22 abril, 2010

Ramón Coalla

En una entrada reciente, en la que hablaba del vino rosado de Mas Oller, Sibaritastur comentó que "el problema de Coalla es que en su web sólo sale una minima parte del Stock, hay que pasarse por alli o llamar por tlfno." Hubo un intercambio de informaciones y comentarios, centrado en la venta a distancia de algunas empresas que tienen tienda y venta presencial al mismo tiempo. Es un tema que me gusta, lo confieso, porque admiro la logística que hace falta para que un servidor de Ustedes, repanchigado en su cómodo asiento, pueda seleccionar, en el mundo entero, aquello que más le apetezca para que, al cabo de dos / tres días, alguien llame a tu puerta con una caja con el vino deseado. Hace falta mucho acierto y, además, arrojo comercial y empresarial porque es tema complejo: muchas expectativas y un buen margen para decepcionarlas. Hace falta también, en mi opinión, grandes dosis de transparencia y de información para que la gente no se sienta frustrada en su búsqueda: por ejemplo, en el caso que se comentó, en que alguien que sabe qué hay en una tienda, es incapaz de encontrarlo en la web de esa tienda. O, por poner otro ejemplo, en el caso en que una gran empresa, externaliza su venta telemática a otra empresa y los empleados de la primera dicen que no saben nada de aquello que hace la segunda.

Creo con sinceridad que uno de los mayores placeres del amante del buen vino es husmear en las tiendas, buscar y encontrar aquello que uno deseaba y, ¡mucho mejor!, aquello que uno no esperaba encontrar. Pero no todo el mundo puede vivir cerca de enotecas bien surtidas y, claro, en la era de internet, la venta a través de portales se ha convertido en una herramienta imprescindible de la nueva economía vínica. También se ha convertido en una herramienta que hace que las distancias emocionales sean cada vez menores y que el placer, cada vez más, esté al alcance de un click. El dueño de la tienda y de la página web que suscitó aquellos comentarios y esta breve reflexión, Ramón Coalla, de Coalla Gourmet, es persona a la que admiro. No le conozco en persona, pero he seguido su trayectoria y he visto como ha hecho evolucionar su empresa familiar hasta cotas que sus antecesores apenas imaginaron. Sé que Ramón pasa a veces por este cuaderno y le echa una ojeada. Ésta vez, también, y hace unos días me mandó una nota para explicarme por qué en su página web no tenía todo aquello que se encuentra en la tienda. De paso, me explicaba un poco la historia de Coalla. No quiso publicar en abierto y como comentario / respuesta al post estos párrafos por no parecer que se otorgaba un plus de publicidad. Lo hago yo, con su permiso, porque me apetece, porque aclara las cosas que nos preguntábamos algunos en ese hilo y porque ser el empleado / redactor / jefe de redacción / dueño único de este blog tiene sus ventajas, qué caramba. Uno decide, sin más, lo que cree más oportuno. Ahí van, pues, las palabras de Ramón:

