesante Joan. Uno de los problemas que pienso que PUEDEN tener muchos blogs viene cuando sus autores (yo tengo dos...así que voy bien servido) lo escriben con ánimo de ser leídos y buscando rápidamente ser referentes de opinión o algo por el estilo, y no como un mero espacio para contar sus experiencias, sus vivencias (son suyas, de nadie más) y sin más pretensión que esa. Ahí entra un juego o problema de luchas de egos. A mi me sigue gustando escribir, si me leen o no no es problema mío, si gusta lo que escribo o no es algo que se me escapa.

Al fin y al cabo, todos tenemos capacidad de elegir lo que nos gusta o no y la gente decide lo que le interesa o no. Criterios...

Aunque a veces pienso que parecemos borregos y necesitamos a a alguien que nos guie en nuestros gustos (en el vino es muy común con todo el tema de guías, gurús y demás)

No sé si me explico...posiblemente no. :-)

Un abrazo

J. Gómez Pallarès dijo...

Llevas razón, Ángel, tampoc para mí es solo un blog de vinos porque lo que pretendo hacer con él va más allá de la descripción de un vino. A veces lo hago, claro, pero siempre intento poner el dato que nos dé la clave (la que yo he encontrado por lo menos) de la comprensión. Por ejemplo, si no das más datos y dices que has tomado un Clos du Mesnol del 1992, la gente tenemos que suponer que ha sido uno de esos champanes que están en el Olimpo: un Krug Blanc de Blanc Clos du Mesnil 1992.
Amigo mío, lamento no poder ayudarte aquí: tendrás que ser tú quien nos regale aquí con el adjetivo que le pondrías a ese vino, del que he leído tantas cosas que, casi, es como si lo hubiera bebido. Sólo casi...
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Esta barbera, S., tiene una característica que hace que comprenda bien lo que dices: un aire rústico, una sencillez y una tanicidad que te hablan muy directamente de una tierra y de unos montes. Esto pasa con algunas ovas italianas, más que con otras quizás: me ha pasado con la bonarda, con la barbera, sí, con la foja tonda, con la lagrein y, sobre todo, con la teroldego.
En fin...que me encanta que te salgas del tema para ensalzar esta barbera!!!
Salud!
Joan

angel dijo...

A esto me refería Joan, yo puedo comentar que me he bebido un Clos de Mesnil 1992 y, en el 99% de los casos, la gente no entenderá la emoción que supone para mí el beber este champagne. Luego puedo comentar mis impresiones a nivel organoléptico (es absolutamente elegante, la burbuja más fina que he visto nunca en un champagne con menos de 20 años, denso, con un recuerdo a miel muy específico de los Clos de Mesnil de Krug, pan tostado, frutos secos -avellanas-, largo y mineral), podemos hablar del viñedo (1.85 hectareas cerca de Mesnil-sur-Oger en la Côte des Blancs; parcela orientada al sudeste, protegida por una valla y por las casas que la rodean lo que permite un microclima absolutamente especial), etc... pero, lo realmente importante para mí, es poder compartir con alguien esa emoción que te decía al principio.

Esto lo puedo aplicar a casi todos los comentarios que veo en este blog: si tú comentas tus experiencias en Mallorca, para mí trascienden el mundo del vino y son 100% fiables, si por ejemplo, Smiorgan, hace un comentario acerca de un Barbera d'Alba de Beni di Batasiolo, entiendo lo que quiere decir aunque no conozca el vino. Esto es lo que a mí, me aportan los blogs (no todos) con independencia de la gente que, por motivos de cercanía geográfica, he podido conocer.

Vamos, que si no existieran los blogs, habría que inventarlos :)

Jose dijo...

Desde mi punto de vista el tipo de interactuación existente entre los que visitan y participan de la conversación en un blog es muy distinta a la que se produce en FB o Tweeter. Me parece más reposada la primera (es la que prefiero) y la segunda más, digamos, look & kill; demasiado inmediata para lo que me mueve a mi.

