07 mayo, 2010

Apostillas a un fin de semana...

uno, lentejas en La Cooperativa

en el Priorat. El que pasamos entre Porrera, Torroja y Gratallops el 1 y 2 de mayo pasados. Soy de los que piensa que si un viaje empieza bien, suele acabar mejor. Si empieza mal...quién sabe. El nuestro empezó de la mejor manera posible: con una comida, casi al asalto (gracias por hacernos un hueco, queridos Litus y Mia), en La Cooperativa de Porrera. Cada vez me gusta más este sitio: cocina que es síntesis entre la comarca y el corazón del Mediterráneo (del Líbano al Magreb, cualquier sorpresa de nuestro mar puede asaltarte), ingredientes básicos de proveedores conocidos, honestidad, buena música y vinos a precio de tienda. Me quedo con las lentejas de Pardines, con tomate raf y aguacate: sabrosas, suculentas, frescas, contundentes, ¡que viva la legumbre! Me quedo con un bacalao con pimentón de La Vera, extraordinario, sutil el morro, delicada su carne, explosivo el contraste con el pimentón y el aceite. Un platazo. Malos días para la cata (un nodo enorme encima de nuestras cabezas casi todo el fin de semana). Sabía que los vinos que sobrevivieran a eso, a la humedad y al agua, estaban destinados a algo grande. Llegaron pocos, como veréis, de pocos hablaré, pero los que lo hicieron, lo fueron en plenitud. El primero, el de esta comida: un Cims de Porrera 2001, que estaba en un gran estado de forma. Está concebido y se bebe ya como un gran clásico de la DOQ Priorat: joven, fresco, austero, mora bastante madura, ciruela y matorral. Profundo, vertical, llicorella húmeda, tomillo. Regaliz de palo. Un vino que, se diga lo que se diga, hay que seguir bebiendo: envejece como pocos.


arc de sant Martí des de Cal Compte

Retomamos el camino, satisfechos y en amable digestión. Suaves pendientes que van de Porrera a Torroja siguiendo el perfil del Cortiella. Tierras y viñedos entre estos pueblos y Gratallops, que conforman una de las zonas de privilegio en la DOQ. Llegamos a Ca'l Compte justo a tiempo para el siguiente gran chaparrón. Echarse una siesta bajo la cubierta de la casa centenaria, oyendo y oliendo al Priorat bajo la lluvia de primavera, levantarse y que las buenas tardes te las dé el arco iris, es algo que te reconcilia con el mundo y te hace pensar "venga, va...esperaré un poquito más a apearme..." Ca'l Compte está en el corazón de la comarca y se notan allí la fuerza y la tensión del Mediterráneo entero. Se me antoja que Julio Verne, cuando se "asomó" al volcán que le llevaría al centro de la tierra, tendría sensaciones parecidas a las mías: sentarse en este lugar, comer buen pan con aceite de olivos del Priorat, beber mejor vino, estar en la terraza e intuir la presencia protectora del Montsant, tener una conversación, todo eso es asomarse a las profundidades, a las raíces de nuestra civilización. Así somos y aquí, en estos elementos básicos, nos reencontramos y reconocemos. Con estos pensamientos en la cabeza y bajo cierto efecto Stendhal, marchamos hacia Gratallops. Allí, en la acrópolis del pueblo, nos esperaba el Tast amb Llops.

Mucho cariño en la organización, mucha amabilidad y profesionalidad para un encuentro que mezcló sensibilidades y objetivos bien distintos, desde los turistas que venían de muy lejos y pasaron casi por casualidad, hasta los profesionales del sector que subían de Falset para tomar el pulso a algunas de las bodegas señeras de Gratallops (con dos invitados de lujo, Vall-Llach y Descendientes de J. Palacios). Me pareció, eso sí, que todos lo pasábamos en grande y en el fondo, pienso que ése era el objetivo prioritario de la organización. El mío era otro, también, y es que soy así de tarado. Yo iba con la idea de ver si, en efecto y tal y como se me proponía, eso que se podría llamar "mínimo común denominador de un vino de Gratallops" existía o no. Y si sí, en qué consistía.