"Joan, efectivamente, ya sabes que de vez en cuando me paso por tu blog aunque no suelo participar. Sobre las dudas que os asaltan acerca de nuestras actividades, estas son algo tan sencillo de explicar como que somos tenderos desde hace 55 años y que la pequeña empresa familiar ha ido evolucionando con los tiempos. Siempre pretendiendo dedicarnos a los vinos y alimentación de buena calidad, aunque en los últimos tiempos le hemos dado más énfasis al mundo del vino. Primero una tienda (la de Uria), luego la tienda especializada en vinos y gastronomía (Coalla Gourmet), la distribuidora, el aula de catas, la tienda online, la importadora y por último una nueva enseña comercial que queremos potenciar: Get&Go.
A pesar de llevar 55 años dando guerra, aún nos consideramos muy noveles y vamos aprendiendo día a día. Esta es una de las razones por la que nuestra tienda online tiene carencias, al igual que se pueden detectar carencias en el resto de nuestros departamentos. Sin duda, nosotros procuramos que esas carencias sean menores cada día, pero ya adelanto que siempre tendremos alguna ¡Nunca seremos perfectos!
Respecto a la falta de referencias en nuestro website, vamos poco a poco y no queremos meter todo el surtido porque tenemos miedo a fallar con roturas de Stock no previstas. Vender por Internet es muy complicado y has de mostrar una credibilidad intachable, no es lo mismo que te compren físicamente que a través de una pantalla, generalmente el cliente es más desconfiado en éste último caso. Para nosotros es mucho más coherente y primordial dar un servicio impecable a través de nuestra web que colocar de golpe y porrazo nuestra tienda física en la red y presumir de la cantidad de referencias que tenemos. Garantizo que no seríamos capaces a dar un servicio impecable de esa manera y ese no es nuestro estilo. Siempre odié aquello de ofrecer en una carta de vinos, en una pantalla de ordenador o a través de un escaparate vinos o productos que después no tienes disponibles. En todo caso, cualquier persona puede consultarnos por email la disponibilidad del vino en el que tengan interés. De hecho, así lo hace mucha gente.
Vuestros blogs son una fuente inagotable de aprendizaje, por la parte que me corresponde muchas gracias por vuestra aportación.
Saludos
Pd. En nuestra tienda física tenemos la mayor parte de los vinos de Carlos Esteva de Can Rafols y otros que no aparecen en nuestro website
Ramón Coalla. COALLA GOURMET"

Rosé d'un Jour 2008

Uno de los mayores placeres de la tienda telemática de Ramón es tener a mano la producción de un emblema de la agricultura ecológica en Francia: Mark Angeli. Y una de las joyas de la producción de Angeli es su vino rosado, Rosé d'un Jour (en este caso 2008), Vin de France porque la AOC Rosé d'Anjou rechaza, año tras año, a este, con plena conciencia, inclasificable vino. Mi amigo Víctor publicó hace un tiempo una nota donde explicaba las características básicas de este rosado, hecho con la variedad grolleau gris de una sola parcela y con uva afectada parcialmente por la botrytis cinerea. 2008, como en general sucede con cualquier etiqueta de este genio irreductible, es distinto a 2007 y, de hecho, no suelen salir dos botellas exactamente iguales. A algunos parecerá un defecto, para mí es una virtud y un aliciente de este tipo de vinos, nacidos de la biodinámica. 2008, ahora mismo, es un rosado casi denso y algo glicérico y con generosos cristales de sal de tartárico en el cuello de la botella. Es un vino de un precioso color coral rosado en pleno, revuelto, arrecife. Es un vino con bastante azúcar residual (me atrevería a decir que más de 20 gr/L) y con una mínima pero perfecta segunda fermentación en botella (mi botella, claro). 11% de alcohol para un rosado que yo he tomado sobre los 12ºC. Es un vino antiguo (lo decía un hijo mío, con una nariz de gran intuición), que conserva el sabor de aquello que ya no es pero fue. Un vino sin filtrar ni estabilizar, un vino "jus de raisin fermenté, sans sulfites ajoutés". Humedad y amabilidad al mismo tiempo, madroño estrujado en tu mano en la mañana de otoño. Es un vino que suena mucho a descube: abres el grifo, sale el zumo fermentado, una copa, y ahí está el vino. Zarzaparrilla. Échale unas fresas de Ordesa a una de esas gaseosas caseras de cuando éramos niños, imagina un sirope de la mejor y más pura grosella con un poco de sifón. Todo suena a antiguo, todo suena a noble, todo sabe a auténtico. Una gran experiencia, absolutamente recomendable aunque no fácilmente explicable o asumible. Ante Angeli uno se descubre porque nunca se sabe qué pasará cuando se abra su botella. Es el tipo de sensaciones que me gustan ante un vino y Ramón Coalla me ayuda, como tantos otros, a materializarlas de vez en cuando. ¡Gracias!