En otro orden de cosas, Joan, creo que hay algo peor que pasarse la vida aprendiendo para enseñar. Creo que es mucho peor pasarse la vida enseñando a quienes no quieren aprender }:-/

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

En un mundo y con unas vidas en que se hace complicado poder compartir in situ este tipo de experiencias, Ángel, es bien verdad que un medio interactivo como el blo te permite compartir emociones que, antes, se compartían con las personas y la copa entre manos.
ES un poco lo que comentaba al final del post, ¿verdad?, de estar bebiendo en ausencia del lector, pero compartiendo sensaciones.
ESo está bien!
Salut,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo, Iñaki, que si un blog nace con la pretensión de ser referente de opinión con rapidez y su autor es anónimo, como es nuestro caso, comete un grave error. Comparto tu punto de partida: de una forma documentada (tú a ratos propones posts en los que se aprende un montón, porque es que sabes mucho!), uno va haciendo camino y compartiendo experiencias. Y su con los años (y para que en un blog se cumplan años, hace falta mucha voluntad!) puede acabar siendo, más que referente, fuente de información o de ideas sobre vinos.
Yo no he aspirado jamás a eso pero con los años compruebo que la gente usa el blog para esto. Y yo hago lo propio con muchos otros, tanto de vinos como de restaurantes, porque, aunque no os conozca personalmente, he podido comprobar la solidez de vuestras propuestas y mucho de lo que decís coincide con lo que pienso. Y cuando no coincide, que también, siempre es motivo de reflexión y de repensar mis posturas. Porque sois gente a la que respeto.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Sobre lo primero, comparto tu gusto, Jose. Verás que estoy probando lo de twitter y facebook pero la capacidad para desarrollar lo que quiero me la da mucho más el blog que otros medios. ESo le da, para mí, cierta ventaja si uno tiene el tiempo y el reposo de pensar bien sus contenidos.
Sobre lo segundo tengo amplia experiencia: no se puede enseñar a quien no quiere aprender. Sin más. No merece la pena. Cada cual tiene que encontrar su motivación para aprender, sea lo que sea, y después, sus apoyos para realizar ese aprendizaje. Si uno no quiere hacerlo, que alguien le haga ver la luz, es muy difícil. Ha pasado, coertamente, y pasara pero poco...
Joan

Anónimo dijo...

Lo importante no es decir que uno se ha tomado determinado vino que lo único que suena es a fardar de él, como el que se compra un cochazo
Lo relevante es manifestar el por qué te ha gustado y eso lamentablemente lo sabe muy poca gente, hablar de los suelos, de su orientación....
Fardar es muy sencillo, pero siempre habrá gente que entienda y pensará que una botella de 1992 en esa zona es una soberana tontería

Mariano dijo...

Gran post Joan. Hace pensar.

Pero también hace pensar en lo positivo de las cosas. Quiero decir que nada puede ser rompedor siempre, llega un momento que las cosas se estabilizan y lo que antes nos parecía innovador, ahora se nos puede antojar tedioso, repetitivo. Pero no necesariamente negativo.

Supongo que quien haya planteado su blog como algo innovador y se vea sumido en la masa, tal vez deba dejarlo (y nada más lejos del tuyo, siempre fresco, siempre reinventándose), pero habrá también quien simplemente lo vea como una forma de probar y compartir.

Y resulta que en esta línea de probar y compartir gratuitamente, el vino se ha democratizado como nunca lo había hecho. Los gurús, los rankings y las revistas, cúmulos de intereses, han pasado a ser un elemento más, y no sólo el único. Una ventaja así en un mundo con tantas marcas y tantos intereses en juego (que nada tienen que ver con el necesario disfrute del consumidor), el blog sigue siendo la nota de aire fresco, el tú a tú entre consumidores. Y no podemos perder eso.

Si yo un día dejo de escribir, no quiero que sea Peñín el único que me sugiera qué proximo vino probar, pues sigo prefiriendo que lo haga un señor como yo, que se gasta el dinero en sus botellas y que opina con sinceridad.

La democracia puede ser cansina, pero (¿quién no está harto de los políticos?) pero hasta ahora es el menos malo de los gobiernos, ¿no?...


¿Que la formula se ha vuelto aburrida?, pues hombre, algunas sí (posiblemente la del que suscribe entre otras) y otras no. Y "de vinis" o "la otra botella" son un buen ejemplo.

Y cuando no estan, se nota...

No sé si se entiende algo de lo que he dicho porque no lo he releido, pero bueno, con que no parezca una sucesión de estupideces, me conformo.

Un abrazote Joan!

Mariano dijo...

