09 marzo, 2010

Slow Blogging

Hace bien poco terminaba de repasar la última entrada de Nordljus, el blog de una de mis fotógrafas preferidas, Keiko Oikawa. Pensaba en cómo me tomo ahora la redacción y publicación de mis notas en este cuaderno, cuando me llegó de golpe "la inspiración". Recién descubierto también uno de los restaurantes zen de este país (Guggenheim Bilbao), donde la cocina tiene una vinculación directa con una manera pausada y muy natural de hacer las cosas, veía cómo Keiko publica, edita y acompaña con textos sus fotos de una forma muy parecida. Y pensaba: "en el fondo, lo que estás intentando ahora mismo es una forma 'slow' de trabajar en el blog", vamos, un concepto que un inglés llamaría "slow blogging". Los trabajos de estos artistas (Keiko, Josean) encajan con esa forma de ver y hacer las cosas y me hacen sentir cómodo en mi quehacer actual. Me dije "¡voy a escribir un post que se titule precisamente así!" para dejar claro qué y por qué lo hago y para que algunos dejen de pensar que sigo "hibernando". No estoy ya hibernando, (¡por mucho que nieve en Barcelona!), sencillamente estoy haciendo las cosas de otra forma.

Empecé un primer esbozo de mis notas cuando, por prudencia (casi siempre lo hago porque nunca se sabe cuando alguien ha escrito ya sobre aquello que tú pretendes original...), hice un rastreo en la red. Caramba con la sorpresa: un programador de Vancouver, escritor ocasional, Todd Sieling, había ya lanzado hace poco, un Manifesto, donde de forma muy explícita, exponía y defendía exactamente este concepto. No diré que comparta todas las opiniones de Todd, pero su esencia quedó ya escrita y no la voy a repetir ni a traducir por completo.

61Keiko

Escribir en este cuaderno significa, hoy, rechazar la inmediatez y darle a las palabras y sensaciones el necesario reposo. Significa huir de listados, guías y mercados y darle a las cosas que uno bebe y come el valor, sin más, de la opinión personal e intransferible, meditada y pausada. Escribir en este cuaderno significa rechazar ayudas y prebendas y que nadie te pague ni te diga qué tienes que opinar, sobre qué tienes que escribir o cómo tienes que hacerlo. Significa, en fin, huir por completo de rankings y no dejar que aquello que los demás piensen de ti influya en lo que dices y escribes, más acá (por supuesto) de las opiniones de aquellos a quienes respetas.

El pasado domingo, Keiko me daba permiso para utilizar también sus fotos de forma periódica en mi cuaderno, identificando la autoría y enlazando siempre con su blog. Así lo hago y estreno la "alianza", que para mí tiene un significado especial, con este post y con una foto de Keiko que transmite aquello que hoy quiero decir. Completo así (con algunas colaboraciones que iré señalando en su momento) un impresionante elenco de fotógrafos que han accedido a "prestarme" sus fotos para las entradas de este cuaderno. Nordljus se añade a Soledad Felloza, a Marcelo Isarrualde y a Vincent Dancer. ¿Qué queréis que os diga? Me gusta mucho esta compañía y pienso disfrutar escribiendo con, para y a partir de sus fotos. "Slowly", claro.

10 comentarios:

Jose dijo...

Hay que reaprender a vivir de una manera más lenta, más pausada. Comer, beber, escribir y respirar con el tiempo que cada cosa requiere y apartarnos de "los tiempos que nos ha tocado vivir".
Escribir sin tecla de 'Delete', por que cada palabra ocupa su lugar en el espacio y en el tiempo.
Beber a sorbos y no a tragos. Cocinar con el chup-chup de fondo.
Slow... o quizá dejando que el tiempo se tome su espacio y este su tiempo.

Saludos,

Jose

Alfredo Ketterer dijo...

Me encanta.
Detenerse un momento, no para esto o lo otro, sino solo por detenerse, suena sabroso.
Buscar la palabra, sopesarla, pulirla, y si la afinidad no aparece, dejarla ir y esperar a por otra... Me parece muy bien.
Adelante entonces Joan, que usted le pone arte a lo suyo.