Este post es absolutamente natural y ha sido escrito sin aditivos de ningún tipo y tal y como ha salido del teclado. No lleva correcciones, ni conservantes ni otros aditivos políticamente correctos. Ha salido tal y como lo siento y ha sido escrito en un trayecto de AVE Madrid-Barcelona, en la vigilia del dia de Sant Jordi de 2010. Osea, ahora mismo, a las 19,06 minutos de este día de gracia en que Madrid lucía bonita y los campos y frutales están en flor, con millones de abejas completando gozosas su labor.

30 comentarios:

Toni dijo...

No le dores tanto la píldora a Ramón que luego se nos viene arriba y cualquiera lo aguanta. ;-)

En serio, en un crack y lo mismo sus acólitos Santi, David, Pablo, etc.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bueno, Toni, ya sabes que yo voy a lo que siento. Y en este post, más. Ha salido como ha salido, sin repasos ni reflexiones, tras zamparme ayer (bueno, no...siempre dejo un poco de estos vinos para ir siguiendo la evolución algunos días). No conozco a la gente que trabaja con Ramón pero sé de sus bondades: un catálogo como ése se construye a base de mucho trabajo colectivo!!! No sé si tienen grandes amistades o no, pero para mí, Coalla, junto con Joan València y Quim Vila, spn el tridente de la selección / distribución en este país. Han sabido tener la intuición, encuentran o se hacen encontrar grandes vinos, y saben vender. Y conozco a parte de los equipos de Joan y de Quim. Así es que seguro que Ramón tendrá un perfil de colaboradores parecido.
No he dicho nada de la contraetiqueta interior del Rosé d'un Jour 2008: no tiene desperdicio!

angel dijo...

Pues nada Joan, que coincido contigo al 100% en tus comentarios acerca de Ramón Coalla (tampoco le concozco personalmente pero admiro lo que hace) y al 120% en tu admiración por Mark Angeli: cada botella suya es una auténtica fiesta

SIBARITASTUR dijo...

La primera vez que entre en la tienda de la calle munuza , me quedé impresionado. Era muy al principio de mi interes por el vino.
Nunca podré agradecerle lo suficiente, el lujo que tengo a 28 km de mi casa.
Para una región enana como esta, tener esa tienda, con ese stock y selección de vinos, es de admirar, ¿cuantas regiones y ciudades no tienen ni la mitad?.
He oido por ahí, no se si es cierto o no, que Gijón es la ciudad de españa donde mas vino por persona se consume, y eso, si es así, se lo debemos en gran parte a Ramón y su equipo.
Hablando de la venta por web, entiendo las razones de Ramón para llevarlo así, pero para alguien que no vive en su ciudad es una "putada" no poder tener en el ordenador todo lo que hay disponible e ir a tiro fijo.
Aún recuerdo la presentación de Viña Tondonia en la laboral de Gijón, nos regaló (como pequeña crítica que no podía faltar, por favor, para la siguiente cobra entrada) a todos (mas de 300 personas) una selección de quesos ( no recuerdo bien pero mas de 30 )y muchísimas botellas de añadas antiguas de la bodega Lopez heredia, eso fue impagable y lo regaló, sin mas comentarios, habla por si mismo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Ahí le han dado, Ángel, que este tipo, en su radicalidad, va directo a las raíces de las cosas. Esa sinceridad absolutam, esa frescura impenitente y ese tener claro qué quiere uno me gustan. En vino, sobre todo. Ni mercados ni públicos ni leches.
Como me decía Ramón, tampoco es que a priori pueda uno decir mucho, ¿eh?, porque todos sabemos que abres una de estas botellas y te puede salir de todo. Pero cuando te sale lo que la tierra y Angeli llevan dentro en forma de vino embotellado es una pasada. Este pequeño autohomenaje que nos hacemos, con el Rosé d'un Jour, va dedicado al empeño de Ramón y de otros (no está solo en esto, para suerte de los consumidores), de ofrecernos productos tan complicados de "colocar" como éste. Que siga por muchos años!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias por tu comentario, S. Yo creo que la relación entre lo que uno tiene realmente en stock y lo que uno pone en la red es la clave de esta parte del negocio.
Husmear y bucear en la tienda nunca podrá sustituir la compra en la red, y eso hay que preservarlo, por ejemplo, no poniendo todo el stock en la web.
Pero creo también que es importante informar a la gente, en primera página y en abierto: "lo que hay en esta web es una selección de lo que el cliente puede encontrar en tienda". Y así todos sabemos a qué estamos.
Me queda esa visita pendiente a la tienda...a ver cuándo se me pone a tiro una visita a la ciudad.
Un abrazo,
Joan

Anónimo dijo...