Gran post Joan. Hace pensar.

Pero también hace pensar en lo positivo de las cosas. Quiero decir que nada puede ser rompedor siempre, llega un momento que las cosas se estabilizan y lo que antes nos parecía innovador, ahora se nos puede antojar tedioso, repetitivo. Pero no necesariamente negativo.

Supongo que quien haya planteado su blog como algo innovador y se vea sumido en la masa, tal vez deba dejarlo (y nada más lejos del tuyo, siempre fresco, siempre reinventándose), pero habrá también quien simplemente lo vea como una forma de probar y compartir.

Y resulta que en esta línea de probar y compartir gratuitamente, el vino se ha democratizado como nunca lo había hecho. Los gurús, los rankings y las revistas, cúmulos de intereses, han pasado a ser un elemento más, y no sólo el único. Una ventaja así en un mundo con tantas marcas y tantos intereses en juego (que nada tienen que ver con el necesario disfrute del consumidor), el blog sigue siendo la nota de aire fresco, el tú a tú entre consumidores. Y no podemos perder eso.

Si yo un día dejo de escribir, no quiero que sea Peñín el único que me sugiera qué proximo vino probar, pues sigo prefiriendo que lo haga un señor como yo, que se gasta el dinero en sus botellas y que opina con sinceridad.

La democracia puede ser cansina, pero (¿quién no está harto de los políticos?) pero hasta ahora es el menos malo de los gobiernos, ¿no?...


¿Que la formula se ha vuelto aburrida?, pues hombre, algunas sí (posiblemente la del que suscribe entre otras) y otras no. Y "de vinis" o "la otra botella" son un buen ejemplo.

Y cuando no estan, se nota...

No sé si se entiende algo de lo que he dicho porque no lo he releido, pero bueno, con que no parezca una sucesión de estupideces, me conformo.

Un abrazote Joan!

J. Gómez Pallarès dijo...

Anónimo, el libre pensamiento es eso, libre...pero quien esté minimamente interesado encontrará fichas, notas e información variada sobre ese Krug del Clos du Mesnil (o sobre lo que sea). De todas formas, estoy de acuerdo contigo en que de lo que se trata es dar las claves para un entendimiento: qué es ese Clos, por qué es tan especial desde el punto de vista de su microclima, etc. pero eso no es lo que pretendía Ángel, sinó tan sólo compartir ese código oculto con los que sabemos más o menos de qué va. Y conste que yo jamás he podido probar un Krug de Clos du Mesnil...
Comparto el fondo de tu observación: bebas lo que bebas, en este medio hay que dar alguna clave para la comprensión del vino.
Joan

angel dijo...

Anónimo,
creo que tu comentario ilustra perfectamente lo que quiero decir. Si alguien piensa que yo digo que me he bebido una botella de Clos de Mesnil 1992 para "fardar", es que no tiene ni idea de lo que significa ese vino. Lo bueno de estos blogs, es que lo puedes contar y la gente (o al menos la mayoría) entienden perfectamente lo que quieres decir: que ha sido una experiencia fantástica y que la quieres compartir con gente que lo sabe apreciar; esto mismo, puede valer para un champagne, un vino de Miquel Gelabert, un Jimenez Landi, un rosado de Mark Angeli, etc... El que piense que este tipo de comentarios es para "fardar", es el típico que valora el vino en función del precio y, personalmente, creo que no es el caso de los lectores de este blog.

Y conste, que si he hecho el comentario acreca del Clos de Mesnil, ha sido porque entendía que venía a cuento del tema del post, pero no me considero lo suficientemente preparado para hacer un análisis de un vino tan especial.