J. Gómez Pallarès dijo...

Esta mañana, Jose, la gran nevada que ha caído sobre Catalunya me ha regalado un día libre (bien, una parte de día libre...). El lugar donde trabajo se ha visto obligado a cerrar sus puertas hasta mañana. bendito regalo! La he empezado leyendo y pensando en este post y en que, de hecho, todo está completamente inventado. Ahora le podemos llamar así (slow y etc.) porque, hoy, estos movimientos son unos de los que representan algo que la civilización actual (entre comillas lo de civilización) ha olvidado: vivir al compás del tiempo que pasa, de las estaciones. Leía: "acompañar la melodía del tiempo que pasa es el secreto del zen". Josean Martínez Alija hace eso, Keiko Oikawa hace eso. Y yo pienso que hace dos mil, casi tres mil (desde que la literatura es literatura y queda registro escrito de ella, tanto en oriente como en occidente), la gente SOLO podía vivir así, Vivir algo más lentamente, hoy, significa para mí tambiñen vivir más acordes con la naturaleza, con sus ritmos y con lo que cada estación conlleva. Aplico eso, claro, al mundo de la cepa, de la viticultura y del vino y de ahí que cada vez defienda con más énfasis cierto tipo de vinos frente a otros.
En fin...que se me acaba el día libre!!!
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Gracias, Alfredo. Esa deliberada pausa y meditación de las cosas, necesariamente, tengo que aplicarla también a aquello sobre lo que escribo. He decidido, al principio de este año, que dejaba ya de escribir un post cada dos días y medio, cronometrados...Esto, junto con lo que he comentado en otro post anterior y en este, hace imprescindible una mayor selección de los vinos y cosas de las que hable. Mayor y más deliberada, me atrevo a decir. No puedo, ni quiero vaya, hablar de todo. Sólo de aquello que me interese y conmueva especalmente.
Gracias por seguir leyendo!
Joan

Smiorgan dijo...

Yo sin ninguna duda soy "slow" en las cosas que creo que debo serlo. Una charla agradable y enriquecedora, un comida en buena compañía, el disfrute de un vino, el deleite de escuchar un buen disco...
En otras cuestiones, reconozco que brota mi parte "speed".
Saludos.

J. Gómez Pallarès dijo...

Los tiempos que corren obligan a casi todo el mundo, S., a explotar su parte "speed", como la llamas! Incluso el más biodinámico de los viticultores que conozco, el más anclado al paso de las estaciones y al trabajo del campo, en estos meses (por lo menos), en que la cepa requiere quizás menos trabajo diario, tiene una agenda que da miedo...
En fin, que de lo que se trata es de ganar espacio al desenfreno y dar tiempo y mesura a las cosas que se lo merecen.
Joan

Malena dijo...

Comparto tu serenidad. Creo que es un camino sabio. Haciéndome análisis médicos descubrí que la presión baja garantiza larga vida. No hace falta de por si; pero el estrés y ciertas formas de la velocidad obnubilan. En realidad quería aparecer aquí para sumarme a las prácticas serenas de vivir y trabajar.
Un abrazo a ti y los que participan en este blog.
Malena

M. Ángeles dijo...

Totalmente de acuerdo. Hay que huir de cualquier cosa que nos quite la paz. El comer y el beber y el hablar de ello necesitan su tiempo. Las prisas pueden acabar en imperceptibles mentiras, en falta de autenticidad, y en definitiva, en aburrimiento. Todo lo contrario es el blog de Keiko, uno de mis favoritos también.
Saludos

J. Gómez Pallarès dijo...

Bienvenida de nuevo, Malena, y nos emplazamos ya para una degiustación de vinos de tu tierra de los que apenas sé nada...
Por suerte, lo de la tensión lo tengo controlado. Sin duda, hay factores "ambientales" que ayudan a mantenerla controlada (digamos el lugar donde vives, la comida que tomas,la forma en que vives y trabajas), pero no pierdo de vista que hay un factor genétivo que a ratos lo echa a perder todo!
Por si acaso, hay que intentar poner todo de nuestra parte para controlar eso. Y vivir y escribir con más tranquilidad seguro que ayuda.
Un abrazo,
Joan

J. Gómez Pallarès dijo...

Perdona por no haber contestado antes M.Ángeles: esto de haber tenido que introducir la moderación de los comentarios para evitar algunas maledicencias hace que, a veces, se me escape algún comentario por publicar y comentar.
No conozco personalmente a Keiko pero creo que tiene que tener una personalidad muy interesante y una vida profesional forjada a base de talento, lentitud y mucho trabajo.
Encuentro maravilloso que de vez en cuando me preste sus fotos para ilustrar posts.
Intento que algo de su quehacer se me impregne, también...
Saludos,
Joan

Publicar un comentario