Tras probar los vinos de todas las bodegas del pueblo presentes (Clos i Terrasses, Laurel vaya; Clos Mogador; Celler Cecilio; Celler de l'Abadia; Clos de la Figuera; Celler Ripoll Sans i Saó del Coster), varios de ellos dos veces, mi conclusión es clara, puede que equivocada, pero clara: no existe ese mcd para Gratallops, como tampoco existe para Torroja (por hablar de los dos pueblos de los que he probado casi todos los vinos últimamente). Existen muchas bodegas, con viñedos en terrenos, orientaciones y alturas bien distintos; existen distintas formas de trabajar la cepa y de trabajar el mosto y el vino en la bodega; existen muchos y muy distintos vinos en Gratallops. Pero yo fui incapaz de sacar ese mcd, más allá de las habituales descripciones que uno podría hacer para un ensamblaje mayoritario con garnacha o cariñena. Esto no es bueno o malo, por supuesto, tampoco es una crítica ni tiene que ver con la bondad o no de los vinos catados. Es la conclusión al ejercicio que me propuse. También voy a ser muy honesto con lo que probé: ya he dicho que era mal día para este tipo de vinos (no pocos de ellos, procedentes de cultivo ecológico y algunos, confesadamente biodinámicos) y muchos de ellos se resintieron de la luna. Como lo hicieron, claro, de los meses que les faltan en bota y botella y, por tanto, del muy distinto grado de maduración del vino. De lo que probé y reprobé ese sábado 1 de mayo de 2010 por la tarde, me quedo con la ya conocida sensación del poderío y buen trabajo de la Partida Bellvisos 2008, de Sara Pérez y René Barbier. Me quedo con el Petit Batlle 2008 de Marc Ripoll, un vino fresco y con buena acidez y un paladar muy redondo y me quedo, sobre todo, con los vinos que presentó Fredi Torres, de Saó del Coster. Me pareció que era el único que intuía la necesidad de botellas mágnum en un día como ése. Su Planassos 2008, con 13,7% de alcohol, monovarietal de cariñena de cepas de casi 50 años, será un vino a tener muy en cuenta. Pero es que su Canyarets 2008 se me antoja como uno de los caminos que marcará el futuro del Priorat. Así lo siento. Así lo digo. Ahí estaba la mágnum, sin etiqueta, sin nombre siquiera el vino. La finca se llama así y es posible que así acabe nombrándose el vino. El viñedo lo marca todo porque el ensamblaje de ese vino es, tal cual y grano a grano, aquello que las cepas de ese terruño tienen. Mayoría de cariñena, pero también algo de garnacha, garnacha blanca (cómo fija el color, bufff)...Orientación norte, enorme frescor, especias, verticalidad de esas de Julio Verne, mineral enorme, más frescor y 12,8% de alcohol. Hay que seguir a estos vinos y a este tipo.

tres la terraza de Cal Compte

Tras las lluvias, que casi se llevaron por delante lo que, al final, fue un vibrante, extraordinario concierto del Gran Wyoming en la acrópolis de Gratallops, salió el sol. Y el segundo encuentro vínico del fin de semana, el Tast de Torroja del Priorat a Ca'l Compte, se presentó con los mejores auspicios posibles. Aunque el nodazo siguiera encima de nuestras cabezas...Impecable organización de nuevo, buen cátering (de lo que va a ser un gran restaurante en Reus: espero poder hablar pronto de él) y las bodegas de Torroja dispuestas, aunque aquí sin que ése fuera un objetivo confeso, a mostrar si existe un mcd para el vino de este pueblo. Aixalà i Alcait, Combier-Fischer-Gerin, Llicorella Vins, Mayol Viticultors, Melis, Vins d'Alta Qualitat fueron las bodegas, también con variedad de añadas aunque aquí predominó el vino ya a la venta o cercano a ella. Mi conclusión, ya la he avanzado: existen, en Torroja también, muchos estilos y maneras de afrontar el trabajo en el viñedo y en la bodega, existen terruños distintos, con alturas distintas y, de nuevo, fui incapaz de encontrar un mcd. Pensará el lector que, en el fondo, es lo de menos. Que una cosa es la voluntad, a veces más comercial que otra cosa, de identificar un "village" en el Priorat, y la otra que la degustación te permita hacer tal identificación. Y pensará el lector que lo más importante es que se encuentren vinos que gusten y den placer. Y punto. Y de estos, claro, también los hubo. Entre los que más me gustaron ese 2 de mayo estuvieron el Riu 2007 del Trío Infernal, un vino fresco y casi de acero, con volumen y profundidad; el Brogit 2006, de Mayol Viticultors, está en un momento bueno, con mucha fruta rica en la nariz, aunque algo madura, sirope, mermelada de cassis y un punto fresco, casi cítrico, muy agradable. De los "vins de poble", ya he hablado en más de una ocasión del de Terroir al Límit (de los otros vinos de esta bodega, el Manyes 2008 se mostró con una gran finura). El otro que me gustó y al que pienso seguir la pista cuando salga al mercado, es el Pardelasses vi de vila 2009, un vino de la finca Les Clivelles, monovarietal de cariñena, con orientación nordeste (de Torroja hacia Gratallops), con mucha frambuesa madura, fresco, infusión de regaliz, cassís. Yo le daría ya muy poca madera más y mucho inox y botella. Será un buen vino.