J. Gómez Pallarès dijo...

La innovación es un gran tema, Mariano y ya sabes que algunos de los mejores cerebreos este país (y sus grupos de investigación) hace tiempo que andan detrás de su detección y evaluación. No es tan sencillo como decir o proponer "nuevo" = "innovador", por supuesto. Por poner un ejemplo, Gary V. fue nuevo = de los primeros en vender el vino a través de lo que era tv por blog. Pero sus sistema de venta, su modo de comunicar no es, en absoluto, innovador. Todos conocemos, en nuestros pueblos y en nuestros mercados, un montón de gente que vende como él desde hace muchos años.
Y por supuesto, que sea innovadora una cosa (si superamos el "filtro" de lo nuevo) noquiere decir que sea buena ni que sirva necesariamente parael progreso en un ámbito.
He ahí otra gran pregunta: ¿dónde está lo innovador = que provoca el progreso, en el campo de la comunicación en el campo de la comunicación en el mundo del vino? ¿Dónde lo innovador en el campo de la viticultura y la vibnificación?
Y tampoco vale decir que "innovador" es lo más tecnológicamente rompedor.
Yo tengo mis ideas sobre la primera pregunta, pero el auténtico siguiente paso lo tengo en la cabeza pero no sé cómo darlo, por falta de medios y de capacidad personal. Veremos...
La respuesta a la segunda pregunta, tras mucho dar vueltas por los campos y las bodegas, tras mucho probar en los últimos años, sí lo tengo claro. Y lo puedo decir: lo más innovador está en la más pura vuelta a los orígenes pero en unas condiciones sanitarias e higiénicas que jamás soñaron nuestros abuelos. Ahí, por supuesto para mí, es donde se están haciendo las cosas que hacen que gire la cabeza cuando pruebo un vino.
Y creo que se entiende bastante bien lo que dices!!!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Y no sé por qué ha salido publicado dos veces tu comentario, Mariano, lo siento.
Joan

Benjamín B. dijo...

Joan:
Hace poco anuncié que me mudaba a verema, de hecho han emigrado la mayoría de las entradas, así que había decidido dejar morir mi blog "original", pero me fue imposible. En el fondo hay sólo dos tipos de bloggers, los egolatras y los que no lo reconocen.
Conozco muy bien mis limitaciones, mi formación profesional es de arquitecto no de periodista, aunque sería falso decir que algo se pega de tanto leer. Mis pretenciones no son tan altas, con que me lean mis amigos y comenten de las tonterías que escribo me basta. Si me sumo al grupo de blogs aburridos o de poca sustancia, de verdad me tiene sin cuidado, de aquí no como. Así que relájate, tu blog tiene mucha calidad y mucha gente lo lee y comenta, ¿no basta con eso? Es muy difícil que a estas alturas descubras el hilo negro... :-)

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Benjamín:
no sé si perteneces a un grupo de blogs aburridos o no. No sé si tengo muchos lectores o no. Tú sabes más que yo de mí mismo: estoy nervioso, a lo que parece, porque si no, no me mandarías a relajar ("relájate" es imperativo). No sé si pertenezco a los bloggers ególatras o a los que no lo reconocen, aunque quizás pensarás que soy de los primeros. En cualquier caso, cualquier división radical como ésta (o perteneces a los unos o a los tros) no me gusta ni me hace sentir cómodo. No me pregunto, por lo demás, a qué grupo perteneces tú o cuales son las razones que te mueven a hacer cosas en este mundo de los blogs de vino. Pero me parece bastante claro (por lo que tú mismo cuentas) que no escribes sólo para comentar tus vinos con cuatro amigos. Quien quiere esto, se queda en la sobremesa tan ricamente y no se pone a publicar uno o dos blogs para que los lea cualquiera que pase por ahí, además de sus amigos, claro.
Mis pretensiones son altas, en efecto, pero por lo siguiente: ayer un amigo, compañero además de trabajo, me preguntaba "¿tú tienes necesidades o inquietudes?". Me quedé casi perplejo y le contesté que necesidades tengo pocas y las adapto siempre en función de lo que puedo y no hacer. Inquietudes tengo muchas y son éstas las que me mueven a no quedarme contento, sin más, con las cosas que hago. Pertenezcan éstas a la esfera de lo profesional o no. Tampoco yo me gano la vida con esto del vino, aunque ya dije en su momento que me considero un amateur muy amateur.
En fin...que he dicho muchas tonterías porque no consigo entender las razones que te mueven a escribir lo que has escrito. Y confieso, además, que no sé a qué hilo negro te refieres. El único que conozco es el de las Parcas y éste lo quiero bien lejos de mí!
A lo que no pienso renunciar, como dije hasta que me aburra, es a buscar nuevas formas de pasármelo bien aquí. Por supuesto, la primera y primordial, es seguir descubriendo nuevos vinos. Pero la segunda es no repetirme. Y ya dije que quien se sienta cómodo con su fórmula, bien está. Pero por ahí no voy a ir yo. Tampoco pretendo descubrir nada en especial o muy nuevo para todo el mundo. Mientras acabe descubriendo la sopa de ajo, pero sea yo quien la haya descubierto (aunque antes lo hayan hecho otros muchos), me doy por satisfecho. Casi me parece que te has dado por aludido en este post, cuando la única alusión real ha sido a mí mismo.
Saludos y perdón por la paliza. Es que en Barcelona es fiesta y ando con tiempo libre hoy...