Tengo un pequeñísimo y recién nacido negocio de hostelería al que Ramón y su equipo provee de casi todas las referencias con las que trabajamos. Y aunque no suelo ser de los que postean en los blogs que sigue, esta vez me voy a permitir el exceso de decir lo que pienso. Admiro a la gente humilde y el día que vi hablar a Ramón en la presentación de López de Heredia supe que él lo era y por eso hoy es lo que es, escribo porque me gusta la gente que entiende que las empresas las hacen las personas que trabajan en ellas y creo que Ramón piensa igual y por eso tiene el equipo que tiene, porque me gusta la gente honrada y a mi, hasta ahora, siempre me han demostrado que lo son, porque, no se porqué, hay empresas que a uno le gustan, por la percepción de cómo se gestionan, por su imagen corporativa, por la seriedad con la que trabajan , por cómo hablan sus colaboradores de ella, por lo que comentan, o no comentan que a veces es mejor, otros compañeros que también le compran o por lo que dice mi madre cuando les compra por Internet, en fin, empresas que te inspiran una especie de envidia sana que hace que te digas a ti mismo: "Yo de mayor quiero ser como ellos".
Y lo más simpático de todo es que todavía no lo conozco. Me han dicho que me pase por el Get&Go a tomar un vinín con él así que cualquier día de estos me dejaré caer por ahí a ver si, de paso, aprendo algo, hasta entonces, y dado que cuando las cosas se hacen bien también hay que decirlo, aquí dejo mi humilde punto de vista.
Y que quede claro porque, al fin y al cabo, que yo piense todo esto no es obra de Ramón (y ahí el mérito), al que repito no conozco, sino de aquellos con los que yo me relaciono y que han sido capaces (y no es moco de pavo) de que yo hoy me lance al ruedo para dar la cara por los que trabajan bien y decir que ojalá todo el mundo de la distribución funcionase igual. Un 10 para Titi porque conozco poca gente más humilde, transparente, fiel a sus principos y dedicada que él, y además es un encanto. Otro para Oscar, porque nos echamos unas risas con él, porque si hay que ir a pescar se va, aunque él en vez de pescarlas las conquiste, y por ser el único capaz de cerrar una venta a base de Mentas Poleo, sin decir que es de Coalla y sin falta de dar la turra con el dichoso catálogo, de los pocos que conozco que entiende que, para vender, primero hay que saber dónde vas a vender, otro para David Barro, porque, aunque es un poco gruñon, también es un crack y desde el principio hubo feeling, y siempre lo tienes disponible para cualquier cosa, y otro para Gerva que, aunque no tenemos demasiada relación, sólo hizo falta un fugaz viaje a Toledo para darme cuenta de que, en Coalla, todos son del mismo tipo, buena gente.
Si no lo digo reviento... Un saludo!!

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues hala, ahí queda la impresión de un profesional de la hostelería cuyo nombre no conocemos. Pero lo que dice es bonito y correcto y está bien dicho. Así que publicado queda.
Es curioso, y ya me ha pasado más de tres veces desde que tengo este cuaderno abierto al público, que uno llega a tener la intuición de cómo son las personas antes de conocerlas físicamente. Uno intuye puntos de complicidad y de confluencia, claro, y a veces acaban materializándose en encuentros interesantes!!!
Por sus hechos les conoceréis!!! He aquí un buen ejemplo.
Saludos,
Joan

txangu dijo...