La foto central, con el arco iris, es de Joaquín, de Ca'l Compte.

16 comentarios:

Eduard dijo...

Joan,
Soy un fiel seguidor de tu blog y asistí también a la cata de Vins de Torroja.
No hablas de Melis, no te gustaron mucho?!
Saludos,

Lo Ferrer de Carxot dijo...

Buaaa! No sabes cómo te envidio (envidia sana, claro). Una fractura en la pierna no me permitió estar en Torroja.
No sabía de lo del Vi de Vila de Pardelasses. Ya estoy ansioso, aunque habrá que esperar unos cuantos meses, a no ser que Jordi pueda anticipar algo antes...

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, Eduard. Probé dos veces Elix y una Melis, estaban en la mesa del fondo que sale en la foto, junto al balcón que da al Montsant. La verdad: no es que no me gustarar. Estaban, dentro de todo lo que probé, en un nivel medio, pero aquí decidí comentar sólo aquello que, en mi opinión, nariz y paladar, más había destacado ese día. Elix y Melis no estaban entre esos. Por eso no los he citado. ¿Los encontraste en un punto bueno?
Saludos y gracias por el comentario sobre el blog.
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Lo siento mucho, Lo Ferrer!
Pero seguro que pronto recuperas el tono para volver a andar por Torroja, pueblo exigente para uno que vaya con la pierna rota, como todos los del Priorat, vaya!
Jordi comentó que le quedan unos meses a este vino y creí entender que a la botella iría sobre noviembre, pero vamos, si lee esto, mejor que lo diga él. Él consideraba que estaba como una tabla el vino, pero a mí me gustó de veras. Lo probé dos veces y anduve un buen rato con una tercera copa ventilando el vino. Creo que es de lo mejor que probé ese día. A ver si acierta en la fase final...
Saludos y a mejorar!
Joan

Eduard dijo...

Joan, gracias a ti por tu respuesta. Entiendo perfectamente que si así te parecieron, no los pongas en el post. Quería saber tu opinión, considerando que a mi me encantaron; los encontré con esa justa mezcla entre elegancia y robustidad. Muy intensos y ciertamente un poco más de botella la agradeceremos.
Saludos,

J. Gómez Pallarès dijo...

Eduard, yo atribuí esa intensidad a un "exceso" de madera y de tostado de la misma, y unos taninos de la misma en boca que no me gustaron. Es posible, suele suceder, que más tiempo en botella sea bueno para esos vinos.
Por lo demás, confieso que mis gustos también cambian y, aunque sé que se me criticará por lo que voy a escribir, busco ya otro tipo de cosas en los vinos del Priorat que estos de Melis no me ofrecen. Puede que esté equivocado, claro, pero ya se sabe...de gustibus nil disputandum est!
Todo queda bastante bien resumido en la palabra que usas: robustos. Cada vez más me gusta que esa elegancia y finura predominen sobre la robustez. Ese Cims de Porrera del 2001, pongamos por caso, es un buen ejemplo de cómo puede seguir evolucionando un vino bien guardado en la botella hacia parámetros de finura y de elegancia que, en el Priorat, cada vez me gustan más.
Sobre los gustos, finalmente, también entra el criterio del bodeguero y de sus técnicos, claro: cada cual busca hacer el vino que tiene en la cabeza y que intuye en sus viñedos. Los míos van por otro camino.
Saludos,
Joan

Eduard dijo...

Joan, te entiendo, además comparto lo que dices: la elegancia y la finura deben predominar; sinceramente no veo lo que dices sobre Melis, pero ésta es la gracia de una conversación como ésta. Aun así, confieso que Les Manyes fue para mi EL descubrimiento, comparto todo lo que dices sobre este vino. Me encantó, y efectivamente es un exponente del tipo de vino elegante y fino que había en esa cata, algo completamente distinto tantos Priorats.
Un saludo

J. Gómez Pallarès dijo...

Les Manyes 2008 será un gran vino, sin duda y ya empieza a mostrar buenas maneras. El único "problema" que tiene es su precio...en fin, la perfección no existe, por suerte para todos!
Joan

Eduard dijo...