Benjamin B. dijo...

Es bueno tener tiempo libre. Y no cabe la menor duda de que cada quien tiene sus prioridades. Paso por momentos de muchas decisiones importantes, y mi blog definitivamente no es una de ellas.

Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

En eso también estamos de acuerdo, Benjamín: mi blog no es tampoco una prioridad y las decisiones que tomo en él no son importantes. Mi blog es una forma de pasármelo bien, de comunicarme con gente que conozco y con gente que no conozco (verbi gratia túmismo) y una de las cosas que quería decir con este post es que cuando deje de ser algo divertido, el blog dejará de ser.
Sólo deseo que las decisiones importantes que tengas que tomar sean acertadas y beneficiosas para ti.
Saludos,
Joan

gemma dijo...

Hola Joan. Veig que els teus posts s'han de llegir a poc a poc i saborejant-los... igual que s'ha de fer amb els bons vins... Molt interessant... Petons

J. Gómez Pallarès dijo...

Ei, Gemma! Quina sorpresa! Val a dir que aquest és un post atípic, més aviat un antipost. De tant llargs en faig cada vegada menys perquè tinc la sensació que a la gent li agraden les coses més curtes i directes. Però tenia ganes de parlar de tot plegat. A veure si la setmana que ve puc treure el post "xocolater"!
Petons!
Joan

Carlos Rodriguez dijo...

Hola Joan, después de leer tantos comentarios poco me queda que añadir. Cierto es que la formula del blog se ha quedado algo obsoleta pero por otro sigue siendo una herramienta sencilla y que te permite olvidarte de la tediosa programación, la cuál hasta hace no tanto tiempo limitaba la expresión en la red, ya que tenias que añadir (en este caso) la pasión por el vino con los conocimientos informaticos lo cuál no tenía mucho sentido.
A mí, me apabulla,tanto twitter y tanto facebook, y no sé el motivo pero aún (y espero no hacerlo) no los he probado, ni quiero hacerlo. El blog es, como decía al comienzo, una herramienta sencilla que permite transmitir ya sea a 0 lectores o a miles las impresiones, sensaciones u opiniones de cada uno de nosotros. Cierto es, que a todos nos gusta tener lectores, pero en esto del blog a veces (y hablo por mí) escribes para tí, a pesar de saber que puede existir alguien que te lea, pero como probablemente no lo haga nadie te anima a sincerarte. Otra cosa,es que hayamos crecido tan rapido y ciertas fuentes vinicolas se sientieran amenazadas. Tampoco entiendo de qué, ya que un blog tampoco tiene tanta repercusión por no decir que ninguna. Pero, en un mundo tan exprimido como este del vino mucha gente ha tenido la tentación de aprovecharse de un espacio publicitario gratuito como son la mayoría de nuestros blogs.
Resulta cansino mantenerlos, eso es innegable. Veremos lo que depara el paso del tiempo, pero el blog está intimamente ligado al esfuerzo de mantenerlo y a la información que aporta a la red.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo que tú añadas, Carlos, siempre está bien porque eres un referente en este mundo de los blogs, precisamente por lo que ponderas: por su inmediatez, por tu sencillez y por tus opiniones sinceras.
Los blos siguen ofreciendo lo de siempre: una plataforma de comunicación sencilla y agradable. Pero como bien apuntas, en los años que llevamos aquí, otros medios se han apuntado al festival, facebook, twitter, videoblogs, tuenti, etc. Cada cual sirve para lo que sirve, cierto, pero facebook, en los últimos meses, aporta cosas que entran en directa "competencia" con los blogs, entre otras un netblogging, por asi decir. De ahí surge la idea (malinterpretada por algunos) de que o bien avanzamos en el concepto de blog o estamos por perecer, porque (en mi humilde opinión y a día de hoy), Facebook ofrece más y mejor. Ya me gustaría a mí ser también informático para poder llevar a la realidad lo que tengo en la cabeza para mi blog. Pero ni sé ni tengo suficiente dinero como para pagar mi blog 2.0. Osea que por ahora, me conformo con la reflexión, con un pequeño autotirón de orejas (para nada quiero que se piense que tiro de las orejas de los demás) y cuando encuentre el medio, pues intentaré encontrar eso que Benjamín llamaba hilo negro.
Finalmente, comparto mucho contigo esa sensación de compromiso y cansancio que conlleva mantener un blog: estamos solos en esto y o lo hacemos nosotros o esto se acaba.
Un abrazo,
Joan