Está muy bien querer vender calidad, pero quizá Coalla no se dé cuenta de que hoy en día compramos desde el ordenador, con la ventaja de que en media hora puedes husmear en 10 tiendas de todo el mundo. Para evitar esas rupturas de stock, nada tan fácil como tener una única base de gestión de stock, en la web y en la tienda física. Son incontables las tiendas de vino en internet en las que entro y me dicen claramente el número de botellas que les quedan.
Por supuesto, nada puede sustituir a ir directamente a una tienda, pero muchas veces nuestros horarios no son coincidentes, y con una tienda web bien hecha, una persona te compra 10 cajas de vino a las 2.30 de la madrugada en un rato de insomnio.

Jose dijo...

Ya hago yo de Pepito Grillo, que lo cortés no quita lo caliente...

Para no particularizar el asunto en Coalla; me temo que el problema es de todas las tiendas de vinos que pueblan la internet en España. El problema de la gestión de stock y logística asociada es un problema reseñable pero que esencialmente atañe a todas las tiendas que venden por este medio, si bien hay que admitir que la gestión de un producto como el vino tiene unos requisitos que, p.j., no tiene los libros o los CDs.

Desde mi punto de vista hasta que estas no sean capaces de mostrarse eficientes en la oferta las tiendas on-line seguirán siendo las hermanas pobres e irreconocibles de las físicas y esto desde luego redunda no sólo en un peor servicio para nosotros, los clientes, si no en el desaprovechamiento absoluto de una canal de venta que revierte en las tiendas mismas.

No sé a vosotros, pero llámese la tienda como se llame, a mi esto me genera una frustración absoluta y me suele quitar, al menos unos minutos, las ganas de comprar en la tienda que sea :-/////

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo, Txangu, que la fase tecnológica del stock vinulado a la página web no ha llegado todavía a la página web de que hablamos.
Los negocios de vino que nacen sólo para internet son así, pero éstos otros, que nacen de una tienda con muchos años de historia, tienen otro recorrido.
Por lo que dice Ramón, falta de voluntad no hay. Es una cuestión de prioridades y lo del stock vinculado a la web ya llegará.
Saludos,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Buenas, Jose, siento haber visto tarde la "moderación" de tu comentario y que lo haya publicado tarde...todavía no entiendo por qué a veces la moderación me es avisada a través de una cuenta de correo @ y otras veces, la tengo que leer en Blogger.
En fin...que abundas en el tem ade la confianza / desconfianza que genera la venta telemática sobre todo cuando conocoes qué hay en la tienda.
Creo que el mayor reto al que se enfrenta este tipo de ventas (tema logístico aparte, que no es ni mucho menos menor) es ése, el de la confianza.
Yo conozco a la gente que está detrás de Coalla, sé qué tienen en la web y NO sé que tienen en la tienda. Me quedo con la imagen del producto en la web y estoy tan contento y feliz porque hay un montón de cosas en esa web que me interesan y cuando compro, en dos días lo tengo en perfecto estado en casa. Lo mismo me pasa con Fernando Angulo: sé qué tiene en la web y NO sé que tiene en la tienda de Ronda, pero lo que tiene wn web me interesa tanto que cualquier posible frustración (también él me ha dicho alguna vez que la web no está actualiza en relación con lo que realmente tiene en tienda y en almacén) se desvanece.
Yo creo que el tema fundamental sigue siendo el de la información, la transparencia y la generación de credibilidad en este tipo de ventas. El tendero telemático tiene que ser mucho más escrupuloso que el presencial porque la gente que NO ve el producto es mucho más suspicaz. Tiene que dar mucha más información y de mejor calidad que en la tienda (¿cuántas tiendas que tienen botellas de Angeli cuentan lo que Ramónen su web?: ninguna!) y lo más importante para mí. No considero esencial que tengan exactamente lo mismo en tienda y almacén que en web. Lo que considero esencial es que tengan un perfil en la web, lo expliquen y ése, lomantengan impoluto, perfecto y a rajatabla.
Una web no tiene por qué tener el perfil generalista de una gran tienda, puede y (creo) debe tener ciertas líneas de especialización, las que el propietario considere adecuadas en función de su perfil de vinos, de aquello que él tiene y distribuye que los demás no tienen, en función del tipo de cliente al que quiere llegar.
Las grandes cadenas jamás harán eso (lo de Lavinia es lamentable). Eso sólo está al alcance de unos pocos, que tienen negocio y caneza pensante detrás, que no hacen las cosas sólo por negocio sino porque conocen a los productores, los buscan, los eligen saben como trabajan, etc.
A ver si alguien da un paso adelante y entramos ya en la web 2.0 de la venta de vino telemática, que hace demasiado que andamos con las mismas cosas.
Saludos,
Joan

