11 mayo, 2010

Diebolt-Vallois Blanc de Blancs Brut NV


Viñedos en Cramant de Diebolt-Vallois

Es sábado (lo ha sido ya para el lector...) y Barcelona se da una tregua en esta primavera belga que nos está tocando vivir. Agua y más agua, gruesas nubes, breves apariciones del sol. Hoy es el primer día en que no hay dudas: hace fresco, pero el sol reina sobre nuestras cabezas, las rosas lo hacen sobre la ciudad entera (concursos, exposiciones) y Don Juan Carlos está siendo operado junto a casa. A él, como a todos los pacientes del Clínico, les deseo lo mejor. Conste. Pero mi cuerpo pide otro tipo de homenajes. Echo una ojeada a mi inseparable Maria Thun y compruebo que no será mal día para saludar a esta primavera con uno de mis champanes preferidos: luz y flor para un Brut Blanc de Blancs Non Vintagé de los Diebolt-Vallois.

Diebolt casa con Vallois (Jacques con Nadia) y dos tradiciones de la Côte des Blancs, entre los siglos XV y XIX, se unen para nuestro regocijo desde 1978. 11 hectáreas repartidas sobre todo entre Cramant y Cuis (Grand Cru y Premier Cru). En Cramant orientación sur y sureste, en Cuis noroeste y sur, con un subsuelo, siempre, donde domina lo calcáreo. El Blanc de Blancs obtiene su chardonnay, además, de parcelas de Chouilly y de Épernay. Se trata de un ensamblaje de dos añadas distintas, que ha hecho la fermentación alcohólica en depósitos termorregulados. Este champán ha hecho también la maloláctica, y se le nota no poco. Para bien. El "dosage" que se le aplica lleva a este brut hasta los 8 gr/L de azúcar.

Tiene unos aromas elegantes, casi maduros que delatan un momento espléndido para este champán, tras media hora de apertura de la botella (a 10-11ºC, más o menos, para sus 12,5% de alcohol, en este soleado mediodía de mayo), un color de paja fresca (poco agostada) y una burbuja discreta, fina y constante. Huele a frescor, huele a campo húmedo, huele a manzana algo ácida, huele a corteza de limón. Por lo que sé, lleva un año y un par de meses de degüelle y está, ahora mismo, muy bien. Delata un suave mineral de tiza de la de antes (cuando uno se manchaba las manos con ella) y su volumen y aposento en el paladar son bonitos y agradables, grandes y casi esféricos. Tras un buen rato, asoma el posgusto de una suave manzana asada. Puede que no sea un champán muy espectacular pero tiene de todo y muy bien puesto. Sobre los 23 euros (más IVA) anda y lo distribuye en Barcelona ahora mismo Vinialia. Algún día caerá su Fleur de Passion...


Etiqueta BdB de Diebolt-Vallois NV

Las fotos proceden de la web de Diebolt-Vallois, un buen ejemplo de trabajo bien hecho: calidad, sobriedad, información suficiente, buenas fotos.

8 comentarios:

Jose dijo...

Hola Joan,
desde un punto de vista lingüístico. ¿Se puede formar en castellano el plural de champán como champans? ¿la forma correcta no sería champanes?

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues llevas toda la razón, Jose...es una "catalanada". Lo corrijo ipso facto.
Saludos y gracias por la lectura atenta!
Joan

Jose dijo...

Nada hombre, siempre llevo el traje de Pepito Grillo bajo la habitual corbata ;^)

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Hay un adjetivo muy bonito en castellano para eso, dicho de buen rollo, conste!!! Algo pejiguero sí eres, pero yo soy del mismo estilo. Me leo las cosas!!!
Y hablando de temas serios, el champán éste te gusta? Tienes buen trato con Diebolt-Vallois? Es una de las pequeñas casas que me gusta!
Saludos,
Joan

Jose dijo...

Utilizo bastante ese adjetivo para definirme y ... ehem... también hay quien me lo dice, no sea que se me olvide que lo soy ;^)

No he probado nada de Diebolt-Vallois y es otra de esas etiquetas que tengo apuntadas para cuando sea menester.
Cada vez me apetecen menos, cuando se trata de beber champán, los "habituales" y más las etiquetas menos comerciales, menos conocidas quizá y que pueden ofrecernos más y mejores momentos.
Claro, que no bebo tanto champán como para poder seguir una línea enoargumental :-/

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Brochet, Bedel, Larmandier-Bernier, Prevost, Lahaye, Selosse, Laval, Egly-Ouriet, Clouet, Leclapart...tantos pequeños tan grandes...Yo tampoco tengo un hilo argumental concreto. Intento ir conociendo terruños, pueblos, modos de vinificar, maneras de tratar las uvas reinas de la zona. Bien, de hecho sí tengo un hilo argumental: pasármelo bien e intentar conocer a todos los que trabajan en ecológico y biodinámico en Champagne. Es un tema que me apetece!
Saludos,
Joan

EuSaenz dijo...

Precisamente hace unos días nos bebimos una botella de este champagne en la Taberna Viavélez y nos gustó mucho. Limpio, fresco, mineral y bien de precio.

Si cae en tus garras una botella de su Mis en Cave 1983 no lo dejes escapar, es un vino muy especial.

¡Viva el champagne!
Eugeno.

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo que tú no sepas de champagne, Eugenio!!! Tomo buena nota, si cae ante mis ojos, caerá esa botella!!!
¡Viva el champán!
Joan

Publicar un comentario en la entrada