Efectivamente el precio se dispara. En este caso parece que tú lo tienes mejor que yo, por la amistad que parece que os une con TALimit. Yo aprovecharé mi ventaja con Melis. Saludos y felicidades nuevamente por tus escritos.

J. Gómez Pallarès dijo...

No creas...mi única ventaja es que, en efecto, somos amigos y los amigos nos regalamos cosas. Y si amamos el vino, nos regalamos vinos!!!
Pero no compro a precio especial. Cuando quiero Terroir al Limit y no tengo botellas a mano, compro a precio normal. Para mi suerte, quizás L'Arbossar sea mi preferido!
Y si tienes ventajas, claro, aprovéchalas. Con todos estos vinos, por lo menos en mi experiencia, la "prueba del algodón" está en el envejecimiento. Cuando he hecho catas a 10 años vista, uno descubre la auténtica cara de los Priorats.
Gracias por tus palabras.
Joan

CELLER AIXALÀ I ALCAIT PARDELASSES dijo...

La veritat és que el vi de vila de Pardelasses havia i ha de ser el nostre vi més econòmic, encara que després del que dius m'ho estic repensant. Je, je, je!La nostra intenció és donar una sortida digna al nostre raïm, aquest vi l'hem elaborat 100% amb samsó pero tranquil que mantindrem la línia de preus del nostre celler. Mentre que
Si, Joan al mes de novembre és quan trèiem els vins de les barriques, però fins al mes de desembre no els passem a l'ampolla. L'explicació es molt senzilla al novembre es quan millor anem de calendari per passar a inox i deixar reposar per a embotellar durant l'advent tot i que aquest any el calendari ens farà anar a parar als últims dies de l'any.d'aquesta manera passem el de barriques a inox i a l'ampolla quan hagi reposat i el de l'any a barriques un cop l'hem premsat,sempre intentem tindre el menor temps possible les barriques que podem aprofitar buides.
com ja et vaig comentar segueixo el calendari per algunes coses.
Jo sempre e cregut que la primera feina per ha obtindre un bon producte s'ha de fer a la terra,al celler estem aprenent a poc a poc i ajudats per els consells dels amics i d'alguns bodeguers del poble, a poc a poc espero anar millorant tots els nostres vins.
pròxima sortida a la llum dels 2009 nit de vins el dissabte 21 d'agost.

Jose dijo...

Un día de estos en que te apetezca, en que te encuentres con ganas, sería muy interesante escucharte acerca de Prioratos con 10 años.

Saludos.

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Moltes gràcies per les teves precisions i comentaris, Jordi. El calendari és el que és i entenc bé les raons que dones (les botes, quant menys temps buides, millor), però jo tindria aquest vi menys en fusta i més en inox i ampolla.
En qualsevol cas, el públic bevedor agrairà molt que no pugis els preus!!!
D'això del 21 d'agost, ja en parlaràs!!! Pel que vaig sentir, serà a la vora de la piscina més bonica del Priorat, oi?
Salut!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

He hecho alguna de esas catas, Jose, aunque la más famosa, la que se llama del "decenio" (cada año, con los vinos de diez años antes, en la feria de Falset)...para acudir a ella (que te inviten, vamos), tiene uno que ser un auténtico VIP de la enología o de la comercialización del vino. Aquí, los auténticos amateurs, bloggers de tres al cuarto, ni estamos ni se nos espera...
Las que he hecho han sido aportando botellas y del bolsillo y bueno, puede que algún día diga algo sobre eso, aunque necesitaría tener un abanico de vinos más amplio. Pero alguna idea tengo, puramente empírica vaya, sobre cómo y por qué envejecen los vinos "modernos" en el Priorat.
También tengo algunos amigos que han hecho auténtica "arqueología" vínica, han encontrado botellas del Priorat con más de 30 años a sus espaldas y han sacado sus buenas conclusiones que, claro, aplican ahora a sus vinos...
Saludos!
Joan

Yuko dijo...

Mi profe, agradecida por tu siempre ayuda y tu profundo conocimiento y sensibilidad, y sobre todo por la amistad! :)
Aprendí y disfruté mucho en Gratallops y Torroja!
Mañana, estaré en Galicia con los clientes de Japón, visitando las bodegas. Muaks!
Yuko

J. Gómez Pallarès dijo...

Buen viaje, querida Yuko: Galicia es tierra prometida para los vinos, tanto tintos como blancos (rosados, menos todavía...), así que seguro que harás decubrir cosas muy interesantes a tus clientes.
Ya me contarás!!!
Es un placer compartir ratos de cata y charla contigo.
Un abrazo,
Joan

Publicar un comentario