SIBARITASTUR dijo...

A pesar que he hecho crítica de las webs de tiendas, tambien es necesario y de recibo, hacer una reflexión:
-¿sabemos lo que cuesta un programa que pueda hacer bien la gestión del stock?, una pasta.
-Todos pedímos mas actualización de los vinos disponibles, ¿sabemos lo que cuesta una web ágil, que funcione bien y sea dinámica (no solo hay que poner el stock, sino poder acceder a los datos de manera ágil, directa y sencilla)?, una pasta.
-¿sabemos que cantidad de personal personal es necesaria, y su coste, para mantener una buena web, un buen programa de gestión?, al menos uno, una pasta.
Tirando por lo bajo, a una empresa de este calibre tiene que acometer una inversión de 23 mil € (una persona por un año de trabajo, mas el programa, mas la gestión). la pregunta, se vende tanto vino, o el margen comercial justifica lo suficiente como para rentabilizar esa inversión?.
Yo me lo pensaria mucho como empresario, aunque al fin y al cabo, soy un consumidor que solicito ese servicio.

J. Gómez Pallarès dijo...

Todo lo que preguntas, S., tiene que contestártelo un empresario que esté directamente familiarizado con los costes de emprender una web-enoteca desde cero. Conozco a alguno: a ver si pasa por aquí y dice algo.
Yo creo que el coste informático puede ser menor y que lo que cuesta, realmente, es tener a una persona que esté actualizando el contenido, siempre según la línea que le marque el empresario.
Sigo pensando que no es tan importante que una web que tiene tienda detrás lo dé todo. Lo que tiene que dar al 100% es transparencia, buena información, solvencia y rapidez, además de seguridad en el pago.
Creo, por lo demás, que el paso siguiente, la nueva versión 2.0 de una página web dedicada a la venta de vino todavía está por dar. Conozco algunos proyectos, pero todavía no se han materializado.
Joan

SIBARITASTUR dijo...

Joan, no hacía una pregunta para ser contestada, era un pensamiento, una reflexión al respecto.
Los números pueden ir arriba o abajo, y si lancé una pregunta, ¿se vende tanto vino como para acometer esa inversión?.

J. Gómez Pallarès dijo...

Yo creo que quien lo hace lo hace para completar una gama. Quien vive sólo de la venta telemática de vino no sé donde tiene su umbral de negocio, la verdad.
Lo preguntaré porque algunos de estos negocios los he visto nacer en los tres últimos años, otros estoy viendo ahora mismo cómo los están engendrando, en alguno incluso he echado una mano (a nivel de selección o de comentario), pero plan de negocio e índices de rentabilidad, no he preguntado jamás por ellos.
Lo haré.

Jose dijo...

Las preguntas retóricas de Jorge (Sib) son un pez que se muerde la cola...
¿Cuánto deja de ganar una tienda por no acometer esa inversión?
¿Cuánto dejará de ganar cuando otras sí lo hagan y se lleven ese pedazo de tarta?

Yo, como cliente, pido. Y lo cierto es que pido eso mismo que indica Joan en última instancia. Los números, en cualquier caso, no los echaré yo... pero la tienda que me de ese servicio y con esas características, me tendrá como cliente. Las demás, sencillamente, no.