younganissa dijo...

Benvolgut Joan,

He llegit amb molt interès aquesta "metanota" sobre els vins, els blocs i l'escriptura. T'has fixat que amb el meu ja tens 50 comentaris? A molts blocaires ja ens agradaria tenir-los en un any i tu els aplegues en una sola entrada. La qualitat marca la diferència i en el teu cas els reconeixements són merescuts. Disfruta-ho.

El facebook i altres xarxes socials semblen el bar del meu poble (Arbúcies) ara fa quinze anys. Crits i xafarderies i, de tant en tant, un comentari afinat. Els blocs poden ser més minoritaris quant a públic, però tenen un altre aire. Més reflexió i intimitat, crec.

Jo tinc un bloc de visites a restaurants que, de tant en tant, actualitzo. A mi em costa molt fer una entrada, però m'agrada. M'agrada seleccionar el lloc, escriure i explicar si he menjat bé. Escric per diversió i també, ja em perdonaràs la pretensió, per lluitar contra l'oblit de la memòria.

salut,

antoni

J. Gómez Pallarès dijo...

Perdona que contesti tan tard, Y., però els "bolos" dels nanos em porten de bòlit tot el cap de setmana...
Certament m'agrada que la gent se senti motivada a llegir i, sobretot, a participar quan escric alguna cosa. Però això dels 50 és absolutament poc habitual, consti! Ja saps que els blocaires estem més acostumats a que la gent llegeixi "des de l'ombra".
Em fa l'efecte que tens molta raó en això del caràcter dels blocs en relació a altres mitjans de comunicació: els blocs permeten més pausa, més reflexió, escriptura i lectura més reposades. Suppsos que és per això que els prefeixo encara que vagi fent proves en els altres formats.
Tothom escriu pel mateix, Y., ho confessi o no. I es fa des de la nit del stemps i des que qui escriu, senzillament, vol comunicar. No cal ni parlar de literatura: les pintades a les parets de Pompeia també lluitaven contra l'oblit!
Salut,
Joan

el pingue dijo...

Hola Joan.
Me parece perfecta esta "metablogada" que te has pegado. Me parece sensacional y NECESARIA. Si hay algo que, en mi humilde opinión, diferencia los blogs del periodismo o de los opinadores en general es la capacidad de los primeros en preguntarse/nos y reflexionar sobre: "¿Para qué? ¿Por qué? ¿Cómo?".
¿Son necesarios los blogs? No tengo ni idea y la decisión de seguir o no con ellos es personal. Quizá esa es la diferencia, de nuevo, con las revistas: yo puedo elegir no abrir el blog y, sin embargo, no puedo decir al dueño de la revista, periódico o programa de tv que "no me cobre esa página o esa imagen".
El blog es la casa de cada uno de los que escribe y cuenta su intimidad. ¿O acaso contar sensaciones no lo es? La "asepsia" no me interesa. Quiero "infectarme" con "gérmenes ajenos".
Abrazo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo, querido Roberto: de hecho, una de las características ante los demás medios de comunicación, es que el blog primigenio (después ha habido metamorfosis varias...) es la casa de uno puesta a la luz del público. Y allí es donde uno opina con libertad de lo que come y bebe! Uno se "moja", vamos, que es cosa que no suele pasar en otros medios donde lo más habitual es que todo acabe consiguiendo un término medio donde el elogio es bastante ponderado y la crítica negativa, si la hay..., también.
A mí tampoco me interesa la asepsia, si acaso la "limpieza", el decir las cosas de una forma correcta y educada, pero al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
Un abrazo!
Joan

Publicar un comentario en la entrada