Saludos,

Jose

J. Gómez Pallarès dijo...

Para ser sincero: en todas las tienda de venta a distancia de vino en las que he comprado jamás he tenido ni una decepción, ni un sobresalto, ni ná de ná.
Sabía qué compraba, sabía que ellos lo tenían y otros, presenciales, no (por lo menos, NO para un cliente minorista y de a pie como yo, que ése es otro tema...), me convenía el precio (más por la relación entre coste y oprtunidad que me ofrecían), he comprado. Y todos satisfechos. Lo he hecho en Coalla, lo he hecho en la Enopateca, lo he hecho en BCNWine, lo he hecho en Milesim (en su momento) y siempre he encontrado satisfacción. Eso sí, no sé qué tiene Ramón Coalla en la tienda o en el almacén, tampoco qué Fernando Angulo. BCNWine es sólo virtual y Milesim lo era también.
Por exclusión, claro, quedan algunas otras que se han nomnbrado aquí, en las que no compro, directamente, porque no me ofrecen nada de lo que acabo de comentar.
Seguro, por lo demás, que hay por ahçi, en la red, algún artículo que ya ha analizado este tipo de negocios y sacado conclusiones.
Joan

Anónimo dijo...

He leído con mucho interés el artículo y los comentarios hechos por todos vosotros porqué tengo una tienda online donde vendemos vinos y siempre se quiere saber más de los consumidores.
Me permito hacer un comentario desde el otro lado. Contextualizo: nuestro negocio és muy pequeño y no se parece en nada a los que se han comentado.
Desde mi punto de vista la clave de todo está en lo que se pregunta Sibaritastur, combinado con la honestidad.
Hacer rendibles los valores que remarcáis de Coalla cuestan muchos años. Joan dice en su artículo que es Ramón quien ha hecho crecer la empresa a límites que sus antecesores no imaginaban, pero seguramente ha sabido sacar provecho a una base que han tenido que trabajar otros durante años. Y que quede claro, hacer lo que Ramón no tiene nada de fácil!
Pero la honestidad, y más para los negocios online, es cara y muy difícil de transmitir. No es lo mismo hablar un par de minutos con el tendero en una tienda de vinos que limitarte a navegar por las páginas de una tienda online.
Respecto a la información que nosotros tenemos online en nuestra tienda, hemos apostado recientemente por recortarla para poder ampliar tranquilamente la gama de productos.
Somos distribuidores, pero para tener una tienda online tenemos que ofrecer un catálogo de productos más completa que la que tenemos para profesionales. Para solucionarlo nos proveemos de otros distribuidores (como cualquier tienda). Antes simplemente comprovamos que sus tiempos logísticos encajen con nuestro compromiso con el cliente y que tengan el producto en óptimas condiciones. Nosotros no nos comprometemos a lo que no podemos hacer, però no podemos presumir de rapidez en el 100% de los casos y por eso no lo hacemos. Seguro que perdemos ventas por este lado, pero la confianza del consumidor cuesta más de ganar que de perder.

J. Gómez Pallarès dijo...

Me interesa mucho tu punto de vista, anónimo, y agradezco tu deseo de intimidad / anonimato. Pero, si te parece, sería muy interesante para saber de qué hablamos, que te identifiques y nos hables un poco de tu negocio, con nombres y apellidos. No te preocupes porque alguein te acuse de autobombo o de propaganda: yo te doy permiso y me interesa mucho el comentario!
Gracias,
Joan

MoltBo.com dijo...

Gracias Joan, yo soy el último anónimo.
Nuestra web es www.moltbo.es. Se trata de una tienda online de productos artesanales de la gastronomia catalana. En lo que concierne a los vinos, nos especializamos en vinos de diferentes DO catalanas.
Creo que es interesante ver las explicaciones que detallamos en "Quienes somos..." (http://www.moltbo.com/privacy.php)
Aquí explicamos como trabajamos y los plazos aproximados de entrega.
Saludos,
Oleguer

Smiorgan dijo...

Nunca he comprado nada en Coalla...aún. Pero, sepa usted Señor Ramón, que justo el día en que me decidí a comprar el lote "Descubriendo a Piron" que ofertaban...lo habían quitado del catálogo. Una puntería total la mía :)
En fin, todo se andará.
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Muchas gracias por las precisiones, Oleguer. Será interesante que la gente mire quiénes sois, cómo os definís y trabajáis y vea qué vinos y otros productos tenéis.
Prometo hacerlo!
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues pena, lo de Piron, otro de los fetiches de Ramón Coalla y algunos otros...Persevera, amigo!
Saludos,
Joan

avelino dijo...

Conozco personalmente a Ramón y a buena parte de su equipo, y he de decir que no creo que haya muchas personas en el mundo del vino en España con mayor humildad (en el buen sentido de la palabra), ni con mayores ganas de hacer bien las cosas que Ramón.
Hacer lo que están haciendo en nuestra región es para ponerles un monumento (ojo, con la complicidad de una generación de hosteleros con ganas de cambiar las cosas, y también de un público que, quizá por tener poco vino propio, tal vez es menos reacio a probar cosas nuevas).
La página web me parece lo suficientemente buena, tanto en información, como en catálogo, como en accesibilidad, y sobre todo, teniendo en cuenta que no deja de ser una Pyme de origen familiar y que tiene que ir pasito a pasito con buena letra (que las cosas están complicadas para todos, y las ventas on-line tampoco son la panacea para ningún negocio, de El corte Inglés para abajo).
Buen equipo, ganas de hacer cosas, profesionalidad.... seguid así.

PD: Smiorgan, ya me extraña que hoy mismo no se hayan puesto en contacto contigo para intentar arreglarlo.

Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Bien apuntado, Avelino, lo del contexto. Eso es muy importante para calibrar qué se está haciendo en Coalla Gourmet y para darle el valor y la importancia que tiene. Creo que ha quedado claro en el hilo, además, que la venta telemática es un elemento más de la marca pero no el más importante y decisivo, creo, en el balance de un negocio, que nace y se hace en la presencialidad. Pero cada paso que se dé tiene que ser en esa buena dirección de claridad, rapidez, calidad en el servicio y en la seleccion de vinos. Si le añades la información que ponen los de Coalla, la página web de Coalla es de lo mejor que hay en España ahora mismo, aunque irán mejorando, sin duda.
Gracias por el comentario,
Joan

celest dijo...

hola. que site mas entreenido. necesito mandar a un domicilio en barcelona un par de ricos vinos desde miami. que me acepten la tarjeta y me dejen elegir precios. donde voy?

J. Gómez Pallarès dijo...

Pues Celeste, si buscas en Google cualquiera de las tiendas de Barcelona que hacen envíos para llevar a casas, podrás hacerlo desde Miami: Vila Viniteca, Lavinia, seguro. Y de pequeñas conozco un montón pero no sé si ofrecene ste servicio. Esas dos he visto que sí lo hacen.
Joan

Anónimo dijo...

A todos los contribuidores a este blog....
Hablais muy bien de Ramon, y yo que lo conozco desde que nacio, les aseguro que es todo eso y mas! Herencia de su padre, mi primo.
Con mucho gusto he leido todo este blog desde USA. Lastima no estar mas cerca para ir de compras a las tiendas COALLA... they are the best!
Maria

J. Gómez Pallarès dijo...

Hola, María, y muchas gracias por pasar por este blog! Yo también tengo bien lejos las tiendas de Ramón (vivo en Barcelona), pero de vez enc uando caen algunas cosas gracias a su web. No es lo mismo, claro, porque la magia de husmear entre botellas en los anaqueles de una vinoteca, la gracia de comentar esto y aquello con los vendeddores, no la supera web alguna. Pero un poco de consuelo sí es, por lo menos para mí, saber que ciertos vinos que quiero están a "tiro" de "ratón".
Saludos!
Joan

Publicar un comentario